"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

30 de mayo de 2007

DUBLIN (PRIDE IN THE NAME OF LOVE)
































"In the name of love What more in the name of love In the name of love What more in the name of love..."

 
Ciertas ciudades son imposibles de separar de sus artistas, de sus musicos y escritores. Si existe una ciudad que reune esas caracteristicas, esa es Dublin, la pujante y maravillosa capital de la Republica de Irlanda.
Imposible separarla del Ulises de James Joyce o de genios como Oscar Wilde, George Bernard Shaw, Samuel Beckett, Jonathan Swifth o Bram Stoker (Dracula), por solo nombrar algunos pocos ... hasta tienen su propio Museo de los Escritores Irlandeses.
Dublin tiene muchas caracteristicas que motiva una visita, pero es sin duda, su gente, el espiritu de esta ciudad, y tal vez del pais.
Los irlandeses, en general, son gente muy simpatica, amables, risueños y caminando por Dublin, te da la sensacion que ellos respiran ese aire musical, pues donde quieras que vayas, tienes de fondo alguna melodia caracteristica, y piensas que en algun lado la has escuchado antes.
Como toda ciudad antiquisima, fue fundada varias veces y arrasada otras tantas, han pasado por
sus tierras, desde celtas, vikingos, romanos, francos y por su puesto, britanicos. Su arquitectura es muy amena, y lo que vemos hoy dia, salvo excepciones, son modernas o de no demasiados siglos.
Tienen rasgos de arquitectura medieval, victoriana y georgiana, destacandose particularmente, el Trinity College, inaugurado por la reina Isabel I en 1591.
Siempre es bueno comenzar teniendo conocimiento del sitio que visitas, caminando por sus calles y dejandote perder en ellas. Particularmente, el primer dia siempre camino sin rumbo fijo y dejo que la ciudad me sorprenda, me muestre sus primeros rasgos, sus primeros sonidos y olores, y luego comienzo a recorrer, segun algun itinerario de los sitios mas caracteristicos o imposibles de dejar pasar.
Pero esta vez, en Dublin, tomamos un bus de turistas, esos que hay por toda Europa, y que he decubierto que en Marrakech tambien estan.
Son de dos pisos, siendo el segundo sin techo, para apreciar mejor su recorrido. Tomamos entonces este bus, sin saber la enorme y agradable sorpresa que nos deparaba, cuando el chofer comenzo a recitar y describir por donde pasabamos, pero intercalando canciones irlandesas y chistes de muy buen gusto, perfecto humor.
Todo el pasaje comenzamos a seguirlo, cantando, aplaudiendo y riendonos, especialmente cuando entono una cancion callejera muy tradicional, que recuerda a una niña que vendia mejillones en sus calles, hasta que llego la polucion al rio Liffey, entonces enfermo de fiebre y murio, pero en fin, la historia es muy conocida y ella hoy en dia es un simbolo de la ciudad, con su propio monumento.
































La canción dice algo más o menos así:

 "In Dublin fair city, where the girls are so pretty,
I first set my eyes on sweet Mollie Malone,
As she wheeled her wheel-barrow,
trough the streets broad and narrow.
Crying 'Cockles and Mussels, alive, alive, oh'
Alive, alive, oh, alive, alive, oh
Crying 'Cockles and Mussels, alive, alive, oh' "
 


Este señor fue todo un personaje en si, muy amable y divertido.
Cuando llegamos a James's Gate Brewery, que no es otra que la destileria, de 246 años de antiguedad, de la cerveza Guinness, comenzo a balancer el bus de un lado a otro de la acera, recomendandonos nunca beber de mas, antes de conducir ...
Fue una nota mas, de las tantas que puedes vivir a diario en esta ciudad. Si, Guinness es un capitulo aparte, es otro simbolo de la ciudad y gran centro de atraccion turistico, la zona de la destileria es enorme, y puedes comprar todo la mercadotecnia que te apetezca. Los herederos de don Arthur Guinness si que han sabido mantener el buen nombre en alto.
Algunos otros de los edificios emblematicos para recorrer, son las tres catedrales con las que cuenta la ciudad: la Catedral Iglesia de Cristo, la Pro Catedral y por supuesto San Patricio, el patron de Irlanda y de la ciudad.
Uno de los sitios que tampoco jamas voy a olvidar, es el Museo Nacional, de 1890, que esta dividido en tres secciones: el de Antiguedades Irlandesas (magnifica coleccion), el de Arte e Industria y el de Historia Natural, con una vastisima coleccion de ciervos prehistoricos (llamados Irish Elk) y animales embalsamados de toda la geografia insular.
No les puedo explicar el terror que tuve, por primera vez en mi vida, al verme rodeado de tantos, y tantos animales embalsamados, de un realismo increibles, senti que todos me miraban, y que nunca iba a poder salir de ese lugar, alguna vez has tenido una sensacion igual?.
La gastronomia es particularmente muy buena, de hecho son productos muy nobles y saludables. Ostras, salmon, rodaballo, langostas, que completan platillos como stout, coddle, el famoso guisado irlandes que acompañan con unos sabrosisimos panecillos recien horneados, quesos de toda variedad y vinos excelentes.
A su vez como toda ciudad cosmopolita, cientos de restaurantes de toda nacionalidad completan un variado muestrario de opciones, siendo los japoneses, tailandeses, hindues y libaneses, algunos de los mas destacados.
Tuvimos la fortuna de encontrar un pequeño restaurante nepales, muy acogedor y escondido entre el bullicio del Temple Bar.
































SI hay una zona muy dinamica en la ciudad, esa es la del Temple Bar, antiguo pub que da nombre al barrio. Cafes, pubs, salas de conciertos y espectaculos, tiendas de vanguardia y vida callejera.
Cuando entras en sus calles te parece estar en una feria permanente, se respira mucha onda, mucha juventud y estudiantes de todas las nacionalidades imaginables, siendo los españoles una de las mas numerosas, sobre todo que costean sus estudios trabajando en todo tipo de locales.
Algunos pubs, como el Brazen Head, que es el mas antiguo de la ciudad, data de 1668, o The Kitchen (muy vanguardista) tienen sus fieles parroquianos y la musica en vivo siempre se deja escuchar ... si, U2 siempre suena por aqui, es la "banda de sonido" detras de estas calles, y su hotel "The Clarence", no se encuentra muy lejos de aqui.
Propiedad de Bono y The Edge, es el primer hotel boutique de la ciudad, frente al river Liffey, en 6-8 Wellington Quay, de hecho tienen su propio itinerario turistico, para recorrer los miticos sitios donde todo comenzo ... Perdiendote en sus calles, encuentras locales muy originales, sobre todo en O'Connell Street, que es su arteria principal, o Nassau Street, Grafton, Henry, Temple Bar y St. Stephen's Green.
Aunque como buen amante de los mercados populares que soy, encontre el Mother Redcap's, que por supuesto tiene mucha originalidad tambien.




































Musica sobre todo puedes encontrar en los comercios situados sobre Grafton Street, donde suenan The Chieftains, The Dubliners, The Cramberries, The Corrs, The Divine Comedy, Sinnead O'Connor y ... por supuesto TODO lo que te imagines sobre nuestros amigos U2.
"We're still building and burning down love
Burning down love
And when I go there
I go there with you
(It's all I can do)
The city's a flood, and our love turns to rust
We're beaten and blown by the wind
Trampled in dust
I'll show you a place High on a desert plain
Where the streets have no name
Where the streets have no name."

Espero que algun dia visites Dublin, de hecho los alrededores, la campiña irlandesa, es magnifica tambien, pero puedes comenzar soñando conmigo, leyendo sus mejores poetas y dramaturgos y escuchando su antigua musica folk, puedes acompañarte de la bebida que prefieras, pero espero me recuerdes con una sonrisa cuando estes alli.

 

No hay comentarios.: