"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

13 de marzo de 2008

Tandil, donde las piedras hablan ...

Ubicada en el centro sudeste de la Provincia de Buenos Aires, Tandil está enclavada al pie del sistema serrano de Tandilia, a noventa kms de la ruta 3 y entre 150 y 200kms de las principales playas de la costa bonaerense y a 360kms de la Ciudad de Buenos Aires.
Tandil es sierras en la inmensidad de la Pampa, es diversidad de paisajes, de suelos y climas, lo que posibilita la realización de todo tipo de actividades, desde el más reparador de los descansos a las actividades más aventuradas.
Fundada en 1823, como fuerte ante la avanzada de los aborígenes primarios de la Argentina, pronto se convirtió en un pujante centro de abastecimiento de las carretas y postas que por sus tierras circularon. Afincados varias generaciones de pioneros e inmigrantes, forjaron un lugar único y bello donde el trabajo duro fue una constante.
Tandil es de esas ciudades “del interior” sumamente prósperas y donde el movimiento constante de sus habitantes y turistas, en general muy jóvenes le dibujan un perfil de gran actividad, donde el campo, la ganadería, el turismo y las actividades culturales constituyen el centro de la misma.
Cuando la visitas por primera vez te sorprende lo cuidado que están sus calles y paseos, con sus anchas avenidas y sus casonas señoriales, es fácil imaginarse porque desde tiempos de su fundación, Tandil es “el” sitio elegido por numerosas familias para establecerse. Y hoy en día, muchos de los turistas que regresan, se sorprenden de ésta interacción entre sus habitantes, en general muy buenos anfitriones, donde cuando los visitas en sus casas, siempre tienen salamines y quesos de la región para invitarte.
Éste es un párrafo aparte dentro de las actividades de la ciudad: su variedad de quesos y embutidos constituyen una de sus principales productos de exportación al resto del país y realmente son muy afamados dentro de la República Argentina. Pioneros como Juan Fulg o Ramón Santamarina han dado comienzo a la etapa de gran afluencia de inmigrantes de origen europeo, destacándose las colectividades vasca, danesas, franceses, italianos y españoles. Para la década de 1950 Tandil se encuentra entre los polos de “desarrollo” tomados en cuenta para planificar el país.
Hoy la era del conocimiento encuentra a Tandil fuertemente posicionada, con una Universidad madura, obra fundacional de un visionario, el Dr. Osvaldo Zarini, con industrias de lo más variadas donde la cultura del trabajo sumada al conocimiento dan como resultado productos demandados por el mercado nacional e internacional.
Dentro del enorme desarrollo de los últimos años de la actividad turística, es de destacar el esfuerzo y visión de la actividad privada, como pocas ciudades en Argentina, Tandil ha logrado plasmar en hechos reales una actividad sumamente pujante y lucrativa, a veces no acompañada por el factor estatal, pero nunca ha dejado por eso, de detenerse.
Ojalá éstos visionarios, sigan contribuyendo al desarrollo sostenible del frágil sistema serrano, ya que la demanda de nuevas viviendas y de nuevos circuitos, sumado a la antigua explotación de sus canteras, ha resultado una merma considerable del espacio verde y público, desde siempre escaso.
Dentro de las actividades y sitios de interés a realizar te recomiendo:
  • Lago del Fuerte
  • Parque Independencia
  • Monte Calvario
  • Cerro La Movediza – Este paseo constituye la máxima expresión de la identidad serrana de Tandil. Gigantescos bochones coronados por la Piedra Movediza (hoy su réplica) muestran la evolución de 2500 millones de años del primer territorio emergente de la Argentina. Este paseo se encuentra en remodelación habiéndose recuperado el sector de ingreso y colocado la réplica, encontrándose la piedra madre, símbolo de la región, partida al pie.
  • El Centinela
  • Paseo de los Pioneros
  • La Cascada
  • Plaza Independencia
  • Cerro del Libertador

Con una población de alrededor de 130000 habitantes, Tandil cuenta con museos, clubes, salones de convención, bibliotecas, colecciones privadas, festivales, colectividades, institutos de educación en las más variadas especialidades te posibilitarán una vinculación especial, basada en tus gustos e intereses personales.

EPOCA DE QUESOS: Una esquina con historia

En una vieja casona de 1860, ubicada en las esquinas de San Martin y 14 de Julio de Tandil, se encuentra “Época de Quesos”, uno de los sitios imprescindibles para visitar ( y regresar siempre ) donde te sumergirás en un viaje al pasado, donde todo se conserva cómo fue alguna vez. En un país como Argentina, donde lamentablemente mucho de lo mejor que alguna vez tuvo, lo que nos dio nuestro carácter especial y orgullo nacional, suele desaparecer o tiene carácter efímero, es sumamente grato destacar que un sitio cómo éste siga existiendo y con el encanto y profesionalidad intactos.

Te cuento que éste almacén serrano, donde encontrarás los mejores productos artesanales que la región produce, envueltos en un clima especial, una atmósfera envolvente, y en el cual la degustación de quesos, embutidos ( el reino de salamines y jamones!) dulces caseros y vinos adquieren su máxima expresión.

Seguramente sus dueños o sus simpáticos empleados, al recomendarte un recorrido por las instalaciones te contarán que fue allá por 1860 cuando este sitio nació como “La Posta del Centro” posada donde se proveían y encontraban reparo los numerosos viajantes y pioneros que circulaban por sus inhóspitas tierras.

Las personas que llegaban tenían lugar para descansar y distraerse en el bar, dejando sus carretas y caballos, convirtiéndose en un lugar de privilegio.

En el año 1920, la familia Díez, los actuales propietarios, adquieren el lugar convirtiéndolo en un almacén de ramos generales, uno de los principales puntos de compra de la época. Este almacén llevaba el nombre de “Almacén del Centro” y estuvo abierto hasta el año 1970. En el lugar vivían dos ancianas las cuales se alojaron allí por casi cincuenta años. Luego del cierre la Municipalidad de Tandil declara al rancho Monumento Histórico, ya que es la única casa de la ciudad que no posee ochava.

Así permaneció cerrado por cerca de veinte años, hasta 1990 cuando fue reabierto y restaurado (trabajos que llevaron cerca de un año) pero sin modificar demasiado el entorno tan particular y colocando objetos originales, encontrados en el momento de su reapertura.

Como nos comenta su propietaria, la señora Teresa Inza, “Época de Quesos no es sólo un mostrador, es también la mesa tendida y hospitalaria para saborear todas nuestras exquisiteces. Un lugar ideal para disfrutar tablas de quesos, fiambres, copas, vinos y amigos.”

Algunos sitios de internet donde podrás ampliar información de tu interés sobre Tandil y “Época de Quesos”:

Gustavo S.

2 comentarios:

Gus dijo...

FOTOS DE TANDIL TOMADAS DURANTE LOS DIAS 7,8 Y 9 DE MARZO

Mordi dijo...

y no sacaste ninguna de la piedra movediza????? Y del Centinela????
Es como ir a Copenhague y no fotografiar la Sirenita o ir a Milano y no fotografiar la Scala... o Bruselas sin la foto del Manneken Pis :-)

En Tandil hay unos cuantos daneses. Me enteré en Copenhague.
Ya que andás por la zona, visitá Pigüé, donde hay una comunidad aveironesa importante.