"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

24 de abril de 2008

Los Cuatro Acuerdos en Paris

Una vez mas regreso a la ciudad donde hago realidad mis sueños y transcurren la mayoria de mis dias ( cuando no estoy viajando, aunque viajar tambien puede ser un estado de la mente…) y cada vez que regreso me prometo respetar los “Cuatro Acuerdos”, aquellos de los que les hable en el post del 22/07/2007 ("Compartiendo semillas de Sabiduria"). Estos Cuatro Acuerdos que alguna vez me compartieron, fueron descriptos por el maestro de ascendencia tolteca Don Miguel Ruiz y dicen lo siguiente:

  • Primer acuerdo: "Sé impecable con tus palabras".
  • Segundo: "No te tomes nada personalmente".
  • Tercero: "No hagas suposiciones".
  • Cuarto acuerdo: "Haz siempre lo máximo que puedas".

Y aunque resulte muy duro de aplicar en las calles de Paris, trato todo el tiempo de ponerlos en practica. Pero te preguntaras porque es muy duro de ponerlos en la practica en las calles de Paris? Simplemente porque los parisinos, al igual que sus primos los porteños, tienen una personalidad muy especial, y de alguna manera no me identifico para nada. Si, si, aprendi con los años y los viajes a no generalizar a los pueblos, pero bueno, aun asi aqui es dificil de sostener. Veamos mis por que: La poblacion de Paris y la de Buenos Aires tienen mucho en comun, pero no lo que te imaginas, que “Buenos Aires es la Paris de Sudamerica”, eso es un cliché falso, y si bien un puñado de edificios porteños aun en pie se asemejan a cierta arquitectura hausmmaniana, el resto ( es decir el 99.5% de la ciduad ) no tiene nada que ver. Pero si los une el malhumor general de la poblacion, cierta tendencia al desgano generalizado, una permanente sensacion de frialdad y mucha frivolidad y sobre todo una necesidad imperiosa de hablar de ellos mismos y comentar que les dijeron sus respectivos analistas ( cuando quizas tu no les preguntastes o no te interesa en lo mas minimo). Tambien se esconden en cierta mascara cultural, que si bien existe, no son las unicas ciudades del mundo donde la cultura tiene un factor predominante. Por ejemplo, tomemos el segundo acuerdo, “No te tomes nada personalmente”, cuando en Paris te pueden empujar en las veredas, te cierran la puerta de entrada o del ascensor en tu propia cara, tratan de ocupar el taxi que te correspondia, dejan tirada la mierda del perro en las veredas, fuman como chimeneas y si pueden te tiran el humo en tu propia cara.

En los cines, teatros y estadios siempre tratan de pasarte y no respetar las colas, lo mismo en las oficinas del correo postal o en las famosas panaderias. Ah! Tambien protestan por todo y tienes la sensacion que, en general, viven masticando limones… En cuanto a los porteños y eso de “No te tomes nada personalmente”, es muy dificil porque tambien tratan de atropellarte en las calles, no existe un solo taxista que conduzca bien, por lo general no te saluda ni tu propio vecino, protestan por todo, fuman todo el tiempo y si pueden te hechan el humo en tu propia cara. Te toman demasiada confianza si alguna vez les devolviste un gesto o les comentaste algo al pasar, pero sobre todo SIEMPRE los comerciantes trataran de embaucarte con los precios de los productos o el cambio que te deberian retornar. Dejan la mierda de sus perros en las veredas ( y a diferencia de los pequeños perros afeminados parisinos, los porteños son enormes bulldog que cagan como caballos…) y siempre tambien, dejan sus papeles y basura en general, depositada en las calles. Cuando me preguntan, como puedo soportar a los parisinos?, les contesto “en Buenos Aires tuve escuela durante años sobre como sobrevivir entre estas dificiles personalidades”. Asi y todo me quedo con Paris. Buenos Aires se ha puesto insoportable, literalmente no se puede respirar, con o sin humaredas, es una sensacion de sofocamiento permanente. Existe una mala energia general en la poblacion y esta prevaleciendo la ley de la selva: Salvese quien pueda!

Con los años aprendi que uno elige un lugar fisico para vivir, pero que en definitva es el propio mundo interior el que nos hace libres, estemos donde estemos, y que si te respetas esta consigna no habra nadie que pueda afectar tus sentimientos y al contrario, la gente que se te aproxime, seran aquellos que tu podras reconocer como tus pares. Creo que mi amigo Don Miguel Ruiz, ha escrito estos maravillosos acuerdos, antes de pasar una estadia en estas dos respetables ciudades. Sino, tendria que haber escrito algo como: “Trata de respetar estos Cuatro Acuerdos, a pesar que hayas elegido vivir entre Buenos Aires y Paris, entonces el esfuerzo sera enorme, pero mi amigo, seguro al final, seras recompensado…”

Por eso cuando visito Buenos Aires recuerdo las sabias palabras de Don Ruiz “…No hay razón para sufrir. La única razón por la que sufres es porque así tú lo eliges. Si observas tu vida encontrarás muchas excusas para sufrir, pero ninguna razón válida. Lo mismo es aplicable a la felicidad. La única razón por la que eres feliz es porque tú decides ser feliz. La felicidad es una elección, como también lo es el sufrimiento…”, es entonces cuando pienso: “Bien, en mi vida cotidiana he tomado el segundo camino, el de la felicidad y nada de lo que suceda a mi alrededor podra modificar ese sentimiento que me acompaña siempre”.

En Paris recuerdo “…La libertad que buscamos es la de ser nosotros mismos, la de expresarnos tal como somos. Sin embargo, si observamos nuestra vida, veremos que, en lugar de vivir para complacernos a nosotros mismos, la mayor parte del tiempo sólo hacemos cosas para complacer a los demás, para que nos acepten. Esto es lo que le ha ocurrido a nuestra libertad. En nuestra sociedad, y en todas las sociedades del mundo, de cada mil personas, novecientas noventa y nueve están totalmente domesticadas…”, es entonces cuando reflexiono: “Bien, hace años hiciste un pacto con vos mismo, de esas mil personas te prometiste ser el unico que no esta domesticado y asi debes continuar hasta el momento de tu ultimo aliento”.

Y tan afortunado fui, que encontre la unica persona, de los otros mil, que tampoco esta domesticada, entonces uniendo nuestras dos cantidades, podemos decir que somos mucho mas que dos … Y asi revalorizo mi promesa: “Sere impecable con mis palabras, no me tomare nada personalmente y no hare suposiciones. Pero sobre todas las cosas, hare lo maximo que pueda” Que asi sea!

( Por supuesto no te tomaras, lo que comente de los porteños y parisinos, en serio, no?)

2 comentarios:

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Hola Gus!
Bueno, después de leerte...sí, me tomo en serio lo que decís.
Sobre todo, si en ello querés ser impecable.

Lo cual es mucho decir!!! :)

Yo amo a mi Buenos Aires.
Con todo lo malo, y lo tantísimo bueno.
Me gusta la Argentina, me gusta la gente...me gusta ser yo, saludando, levantando los papeles, enseñando a los nenes en la escuela, tomando el bondi... o charlando con el tachero.

Me gusta el cielo, el agua de la Costanera...a pesar de todo. Hoy leía sobre nuestra deuda externa, a través de los años....Me duelen tantas cosas, y pienso si saldremos adelante...
pero me gusta, y la quiero.

Y me quedo.

Y hay mas personas que no son domesticadas, y se quedan o se van...porque quieren.

Un abrazo! :)

Gus dijo...

Feri! gracias por tomarte el trabajo de pasar por este blog y dejarme todos tus comentarios!

Mira, es como la familia y tus mejores amigos, tu los puedes criticar, pero no dejas que nadie de afuera lo haga y yo soy porteño! naci en Palermo y me encantaba el barrio...

Pero hace ya 10 años que deje de sentirme comodo en la ciudad y dispuse los medios para comenzar a viajar, cambiar mi vida y finalmente vivir en dos ciudades fantasticas.

Y porque deseo tambien mejorarlas es que me tomo el atrevimiento de criticar algo que no me guste, y de tratar (segun mi punto de vista) de tomar el pulso actual de la sociedad... el cual hace años que lo siento mas agresivo y eso me afecta, me jode un monton.

Saludos para vos tambien! y me acorde de vos cuando visite "Epoca de Quesos" en Tandil, porque recuerdo tu recomendacion y como nos gusta ese local.