"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

5 de mayo de 2008

Villa Quila Quina

Ubicada a tan solo 18kms de San Martin de los Andes, Villa Quila Quina fue durante los años de mi infancia que pase aqui, uno de los mejores sitios para dejar correr mi imaginacion y junto a mis hermanos y amigos de la Comunidad Mapuche Curruhinca disfrutabamos de tardes enteras subidos a las cimas de sus arboles, o cosechando frutillas que crecian en forma salvaje, pero tambien en sus aguas fue donde aprendimos a nadar. Como mi tio Manuelito Price, un gran baqueano de la zona, era muy amigo de los miembros de esta comunidad, asiduamente eramos invitados a sus fiestas y agazajos, donde disfrutabamos de su hospitalidad y compartiamos platos y bebidas autoctonas. Aqui fue tambien donde comimos por primera vez el famoso “asado con cuero” y oiamos de primera mano, relatos y antiguas leyendas Mapuches. Hoy la belleza de la Villa Quila Quina sigue casi intacta, ya no tengo contacto con la comunidad, pero he observado que han vendido terrenos de la zona y han comenzado a construirse, desde hace algunos años ya, esplendidas casas de verano, un muy bien organizado restaurante y balneario y en varias casas de la Comunidad han comenzado a aparecer antenas…satelitales!

Desde la pagina web oficial de San Martin de los Andes, Ricardo Druck nos cuenta lo siguiente:
  • “ La Villa Quila Quina se ubica a tan solo 18 kilómetros de la ciudad, sobre la margen sur del lago Lácar. Se trata de un conjunto de casas residenciales que tienen su origen en el loteo que la Administración de Parques Nacionales llevara a cabo en el año 1942 de las tierras que, apenas cinco años, expropiara a los pobladores originarios (mapuches) con motivo de la creación del Parque Nacional Lanín.
De esta manera, y mientras Usted sigue tratando de entender qué sucedió (encontrará ayuda al respecto en Historia ) desde el punto de vista turístico es nuestra obligación insistirle que no deje de visitarla. El circuito comienza tomando la ruta nacional 234 (Ruta de los Siete Lagos) para, luego de cinco kilómetros disfrutando de las vistas del lago Lácar, encontrar a la derecha la entrada al balneario Catritre (una extensa bahía con playas de arena, un camping organizado, un camping agreste, restaurante y área de picnic) y un kilómetro más adelante, también a la derecha, el desvío que conduce a Quila Quina.
  • Camino a Quila Quina
El camino, de ripio consolidado, sinuoso y de montaña, asciende desde los 640 metros sobre el nivel del mar hasta los 900 metros, mientras el bosque de robles domina la escena y empiezan a aparecer las primeras casas de los pobladores, con sus cercos de palos, corrales con chivos y ovejas, huertas y el humo de las cocinas económicas escapando por las chimeneas. Es importante tener extrema precaución al volante ya que en buena parte el trayecto se angosta demasiado. Espléndidas vistas del cordón montañoso y el lago extendiéndose allí abajo lo acompañarán en el descenso. Encontrará dos miradores naturales en los cuales podrá estacionar y maravillarse ante la vista panorámica de la Villa, sus playas, el muelle con las lanchas, el arroyo Grande y el graznido de las bandurrias cruzando el cielo. Aproveche para descansar del volante, camine un poco y elija alguna de las artesanías en madera que los niños (ellos mismos las hacen) le ofrecen en el puesto ubicado a la vera del camino.
  • Quila Quina
Antes de ingresar a la Villa propiamente dicha, a mano izquierda verá un estacionamiento y el ingreso a la cascada del Arroyo Grande, distante a unos 500 metros por un sendero de fácil tránsito peatonal. Ubicada en tierras de la comunidad mapuche, los guías lo acompañarán a conocerla ( $ 3 el acceso por persona) ofreciéndole también productos elaborados por ellos en lana y madera, dulces caseros y otras artesanías. Apenas continúe la marcha encontrará cartelera informativa de los servicios del lugar (camping organizado con restaurante, camping agreste, área recreativa diurna, y el muelle con confitería, servicios sanitarios y alquiler de actividades náuticas). Quila Quina es una península, y el camino vehicular permite recorrerla en apenas tres kilómetros. Si no tiene impedimento físico, caminar es la mejor forma de disfrutarla a pleno, por lo que nos atrevemos a sugerirle dejar el auto estacionado en el muelle y lanzarse a la aventura.
        • Caminando por el bosque de robles
        De espaldas al lago, tome a la derecha. Primero podrá descansar en el mirador del cerro Abanico; un cartel explicativo le permitirá comprender la formación de este particular macizo rocoso y aspectos relacionados a la geología local. La escuelita rural de la comunidad mapuche (ciclo lectivo setiembre/mayo), playa La Puntilla, retamas y robles, lo acompañarán hasta la entrada al sendero natural El Cipresal (media hora de recorrido, 400 metros de distancia) dónde conocerá la importancia de una de las tres coníferas del parque nacional Lanín. Al final, verá el puente sobre el arroyo Grande y el camino que lleva hacia las áreas de acampe y el resto de las casas de los pobladores (considérelo una etapa “extra” que implica una hora de caminata, consulte en los campings cómo llegar). Si lo prefiere, inicie desde allí el regreso tomando a la izquierda. Durante el recorrido verá algunas de las casas residenciales características de la urbanización de la Villa, la seccional del guardaparque, y una extensa alameda que bordea el camino, para llegar nuevamente al lago luego de aproximadamente 700 metros. Aproveche para recuperar aliento hurgando entre las artesanías de los puestos ubicados en el muelle, dónde encontrará –además de las clásicas cucharas en madera- originales productos como frutos secos para infusión, platería y hasta cuchillos encabados en astas de ciervo totalmente artesanales. Puede olvidarse del mundo sentado en la arena de la extensa playa, y luego de un chapuzón en las aguas del balneario visitar la fuente de agua mineral carbonatada naturalmente, un interesante fenómeno geológico que se complementa con nuevas panorámicas de la villa y el lago.” El acceso al sitio oficial de San Martin de los Andes lo puedes realizar desde aquí:

        No hay comentarios.: