"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

13 de julio de 2008

El Viaducto de Millau y las Gargantas del Tarn

Cómo tomarías la invitación a una aventura en uno de las rutas más espectaculares del mundo? Qué me responderías si te dijera que éste camino atravesaría la bella región de “Aveyron”, luego cruzaríamos el viaducto más grande del mundo, “Viaduc de Millau” y también atravesaríamos una de las rutas más sinuosas y espectaculares de toda Francia, aquella que bordea la “Garganta del rio Tarn" ? El desafío está planteado y hacia allí nos dirigimos como parte de nuestro recorrido por la maravillosa región de Aveyron, en el sudoeste francés.

Primera cuestión que te planteas al atravesar parte de ésta región es: “me quedo con la Provence (sudeste) o prefiero Aveyron (sudoeste)”? y amigos, creánme cuando les digo “es una pregunta muy dificil de resolver!”.

Millones de años le ha tomado a la naturaleza prodigar tanta belleza en ésta parte de Europa. Algunos siglos después, muchas guerras y derramamiento de sangre, pero también gran ingenio humano, han posibilitado el desarrollo y el patrimonio con que cuentan aquí.
Fortificaciones, castillos y catedrales medievales, pueblos, trabajo rural y artesanal, la siempre presente labor vitivinícola, los campos de girasoles y lavandas, sitios arqueológicos y abruptas gargantas talladas en las montañas, todo converge para que hoy podamos gozar de éste herencia única y sin dudas espectacular.
Tomando la ruta A75/E11 en dirección Perpignan-Paris nos encontraremos con el pueblo de Millau y su mundialmente famoso viaducto, inaugurado un dia de diciembre del 2004. Con una longitud de 2460 metros y una altura de 343 metros ( 19 metros mas que la Torre Eiffel) es el viaducto mas alto del mundo y uno de los más rápidos en ser construidos: con una historia de 14 años entre diseños y puesta a punto del obraje, solo tardaron 3 meses en ensamblar todas las partes y lograr que nos maravilláramos con lo que se nos presenta frente a nosotros.

Una obra de ingenieria única, que al contrario de lo que podiamos suponer por su modernidad, no desentona para nada con el paisaje circundante. Cuenta además con una excelente plataforma de visita, donde podrás descubrir todos los secretos de su construcción y de la increible región donde se encuentra enclavado. Continuando nuestra ruta, nos desviamos hacia la D907 para atravesar y tomar la sección conocida como “Gorges du Tarn”: En todos los idiomas hay palabras que no tienen traducción. Este es el caso del término francés «causses», con el que se designa a las amplias y deforestadas plataformas rocosas que se extienden por buena parte de las regiones de Lozére y Aveyron. En castellano, el vocablo más parecido es el de parameras, con el que se denominan unas estructuras geológicas casi idénticas. El paisaje de Les Causses es, ante todo, sobrecogedor, con inmensas planicies expuestas a todos los vientos y en las que sólo prospera una rala vegetación.En uno de los rincones con mayor personalidad de este espacio natural —el Parc Naturel Régional des Grands Causses es uno de los más vastos de Francia— se localizan Causse Sauveterre y Causse Méjean.
Entre ambas se esconde el más inesperado tesoro paisajístico de toda la región: las gargantas del Tarn. Un serpenteante cañón de elevadas y verticales paredes calizas que durante cerca de 90 kilómetros ofrece una sucesión ininterrumpida de enclaves singulares, panorámicas inolvidables y pintorescos pueblos que permanecen dormidos en plena Edad Media.
Las Gorges du Tarn se pueden recorrer en coche, caminando e incluso descender en pequeñas barcas: la única forma que durante siglos tuvieron sus habitantes para comunicarse con el exterior. Hoy nos permiten deslumbrarnos con las maravillas naturales talladas por siglos de vientos y sobre todo por los pequeños pueblos que aparecen y desaparecen en las curvas de esta mágica y única región.

Detenemos nuestro auto en pleno descenso, para contemplar el Cañadón en todo su esplendor y pronto, muy pequeño, descubrimos un conjunto de caseríos denominado “Les Vignes”. Luego supimos que es uno de los pueblos que ‘salpican’ el camino: ‘Les Massegros’, ‘Saint Rome de Dolan’, ‘Saint Georges de Levejac’, ‘Le Recoux’, ‘Séverac le Château’ y ‘Florac’ es como se denomina a los otros. Lo primero que quieres hacer es, llegar a la base del camino y contemplar éstos pueblos en primera persona y lo segundo es poder apreciar las cristalinas aguas de éste sinuoso rio.

Todo eso y muchas sorpresas más te depara el camino: actividades como espeleologia, (la gruta de Armand, tan grande que podria albergar a toda la Catedral de Notre-Dame, descubierta en 1897, con 400 estalagmitas, entre ellas la más grande del mundo hasta ahora conocida, la “Fôret Vierge’ de 30 metros!), o sino escalada en algunas de éstas paredes de 500 metros de altura, o practicar canoa/kayak, tal vez la más popular de las actividades que permiten el descenso por gran parte de los 90 kms que atraviesa este cañadón. Trekking por los senderos de la región, o paseos en bicicletas todo terreno, caballos o a lomo de burro.

O si prefieres, practicar una de las mejores formas de viajar por ésta zona: las ‘casas rodantes’ y las decenas de camping que salpican de aqui para allá. Durante la travesia en auto, te deslumbrarás con las diferentes ‘puertas’ que salpican el camino. Talladas por la mano del hombre, atraviesan paredes calcáreas que de otra manera serian imposibles de bordear.

Verás pueblos rurales, con casas hechas de piedra de la región, única forma de construcción, ya que el acceso a éstos caseríos todavia resulta muy dificil. Ovejas pastando por doquier, como sus antepasados lo han hecho durante siglos y alguna que otra fortificación destruida, que se han llevado para siempre algunos secretos de la época de los Cruzados.

Y también atravesarás castillos de leyenda transformados en lujosos hoteles, como el ‘Château de la Caze’, construido hace 500 años para el placer de algún soberano, hoy forma parte de la prestigiosa denominación ‘Châteaux et Hôtels de France”.

Decenas de otros caminos y senderos bordean la ruta, claro, si el tiempo estuviera de nuestra parte los recorreriamos gustosos. Pero no importa, sabemos que volveremos a la región una y otra vez. Cuando descubres un sitio que te place, que te deslumbra y te atrae, sólo piensas en guardar los mejores momentos vividos, con tu imaginación volando más allá, hasta alcanzar tú próximo destino …

6 comentarios:

Haldar dijo...

Solo puedo decirte que son hermosas fotografias, felicitaciones. Me gustan mucho. Con respecto a la fotografia en mi poema "Caida", no se quien es el fotografo. Me la tope hace algun tiempo (bastante) en la red y la guarde en mi banco de imagenes.

Abrazos

Denis Fernández dijo...

BUenas,
excelentes lugares. Unos retratos muy buenos. Muy buena calidad.
Saludos!

Fabio dijo...

Cuando dices: Cómo tomarías la invitación a una aventura en uno de las rutas más espectaculares del mundo? Me estás haciendo realmente la invitación?
Ya viajé de algún modo con el post... quedé anonadado con las fotossssssss, estupendas ;)
pásame la retina de tus ojos, para disfrutar mejor...
un abrazote ;)

Jackie dijo...

Hola! quería felicitarte sinceramente por tu blog, que es excelente!
a la vez quiero invitarte a que te sumes a la primera Red Social y Profesional de Prensa Argentina, que estamos construyendo entre todos.
Un cariño grande!

http://argenprensa.ning.com/?xgi=dbRuZSv

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Gus, impresionante.
Majestuoso...construcciones de la naturaleza y del hombre.
Qué contrastes... ver ese puente y carro viejo, esas montañas, el agua, los pueblitos.
Un excelente viaje.

Y me imagino lo que vas a disfrutar este que iniciás...
ya nos contarás!
ah!

Traeme algo!!!!!!!
Un abrazo!

Gus dijo...

GRACIAS! GRACIAS! GRACIAS! lo mejor que me pueden decir es que 'viajan conmigo', porque es la intención que tuve al encarar éste blog:

Compartir mis experiencias en ésta zona del mundo donde he elegido por ahora vivir, y compartir las experiencias sobre el trabajo humano, que es el mismo en esencia, de cualquiera sin importar donde se encuentre.

Este planeta es hermoso y quiero seguir siendo un militante de la vida y jamás, como un niño, dejar de sorprenderme con todo lo que veo...

Hasta la próxima parada!

Chez un argentin à Paris.