"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

3 de julio de 2008

Jim Morrison en el cementerio Père-Lachaise

Todo el mundo sabe que Jim Morrison falleció el 3 de julio de 1971, en su apartamento de Paris y que está enterrado desde entonces en el famoso cementerio de Père-Lachaise. Pero pocos deben saber que su tumba, es el cuarto sitio más visitado de la ciudad, luego de la Torre Eiffel, el Museo del Louvre y la catedral de Notre-Dame. Debo contarles que hoy en día su tumba guarda poco del misticismo y de las leyendas que alguna vez lo acompañaron, pues desde hace unos diez años que su sepulcro ha sido completamente restaurado y ‘limpiado’ de los cientos de graffitis que por años tuvo y está rodeado de un sistema de seguridad muy eficiente.

Claro, la tumba de Jim Morrison es al cementerio Père-Lachaise lo que La Gioconda al Louvre; pocos visitan el Museo por la indudable maestría estética de Leonardo da Vinci, todos sólo quieren la ‘foto’ de la Mona Lisa y es tal la cantidad de turistas alrededor, que es imposible detenerte unos instantes a observarla. Pero sigue siendo el ‘símbolo’ del Museo y el sueño de millones de ‘turistas’…
Hoy pude comprobar en el Cementerio, rodeado de turistas americanos, que pocos saben quienes se encuentran a pasos de Jim Morrison y la importancia y belleza de éste lugar
. Claro, Père-Lachaise es uno de esos sitios donde descansan algunos de los más célebres hombres y mujeres que han contribuido a la cultura del mundo en los últimos siglos, gente como: Oscar Wilde, Edith Piaf, Chopin, Apollinaire, Colette, Eluard, Kardec, Musset, Proust, Molière y La Fontaine, entre muchos otros. Actualmente es un inmenso parque y al igual que iglesias, mezquitas y/o sinagogas, para mi guardan una estética impresionante más allá de las religiones mismas y es un sitio frecuentado por la gente del barrio como ‘parque público’ y /o sitio de lectura y meditación. Les aseguro que es un sitio muy especial, una atmósfera surrealista increible, y como se encuentra situado sobre colinas, tiene unas vistas muy bellas.

Retomando el homenajeado hoy, Jim Morrison fué un poeta maldito, un adelantado a su generación y alguien que trató, a través de las drogas, de experimentar y tratar de salvar su inmensa timidez pública. Dejó muchos textos y canciones, y generaciones de chicos y chicas alrededor del planeta lo siguen venerando. Ojalá cada uno lo venerara a su manera y así nuestro poeta al fin descanse en Paz …(si es que se encuentra enterrado en Paris, porque muchos siguen diciendo que está vivo y otros que su padre hace años que retiró el cuerpo y lo llevó a los EEUU. ) En fin, la leyenda sigue creciendo, las autoridades del Cementerio Père-Lachaise agradecidos y a nosotros, simples mortales, nos sigue quedando su música. Aunque para mi, la visita al Père-Lachaise es y será para homenajear al gran Oscar Wilde, otro espíritu libre, que pagó con su vida su propia audacia.

Para conocer la historia del cementerio Père-Lachaise y la lista completa de quienes ‘descansan’ alli, no dudes en visitar:

(Dedicado a Barbi: alguien que no permite que el espiritu de Jim Morrison caiga en el olvido y quien sueña con algún día estar aquí … para vos Barbi, con todo cariño)

2 comentarios:

Mordi dijo...

viste lq tumbq de Parmentier, el que inventó el pastel de papas? La gente le deja papas sobre la lápida, como el agua para la Difunta Correa.

Está bueno el cementerio de Père La chiasse, por cierto.
Relindas fotos y muy buena nota.

Gus dijo...

Mordi amigo: creo que vi la tumba, pero cuando voy me concentro en Oscar Wilde y alrededores.

Hay tanto para descubrir!

Gracias por tu buena onda ...