"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

21 de noviembre de 2008

Otra catástrofe de la Humanidad: CONGO

Hoy es uno de esos dias, cuando me pregunto: Cómo es posible dimensionar una catástrofe humanitaria? Alguna vez comenté aquí, que desde que vivo en Paris, mi ‘mirada’ hacia el mundo ha cambiado pues antes, al vivir en Argentina e inclusive mis años pasados en New York City, mantenia una cierta ‘mirada’ enfocada en Latinoamérica, mi hermoso continente. Pero al mudarme a Francia, entre en contacto ‘cercano’ con lo que pasa en lugares como Oriente Medio o Africa, especialmente con lo que sucede en las ex-colonias francesas y/o belgas. Digo ‘cercano’ pues aqui nomás, a la vuelta de la esquina puedo observar en las calles miles de inmigrantes africanos, tanto del Magreb (Marruecos, Túnez, Argelia, Libia, Egipto) como ‘subsaharianos’: Senegal, Mali, Camerún, Uganda, Ruanda, Costa de Marfil o Congo, entre otros.

Paises que de una u otra forma me fascinan y a los que quisiera algún dia visitar. Su cultura, historias, costumbres, gastronomía, sus paisajes, su música, todo tiene en mi una atracción irresistible. A diario leo y observo en las noticias los conflictos que de alguna manera, más o menos grande, poseen éstos fabulosos países. Y los conflictos que los inmigrantes de algunos de éstos países tienen para establecerse aqui en Francia, cuando pensamos que existen familias o hasta pueblos enteros que dependen para subsistir de las remesas de dinero que estos trabajadores puedan enviarles mensualmente.

Pero en éstos momentos se está llevando a cabo, otros de esos conflictos bélicos inacabables e inabarcables a mis razonamientos: la guerra entre etnias y milicias en la República Democrática del Congo, en la inmensamente bella región del Africa Central: cuna de la humanidad, hogar de la segunda biodiversidad planetaria (después del Amazonas), sitio de establecimiento de antiguas tribus y sobre todo hogar de los últimos y bellos Gorilas de Montaña, tal vez los parientes más cercanos a la especia humana. Esta guerra no es nueva, y tal vez se esté llevando a cabo desde siempre. La diferencia ahora es el carácter abarcativo que tiene, la crueldad de ambos contrincantes y los sucios negocios en los cuales están inmiscuidos como siempre, grandes potencias como los EEUU, Holanda, Alemania, Bélgica y ahora China.

Pero, qué es lo que tanto atrae a estos países para de una manera u otra involucrarse en el extermino de la población local?
Nada menos que los yacimientos de minerales preciosos que éstos ricos suelos contienen y sobre todo uno que está siendo más valorizado que el oro o los diamantes (que en ésta región abundan). Se trata del ‘coltan’, un mineral que contiene columbita y tantalita, una sustancia que se utiliza para la fabricacion de condensadores electrólitos: teléfonos móviles,GPS, televisores de plasma, ordenadores portátiles, PDAs, MP3, MP4... es decir, todos los aparatos con los cuales nos hemos habituado a vivir los últimos tres años. Según pude comprender por los periódicos, los rebeldes de un bando toman posesión de las zonas donde se produce la materia prima. Estos rebeldes apoyados por paises vecinos como Ruanda y Uganda son financiados por multinacionales de los países que te mencioné los cuales extraen estas materias primas, las transportan a centros de procesamiento, las venden a éstas multinacionales, son re-procesados en otros países y luego fabrican los aparatos electrónicos que tanto amamos y de los cuales millones de personas se han vuelto ‘adictos’, como si la vida no pudiera continuar sin ellos ...
Como escribiera la periodista Laia Puig en El País de España:
“Una vez más, la misión de la ONU en la República Democrática del Congo se ve obligada a dejar sin protección a la población civil en la peligrosa región de Kivu Norte, debido a la falta de medios y la indiferencia absoluta de la comunidad internacional ante un conflicto que desde 1996 ha dejado más de cuatro millones de muertos, según datos de la Cruz Roja. No se alarmen, porque, pese a ser la mayor catástrofe humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial, no veremos a ningún ciudadano en la calle manifestándose contra este genocidio, causado básicamente por el coltán y una amalgama de conflictos políticos e intereses regionales, incluyendo las dos guerras congolesas y el conflicto de Ituri. Tampoco veremos a ninguna plataforma contra la guerra, ni declaraciones solemnes de nuestros políticos. No. Esta guerra no interesa a nadie, como Chechenia, porque no se puede sacar rédito político alguno. Mientras aquí nos preocupa la crisis, en Kivu Norte impera la ley del más fuerte, el de las milicias formadas por niños que asesinan impunemente, violan sistemáticamente a las mujeres, roban y queman los poblados. Las cosas no han cambiado tanto desde que Leopoldo II puso sus avariciosas manos en el, entonces, vacío pedazo del mapa.”
En el mismo periódico, la periodista Lali Cambra relata:
“El envío de tropas angoleñas para ayudar al Gobierno de la República Democrática de Congo, cuyo Ejército ha sido incapaz de frenar los avances en el este del país del general rebelde Laurent Nkunda, que se encuentra a sólo 15 kilómetros de Goma, amenaza con regionalizar el conflicto en el Estado centroafricano. Congo ya sufrió una guerra internacional entre 1998 y 2003 cuando Ruanda, Burundi y Uganda se aliaron a rebeldes congoleños para destituir a Laurent Kabila (padre del actual presidente, Joseph Kabila), apoyado por los Gobiernos de Angola, Zimbabue, Chad, Sudán y Namibia. La intervención de Angola, aunque sea bajo el mandato de fuerzas de paz de la Comunidad para el Desarrollo del Sur de África (SADC, en sus siglas en inglés), es vista como una provocación por Ruanda, a la que Kabila acusa de apoyar a Nkunda. El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha hecho un llamamiento al alto el fuego para dar ayuda a unas cien mil personas que quedaron atrapadas en las zonas de combate. El viceministro de Exteriores de Angola, Georges Chikoti, confirmó ayer que su país enviará tropas a Congo, aunque evitó informar sobre su número o bajo qué mandato intervendrán. (En Congo, según Reuters, hay instructores militares angoleños). El fin de semana pasado, los líderes de los 15 países de la SADC acordaron el envío de expertos militares para asesorar a las fuerzas de Kabila, demandaron una ampliación de la misión de la ONU en Congo (MONUC, la mayor jamás desplegada, con 17.000 efectivos) y aseguraron estar dispuestos a enviar más fuerzas a la zona. La posibilidad de un despliegue de fuerzas extranjeras no asusta a Laurent Nkunda, el general rebelde que dice defender a los tutsis congoleños de milicias de hutus huidas de Ruanda tras haber participado en el genocidio en su país. Nkunda aseguró a Reuters el pasado lunes que las fuerzas de paz serían bienvenidas si su objetivo es estabilizar la situación en la zona. Tras semanas de ofensiva y conquistar terreno en Kivu Norte, Nkunda declaró el domingo un alto el fuego unilateral cuando sus fuerzas se hallaban a tan sólo 20 kilómetros de Goma, la capital de la provincia. El temor de que Ruanda aproveche la implicación de soldados angoleños como excusa para invadir Congo crece. Kigali ya lo hizo en dos ocasiones bajo las premisas de atacar a hutus rebeldes, y puede volver a detonar una regionalización del conflicto como lo hizo entre 1998 y 2003, cuando nueve Estados africanos se vieron envueltos.
La guerra causó, según algunas estimaciones, más de 3,5 millones de muertos, el mayor número desde la II Guerra Mundial.
Nkunda asegura estar dispuesto a llevar a sus tropas hasta Kinshasa (a más de mil kilómetros de distancia) y hacerse con el Gobierno si Kabila sigue negándose a negociar el futuro del país. Por el momento, ha iniciado en la región que controla una administración paralela, con el nombramiento de un gobierno de 12 ministros, aunque según algunos analistas se trata más de una bravuconada propagandística destinada a irritar a Kabila que un intento real de gestión. Los líderes de la SADC, que aúna a los países meridionales del continente, reunidos el pasado fin de semana en Johanesburgo (Kabila entre ellos), exigieron una ampliación de la misión de la ONU y culparon a Nkunda y a su "intransigencia" de la situación, "que desestabiliza la región y la zona de los Grandes Lagos". La ampliación de la MONUC en 3.000 hombres (de los 17.000 actuales, 5.800 están en Kivu Norte) fue objeto de debate el martes pasado, pero no será hasta finales de mes cuando se adopte una decisión. El jefe de la misión, Alain Le Roy, considera que el número de sus hombres no es suficiente, dado que equivale a 10 soldados por cada 10.000 habitantes. Naciones Unidas ha constatado la violación de los derechos humanos por todas las partes involucradas en el conflicto, tanto los soldados del Ejército -que se dan al pillaje, el asesinato y la violación mientras se baten en retirada-, como los 6.000 hombres de Nkunda, los hutus organizados o las milicias progubernamentales Mai Mai.” En el mismo periódico, pero ésta vez en su revista dominical 'El Pais Semanal', nos ofrece en su nota de tapa un reportaje titulado: ‘Los últimos pigmeos, el futuro incierto de los nómadas del bosque”. Escrito por Lola Huete Machado y con fotografías de Isabel Muñoz, el reportaje es un escalofriante viaje hacia el interior profundo de Camerún, donde se encuentra la última población de los pigmeos, aquel pueblo de baja estatura, que tan armoniosamente han vivido en contacto con el bosque y la esplendorosa naturaleza circundante. Pero que hoy, diezmados por las enfermedades del hombre blanco y explotados al grado de ser esclavizados por otras tribus africanas de la región, tienen por delante un futuro muy incierto. Donde el hacinamiento, la ignorancia de los métodos de subsistencia actuales, la explotación de sus antiguos bosques por capitalistas de la madera y la misma sumisión a la que son sometidos por otros pueblos vecinos, hacen que éstos señores de los bosques desaparezcan en pocas décadas, cuando seguramente sean estudiados en nuestras universidades bajo el rótulo de ‘especie extinta’.
Gorilas de Montana tambien:
Como especie en ‘vías de extinción’ se encuentran mis admirados ‘Gorilas de Montaña’, habitantes del Parque Nacional de los Volcanes Virunga, en la región de la triple frontera entre Ruanda, Uganda y Congo: es decir, la zona de los eternos conflictos que sacuden el corazón del Africa Central y otrora refugio de miles de las más bellas especies que éste planeta alguna vez conociera. Son varias las instituciones internacionales que trabajan en pos de la preservación de éstos amables gigantes. Tal vez la más conocida sea la ‘Fundación Internacional Dian Fossey’, aquella brillante naturalista y conservadora que diera su vida por sus queridos gorilas. Famosa por el libro y pelicula homónima ‘Gorilas en la Niebla’, Dian Fossey fué una de las grandes precursoras del conservasionismo en Africa.
Conclusiones?
Tanto seres humanos como gorilas (entre otras especies) ven amenazada su existencia diaria por la codicia de unos pocos y el poder mercantilista de muchos: cuando se unen éstos intereses y el poder armado, tal vez nada podemos hacer. Es por eso que hoy me siento solo un ‘testigo’ de otro genocidio que sucede aqui, a la vuelta de la esquina … Una vez más pienso que siendo amables en nuestro propio micro-universo, con las personas que nos rodean, y teniendo una visión clara de los males que nos rodean, lo mejor que podemos hacer para apaliar un poco éstos conflictos, es saber de qué lado queremos estar, y de qué forma vamos a dar batalla apoyando a las instituciones No Gubernamentales que trabajan en el conflicto. Y mi respuesta es, una vez más, del lado de la gente del pueblo, de la gente que sufre y que organiza su vida a diario con conciencia plena del maravilloso mundo que lo rodea y del acto milagroso que se produce a diario, al darnos cuenta que estamos vivos y respiramos todos juntos en éste maravilloso Planeta Azul. Gustavo Soto Price

( Fotografías agencias Reuters, AP, Efe )

10 comentarios:

El rincón de mi niñez dijo...

Gus
Que post,bien trabajado,bien interesante.De verdad es un viaje escalofriante.
Estuve mirando tu blog y está muy bueno.Te enlazo.Besos

Gus dijo...

Gracias Marisa: nos estamos visitando entonces!
Realmente cuando visito tu blog entro en otra dimension (sera la 'capsula del tiempo' JE!).
Creo que somos de la misma generacion...

senses or nonsenses dijo...

un post estremecedor. áfrica se muere, tan cerca, donde la vida vale menos que nada. algo de lo que debemos avergonzarnos toda la humanidad.

un abrazo.

Gus dijo...

Senses: claro, tan cerca! es cierto, uno aqui lo ve a diario y es una miseria estremecedora, chocante, avergonzante para todos ...

El extraño mundo de Laury Paris dijo...

Hola....
Voy aterrizando en tu blog... Tengo un torbellino de emociones... realmente tu ultimo post me conmovio hasta el hueso... pero por otro lado me senti tan feliz de ver nuevamente Paris aun que sea en fotos... quisiera que algun dia mi blog fuera como el tuyo... ME DECLARO FAN DE TU BLOG desde HOY....
Saludos desde Mexico...
Besos Guapo...

JP dijo...

Me pasa como a vos Gus.
Los veo casi todos los días y tomé contacto estando aquí en España.
Estando en Argentina uno lo vé lejísimos pero estando aqui están mas cerca.
Que mal está este Mundo .
Que mal .
Un abrazo .

Gus dijo...

Hola Laury: pues muchas gracias por tus palabras! que puedo decirte? bienvenida al blog y me alegro que te 'inspire' un poco el mio para desarrollar tus recuerdos sobre Paris.

Te estare visitando para intercambiar ideas y recuerdos de tu paso por la Ciudad Luz!

Bienvenida al GusPlanet :)

Gus dijo...

Si amigo JP: uno desde aqui ve quizas otro mundo, y da la sensacion que la pobreza (si esto fuera posible) es mas digna en nuestros paises ...

Uno ve aqui lo que sucede en Africa, en tantos paises y siente un fuerte dolor en el pecho.

Por eso toda la gente inmigrante en estas condiciones merecen el total de mis respetos y consideracion!

Lucía dijo...

Muy buen post, también me gusta mucho tu blog, es muy interesante.

Con respecto al tema, lo resumo todo al egoísmo que tenemos en los países más "desarrollados". Si todos pusieramos de nuestra parte y nos pusiéramos en la piel de tanta gente que se muere, que vive en circunstancias pésimas, que no tiene nada y en medio de nuestras riquezas sintieramos compasión y amor por ellos... la cosa cambiaría. Y la cosa no solo se quedaría en palabras sino en un resurgir en contra de la corriente de conformismos que vivimos.

Gus dijo...

Gracias Lucia por tus comentarios!

Estoy totalmente de acuerdo con vos, porque si todos pusiéramos una minima parte en atender éste y otros temas tan acuciantes, seguro que podriamos cambiar los rumbos.

Como cantaba el gran Jhon Lennon:
"Power to the People!"

Te estaré visitando!