"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

14 de noviembre de 2008

Tandil, un lugar para vivir




Hace unos meses te comentaba lo hermosa y pujante que es la ciudad de Tandil, hoy te voy a contar por qué es uno de los sitios más interesantes para visitar y vivir, dentro de la provincia de Buenos Aires, Argentina.


Estratégicamente ubicada en el centro de la región pampeana, Tandil se vió favorecida desde su fundación (en 1823) por un clima benigno y una riqueza topográfica que hicieron de ella, una de las regiones donde la agricultura y ganadería mejor se desarrollaron en el país.
Esta vasta región, rodeada de sierras antiquísimas (tal vez puedas encontrar allí algunas de las piedras mas antiguas del planeta) y valles frondosos, recuerda muy bien los paisajes de las campiñas inglesas, irlandesas o francesas. Excepto por las algo escasas lluvias, bien podrías estar en alguno de estos países. Quizás por ello, fué que numerosas colectividades de origen europeo se acentaron en sus campos y forjaron la ciudad que es hoy.

Lamentablemente casi no quedan vestigios de su pasado aborigen, todos sus pobladores autóctonos fueron exterminados por las distintas ‘campañas al desierto’, matanzas organizadas por ejércitos en los pormenores del siglo XIX, para extender las tierras de ganado y agricultura hacia el Sur y a su vez exterminar a los pueblos de origen araucano asentados en esas vastas regiones.
Pero hoy la historia es otra, y como sucede en toda la Argentina, existe un ‘revisionismo histórico’ que permite colocar en su sitio hechos de su pasado. Hoy se sabe y se habla de lo cruel que fueron esas campañas, que en nombre de su gobernador y de su Dios, cometieron todo tipo de atropellos, a lo largo y ancho del país … aunque hoy existe también otro tipo de ‘dominio’ y es el que ejercen los millonarios extranjeros al adquirir tierras , del tamaño de paises europeos, para su propia explotación. El caso más emblemático (pero no el único) es el de la familia italiana Benetton, propiertarias de vastas regiones en la Patagonia Argentina.

Regresando a los tiempos actuales y a Tandil, creo que realmente es un bello sitio para visitar y vivir . Como les contaba en la nota anterior, con una población estimada en 130 000 habitantes y una calidad de vida alta para el promedio del país, es una ciudad muy acogedora.
Primero, y a pesar del ritmo de crecimiento vertiginoso, todavía conserva costumbres de ciudad chica. Los comercios y bancos siguen cerrando al mediodia y la actividad se detiene completamente en su agitado centro comercial. Todavia la gente se saluda por sus nombres en la calle y todos comentan las últimas hazañas de sus ídolos locales. Hoy lo es Juan Martín del Potro, el tenista número uno de la Argentina y quien tal vez les regale el pasaporte a la Copa Davis, cuya final (contra España) se disputará en Mar del Plata, Argentina, en pocas semanas.
Segundo, el paisaje urbano es precioso, rodeada de sierras bajas y fértiles valles, Tandil posee ‘vista’ en sus cuatro puntos cardinales y hoy el turismo constituye una de sus empresas principales.
Tercero, el nivel educativo es excelente en todos los niveles, y posee una de las mejores universidades del pais: la UNICEN, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires. Con una gran historia a cuestas, hoy detenta una vastisima cartera de carreras y los jóvenes de Tandil no deben emigrar en busca de otras posibilidades. Al contrario, Tandil es un centro que recibe estudiantes de todo el país y algunos limítrofes.
Cuarto, posee un gran sentimiento de comunidad, donde las instituciones públicas y privadas se encuentran presentes para que cualquiera pueda desarrollar la actividad que le plazca. A pesar, otra vez, de su crecimiento vertiginoso y los infortunios que eso tambien acarrea (aumento de la delincuencia) Tandil sigue siendo un lugar seguro para todas las familias, y sobre todo para que chicos y chicas de todas las edades puedan desarrollar una vida en contacto pleno con la naturaleza y sus amigos … y en un mundo como el nuestro, eso no es poco decir!
En mi última visita a Tandil (a fines del mes de octubre) renté una cabaña (muy en auges en la ciudad) cerca del Lago del Fuerte y sobre la ladera del Castillo Morisco. Enclavada en una zona de bosques y casas en pleno crecimiento, pude gozar de unos dias de suma paz y tranquilidad, en companía de pájaros (cientos!) autóctonos y un hermoso bosque de eucaliptus y cipreses.
No suelo hacer publicidad, pero si buscan un lugar donde alojarse, no duden en contactarse con la amable y simpática señora Alicia, de ‘Faldeo del Parque’, un hermoso sitio donde pasar una estancia agradable.
Uno de mis lugares favorito, es el ‘Paseo de los Pioneros’, hermoso y agreste circuito a pocos kilómetros del centro de la ciudad (lo visité caminando desde mi cabaña) donde podrás apreciar parte del paisaje que antes les mencionaba y realizar un impresionante aviztaje de aves autóctonas. Solo deben tomar unos cien metros pasando el ‘Camping del Pinar’ a la izquierda.
Otro paseo sumamente recomendable es la visita a ‘El Centinela’, un inmensa maravilla geológica de varias toneladas enclavada en forma de ‘centinela’ o 'vigía' sobre la ladera de un promontorio rocoso. También rodeado de un paisaje exuberante, la vista que obtendrás desde aqui es magnífica. Como hoy su explotación ha sido concedida, puedes disfrutar de un ‘Asador Criollo’ y centros de artesanías locales, entre juegos infantiles y sitios para pic-nic, cabalgatas y actividades en las sierras. Aqui puedes comer algunos de los mejores asados de la región, que harán de tu visita un momento al cual siempre rememorar.
Y si lo que desean es descansar y apreciar tranquilamente tanta belleza, les recomiendo una visita al ‘Monte Calvario’, un sitio de peregrinaje masivo en Semana Santa, pero que el resto del año ( y aunque uno no practique la religión católica) constituye un lugar de paz y calma armonía enclavado en el corazón de la ciudad. En fin, tengo la fortuna de viajar y conocer numerosas regiones y países, pero siempre es lindo regresar a Tandil, tan verde, tan tranquilo, tan lejos de las guerras y las crisis de misiles, financieras o sociales que sacuden a casi todo nuestro vapuleado Planeta.
Ojalá siempre se conserve así, solo un buen sitio para vivir !

5 comentarios:

senses or nonsenses dijo...

no creo que vaya a Tandil, pero si voy, todo puede ser, preguntaré por la señora Alicia. las fotos chulísimas.

un abrazo.

Gus dijo...

Bueno, no es un destino turistico 'internacional', pero tiene lo suyo ...

Alicia? una fenomenal persona, super amable y atenta!
Como se usaba ser antes, no?

Un abrazo!

Abrujandra dijo...

Todo rincón es un destino turístico para el que tiene ojos para "ver".

Gus dijo...

Abrujandra: comparto totalmente lo que decis sobre que toda region puede ser vista con ojos 'turisticos'.

En mi caso disfruto tanto de un pueblecito en el medio de la nada, como de un lugar que ofrezca todos los 'incentivos' de una gran ciudad, como esta donde tengo la fortuna de hoy vivir.

Hasta la vista!

Anónimo dijo...

-Cuando volvi a Tandil hace ya aprox. 8 años, llegue y me dije " este si es un lugar para vivir"... y hoy ya estoy pensando en esa posibilidad... es bellisimo!!!Adri