"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

7 de enero de 2009

El increíble Mont Saint-Michel, orgullo de Occidente






Este año lo he inaugurado de manera diferente, ya que una vez pasada la ‘Rébellion de Saint-Sylvestre” como llaman los franceses a la noche del 31 de diciembre ( o Noche Vieja para mis amigos los españoles), tomé una vez más la carretera para dirigirme ésta vez, hacia el noroeste francés. Más precisamente hacia Normandía y el Mont-Saint-Michel, en el departamento de la Manche.
























Así siento que debo comenzar mi relato sobre lo que constituye sin dudas, una de las maravillas arquitectónicas de occidente: la abadía del Mont Saint- Michel, fortificada y modificada durante siglos, que desde el año 708 de nuestra era, corona éste islote rocoso de las costa normanda, en el noroeste francés y a casi tres horas de automóvil desde Paris.
Habitada según parece desde tiempos remotos, se han descubierto vestigios que desde épocas de los celtas, galos y romanos, ya existieron diferentes asentamientos, y según se sucedían las diferentes culturas, su uso ha transcurrido desde cementerio, sitio de culto del dios Hércules, culto de divinidades celtas, etc.
Hasta que un obispo de la cercana Avranches, luego de ser ‘visitado’ en ‘sueños místicos’ por el arcángel Saint-Michel, decide comenzar a erigir una iglesia y consagrarla en su nombre.
Es asi que desde el siglo X y hasta el XV, sucesivos obispos, reyes y duques, ofrecieron su ayuda económica y sostén logistico para construir en diferentes etapas, la fabulosa abadía que hoy conocemos y podemos disfrutar como patrimonio cultural.
La historia del Mont Saint-Michel y su abadía, está ligada a los diferentes obispos que por ella han pasado y a los acontecimientos históricos que la región ha sufrido desde entonces. Tuvo sus años de esplendor, según el poder de turno ofrecía su apoyo. Llegó a estar completamente fortificada en la época de la Guerra de los Cien Años, y nunca cayó en dominio de los ingleses. Durante la Revolución Francesa fué prácticamente desmantelada, pues los monjes que en ella habitaban se opusieron al laicismo reinante en la nueva Francia y sirvió de prisión en distintos momentos.
Luego de ser abandonada, fué reabierta en 1874 y desde entonces puede ser visitada por millones de viajeros del mundo entero. Solo un sector subsiste como claustro, y es un lugar no visitable donde moran algunos monjes y sus hábitos divinos. En 1979 fué el primer sitio de toda Francia inscripto en la lista del Patrimonio de la Humanidad, de la Unesco.
Debe su fama también, al encontrarse rodeada de un fenómeno meteorológico muy particular: las mareas que de una forma vertiginosa, hacen bajar o subir las aguas, dependiendo de las horas del dia. Así, hay momentos en los que puedes caminar, rodeando su circunferencia. Pero debes tener cuidado, pues súbitamente las mareas pueden cambiar, y si bien el agua no es profunda, puedes llevarte un susto al quedar atrapado en el fango que se produce.
Recordaba tantas historias que se han vivido en Europa, y las leyendas que de ellas han surgido. El Mont Saint- Michel, asi como la Catedral de Santiago de Compostela o el Monte Gargan en Italia, ha constituido desde siempre un lugar de peregrinaje, para miles de caminantes que recorren enormes distancias para llegar a sus costas.
Puedo imaginarme la mirada incrédula de los primeros peregrinos al observar desde kilómetros semejante monumento y su emplazamiento natural. Debió haber sido una gesta considerable.
Hoy, lo que las sucesivas guerras e invasiones no lograron durante siglos, lo ha logrado otra invasión, más pacífica, pero no menos devastadora. Somos la masa turística, que como hordas de salvajes, llegamos en miles de autobuses, corremos desaforados a sus míticas escalinatas y pasillos secretos, fotografiamos cuanto rincón nos plazca, consumismos cuanto espejo de colores nos evoque el lugar, y partimos raudos hacia el siguiente destino.
Pobre abadía de Saint- Michel, seguramente ha merecido mejor suerte!
Creo que su belleza y magnetismo han sido también su condena: siglos y siglos de historia, para terminar siendo ‘un sitio más’ de los lugares imprescindibles a visitar … lo espiritual? déjenme decirles amigos, que el Mont Saint- Michel puede ser tan espiritual como lo es la Iglesia de San Pedro en el Vaticano, o la Basílica de Luján en Argentina: por favor que alguien me avise si ha encontrado a su Dios en sitios tan concurridos y mercantilizados como éstos.



A pesar del tiempo que llevo en Francia, todavía no había visitado éste famosísimo monumento de la arquitectura occidental. Puede ser que no quería romper el ‘encantamiento’ que produce saber que existe un sitio así, de una belleza sublime y con tanta historia detrás. Y hoy, luego de haberlo visitado, de haberme ‘maravillado’ con esas vistas sublimes, y luego de haber leído y aprendido un poco más sobre su intrigante historia, he comprendido, aquello que muchos historiadores llaman los ‘cimientos de occidente’, es decir el cristianismo y el poder de la iglesia católica, siempre de la mano de los gobernantes y generales de turno.
Casi todas las grandes fortalezas europeas han sido construidas en lineamiento con la iglesia católica y los reyes del momento, como sostén mutuo del poder que ejercían sobre los ciudadanos comunes, y es sin dudas una práctica constante que subsiste hasta hoy. El poder de la iglesia y el militarismo de turno, unidos en nombre de una ‘moral occidental’.

12 comentarios:

Maribel dijo...

Hola Gus,

qué sensación de libertad al ver el mar a tus pies, qué emoción tocar las paredes frías de piedra del castillo, una huella imborrable en tu corazón y, ahora, en el mío después de ver tus fotos.

Las fotos me han hecho viajar a la edad media, recordar historias de caballeros y princesas, te debo agradecer estos viajes, porque me inspiras y hacía tiempo que no escribía.

Besos,

Maribel.

Stanley Kowalski dijo...

Hola! No solo te agradezco la belleza visual que me regalás, también el aporte cultural a través de tu relato.


te mando un beso.

Lucía dijo...

Contigo podemos viajar volando sin limitaciones y palpar la belleza de lugares como este...

Un besote!!

нαмℓєт dijo...

Estimado amigo ancla'o en Paría, sé que la envidia no es sana, pero en esta ocación Envidia Envidia Envidia jajaja

Dejemos a un lado la historia y admiremos, vivamos y dejemos sentir a nuestros cuerpos y alma esta experiecnia que nos muestras... ... ...

Amigo sé que algunas expericnias son indescriptibles, pero así como usas palabras ganiales en tus posts déjanos sentir aún más tú expericnia y sentimiento frente a tan lejanas y ricas tierras (con 'ricas' me refiero a ese escalofrío que da cuando piensas en todo lo que ha pasado en esos lugares) Hazlo Gus ! Hazlo! jaja

Un abrazo Estimado y no dejes de imaginar cuando estés en lugares como ese...

El extraño mundo de Laury Paris dijo...

uuuuuuu ke lindooooooo siempre lo habia visto en postales... jamas en fotos... viaje y viaje contigo!!! gracias por el free trip.. siempre lo logras...
Oye querido amigo... tengo una duda.. en que trabajas que te permite viajar tanto??? quiero ser como tuuuuuu viajera!!!!
Tu amiga Laury Paris.. desde Mx

Gus dijo...

Maribel: Gracias a ti amiga por permitirme entrar en tu mundo y compartir el mio y que bueno que unas imagenes te permitan viajar tan lejos ... en el tiempo.

No se si habras tenido tiempo de leer mi articulo, pero no es un castillo encantado de principes y princesas (hay! no quiero 'romperte el hechizo'). Si no que es una 'abadia' de estilo normando que data del siglo X ...

Gus dijo...

Stanley: Bienvenido al 'GusPlanet' y gracias por tan afectuoso saludo JE!

Ahhhhh Lucia: siempre, siempre podras viajar lejos conmigo :-)

Gus dijo...

Amigo Hamlet! Claro que, como escribi en este blog varias veces, espero mantener siempre la mirada 'fresca de un nino' para poder viajar lejos y sorprenderme a cada instante ...

Pero hay momentos en que la 'historia' de esos sitios me ofrecen otra mirada y luego de visitar este y leer y escuchar tantos acontecimientos, como fue inspirador de peregrinos que desde toda Europa se acercaban a el y ahora convertirse en un sitio tan mercantilizado ...

Por eso creo que 'merecia un destino mejor!' (me refiero mas espiritual, cerca de Dios y lejos del patron dinero ...)

Gus dijo...

Hey Laury: que bueno que tu tambien te permitas viajar dejandote llevar por mi mano! es muy lindo compartir viajes, aventuras, anecdotas con Uds.

Mira, quieres ser como yo? primero, tienes que permitirte volar lejos con tu imaginacion ...

Luego realizar un primer 'viaje iniciatico' y permitir que la vida te muestre el 'verdadero camino' y te presente 'angeles' para que siempre te acompanen ...

Y luego, aprender que el verdadero camino comienza cuando te descubres a ti mismo, y eso ya no tendra retorno y te permitira crecer y aprender hasta el ultimo suspiro de tu aliento.

En fin, tengo varios trabajos independientes relacionados con los viajes y la fotografia y siempre estoy 'planificando' algo mas!

senses or nonsenses dijo...

tú último comentario no es el viaje más largo, pero sí el más profundo e íntimo que hasta ahora he hecho contigo.

un abrazo.

chulísimas las fotos, como siempre.

Gus dijo...

Amigos Senses; Ud. sabe de qué hablo! :-)

Pedro dijo...

Ennhorabuena Gus:
He llegado a tu blog buscando información sobre el tapiz de Bayeux y me ha encantado el post que has hecho sobre él, así que he decidido visitar el resto de tu blog y reconozco que es uno de los mejores que he visto.
Con toda seguridad volveré a pasar por aquí.
Un saludo desde Guadalajara (España)