"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

23 de enero de 2009

Una noche en el Museo ... del Louvre! parte I

“El primer momento de asombro, de distancia ante tanta belleza, es el que nos lleva a pensar que fueron ellos, los griegos, quienes la inventaron al debatir largamente sobre esa palabra "bello" (kalós), que junto con la "verdad" (aletheia) y la "justicia" (dike) marcaban y nutrían el espacio de la cultura, de la paideia. La cultura, entendida no como un bloque de artes, conocimientos y saberes, sino como un proceso, una construcción encarnada en la estructura natural, la physis; un dinamismo que convertía a ese animal atado a todos los instintos de los otros animales en animal que con el logos, con la palabra, con la capacidad de entender y crear, trascendía los límites de su propia animalidad y entraba así en un territorio absolutamente nuevo, el territorio de lo humano. Y en él, no sólo la palabra nos distinguía, sino también la mirada: el aprender a mirar y, desde esa mirada, descubrir el querer, el amar.” Emilio Lledó, profesor y filósofo español en la revista ‘El País Semanal’, domingo 18 de enero.
Una de las maneras más asombrosas que puedes conocer el famoso Museo del Louvre en Paris, es sin dudas hacerlo de noche. Desde hace varios meses, han incorporado un sistema denominado “Louvre nocturno” , por el cual puedes acceder a éste templo de la cultura mundial, a partir de las 6 de la tarde y hasta las 22hs inclusive.
El único item que debes tener en cuenta, es que por ahora, sólo lo puedes realizar los miércoles y viernes. Seguramente, al ser el Louvre el museo más visitado del mundo ( unos 8 millones de visitantes anuales a partir del 2006) ampliarán éste sistema a todos los dias de la semana.
Comencé el relato de ésta nota con el texto del profesor Emilio Lledó, debido a la coincidencia de encontrar éstas palabras plasmadas en la revista “El País Semanal” del diario El País de España, sobre la exposición de esculturas griegas de la colección del Museo Desdre de Alemania, que se está llevando a cabo en el Museo de El Prado en Madrid y la visita nocturna que la semana pasada he realizado al Museo del Louvre en Paris.
Este vez preferí dedicarme a recorrer las inmensas e interminables salas de dicho museo, en forma temática, por eso en ésta primera parte les contaré sobre lo que significa apreciar en forma personal las increíblemente bellas salas de esculturas de la antigüedad griegas y romanas.

“EN EL MUNDO DE LOS DIOSES y héroes se manifestaban los deseos y esperanzas humanas. Otro "logro para siempre", que expresó un texto de uno de aquellos siempre vivos maestros: "Amamos el conocimiento, amamos el saber, pero sobre todo amamos la vida". La vida que nos ofrece el gozo "de los sentidos, y entre ellos, sobre todo el de poder ver". Una religión, pues, de la vida, de la vida real de los hombres. "Hermano, permanece fiel a la tierra", ya que es esto lo único que tienes. Por ello fue, además, una religión que, después de Fidias, se atrevió a desnudar a sus dioses y héroes, a alegrar la mirada en esos hermosos cuerpos en los que se vislumbraba no sólo el amor hacia los seres, sino la idea de una incesante superación. Un canon, pues, para el cuerpo, y un canon de libertad, armonía y progreso para la mente.”

Cuánta belleza contenida en esas salas! Como bien nos cuenta el profesor Lledó, los griegos habían alcanzado tal grado de perfección y armonía, que no piensas menos que ellos fueron los ‘inventores’ de la belleza. Jamás se repitió en la historia de la Humanidad ese grado de perfección, tal vez fue por la ‘libertad’ de espiritu con la que contaban, lo que les permitió realzar a sus dioses y guerreros de forma tan sublime. Alguien como Miguel Angel y su maravilloso ‘David’ o siglos después tal vez fuera el francés Rodin, quienes tal vez lograran acercarse a cierto espíritu libertario, pero si debo ‘elegir’ entre un arte de cualquier época de la Humanidad, creo que la escultórica griega y romana ha sido la más cercana … a nuestros dioses.
“No es extraño que en un momento supremo del ideal griego surgiese la unión de la belleza y la bondad, creando una palabra que unía ambos conceptos: la kalokagathía, algo así como lo "bellibueno": la belleza traslucía desde la bondad. Este concepto desgraciadamente tan desgastado y que, unido a la veracidad, al no engaño, propio o ajeno, podríamos rebajarlo, en nuestros tiempos, a un término más modesto, pero no por ello menos necesario: la decencia.”
Cuando penetras en el Museo del Louvre, luego de asombrarte al traspasar la famosa ‘Pirámide de cristal’, lo primero que debes hacer es acercarte a cualquier mostrador del hall central y pedir referencias sobre las salas que quieras visitar. Seguramente podrás tomar un mapa en cualquier idioma, de los muchos accesibles a los visitantes. A partir de éste mapa, puedes comenzar a planificar tú visita. Pero tranquilo, jamás te alcanzará el tiempo para recorrer todo, debes centrarte en las obras de arte que quieras reconocer, armarte de suma paciencia por la cantidad de gente que te ‘acomoañará’ en dicha visita, y dejar que tú espíritu te guíe y te prepare para lo que estás a punto de ver.
“NO SOMOS PLENAMENTE conscientes de esas lecciones que aún no hemos asimilado y que tienen su origen en esta tradición que hizo posible el que hoy sigamos luchando por la cultura como fuerza y dinamismo, como energía (enérgeia), como educación de la mirada, como forja de la posibilidad y la igualdad. Es verdad que también descubrieron la tristeza, el dolor, la melancolía: "¿Por qué tantos hombres excepcionales en la filosofía, la política o la poesía son melancólicos?". Esa melancolía, "el gesto supremo del espíritu", no logró empañar la alegría del más acá, la alegría de vivir.”
Una de las magníficas esculturas que te dará la bienvenida, será nada menos que la “Victoria alada de Samotracia”, representación de la ‘victoria’ hallada en la isla griega del mismo nombre. Luego puedes dirigirte escaleras abajo hacia otra magnífica representación del arte griego: estarás parado frente a la “Venus de Milo”, esa diosa sin brazos que ha contribuido desde siglos a forjar en el imaginario occidental el concepto de belleza femenina ( la “Venus de Milo” actualmense se encuentra situada en una sala de ‘transición’ ya que el Louvre permantemente renueva sus salas y cambia algunas obras de sector).
Cuando has logrado ‘aterrizar’, luego de comenzar con semejantes obras, puedes entonces recorrer tranquilamente las diferentes salas de la antigüedad y dejarte llevar por los pasillos que uno tras otro se suceden. Aquí no sólo te asombrarás por las esculturas expuestas, también debes mirar hacia arriba y contemplar los diferentes salones del museo, quienes algunas vez pertenecieron a las salas privadas de los reyes de Francia y su corte.
Otra sorpresa que te deparará la visita a éste sector, será un rincón dedicado a pedazos de frisos pertenecientes al “Partenón” de Atenas, aquel magnífico templo que domina aún hoy, la Acrópolis de la capital griega. Aquí me he detenido a leer los relatos de cómo llegaron al Louvre éstos frisos del que tal vez sea, uno de los templos más famosos de la antigüedad. Claro, siglos de guerras y destrucciones fueron los que se sucedieron a la caída de la cultura helenística, y antes que los franceses o británicos, fueron los otomanos quienes comenzaron a dinamitar y desmantelar dichos templos.
Luego vinieron las campañas napoleónicas e inglesas, durante las cuales se apropiaron de éstos botines ‘de grandes exploradores. Hoy el gobierno griego reclama la devolución, tanto del Louvre de Paris como del Museo Británico de Londres, de los frisos y esculturas del Partenón. Hace poco tiempo han inaugurado en Atenas un primer museo dedicado exclusivamente al Partenón, "The Acropolis Museum", y más allá de las polémicas que suscitan, ya que todos los grandes museos se han provisto de éstos ‘botines de exploraciones’, lo cierto es que sin ésta preservación muchas de éstas obras seguramense se hubieran perdido para siempre.
No podremos cambiar la historia de cómo llegaron éstas esculturas y objetos a los grandes museos europeos y norteamericanos, pero sí podremos dejarnos deslumbrar por lo que ellos representan y el celebrar tener al alcance nuestro, semejante testimonio de que la humanidad, alguna vez alcanzó a crear tamaña belleza.
“No podía dejar de pensar en ello, cada vez que iba al museo, y casi siento como un paradójico deber el evocarlo. Esta exposición enseña muchas más cosas, pero entre ellas: la sorpresa, el asombro del arte, el amor a la vida, a la verdad, a la educación, a la sensibilidad de la mirada, a la reflexión, a la libertad.”
“Después de un largo debate sobre la belleza, uno de los diálogos de Platón concluye: "Me parece que me ha sido beneficiosa la conversación con cada uno de vosotros. Creo que entiendo ahora el sentido del proverbio que dice: Lo bello es difícil".

9 comentarios:

El Deme dijo...

Es uno de los museos más hermosos del mundo. No hay nada como un paseo tranquilo por esas obras de arte tan especiales. ¡Viva París!

Graciela dijo...

hola Gus, luego de haber leído la novela El Código Da Vinci, el apasionamiento sobre el Museo me llevó a recorrerlo a través de interntet!!!, de una belleza impresionante!!!...Viva Córdoba de Argentina, también la Patagonia!!! jajaja...tienes mis besos!!!

senses or nonsenses dijo...

tío, haces unos posts completísimos. y rigurosísimos. chapeau!!!
me encanta la referencia a emilio lledó.

un abrazo.

El extraño mundo de Laury Paris dijo...

Que lindo es recordar y mas con tu fotos.... oye que camara usas???

Saludos y besos querido amigo

Lucía dijo...

sé que lo haces sin querer... pero me dejas llena de envidia!!!

Cuando pusiste horario nocturno creí que era a partir de las diez de la noche... jaja eso más bien es horario de tarde!!! Por cierto, va mucha gente a esa hora?
Yo cuando voy a los museos siempre intento ir a la hora de la comida (cuando no hay casi nadie) porque con las obras de arte soy muy celosa y las quiero tener aunque solo sean 10 minutos solo para mí!

¿dejan hacer fotos o las hicistes in fraganti?

me encantaron los dos ultimos párrafos del post!

Un besote!!

Gus dijo...

El Deme: Bienvenido al GusPlanet! y gracias por compartir tú opinión con nocotros ... y sí: Viva París!


Hola Graciela: gracias como siempre por tú simpatía ... me alegro que la novela te haya inspirado una visita 'virtual' del Museo ... debes seguir soñando que algún dia lo conocerás personalmente. Hay tanto para ver y recorrer que no alcanza con dedicarle un blog entero !


Senses: amigo, Ud. siempre tan amable con sus mensajes GRACIAS!!!

Gus dijo...

Hola Laury! mira, utilicé en éste caso una cámara Canon Ixus digital de 7.1megapixels, nada extraordinario ...



Lucía: recuerdo que en los países civilizados del norte de Europa se cena a partir de las siete de la tarde JAJAJAJA, entonces para ellos éste horario es nocturno JE!

Más en invierno que según el mes obscurece a partir de las 5 de la tarde ... sumado a que los franceses tienen (todavía) los mejores horarios de trabajo, en tan sólo 35 horas semanales, lo cual no está NADA mal.

Si, te dejan sacar fotografías, no hay problema, y debido a la masividad del Louvre hasta puedes fotografiar a la famosísima Mona Lisa... pero de ella, me referiré en un reporte posterior !

Ani dijo...

AHHH!! Cómo te envidio!
Cuánta BELLEZA!

Lucía dijo...

estoy deseandolo!!!