"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

20 de febrero de 2009

Un moai en París !

La noticia fue publicada en el diario Le Fígaro de París el 15/12/2008:

"En el transcurso del año 2010 y por dos semanas, será ubicado en Paris, nada menos que uno de los 280 moaies que pueblan la Isla de Pascua, en el Pacífico Austral."

La noticia al principio parecía no sorprenderme: ésta ciudad es tan rica financieramente y en eventos culturales de envergadura, que todo lo pueden hacer posible, con el debido auspicio. Pero no, al leer bien el artículo, quedé fascinado con la historia que en él se cuenta, y que a continuación les narro brevemente:

El pueblo pascuence es de origen polinesio, la Isla de Pascua comenzó a poblarse alrededor del año 1000 AC, por navegantes llegados desde isla del Pacífico, que como todas en ésta zona del planeta, se encuentran a enormes distancias unas de otras. Parece ser que prontamente lograron establecer poblaciones y a dividirse el territorio en clanes, llegaron a tener un gran desarrollo urbano, y rendían, como otros pueblos polinesios, cultos a sus dioses.

En una determinada época, no se sabe exactamente cuándo, algunos de éstos líderes supremos, tomaron a otros clanes vecinos como esclavos y les ordenaron que construyeran grandes monumentos para honrar a sus dioses. Parece ser que ese sería uno de los supuestos orígenes de éstos gigantes de piedra, ya que también los hay en madera. La madera precisamente, fue un elemento que escaseaba en la isla, y fue tanto la utilización que a fines del sigo XVII prácticamente habían desaparecido los bosques nativos, coincidiendo también con un período de grandes catástrofes naturales, como tsunamis y sequías prolongadas, sumado a un desmedido crecimiento demográfico.

A su vez el pacífico pueblo pascuense fue invadido por otros pueblos y por esclavistas hacentados en el Virreinato del Perú, quienes introdujeron animales exógenos y las consabidas enfermedades.

Luego de sucederse guerras internas, colonialismos y otras catástrofes naturales, para fines del siglo XIX prácticamente la población local había sido totalmente arrasada.

Recién a partir de 1904, con la asunción de un nuevo clan, que el pueblo pascuense comienza a recuperarse: otros fueron los desafíios que debieron afrontar. En 1980 Tahiti comienza a organizar un festival anual de culturas polinesias: los pascuenses revalorizan su pueblo, su historia y rasgos culturales y comienzan a pensar en ellos mismos como pueblo. Fue una verdadera revolución cultural. En 1992 se terminan los trabajos arqueológicos de restauración de la posición original de quince de éstos moaies, constituyendo un evento de trascendencia internacional.

Posteriormente, en 1994, el actor y directos Kevin Costner filma en la isla la película ‘Waterworld’, dejando en la isla millones de dólares, pero también el comienzo de una creciente industria turística: En 1992 sólo recibín unos 8000 turistas por año, actualmente suman 60000.

Pero el origen del traslado de unos de éstos moaies a Paris, durante el transcurso del año 2010, se debe a que éste pueblo considera que éstos gigantes son una conexión viva con sus dioses y sus antepasados, y precisamente según los locales, uno de éstos moaies “pidió” ser trasladado temporariamente a Paris, utilizando la ciudad como “plataforma” para aportar una “energía espiritual” que metamorfosería la consciencia de la humanidad y “transformaría” nuestra cultura materialista en una más humana.

Ya han estado en Paris, dos líderes de la comunidad pascuense y han determinado que el moai debe establecerse en un punto intermedio entre el Obelisco egipcio de la Plaza de la Concorde y la Pirámide del Louvre: es decir, dentro de los Jardines de Les Tuleries. La compañía de lujo Louis Vuitton será la encargada de auspiciar éste proyecto, bajo su eslogan publicitario “El arte de viajar”.

Será 2010 el año de la Isla de Pascua? Será que éste pueblo quiera unirse a otras consciencias espirituales del planeta (como los mayas) que están trabajando para salvaguardar el planeta? Será cierto que nos estamos preparando para un cambio radical en la forma de vida que conocemos actualmente? En mi opinión si es valedero, y creo que nos estamos preparando para regresar a la antigua consciencia que tenían todos los pueblos originarios, quienes lograron tener una relación de hermandad con todos elementos que nos rodea y que durante milenios conformaron el sentido espiritual de la Humanidad.
O al menos ese es mi más profundo deseo !

6 comentarios:

нαмℓєт dijo...

WAW

Ojalá sea así Gus, imagínate. Ví en un programa de tv un reportaje de La isla de Pascua (entre muchos que se han hecho) que existe una piedra central en la isla, como un eje central o algo así, la cuestión es que tal piedra tiene tanta energía que al tocarla ya te sientes aliviado, no sé, quizás si todo eso que dices tenga validez, yo también quiero creerlo así. Excelente, quede como en otra, se me vino a la mente esa pelicula donde varias conexiones de todas las culturas se juntan y hacen referencia al equilibrio universal... interesante.

AAAAA!!!:@ que ganas de ir a Francia!!

un abrazo Amigo!..

Gus dijo...

Amigo Hamlet! pues debemos nosotros también 'trabajar' desde donde estemos, para unir nuestra 'energía espiritual' a la de miles de personas que están 'trabajando' para transformar nuestro planeta en un lugar como lo fué alguna vez ...

Ahhhhh Paris: sin dudas aqui hay una 'energia' especial !

Haldar dijo...

imaginate! Incluso suena a peli de sci-fi. me recordo a un libro de Umberto Eco: El pendulo de Foucault. Toda la energia del mundo concentrada en un solo punto: Paris! Que ya de por si tiene una energia muy particular. Bueno, esperemos a ver que pasa. Abrazos.

Maribel dijo...

Siempre me ha encantado la historia de la isla de Pascua...el lugar más lejano de tierra firme...y el misterio de sus estatuas gigantes...

Me ha divertido la historia del moaie que “pidió” ser trasladado por un tiempo a Paris, utilizando la ciudad como “plataforma” para aportar una “energía espiritual”...por otra parte, no me extraña que escogiera esta ciudad...para expandir su luz...hay ciertas cosas que sólo pueden suceder en Paris.

Será un lujo estar cerca de esa energía que nos quiere regalar el moaie el año que viene...

Soy seguidora de la serie Lost y en ella también se habla de una isla donde hay una energía especial...

Abrazos violetas y mucha energia moaie para ti,

Maribel.

Gus dijo...

Amigo Haldar: tienes razón, debo de leer 'El Péndulo de Foucault' y seguir sus trazos por la ciudad. por ahora iré hasta el 'Pantheón' donde están enterrados los 'grandes hombres que hicieron a Francia' y seguiré sus huellas ...

Gus dijo...

Maribel: sabes? nunca pude ver LOST, pero sé que es una serie de culto ... trataré de averiguar más sobre ese moai que vendrá a Paris, a cambiar la 'energía espiritual del mundo', suena muy bien, no?