"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

3 de marzo de 2009

Francia tierra de asilo

¿Francia tierra de asilo?
Cuando no recordamos lo que nos pasa, nos puede suceder la misma cosa. Son esas mismas cosas que nos marginan, nos matan la memoria, nos queman las ideas, nos quitan las palabras... oh... Si la historia la escriben los que ganan, eso quiere decir que hay otra historia: la verdadera historia, quien quiera oir que oiga. Nos queman las palabras, nos silencian, y la voz de la gente se oirá siempre. Inútil es matar, la muerte prueba que la vida existe...
QUIEN QUIERA OIR, QUE OIGA (Mignona / Nebbia)

Los tiempos han cambiado, desde la época que Francia era vista como el país de la libertad, la tierra donde los ‘perseguidos’ del mundo entero encontraban refugio. Es cierto que durante décadas, han encontrado refugio aquí, miles de exiliados latinoamericanos que escapaban de las dictaduras militares que asolaron el continente, y también fue muy cierto, que a fines de los años treinta, miles de ciudadanos republicanos españoles encontraron un hogar, de éste lado de los Pirineos.
Pero hace años también que Francia, junto a otros países de la Unión Europea, no tiene (o no quiere) una ley de amparo real, para albergar a los cientos de miles de desplazados que buscan refugio dentro de las fronteras de la Unión.
Dos situaciones, de las muchas que aprendo, me han llamado la atención ésta semana. Por un lado he visto el último film de director francés de origen griego, Costa-Gravas. Este film denominado ‘Edén al Ouest’ en francés, narra las peripecias de ‘Elias’, un inmigrante sin papeles que desea arribar a Paris, la tierra de sus sueños.

Durante el transcurso de su odisea, narrada en forma tragicómica por el director, Elias, de quien nunca se sabe su país de origen, vive aventuras de todo tipo y es utilizado por todo tipo de personajes secundarios. Algunos lo utilizan a cambio de favores sexuales, otros por motivos de solidaridad, otros por motivos políticos. Pero lo que bien cuenta éste film, son las contradicciones del supuesto mundo ‘superior’ europeo. Aquel mundo que, como el norteamericano, vive en un limbo de consumo y bienestar, a cambio de olvidar los mínimos contactos de compasión y solidaridad con los que menos tienen.

Mientras continuaban en mis pensamientos las peripecias de Elías hasta su llegada a Paris, (muy bien la imagen que de la ciudad se presenta … con sus contradicciones y sus mosaicos de culturas actuales), he leído en el diario Liberation de ayer, una nota titulada ‘Square Villemin, petit Kaboul’ (Plaza Villemin, una pequeña Kabul). En éste reporte se narra la historia de unos 300 afganos que, desde hace unos tres años, han tomado ésta plaza del este de Paris (ubicada entre las estaciones de trenes Gare du Nord y Gare de l’Est) como sitio de refugio para pasar sus noches.

Son decenas de adultos y otras tantos menores, que viven en ésta plaza, la cual cobra otro sentido cuando obscurece y los afganos abren sus tiendas (carpas) para pasar la noche, algunos inclusive, solo duermen tapados por algunas cajas y mantas que han conseguido en su largo deambular por las calles de Paris.

Lo que también me ha llamado la atención de éste artículo, es que narra que los inmigrantes afganos lo que desean en realidad es proseguir viaje hacia Inglaterra, ya que ese es ‘el dorado’, el ‘norte’ hacia donde desean llegar. Son muy pocos los que realmente quieren establecerse en Francia y es por ello que la situación se torna doblemente complicada. Estos inmigrantes ‘clandestinos‘, desplazados como muchos otros por motivos de guerra y violencia en sus países, sobreviven gracias al apoyo de algunas organizaciones no gubernamentales, como ‘France Terra d’asile’. Esta ONG trabaja desde hace muchos años por tratar de brindar ayuda en la vida cotidiana de éstos seres humanos, brindándoles comidas diarias, un refugio donde pasar la noche, bañarse o lavar sus ropas, pero también otorga asistencia legal y cursos de inserción en la cultura que los recibe.

Desde 2003 que existe en Francia una ley denominada MEI: ‘mineurs etrangers isolés’, es decir ‘menores extranjeros aislados’ a quienes el estado brinda una asistencia especial: Un sistema de ‘acogimiento’ por parte de una familia local y un sistema de asistencia general mientras permanecen en centros de acogimiento. En 2008, por ejemplo, 686 menores extranjeros han sido beneficiados con éste sistema, de los cuales 475 han recibido simplemente ayuda momentánea (abrigo y alimentos) y 53 han sido confiados a la ‘Ayuda Social a la Infancia’.

De todos modos, el presupuesto anual con que cuentan éstos organismos gubernamentales, no ha recibido una aprobación definitiva por parte del parlamento francés. Así, su situación sigue siendo de gran precariedad.
A su vez, los adultos no reciben casi ningún tipo de apoyo del gobierno y de los 178 mayores que en 2007 han solicitado ser recibidos como ‘asiliados’ en Francia, solo el 31.1 % obtuvieron una respuesta positiva. Es curioso constatar que en noviembre pasado, el gobierno de Francia, conjuntamente con Gran Bretaña, han intentado organizar un vuelo charter, para re-enviar a éstos refugiados de regreso a suelo afgano. Pero el rechazo de las organizaciones que trabajan con ellos ha sido tan expreso, que una vez más han tenido que abandonar el proyecto. Como podremos leer en los siguientes artículos, los tiempos realmente han cambiado en Francia y, como sucede con otros países de la Unión Europea, se comenzarán a ulitilizar métodos que antes se consideraban no propios para una cultura que se cree superior y guardiana de los Derechos Humanos Universales:

Como les contaba hace unos meses sobre 'La invisibilidad de los sin papeles’ que han tomado la Bolsa de Trabajo de Paris, y que todavía sobreviven en situación precaria, son miles las historias cotidianas de personas que tratan de tener una mejor vida en la vieja y rica Europa.

Cabe destacar que la mayoria de éstos inmigrantes, proceden de los países ex - colonias, aquellos pueblos que durante décadas y no hasta hace mucho tiempo, sufrieron en su propio suelo, las injusticias, el estado de abuso, esclavización modernos, el robo de todos sus recursos humanos y naturales, el patrimonio cultural y sobre todo el desmantelamiento de generaciones enteras de culturas que debieron ‘adaptarse’ a la fuerza a un mundo extraño que no les pertenecía. Son los descendientes de esas colonias las que hoy continúan viviendo en forma miserable en sus paises de origen, cuando no en situaciones de guerra permanente y son ellos los que tratan de arribar a éstas antiguas metrópolis colonialistas. Es tan grande la diferencia entre unos y otros, que muchas crónicas cuentan como, por ejemplo en sitios de Africa, pueblos enteros y no solo familiares directos, sobreviven gracias a las remesas de dinero que les envían los que logran establecerse en algún país europeo.

Lo mismo sucede con muchos pueblos Latinoamericanos respecto a los EEUU.

Son décadas de injusticias y mundos que parecen alejarse cada vez más, seguramente algo tiene que cambiar en la historia de nuestros pueblos. El mundo no puede continuar seguir siendo dirigido por líderes que sólo buscan el beneficio propio que les dura solamente durante el término de sus mandatos provisorios. Ojalá éstos pueblos enrriquecidos muchas veces a costa de la sangre y el sudor de otros, algún dia despierten y se enteren que existe otro mundo, que si la historia la escriben los que ‘ganan’, quiere decir que hay ‘otra historia’ que aguarda ser contada, la historia verdadera.

4 comentarios:

Ani dijo...

En estos temas migratorios, Europa se parece cada vez más a Estados Unidos, es lamentable...
Y pienso que con toda esta crisis mundial, se volverán aún más cerrados y xenófobos. Es muy triste como está el mundo...

Gus dijo...

Coincido contigo Ani cuando dices que con la 'gran crisis' Europa se volvera cada vez mas intolerante, pero no creo que el continente se parezca cada vez mas a los EEUU ... en realidad nunca fué diferente, solamente es que nos han vendido una situacion que creo nunca fue cierta.

Han tenido muy buen marketing, pero Europa nunca fue un continente que recibiera 'con los brazos abiertos' a los inmigrantes.
Y si algunos paises lo han hecho ha sido por una mera cuestion economica (necesitan mano de obra barata para mantener sus sistemas) y porque no han podido frenar el flujo de inmigrantes de sus antiguas colonias ...

senses or nonsenses dijo...

malos tiempos para la lírica, y llegarán peores...
se acabó el jodido estado de bienestar (no hay crisis que por bien no venga). no se pueden poner fronteras al hambre, la miseria, la guerra...

anoto tu recomendación del film de c.gavras. qué GUAPO rriccardo scamarcio!!!

buen fin de semana.
un abrazo.

Abrujandra dijo...

Ya estoy buscando la peli para verla.