"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

30 de marzo de 2009

Saint-Cirq-Lapopie y el fuego de mi memoria





"Por encima de muchos otros lugares de América o Europa, Saint-Cirq me embrujó con ese hechizo que te marca para siempre y desde entonces ya no he deseado estar en ningún otro lugar. Creo que el secreto de su poesía es semejante a ciertas iluminaciones de Rimbaud, que es el resultado de un insólito equilibrio en la desigualdad perfecta del terreno. Entre sus tejados te encuentras a ti mismo.Ni enumerando sus otras ventajas se llega a traicionar su secreto" André Breton







Semejante introducción describe muy bien el sentimiento que embarga a muchos viajeros cuando descubrimos Saint-Cirq-Lapopie por primera vez y cuando observamos desde sus colinas, el majestuoso valle del rio Lot.
Continuando nuestro viaje por algunas de las comarcas y pueblos más bellos de Francia, sabes que el camino siempre te puede deparar una nueva sorpresa. Como les he comentado en otros artículos, Francia es un país bendecido por la naturaleza y por la historia, y creo que bien podría dedicar el resto de mis dias en descubrir cada rincón de su geografía, paisajes que nunca dejan de sorprenderme y apabullarme con sus bellezas y tradiciones.
Saint-Cirq-Lapopie es un pueblo absolutamente de aires medievales y cada metro2 de su geografía está clasificado en la categoría mayor de los ‘Plus Beaux Villages de France’, organización que, como les contara anteriormente, reúne en estricta disciplina arquitectónica y cultural, un conjunto de 153 pueblos entre los más bellos de Francia (¿ o tal vez del mundo entero?).
Con reminiscencias de pobladores originarios desde la prehistoria, fue en la época galo-romana que comienza a consolidarse como una comarca codiciada por sus atractivos naturales, su ubicación central y por sus innegables condiciones para asentar poblaciones autóctonas.
Fue, asimismo, durante la Baja Edad Media, que cuatro familias se disputan el control y desarrollo de la región. Estas cuatro familias, provenientes de condados vecinos (Lapopie, Gourdon, Cardaillac y Castelnau) edificaron fortalezas, castillos y casas con una permanencia de algunas de ellas que alcanza nuestros dias. También, como otros pueblos de Francia, fue escenario de las largas guerras entre franceses (católicos) que se oponían a sus eternos rivales ingleses (protestantes) y durante siglos estuvo dominada por uno u otro bando. Fue testigo de cruentas guerras de religión, de aquí partieron grupos de legionarios a unirse en las Cruzadas y durante siglos ( aún lo sigue siendo) constituye parte, una de las paradas, del legendario Camino de Santiago.
Toda su arquitectura es medieval, realizada a base de piedra caliza de la región y madera autóctona. Conserva hoy en dia una singular belleza, otorgada por su ubicación en la ladera de una colina, a cien metros sobre el valle del rio Lot que atraviesa las comarcas.
Fue desde siempre habitada por nobles y artesanos, quienes desde aquí abastecían a las cortes vecinas, y desde el siglo XIX hasta nuestros días atrae a pintores, escutores y viajeros que escuchan sus numerosas leyendas y saben aún de la belleza que guarda sus callejuelas.
Uno de ellos que otorgara fama universal a Saint-Cirq-Lapopie, fue el escritor surrealista André Breton, quien proclamara las palabras que comienzan éste artículo, al quedar totalmente deslumbrado por las singularidades del pueblo:
“…Creo que el secreto de su poesía es semejante a ciertas iluminaciones de Rimbaud, que es el resultado de un insólito equilibrio en la desigualdad perfecta del terreno. Entre sus tejados te encuentras a ti mismo.”
Breton atrajo a sus numerosos amigos que, cómo él, habian dado nacimiento, unas décadas anteriores, al ‘surrealismo’, ese movimiento que influyera en numerosas esferas del arte y que ellos deseaban que otorgara carácter y sentido a la vida misma.
Fue en Cahors, a escasos 25 km de Saint-Cirq- Lapopie, que comenzó en Francia el Movimiento de los ‘Ciudadanos del Mundo’, y fue Breton uno de los que contribuyó a su fama y fortalecimiento.
Los dias 24 y 25 de junio de 1950, el pueblo entero festejó el primer aniversario desde que la región ‘abrazara’ dicho movimiento utópico, y fué durante éstas fiestas, que llegada la masa hasta las colinas de Saint-Cirq-Lapopie proclamaron sus rutas, como ‘Punto cero de las Rutas del Mundo’, simbología que hoy en dia todavía podemos observar:
“En Cahors, para festejar el primer aniversario de la mundialización de la villa, se reunen más de 5.000 personas (casi la totalidad de su población en aquel momento) junto al puente histórico de Valentré. Esta jornadas – pase lo que pase después – quedarán grabadas en la Historia del Lot, de Francia e... incluso del Mundo: Banderas con los colores mundiales flotaron sobre algunos edificios públicos al lado de la bandera tricolor, el pueblo en masa se agrupaba delante del Ayuntamiento para escuchar religiosamente al premio Nobel de la Paz 1949, Lord BOYD ORR, fundador de la FAO, dentro de la ONU, venido desde su lejana Escocía.
El puente Valentré fue testigo de uno de los primeros espectáculos de “Sons et lumières”. Yo mismo había compuesto el programa musical: el primer movimiento de la 1ª Sinfonía de Beethoven estalló con los fuegos artificiales... Después, todo el mundo, acompañado de las delegaciones extranjeras, se encaminó por la “Carretera Mundial nº 1” a las colinas, donde los campesinos había encendido inmensas hogueras de San Juan. Llegados a Saint-Cirq-Lapopie, ante el pueblo medieval, abracé a André Breton que también participaba envuelto por el ambiénte irreal..." (Entrevista con el Doctor Louis Sauvé)
Son numerosas las actividades que hoy podemos realizar en la región. Para los amantes de la arqueología y espeleología, tendremos cavernas prehistóricas y subterráneas que nos enseñan el paso de sus primeros habitantes. Luego observaremos las ruinas de fortalezas que cuentan el trágico destino que las guerras de religión deparó a algunas de aquellas familias reinantes.
Remontaremos en canoa el sinuoso lecho del rio Lot, para observar desde alli la belleza del valle circundante y los otros pueblos que florecen en la región. Podremos realizar vuelos en parapente, para observar desde lo alto, tanta historia contenida en éstos pueblos y el trabajo de los labriegos que hoy siguen surcando el terreno.
Podremos realizar senderismo y maravillarnos con kilómetros de ‘muros’ de piedra y antiguos acueductos, herencia del dominio romano de la región. O si preferimos, tomaremos una excursión en bicicleta por los numerosos senderos que circunvalan el pueblo y si estamos atentos, podremos observar pájaros y pequeños animales que, como en los cuentos violetas, viven armoniosamente en los bosques vecinos.
Tal vez agotados y por qué no?, abrumados de tanta belleza, podremos realizar una parada en algunos de los numerosos museos y atelieres ( Henri Martin) que, acompañados de sus respectivos cafés, nos hablan que, a veces, la mano del hombre también puede contribuir a la armonía general … y por último, ya cuando el crepúsculo nos ha invadido, y luego de observar desde lo alto de su iglesia uno de los mejores atardeceres de nuestras vidas, es cuando entraremos en algunas de las ‘brasserie’ locales, para degustar su gastronomía, acompañada por algunso de los mejores vinos que la mano del hombre haya podido conjurar.
Ahhhhh! Sé que suena muy burgués mi apreciación: pero en Saint-Cirq-Lapopie sientes que valió la pena haber recorrido un largo camino. Haber aprendido y haber sido deslumbrado con tantos atarcederes observados. Pero aquí, en el corazón del valle del Lot, región de Quercy, puedo bien detenerme y construir el resto de mis dias … seguiré viajando, porque es un sentimiento que me ha invadido y ya jamás podré prescindir de él. Pero nunca más volveré a ser el mismo, sabiendo que en Saint-Cirq-Lapopie tendré mi ‘casa’, mi ‘hogar’ con el fuego siempre encendido donde podré reflejar mi memoria.



(Gracias a Guy Cardinal por la fotografía de las delicias de 'scargots' y a Hélene del restaurante y Museo de Vino 'Le Gourment Quercynois' por su ayuda e increible simpatía!)

16 comentarios:

Stultifer dijo...

El plato de caracoles me trajo a la mente buenos recuerdos. Bello paseo por la campiña.

senses or nonsenses dijo...

igual ya te lo he comentado, es posible que ya te dediques a ello, pero harías unas guías de viajes maravillosas. tus crónicas en tu bitácora por les villes francesas son estupendas.

un abrazo.

senses or nonsenses dijo...

me ha encantado el plato donde sirven los scargots...

senses or nonsenses dijo...

pero, cómo eres!!! bueno, lo intento de nuevo: las fotografías bellísimas, el texto sublime, una idea genial empezar el post con el texto de André Bretón. si él, Rimbaud, y tú, decís que hay que visitar Saint-Cirq-Lapopie, hay que ir... ;-)

jo, es que JAMáS vi un plato así aquí para los caracoles (ahora te lo digo en cañí)

me encanta lo que haces, de verdad. y eres muy bueno. posts completísisimos...
aunque diferimos en los Kinks, especialmente esa canción, ...pero si es un clásico.
sin la música británica de los 60, no hubiera existido el Bowie de los 70. fijo.

un abrazo.

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

nononononononoonnnnnn0oooooo!!!

No es real!! pellizcame Gus! esto es un sueño....
Mirá esos campos, las plantas, las callecitas...Medieval?
Un cuento de hadas....

Parece capturado en el tiempo, con un halo de misterio y leyendas...

Y encima terminás con caracoles?
ñam...ñam...!
Qué rico todo!

Te lo dije?
Sos un privilegiado!

Besos y una bella primavera...se me antojó comes queso con vino francés...

Bienvenue!
Muák!

Maribel dijo...

WOW Gus!!!!!
estoy completamente emocionada por lo que has escrito: en los senderos, si nos fijamos bien ... podremos observar pájaros y pequeños animales que, como en los cuentos violetas, viven armoniosamente en los bosques vecinos ...
Al igual que te dice Senses creo que serías un maravilloso escritor de guías para viajes mágicos ... podrías titularlo algo así como viajes para llenar tu corazón

... las fotos que más me han gustado son las de las casas y las de la tienda ... siempre que voy a algún pueblo así entro en las tiendas donde tienen todos los productos de la zona colocados tan amorosamente ... y pienso como Breton .... caminando despacito por esas calles empedradas puedes oír tu respiración y a tu alma agradeciéndote que la hayas llevado a sitios tan fascinantes ...

Sobretodo cuando tengas tu casa rural no dejes de decirlo ... creo que muchos vendremos a verte ... para que nos continúes hechizándonos con tus historias ...
Touché mon ami ... millones de besos violetas ...

Maribel

Mordi dijo...

La pince à escargots y l'assiette à escargots!

Esos dos objetos aparecían descriptos y nombrados en la sección "ce qui me manque" del programa Karambolage: www.arte.tv/karambolage
Tenés que ver ese video!

Qué lindo relato y qué buenas imágenes, Gus!

GusPlanet dijo...

Gracias a mi batallón de soporte por tan benévolos comentarios!
Este mes (como siempre) les estaré girando un cheque a cada uno por seguir 'aguantando' fielmente mis relatos.

Extra cheque para Maribel y una invitación a cenar sobre un barco navegando el Sena: la única condición tienes que venir a retirarlo aqui en Paris!

... aunque a Senses y a Ferípula tambien les estaría haciendo un regalo extra: no están nada mal vuestros comentarios!

... y a mi amigo Mordi en realidad le voy a descontar de su paga semanal, pues es la segunda vez que se 'cuelga' comentando objetos insignificantes que no hacen a mi historia (como pasó en las montañas Atlas de Marruecos con el cartel vial) JAJAJAJAJAJAJA

Una vez más, a todos:
MERCI BEAUCOUP!!

El peregrino dijo...

Maravilloso recorrido por la Francia de los castillos, que sin embargo, no me embruja tanto como la España mozárabe.
Muchas gracias y nos vemos en Saint-Cyr.
Estoy de regreso.

senses or nonsenses dijo...

me has emocionao', boludo (espero que tb sea cariñoso, no?, ;-P))
muchas gracias.
aunque lo del pop y español me temo va a ser inevitable.

abrazos especiales.
...que estoy muy sensible.

Ani dijo...

Este lugar es SOÑADO!
Me encantó la cita de Breton que has incluído.
Dios quiera algun dia pueda visitar Saint-Cirq-Lapopie!

Gracias Gus. Es un placer viajar contigo.

Un beso!

GusPlanet dijo...

Amigo Peregrino: vaya interesante epoca que has mencionado ... a algunos amigos que conozco no les gusta hablar precisamente de ese momento de la historia... lo toman actual, como que van a ser ´invadidos´ por los ´moros´nuevamente.

Pero Senses: no te emociones querido! vamos que somos grandes ...
Feliz Aniversario! :-)

Ani: nunca dejes de sonar que seguro, al cabo de algun tiempo, los suenos comienzan a hacerse realidad. Cuando iba a imaginar que YO iba a recorrer estos paisajes?

CRISTINA dijo...

¡Qué maravilla!
Me encanta tu blog. Me encantan las fotos. Y me encanta el texto.
Buena manera de viajar, de recorrer, de vivir cada lugar del mundo.

Y en cuanto a esos pequeños pueblos franceses...¡son tan bonitos! Aunque éste no lo conozco. Lo apunto como un próximo viaje que espero no tarde en llegar.

Un saludo.

GusPlanet dijo...

Gracias Cristina por tu amable comentario y: Bienvenida al GusPlanet!
Será un placer compartir mis historias contigo y ojalá puedas cumplir el deseo de visitar la región de la Dordoña muy pronto!

Maribel dijo...

Hola Gus,

acepto el extra cheque encantada, cuando vaya a Paris te lo recordaré ... nunca pude imaginar un premio mejor que cenar por el Sena ;-)
un besazo
Maribel

GusPlanet dijo...

Asi es Maribel: aqui estará, tu premio 'encantado' te estará esperando ...