"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

28 de julio de 2009

Catedral Ortodoxa Rusa de París

Ubicada en 12, rue Dura en su intersección con la rue 'Pierre le Grand', en el VIII arrondissement de París, la Catedral Ortodoxa Rusa de París 'Saint Alexandre Nevski' tiene una interesante historia a destacar. Inaugurada el 12 de septiembre de 1861, gracias a la iniciativa de Joseph Vassiliev, capellán de la Embajada de Rusia en París. El padre Vassiliev deseaba equipar a la ciudad con una iglesia digna de renombre, y para ello consiguió donaciones provenientes de toda Europa, e inclusive el zar Alexandre II contribuyó con 150 000 francos en monedas de oro de la época.

Construida en estilo 'bizantino-moscovita' según las propias palabras de Vassiliev, en realidad se trata de dos iglesias. Una baja o cripta donde cada domingo se donan misas en francés y otra en la parte superior que dicta misas completamente en eslavo. El plano en la cruz griega y el mosaico del frontón son de inspiración bizantina, pero los 5 bulbos dorados que se levantan, superados por las cruces ortodoxas con ocho ramas, son de estilo 'moscovita'.

Después de la Revolución comunista de 1917, fueron muchos los rusos que encontraron refugio en París, siendo la Catedral Alexandre Nevski (clasificada Monumento Histórico desde 1983) el sitio común para sus reuniones, a partir de allí se convierte en el centro de los ciudadanos rusos afincados en París.
Pero fueron otros hechos los que destacan la historia de éste edificio en el siglo XX:
El 12 de julio de 1918, Pablo Picasso se casó allí con la bailarina rusa Olga Koklova. Los testigos fueron Jean Cocteau, Max Jacob y Guillaume Apollinaire. Varios artistas rusos principales (algunos no podían volver a Rusia) hicieron que sus entierros se celebraran aquí: el escritor Ivan Tourgueniev en 1883, el músico Féodor Chaliapine en 1938, el pintor Wassily Kandinsky en 1944, el poeta Ivan Bounine en1953, el cineasta Andreï Tarkovski en 1987, así como el escritor Victor Nekrassov. Esta iglesia y la vieja presencia de la comunidad rusa en las calles adyacentes confiere a este lugar un encanto discreto que contribuye al placer de caminar alejados de todo ruido mundano.

Cabe destacar que es posible visitar éste lugar tan destacado, lo único que al tratarse de una iglesia ortodoxa debe guardarse recado en la vestimenta y por ello, tanto hombres como mujeres, debemos entrar completamente cubiertos del cuello a los pies.

2 comentarios:

MIGUEL NONAY dijo...

Impresionante relato gus, como es habitual y fantásticas fotografías.
Es habitual el tema de la vestimenta en los templos religiosos sea la creencia que sea.
Saludicos desde Zaragoza
Miguel
A SALTO DE MATA

M.Eugenia dijo...

¿Kandisky está ahí?.... es uno de mis pintores favoritos.
Saludos