"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

8 de julio de 2009

El 'Real' destino de 'Amboise'

"Porque tal es mi voluntad!" Francisco Iro.

"Durante los reinados de Carlos VIII y de Francisco I (finales del XV, principios del XVI) la fortaleza medieval se convierte en residencia real. La corte y lo más conocido de las letras y las artes de Europa pasan temporadas en Amboise, invitados por los soberanos, como Leonardo da Vinci, cuya sepultura está en la capilla del castillo. Este alto lugar de la Historia de Francia es dueño de una excepcional colección de mobiliario gótico y renacimiento, testimonio del refinamiento artístico del primer renacimiento francés."
El ambiente que rodea al ‘Valle del Loire’ es bellísimo, pero sus encantos actuales se complementan muy bien con el de su pasado, rico en historias y leyendas y protagonizado por guerreros y cautivas que han forjado el carácter de lo que hoy denominamos Francia. Uno de esos sitios claves en el devenir del país es sin dudas el ‘Castillo de Amboise‘ , situado en una colina frente al rio Loire ,rodeado de valles fértiles y un poblado de carácter medieval. El ‘Castillo de Amboise’ es conocido porque durante siglos fue residencia oficial de varios reyes y sus familiares. Construido sobre las ruinas de una antigua fortaleza medieval que databa de los tiempos del rey de los francos, Clovis. Fue aquí dónde, en el año 503 de nuestra era, se reunió con Alarico, rey de los visigodos para firmar la paz. Pero fue sino hasta 1214 cuando Amboise entra en el mundo especial de la monarquía, al convertirse en un feudo del rey de Francia, Felipe Augusto. Fue así como se suceden reyes y su descendencia, varios de éstos delfines y princesas nacieron y se criaron aquí, por eso es que también se lo conoce como la ‘Guardería real de Francia’. Entre otros fue aquí dónde, a la edad de dos años, se instala el delfín Francisco de Valois y Angulema, sobrino de Luis XII de Francia, conocido posteriormente como Francisco I.
Estamos en el siglo XVI y las luchas intestinas entre reinos y comarcas se suceden. La competencia era aguerrida, y las monarquías europeas luchan encarecidamente para dominar unos a otros y tomar control sobre sus territorios.
Fue por ello que el joven rey Francisco I, tuvo que convertirse en un soberano viajero y atenido a varias guerras internas que desangraban sus dominios. En una de esas guerras, viaja seguido a Nápoles, para tomar control del reino que sus antecesores Carlos VIII y Luis XII no pudieron obtener. De éstas numerosas campañas nace el gusto de los soberanos franceses por el arte italiano, considerándose a Francisco I el introductor del Renacimiento en Francia. Fue aquí dónde éste rey, conocido también como el restaurador del arte y las letras, llama a Leonardo da Vinci , ya muy conocido en su época, y lo nombra ‘Primer pintor, arquitecto e ingeniero del Rey’, otorgándole el ‘Castillo de Clos-Lucé’ situado a escasos 500 metros de Amboise (castillo que les describía en un reporte anterior). Hoy se conoce a ‘Amboise’ como la primera expresión del Renacimiento en el ‘Valle del Loire’ y su influencia en el devenir de la historia es fundamental. Tanto por la significancia de las familias que vivieron allí, como por la influencia que ejercieron en toda Francia los años pasados por Leonardo da Vinci en la zona.
Contiguo al Castillo de Amboise se encuentra la 'Capilla de San Huberto' (patrono de los cazadores), de estilo flamígero, se construyó sobre los cimientos del antiguo oratorio de la época de Luis XII y se terminó en la época de su hijo Carlos VIII. Ésta capilla debe su notoriedad especialmente a la presencia del sepulcro de Leonardo da Vinci, muerto en Amboise el 2 de mayo de 1519.
En diciembre de 1539 se alojó en ‘Amboise‘ , Carlos V, emperador de España y gran rival de Francisco I, así como también lo fue su contraparte inglés, Enrique VIII. Pero hoy a Francisco I se lo recuerda por su obra de mecenazgo y su influencia al congeniar las artes del Renacimiento italiano e incorporarlos al francés. Sin dudas fue un soberano progresista en su época. Desde la época de Enrique III cada bez hubo menos aposentos reales en el ‘Castillo de Amboise‘. Con Enrique IV la corte abandonó definitivamente la Turennes por París y desde entonces Amboise fue una simple etapa para los reyes Borbones. El castillo pasó por periodos de abandono y varias fases de demolición organizadas. Luisa María Adelaida de Borbón, duquesa de Orleáns y biznieta del rey Luis XIV lo hereda en 1815, para posteriormente legarlo a su hijo Luis Felipe (en 1821) futuro rey de Francia, quien vivió en Amboise algunos de sus turbulentos años.
Debo aclarar que no soy muy adepto a las crónicas de la monarquías europeas, pero debo reconocer que al recorrer personalmente éstos fabulosos castillos y conocer sus historias, no dejan de atrapar y absorber mi curiosidad. Sin dudas se aprende más de historia y geografía al visitar en persona todos esos sitios protagonistas de un momento que han marcado significativamente el devenir de un pueblo.
Amboise vive hoy una época de esplendor: recorrer las callejuelas del pueblo es pisar baldosas llenas de encanto que respiran ambientes plenos de luz y armonía. El ‘Castillo de Amboise’ y el cercano de ‘Clos-Lucé’ son motivos suficientes, pero no los únicos, para acercanos hasta allí: dejarse llevar por los sentidos y recorrer pausadamente la costanera del Loire, observar el paso de viajeros en sus kayaks, otros en globos aerostáticos, aquellos a caballo y una pareja en bicicleta. Si, no me caben dudas, estamos en el ‘Valle del Loire‘ , uno de los sitios más bendecidos por la historia y la Naturaleza.
Y a brindar por ello con un buen vino local, mientras degustamos alguna exquisités de la región. No encuentro mejor motivo para festejar la vida … mientras pienso en los espirítus de Leonardo da Vinci y Francisco I abrazando la comarca del fabuloso ‘Valle del Loire‘ , quinientos años después que ellos estuvieron aquí!

Quelques Notes:

En el 'Castillo de Amboise' es posible realizar las siguientes actividades:

    • Cena de gala o velada con animaciones
    • Cóctel en el castillo o en el parque
    • Recibimiento personalizado por comediantes con trajes o trovadores
    • Paseo y visita nocturna con excepcional panorámica del Loira
    • Cata de vinos de día o nocturna (en francés, inglés y alemán)
    • Sobrevolar los castillos del Loira en helicóptero o en globo
    • Rodaje de documentales o publicidades
    • Concierto y proyección al aire libre
    • Acogida de coches antiguos
    • Juegos de pistas, …

6 comentarios:

Maribel dijo...

Hola mi príncipe valiente ...
ah!!! sigues inspirándome con tu siguiente capitulo ... ahora un castillo "encantado" de Amboise. Gracias por acordarte de mi estos días en los que estás llenándote todos los ojos de tantas maravillas ...
Me he imaginado con zapatos de época bailando un en una cena de gala ... y al mismo tiempo haciendo rafting en el río ... jajajaja
Qué maravilla las fotos de las calles de Amboise ... que delicia poder tomar un café por esos sitios llenos de historia ...

Sé que Leonardo da Vinci y Francisco I están satisfechos de tu trabajo ... ; -) ...

Un beso violeta de una ninfa que sueña con deambular por la valle del Loira.

Maribel.

M.Eugenia dijo...

Que maravilla, otra vez nos transportas a la historia y nos acercas esta región,cuando vaya ya se lo que haré, cata de vinos y el paseo en helicoptero.
Las fotos preciosas.
Un besazo

CRISTINA dijo...

Si toda Francia es una maravilla, la zona de los Castillos del Loire es excepcional.
He estado en dos ocasiones allí y desde la última, pienso en volver. Los castillos son espectaculares. Su arquitectura, su decoración, sus jardines, su historia es algo que te engancha, pero, lo mejor de la zona es, como tú dices de Amboise, pisar las calles de las ciudades y de los pueblos próximos, entrar en pequeñas librerías, pequeñas tiendas de alimentación con sus delicatessen, sentarse en una terraza o en una plaza... qué gozada.
Bonito post, como todos los tuyos.

GusPlanet dijo...

Gracias amigas por vuestras visitas! Al igual que tú Cristina, me encanta entrar en tiendas escondidas, husmear por ahí qué es lo que venden, encontrar libros que en otra parte sería muy difícil y sobre todo probar TODAS las exquisiteces locales que pueda ...

Ahhhhh mi soñadora Maribel: sabes? cambié de idea. Ya no sería tú 'Príncipe Azul' (igual yo sería un príncipe moreno, bronceado JE!), ahora me apetece ser una especie de Robin Hood justiciero y robándole a los muy ricos señores feudales para repartirlo con el pueblo ... sí, sin dudas en esa épcoa estaría con el pueblo!

CRISTINA dijo...

Ah...hablando de tiendas, bueno, no tiendas precisamente, hablando de inmobiliarias, recuerdo que me hizo mucha gracia ver que además de casitas, apartamentos, pisos, etc, vendían y alquilaban ¡¡castillos!!
¡¡qué bueno!!

Saludos, Gus

Aventurer@ dijo...

Hola Gus !
Me ha encantado el post del Castillo de Amboise, y las fotos.
Los Castillos del Loire es un destino pendiente, pero siempre surje el mismo problema: falta tiempo para visitar todo lo que qisiera ver.
Un abrazo et à bientot!