"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

4 de agosto de 2009

El Castillo de Chantilly: la 'crème de la crème'

"(...) La escritura metódica me distrae de la presente condición de los hombres. La certidumbre de que todo está escrito nos anula o nos afantasma. Yo conozco distritos en que los jóvenes se prosternan ante los libros y besan con barbarie las páginas, pero no saben descifrar una sola letra. Las epidemias, las discordias heréticas, las peregrinaciones que inevitablemente degeneran en bandolerismo, han diezmado la población. Creo haber mencionado los suicidios, cada año más frecuentes. Quizá me engañen la vejez y el temor, pero sospecho que la especie humana -la única- está por extinguirse y que la Biblioteca perdurará: iluminada, solitaria, infinita, perfectamente inmóvil, armada de volúmenes preciosos, inútil, incorruptible, secreta (...)" 'La Biblioteca de Babel' - Jorge Luis Borges ( Ficciones)

Conversando entre amigos, siempre comento, que hay ciudades que son como grandes 'ferias', donde puedes abarcar tantas 'atracciones' como tus sentidos te lo permitan. Así, Londres, Barcelona, Nueva york, Estambul o París son algunas de éstas ciudades 'ferias'. Pero también en mis considerandos entra un país que todo lo puede abarcar y que no cesa de maravillarme a medida que 'descubro' sus encantos y secretos.

A ésta altura mis amables amigos y lectores, sabrán que ése país es Francia donde, desde mi punto de vista, toda su geografía abarca sitios soñados, que me permiten jugar con esa tierra tan bendecida, pero también con su Patrimonio Cultural, el cual ha sido forjado por siglos de guerras, conquistas, sangre, sudor y mucha nobleza ancestral, que no quiere decir que sea buena, pero que ha forjado éste país sin dudas y que aquí, pues la puedes 'tocar'.

Uno de esos sitios especiales de Francia, es sin dudas el 'Dominio de Chantilly', en la región de Oise, a 35 minutos de París. Éste 'Dominio' comprende el 'Castillo de Chantilly', las 'Caballerías Reales' o 'Museo Vivo del Caballo' y los Jardines que los rodean. "Construido sobre un peñón rodeado de agua, el 'Castillo de Chantilly' forma un conjunto de prestigiosos monumentos realizados entre los siglos XIV y XIX por las familias de Orgemont, de Montmorency, de Borbón-Condé y de Orleans. El Pequeño Castillo, construido hacia 1560 por Jean Bullant para el condestable Anne de Montmorency, alberga en el primer piso los grandes apartamentos de los príncipes de Condé decorados en los siglos XVII y XVIII; y en la planta baja los pequeños apartamentos decorados por el duque de Aumale en el siglo XIX.

El Gran Castillo, arrebatado a la Revolución, fue construido por Honoré Daumet sobre los cimientos de la fortaleza de los Orgemonts (siglo XIV) entre 1855 y 1875 para albergar las colecciones de pintura de Enrique de Orleans, duque de Aumale (1822-1897), hijo de Luis Felipe, que donará Chantilly al Instituto de Francia en 1886. El donante deseaba que la presentación del museo Condé no fuera retocada, por lo que las salas de pintura presentan el mismo aspecto que en el siglo XIX: los cuadros están distribuidos en diferentes niveles, colocados marco contra marco y sin atender a ningún orden en función de épocas o escuelas. Gracias a su colección de pintura, Chantilly fue, junto al museo del Louvre, uno de los primeros museos de pintura antigua (anterior a 1850)."

"La biblioteca del Petit Chateau contiene más de 1500 manuscritos y 13.000 volúmenes que incluyen una 'Biblia de Gutenberg' y 'Les Très Riches Heures du Duc de Berry' (700 de los cuales son 'incunables' es decir anteriores a 1501). El parque fue creado principalmente por André Le Nôtre. También contiene un jardín con cascada. Los terrenos dan a la pista de carreras de Chantilly, y las 'Grandes Écuries' (grandes establos), que contienen el 'Museo Vivo del Caballo'.

Según la leyenda, Luis Enrique, duque de Borbón, Príncipe de Condé, creía que se reencarnaría en caballo después de su muerte. En 1719 pidió al arquitecto Jean Aubert que construyera unas cuadras de acuerdo a su rango. Estas cuadras, de 186 metros de largo, están consideradas las más bellas del mundo. Cada dos años, en junio, tienen lugar en los jardines las Nuits de Feu (noches de fuego), una competición internacional de fuegos artificiales."

Pero también por su delicada gastronomía es que conocemos Chantilly. Sin dudas fué gracias a un reconocido chef, de trágico final, quien diera fama definitiva al Castillo. Administrador, anfitrión y cocinero, nos referimos a François Vatel. Reconocido como el mejor cocinero de Francia:

"El principe Condé organizo la fiesta de los “Tres Días”, en su Castillo de Chantilly en 1671 en honor del “Rey Sol” y una selecta comitiva de dos mil invitados, es decir, toda la Corte de Versalles. El objetivo de esa fiesta era conseguir provecho político y económico, para lo cual tenía que lograr la completa satisfacción del rey. Para la organización de ese colosal y frívolo espectáculo teatral en Chantilly se empleó un ejército de profesionales, todos al mando del Gran Vatel. Programa de actividades, planos de ubicación, distribución de las habitaciones según el rango y sobre todo para la conveniencia sensual de los cientos de amantes que desearían cercanía y discreción. Un menú diferente para cada uno de los cinco servicios diarios. La adecuación de las cocinas y los almacenes, los proveedores, etc. todo para lograr el éxito perfecto. Fanfarrias, serpentinas, desfiles de comparsas. Nunca la alfombra roja estuvo tan transitada con la llegada de un rey y su bulliciosa corte. De esta manera se inició el largo programa de actividades, los juegos, las comidas y bebidas, los amoríos... todo discurría como un torrente, más o menos organizado, previsible, controlable. El último día, después de lo que significó tres días seguidos de banquetes espectaculares para los dos mil invitados sucede una demora del proveedor del pescado, (plato principal del tercer día de la fiesta inolvidable), lo que provoca en Vatel la desolación absoluta y se suicida. Era la tarde del sábado 25 de abril de 1671.

De las aportaciones de Vatel a la gastronomía tenemos presentaciones con fuego, agua y hielo. La famosa 'Crema Chantilly', la mantequilla Colbert (mantequilla maître d’hotel con glace de carne). El lenguado Colbert (Juan Bautista Colbert fue consejero y ministro de finanzas), el arroz Condé (pastel de arroz moldeado) y el puré Condé (Puré de frijoles rojos)."

Qué sería entonces de nuestras tortas y pasteles sin la famosa crema que se le atribuye al pobre Vatel ? Sin dudas que éste castillo es uno de los sitios más espectaculares que puedas visitar en Francia. Recorrer sus inmensos jardines, sus fuentes, contemplar sus estatuas y laberintos. Perderse horas en sus salas de exposiciones, con originales de tantos grandes maestros. Soñar con su particular 'Biblioteca' , aquella que Borges escribiera '(...) Cuando se proclamó que la Biblioteca abarcaba todos los libros, la primera impresión fue de extravagante felicidad. Todos los hombres se sintieron señores de un tesoro intacto y secreto. No había problema personal o mundial cuya elocuente solución no existiera: en algún hexágono. El universo estaba justificado, el universo bruscamente usurpó las dimensiones ilimitadas de la esperanza. (...)

Recorrer los pabellones donde se exhibe todo un universo del arte equestre en el 'Museo Vivo del Caballo', contemplar tantas exhibiciones, deleitarse con un espectáculo de arte equestre ... todo es posible abarcarlo en un sólo dia y a tan sólo minutos de París.

14 comentarios:

Vulcano Lover dijo...

A mí la crema chantilly no me apasiona, pero al dominio sí que me apetecía ir alguna vez. En fin, al menos a Francia intento ir casi todos los años y recorrer alguna parte. Lo anoto :-))

MIGUEL NONAY dijo...

Cada vez lo tengo más claro, Gus, el próximo año caen 15 días por Francia.
Fantástico relato, mejores fotos y expresivo vídeo.
Un placer.
www.miguel-asaltodemata.blogspot.com
Saludos.
Miguel

CRISTINA dijo...

Tan cerca de París y yo no he estado nunca en Chantilly.
Tu post está genial: los textos de Borges, esas fotos preciosas y la historia con sus anécdotas!!! No sabía lo del pobre cocinero...eso sí que es amor a su trabajo.

Besos, Gus.

GusPlanet dijo...

Una vez más amigos, creo que los reyes de Francia sabían, cuando construyeron esos fastuosos castillos, que en siglos posteriores iban a ser 'disfrutados' por viajeros de todas partes del mundo ...

Lo que no sabían era que uno los podría recorrer sin ningún tipo de 'remordimiento' o 'reverancia': cada cual que los visite 'a sus anchas' y como le plazca, que ya otros pagaron caro por semenjante monumento!

senses or nonsenses dijo...

y cuando desaparezca la especie humana, que decía Borges, quién disfrutará de estos castillos y leerán todos esos libros?

sabes, eres el mejor embajador de francia posible...

un abrazo.

Aventurer@ dijo...

Magnífico post. Acabo de ver en dvd "Dos en la carretera" y hay una secuencia del Chateau de Chantilly. La biblioteca es sublime y el castillo una maravilla, espero poder visitarlo algún día... Y Borges como siempre...único. Un abrazo et bonsoir!

Mª Mercè dijo...

Bienvenido a mi blog, Gus. Ha sido un placer pasearme por el tuyo y saber cosas que no conocía.

Justo donde empieza tu entrada anterior, hay una foto del Café Tortoni... pues de ahí tengo una foto cantando un tango, acompañando a la cantante!
Y otra, intentando bailar un tango, en la calle Caminito.

Saludos!!

laura dijo...

madre mia ! cuanto lujo !!! creo que me he mareado , jajaja
besazosssssssss

el viajero impresionista dijo...

Grandioso el lugar y genial la historia. La película de R. Joffé que interpretan Depardieu/Thurman recrea la historia del Gran Condé, El Rey Sol y el desgraciado Vatel.

Stanley Kowalski dijo...

En honor a la verdad, se me acabaron los adjetivos para elogiar tanta belleza. Cuanto esplendor,que arquitectura, las fotografias son fantasticas. No se que le pasa al teclado que no puedo poner acentos ni nada. Desole.

Muchas gracias por el comentario, el gusto por este tango lo herede de mi madre.

A bientot, mon ami.

GusPlanet dijo...

Muchas Gracias amigos por sus visitas y comentarios !!
... y gracias por sus aportes recomendando películas que tienen que ver con el tema tratado: ayer mismo alquilé 'Vatel' de Roland Joffé (el director de The Mission y The Scarlet Letter entre otras) y realmente la puesta es 'espectacular', suntuosa. Creo que recrea muy bien esos tres días de 'agasajos' que precipitaron la caída en desgracia de éste genio de la cocina francesa.
También recrean muy bien el ambiente de 'lujuria' y 'decadencia' de la corte de Luis XIV: uno puede vislumbrar porqué años después devino la Revolución Francesa!

GusPlanet dijo...

Ma. Mercé: Bienvenida al GusPlanet! y espero tenerte seguido por aquí como yo estaré visitando tus sensacionales relatos de viajes ...

Aveturer@: anoté para alquilar 'Dos en la Carretera', tengo entendido que es una película de 1967 con Audrey Hepburn y Albert Finney, un clásico, así que trataré de encontrarla en el video club de mi barrio: Gracias !

Aventurer@ dijo...

GusPlanet, en realidad vale la pena visionarla es una buena pelicula que trata sobre el paso del tiempo de una pareja con flashbacks desde el inicio de su relacion hasta diez años después, pero con dialogos muy divertidos, sugerentes pero reales como la vida misma. También es un tour por Francia en general. Así que bienvenue a "Two for the road". Ya me dirás.

M.Eugenia dijo...

Realmente te superas,no tenía ni idea de la historia del caballo. La gastronomia genial, como toda la cocina francesa... que a gusto me comía ahora un chantilly.
Un besazo.