"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

13 de febrero de 2010

Villefranche-sur-Mer en la Ruta de Jean Cocteau


« Picasso, Matisse, Chagall, moi-même, sur cette côte où vivait Renoir, nous avons essayé de vaincre l'esprit de destruction qui domine l'époque, nous avons orné des surfaces que les hommes rêvent de démolir. Peut-être, que l'amour de notre travail les protègera contre les bombes » JEAN COCTEAU



-
Como muchos otros sitios de la Provenza-Costa Azul, nos resulta imposible separar un lugar geográfico de la gente que ha hecho de ellos, lo que son hoy. Y eso supongo que es lo que nos pasa a los viajeros que nos gusta descubrir quién o quienes han habitado y dejado una impronta destacable. Qué región tan bendecida entonces! que no sólo alberga en su seno una de las geografías más identificabes y remarcables del Planeta, sino que desde hace siglos se suceden hechos y personajes que han contribuido a su 'grandeur'.

Uno de esos sitios que no escapan a ese dictamen de la historia, es sin dudas 'Villefranche-sur-Mer', el puerto más destacable de la Costa Azul para grandes barcos cruceros y para esos famosos veleros que tiñen las fotos, postales y retinas de todos los que viajan por allí.

Mencionando 'Villefranche-sur-Mer', podremos inmediatamente asociarlo con Jean Cocteau, un artista francés nacido para romper barreras y estereotipos de su época. Multifacético (poeta, cineasta, pintor, muralista, ceramista, escenarista ...) a quien ninguna expresión del arte le fué ajeno y que en todas sus excursiones buscó la originalidad, dejando su alma expuesta en cada uno de ellos.
Como artista nacido a fines del siglo XIX, en una época de efervescencia y búsquedas expresivas, a Jean Cocteau le resultó difícil abrir un camino artístico muy humano, a la vez que profesaba la religión católica. En gran parte de su arte dejaba expreso su mundo interior abierto a los sentimientos de una sexualidad que no conocía límites ni estereotipos, pero que a su vez 'limpiaba' esos 'pecados' ofreciendo en varias capillas de la región, todo su arte en verdadera convivencia con lo sagrado.
Así fué como en 'Villefranche-sur-Mer' pintó entre 1956 y 1957, unos frescos sobre la 'Chapelle Saint-Pierre' (que data del siglo XIV) inspirado en las vírgenes negras de 'Saintes Maries de la Mer' que la comunidad gitana de toda Europa venera en la Camargue y en las 'Demoiselles de Villefranche'.


-
-

En sus largas estancias en la 'Costa Azul', Jean Cocteau conoció varios sitios emblemáticos, ya que varios de sus amigos residían en la región. Entre ellos un tal Pablo Picasso, con quien compartió largas décadas de amistad y tertulias.
Uno de esos sitios donde encontró la paz y la luz necesarias para sus obras, fué precisamente 'Villefranche sur Mer', un puerto cuya historia (como en todo el Mediterráneo), se remonta a los asentamientos etruscos y romanos, pero que no fué hasta 1295 cuando Charles II de Anjou, conde de Provenza y rey nominal de Sicilia, decide fundar una fortaleza para determinar sus dominios sobre la región.
Luego de siglos de batallas entre los condes provenzales, las casas reales de los reinos de Aragón, los condes de Barcelona, la casa de Saboya, los señores feudales de Piamonte y Génova, los reyes de Francia, y las invasiones de los otomanos, hasta pasar definitivamente a manos de la naciente República francesa, gracias al tratado de Turín de 1860, entre Victor Manuel II de Italia y Napoleón III.
Otro hecho reciente marcaría la historia de 'Villefranche': durante la Segunda Guerra Mundial, las tropas Aliadas desembarcan en su puerto para iniciar la toma de Francia desde el Sur y fué aquí donde la Base naval americana se acentó durante años. Extrañamente o tal vez por ese motivo, el puerto de Villefranche fué paulatinamente abandonado por los navíos comerciales, siendo los años 1979/1981 cuando se realizan obras de envergadura dotándolo con su actual capacidad.
Como su vecina 'Niza' no lograra abastecer a las grandes líneas de cruceros que poseen en la Riviera Francesa algunos de sus amarres habituales, se decide utilizar el puerto de 'Villefranche' como amarre de navíos de grandes envergaduras. Por ello el desfile de barcazas que transportan miles de pasajeros de esos grandes cruceros hacia las costas es incesante, siendo su organización tan perfecta, que no molesta el normal desenvolvimiento de los lugareños.


-
-
Según leemos en la sección 'Marinas' del sitio 'Grandes Esloras':
"Sin extensas playas ni grandes complejos hoteleros, 'Villefranche-sur-Mer' ha podido conservar, con sólo 7.000 habitantes, un aire tranquilo entre el abigarrado bullicio de la Costa Azul. Parece imposible que en la poca distancia que media entre Niza y Mónaco se puedan encontrar aún enclaves tranquilos. La explicación se encuentra, quizás, en el poco espacio disponible que media entre los Alpes y el mar. La construcción moderada, jalonada de villas señoriales y pequeños hoteles ha conseguido preservar el paisaje. Si bien queda poco por urbanizar, la construcción toma en estos parajes una escala humana muy atractiva. Un auténtico alarde, si tenemos en cuenta que el término municipal de Villefranche limita no sólo con el mar, sino también con las célebres ciudades y villas de Niza, Saint Jean de Cap-Ferrat, Beaulieu-sur-Mer y Eze. Y está atravesado también por tres de las carreteras más célebres de la iconografía turística internacional: la Grande Corniche, la Moyenne Corniche y la Basse Corniche, que son las rutas que recorren a distinta altura las faldas de los Alpes con espectaculares vistas sobre el mar."
Si bien Villefranche no sería uno de mis sitios favoritos para hospedarme, sí puede ser utilizada como 'base' para recorrer la región y qué mejor manera de hacerlo, que siguiendo 'La Route de Jean Cocteau':

  • En los 'Alpes Marítimos' encontraremos la 'Villa Santo Sospir' en 'Saint-Jean-Cap-Ferrat', la 'Capilla Saint Pierre' en 'Villefranche-sur-Mer', la sala de casamientos de la 'Alcaldía de Menton', el 'Museo del Bastión' de la 'Villa de Menton' (futuro 'Museo Jean Cocteau'), y el 'Teatro de Cap d'Ail'.
  • En el departamento de Var encontramos los vitrales, frescos y mosaicos de la 'Chapelle Notre-Dame de Jérusalem', en 'Fréjus'. Aunque el artista no pudo ver acabada su obra, fué su hijo adoptivo, Edouart Dermit, quien ejecuta esa obra basada en los planos originales del artista.
  • En el departamento de 'Bouche-de-Rhone' encontraremos el sitio de 'Le Val d'enfer' en 'Les Baux de Provence', donde en 1959 Jean Cocteau filma su última película: 'El Testamento de Orfeo', film en el cual figuran numeros amigos del artista, entre quienes encontraremos a su hijo adoptivo Edouard Dermit, su 'cómplice' y amante Jean Marais, Yul Brynner, Nicole Courcel, Claudine Auger, Henri Crémieux, Daniel Gélin, Jean Pierre Léaud , François Périer, Maria Casares, Francine Weisweiller, Charles Aznavour, Serge Lifar, Françoise Christophe, Alice Sapritche y en la escena de la logia en Les baux aparecen Pablo Picasso, Jacqueline Picasso, Luis Miguel Dominguín y Lucía Bosé.

Sin dudas, Villefranche-sur-Mer es otro de esos puertos donde recalar una tarde y donde, siguiendo la Ruta del maestro Jean Cocteau, podremos vislumbrar parte de la magia de las míticas Costa Azul y Provenza. Quien sabe? dejándonos llevar por la suave brisa del mar, tal vez esa tarde que paseamos por las callejuelas del viejo puerto de Villefranche, tengamos la suerte de toparnos con quien actualemente es, una de las habitantes más célebres de la ciudad: me refiero a mi amiga Tina Turner, quien desde 1987 habita gran parte del año en su 'Villa Anna Fleur', ahí nomás, pegadito al Mediterráneo ... 

Postamigo:  'Encantos de la Costa Azul', por Miguel Angel Cartagena Salgado, de 'Miguel en Ruta'.  
-



Quelques Notes: la vida y la obra de Jean Cocteau resultan muy particulares, un verdadero 'vanguardista', fué un adelantado para su época, trabajando en diferentes áreas del arte. Inclusive el ballet no le fué ajeno, creando piezas para los famosos 'Ballets Russes', ya que contó con la inestimable amistad de Igor Stravinsky y del bailarín Nijinsky.
Nunca tuvo problemas en 'mostar' y 'vivir' su bisexualidad. Ésto, que al principio le trajera problemas morales, fué con el tiempo, el determinante de la temática de gran parte de sus obras. Honrado por importantes universidades ( fué 'Honoris Causa' de la Universidad de Oxford, entre otras), también resultó reconocido por sus mismos pares y por el gobierno francés, siendo el 3 de marzo de 1956 elegido miembro de la 'Academia Francesa de las Letras'...
Inequívocamente, Jean Cocteau fallece luego de una larga enfermedad, el 11 de octubre de 1963, una hora después de enterarse de la muerte de Edith Piaf ...
Para seguir indagando en la vida y obra de éste singular artista, les recomiendo los siguientes enlaces: 'Jean Cocteau en Letras Libres' por José de la Colina, así como las páginas oficiales del 'Comité Jean Cocteau' y de la 'Ruta de Jean Cocteau'.
-

15 comentarios:

bleid dijo...

que preciosidad de fotos Gus, desde luego Francia, es uno de esos paises que uno no puede morirse sin conocer, donde la historia y la cultura fluyen en todos sus rincones.
genial el post
saludos

Mª Angeles y Jose dijo...

Muy buen reportaje, con mucha informacion para culturizarnos.

Las fotos estan llenas de luz ,color nitidez,composicion magnifica,me encanta tu manera de ver el mundo con una camara.

Besos

Pablo Marín dijo...

Oh la la Gus ¡¡¡

Que luz tiene el mediterráneo ¡¡¡

Conozco muchos pueblos mediterráneos de aquí, pero por tus magníficos reportajes estoy conociendo los de la costa francesa y me estan enamorando.

Un abrazo

Abi E. dijo...

Hola Gus, tiene amplia historia Villefranche y no me extraña, por el lugar que ocupa en el mapa y por la belleza de sus calles, que cualquiera puede quedar prendado de ellas a juzgar por las fotos, que por otra parte son estupendas.

Un abrazo
el lio de Abi

Alfonso. (Sevilla). dijo...

Casi había olvidado un soleado día de otoño en Villefranche. El crucero fondeó en el centro de la bahía y nos trasladamos a tierra. Por supuesto que no faltaron las ostras, los moules à la marinière y una botella de Muscadet-Sevre et Maine bien frío. Después, recuerdo aquella chica paseando por la orilla del mar, con su bikini blanco, tan joven, tan rubia, tan deliciosamente sensual... !casi había conseguido olvidar Villefranche!...

angelyyo dijo...

Gracias por tu comentario, desde luego es verdad todo lo que me dices de los Golden y es extraordinaria la relación que se llega a tener con un animal tan noble.
Estupendo tu reportaje sobre la costa Francesa, que desconozco y desde luego al verlo dan ganas de escaparse unos días por esos lugares.
Un saludo.

GusPlanet dijo...

Hola Bleid: como te diría un político francés 'Mais, Monsieur, c'est ça la France!' ...


Ma.Angeles y José: muchas gracias por sus comentarios, no soy para nada un fotógrafo 'profesional' y utilizo una simple cámara digital, pero intento ofrecer una mirada un poco diferente!

Ahhhhhh Pablo: el Mediterráneo es magnífico, así que espero yo comenzar a descubrir más pueblos españoles!

GusPlanet dijo...

Amigo Abi: Villefranche tiene mucha historia detrás, pero no me atrevo a decir que tiene tanto encanto comparada con sus vecinas ... No puedo decir que es el pueblo más bello de la zona, pero bien vale una visita!

Ahhhhhh Alfonso: no sé cuándo fué ese viaje, pero me imagino esa rubia de bikini blanca y no puedo dejar de pensar en aquella cuyas iniciales son BB. Ud. sí que sabe de la buena vida amigo!

Angel: la Riviera francesa bien vale una estadía y más si ud. disfruta de la compañía de su entrañable amigo Golfo, quien no dudo pueda encontrar alojamiento a su medida en la zona!

MIGUEL NONAY dijo...

Las fotos como siempre buenísimas Gus.

Me quedo con la tranquilidad que logra mantener el pueblecito a pesar de la presión turística con esos cruceros que de pronto escupen miles de personas que como si de una marabunda se tratase arrasan con todo lo que tienen por delante.

Un fuerte abrazo, amigo.
A Salto De Mata

Hevia dijo...

Sin duda un buen reportaje; me ha dejado con las ganas de ver ese lugar!!! o mas bien, con las ganas de soñar que estoy allí, con el mediterráneo al lado, sentado en una de las mesas de esas fotos, caminado por esas calles empinadas...
Un abrazo!

M.Eugenia dijo...

Me quedo sin duda con la luz.
Saludos

Intentando recorrer el mundo

Paco Nadal dijo...

Conozco la Provenza, pero muy de pasada. Leyéndote me han entrado ganas terribles de ir a Villefranche. Me lo apunto. Un abrazo

GusPlanet dijo...

Ahhhhhh Migue: tienes razón, pero es otra forma de viajar y supongo que, como en todos los órdenes de la vida, en los cruceros debe haber gente muuuuuuy interesante !

Hevia: Qué bueno que rescates lo bueno de esos sitios. Me sucede cuando visito un lugar así, de 'escaparme' en mi propio mundo (bueno, no me cuesta mucho JAJAJA) y como tú, dejar volar mi imaginación desde la mesa de un café ...

GusPlanet dijo...

Ma.Eugenia: te comparto TODA la luz que irradia el Mediterráneo, no dudo que tú puedas 'llenarte' de ella !


Amigo Paco: como comenté en reportes anteriores, tal vez Villefranche no sea el mejor sitio de la Provenza. Pero sí puede resultar una bella 'parada' en un original recorrido por la región del arte, el vino y la historia !

Sydney dijo...

A mí también me encanta viajar y realizar cruceros desde Buenos Aires!
Los paisajes que se visitan son hermosos y las aventuras increíbles!
Saludos!