"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

16 de marzo de 2010

El día que Madrid me deslumbró



"Alza, toro de España: levántate, despierta. Despiértate del todo, toro de negra espuma, que respiras la luz y rezumas la sombra, y concentras los mares bajo tu piel cerrada ".
Miguel Hernández, 'Llamo al toro de España', en el Año del Centenario del Poeta.

-
Confieso que ésta fué mi cuarta aventura en Madrid en diez años y no fué precisamente una excursión más. Éste fué 'el viaje', cuando Madrid me deslumbró. Siempre creí que los viajes que uno realiza también tienen que ver con el espíritu y las ansias que uno le dispense al hecho de descubrir al otro, al local, al pueblo que nos recibe y que por ello mismo, existen miles de formas y sentidos para describir lo que nos ocurre al caminar, sentir, descubrir, una ciudad por primera vez. Y claro, esa visión que podamos tener, tiene que ver con ése estado de ánimo, con las personas con las que nos crucemos en nuestra estadía y por supuesto, con el medio urbano donde nos encontremos. Que bien puede convertirse en el mejor 'marco' para nuestras misaventuras ...
-
-
Tal vez, un poco de mi recelo en mis estadías anteriores en Madrid, tenga que ver con eso que los porteños sentimos de tan próximo a Buenos Aires, algo que se 'siente en el aire'. El caos del tránsito, cierta arquitectura, una agenda cultural tan amplia, cierto 'desorden' urbano, un idioma que con sus modismos nos resulta tan cercano. Algún argentino que se destaca culturalmente, una tienda donde nos hablen 'en argentino' y nos ofrezcan 'alfajores', y mucha, pero mucha 'empatía' entre los locales y el visitante de la 'Madrid del Sur'. Algo que podríamos calificar como 'una atracción mutua'. Ésta vez me recibió una Madrid con cierto frío atrasado del largo invierno que no se quiere despedir: ¡mejor! ésto me permitió 'refugiarme' en esos cafés tan particulares (¡lástima que se fume tanto!), donde encontré siempre un gesto amable, un sabor cercano, una atmósfera especial. Me refugié en una taza de 'chocolate caliente con churros', encontré reparo en cuanta librería y galería de arte me crusara y siempre descubría algo que me atrayera o deslumbrara.



-








-
Me refugié en la 'Fundación Caixa Forum', donde desde su espectacular arquitectura nos anuncia el singular mundo que esos muros guardan, donde un tal Miquel Barceló me enseñó por primera vez su arte durante la exhibición de 'La solitud organisative', y donde me hizo viajar a las entrañas del Africa negra con sus 'Cuadernos africanos'. Me refugié y me emocioné en las inmensas galerías del museo de una señora de apellido bolengo que me suena a escaleras mecánicas y ascensores, 'Museo Thyssen-Bornemisza', donde nos presentan una exposición única en el mundo, que debería figurar en la agenda de cualquier viajero mundano que se precie de tal. Me refiero a 'Monet y la abstracción', la reunión de cuadros del maestro del impresionismo francés y algunos de sus colegas más importantes de la corriente 'abstracta', que él mismo influenciara y que gracias a la exposición me enseñaran.


Continuada en la 'Fundación Caja Madrid', 'Monet y la abstracción' debería figurar entre una de las cinco exhibiciones más importantes que se desarrollen éste año en el mundo entero. Con una 'mise en escéne' espectacular, acertada, dinámica, que nos educa, nos pasea por los grandes museos y coleccionistas que, algunos por primera vez, muestran sus obras al público. Realmente tardé bastante en reponerme del asombro que me causó la muestra, la cual repito, se las recomiendo a visitar absolutamente.
Ante todo ello, descansé en los jardines de 'Casa Sorolla' y de paso conocí la vida y obra de éste singular pintor que tanto retrató a las clases acomodadas de fines del siglo XIX y principios del XX y que sin dudas es un maestro de la luz y de los paisajes que nos invitan a paseos campestres. Luego de visitar la casa ('y los jardines!) que fueran de 'Don Joaquín Sorolla Bastida' y su familia, comprendí por qué un amigo americano me escribiera 'si vas a Madrid, tienes que descubrir ese oasis en medio de la ciudad ...'.
... y hablando de 'guiris', jugué por un rato a ser uno de ellos, cuando visité un 'tablao flamenco', el 'más legendario de Madrid', entre los '1000 sitios a ver antes de morir', aquel que todos deberíamos visitar 'una vez en la vida': 'Corral de la Morería' se llama, donde el espectáculo nos hiciera transportarnos por un instante a cualquier tablao sevillano, pero que el entorno (la gente y el lugar) nos hiciera despertarnos y hacernos sentir que a veces los 'viajeros más avezados' podemos caer ante el espejismo de saber que nosotros también podemos ser parte del rebaño turístico que compra 'cuentas de colores'.
-
-
Caminé horas y kilómetros, descubriendo que Madrid tiene una arquitectura única y maravillosa, que en pocas cuadras uno puede atravesar siglos e historias, que los años perdidos durante casi todo el siglo XX no han provocado tanto daño y que sus gobernantes, con sus aciertos y errores, la dotan constantemente de esos avances que las predisponen (se me ocurre) a una escala un poco más humana.
-

-
He disfrutado de vuestros festines 'pantagruélicos' y esas siestas legendarias, donde pareciera que el mundo se detiene frente a un sinfín de 'tapas' o frente a un plato de 'huevos rotos con jamón', o un 'revuelto de morcilla' o frente a una auténtica 'tortilla española', platos regados con un buen 'Rioja' y el que lo prefiera de postre un 'flan casero con natilla' o unas sabrosas 'frutas de estación'. Pero claro, antes de 'coger una siesta' vamos al café 'a por unos mazapanes tío que te dejan sin aliento!', donde nuestros vecinos de mesa hablan o mejor discuten, en un tono de voz tan alto, que la mesa de al'lao grita más fuerte para tapar al anterior, entonces nosotros también gritamos (aunque estemos pegaos) y ese caos de voces y discusiones se convierte en una torre de Babel de la diversidad y riqueza de la lengua de Cervantes ...
En fin, no tengo dudas que he estado en España: esa cercanía tan nuestra, esa calidez en el abrazo que aquí en Francia extraño, esa amistad sincera, ese caos generalizado pero donde casi todo funciona, ese discutir eternamente maldiciendo el gobierno de turno y la economía que no acompaña, pero que sin embargo y a pesar de todo, la vida sigue su marcha. Con ese ritmo de pasión y siesta que la acompaña, pero que nos regala en particular, uno de los pueblos más bellos y orgullosos que en toda Europa se puedan encontrar ... y para mí es como haber estado 'con esa familia' que no extraño porque amo el instante presente, pero que cada tanto me gusta visitar.
-


Quelques Notes: Ante todo, lealtad obliga, quiero agradecer a mis anfitriones madrileños por su infinita paciencia y amabilidad. Sin ellos, la ciudad y su gente me hubieran resultado un poco diferentes. ¡Gracias chicos por seguir apostando a nuestra amistad sin 'fronteras'!
Lo que aquí les cuento es una ínfima parte de todas mis sensaciones durante éstos ochos días compartidos en España. Espero en los próximos reportes 'atraparlos' y 'movilizarlos' con mis apuntes y fotografías, cuando regreso de un viaje, siempre traigo en mis maletas, el sabor de las gentes y de la tierra visitada.
Además de Madrid, entre tantas veredas caminadas, tantas 'sobremesas' compartidas con amigos y tanta 'cultura' absorvida, me doné un día (¡siempre me resulta insuficiente!) para visitar la mítica Toledo: era la segunda vez que visitaba éste increíble enclave, que el turismo de masas, no logra opacar ni un centímetro de su legendaria belleza. Y ésta vez fué la increíble 'Catedral de Toledo' la que me cautivó. Me traje la sensación de haber visitado (al menos para mí) el templo más deslumbrante del mundo cristiano. Una sensación sólo compartida cuándo penetré por primera vez en la 'Mezquita Azul' de Estambul ...

13 comentarios:

Aventurer@ dijo...

GUS: Que repaso has dado de Madrid! Siento que lo has disfrutado enormemente porque Madrid en cierta manera puede recordar a Bs As... Comparto contigo que uno percibe el lugar que visitas según el estado de ánimo que tengas,la predisposición para conocer, para aprender.

Me alegra que Madrid te haya deslumbrado en este cuarto viaje. Yo he ido varias veces y siempre esta ciudad consigue sorprenderme.

Coincido contigo en que es una ciudad donde se vive, porque el español es pasional, disfruta con una simple comida, le gusta conversar, discernir, disfrutar de la vida...Y es a la vez una ciudad cosmopólita y de provincias, me encanta esa mezcla de culturas.

Todo buen viajero como creo que eres ha de saber amoldarse a todo tipo de situaciones y no veo impedimento que si te apetece ir a un tablao flamenco, tenga que ser exclusivo de "guiris". Hay que dejarse llevar por las situaciones y por lo que a uno le apetezca. A mi los tablaos me divierten mucho y no por ello me considero menos viajera.

En Madrid suele haber muy buenas exposiciones. Eso lo echo de menos en Bcn.Seguro que en mi próxima visita a Madrid me voy a ver el Thyssen, lo tengo pendiente. Has dado en el clavo con tu entrada. Chapeau! Un abrazo.

bleid dijo...

Hola Gus, genial tu entrada de Madrid una ciudad que tengo la suerte de visitar un par de veces cada año, y que siempre me acaba ignotizando, una de las mejores del planeta....
un fuerte abrazo

ANZAGA dijo...

Me alegra un montón que te hayas sentido bien por aquí... Hoy mismo yo también he visitado la catedral de Toledo, la tengo muy cerca...

Si pasas por "mi paseo manchego" verás que hace algunos años yo también pasee por "otra Mancha". En mi última entrada he dejado algo para tí, espero te guste.

Saludos.

GusPlanet dijo...

Hola Aventurer@: tengo que 'ponerme al día' con tú blog, porque sé que has estado escribiendo sobre Buenos Aires y sus cafés ... y realmente en Madrid un porteño se puede sentir 'como en casa'.

Comparto también (como siempre) tus palabras. Me gusta el flamenco, su ambiente, los tablaos, pero reconozco que con los años y la experiencia, me he puesto un poco 'exigente' en cuánto a los espectáculos que voy a ver y más o menos reconozco cuando un sitio es 'auténtico' o algo 'armado' para la masa ...
Por eso aquí, en el 'Corral de la Morería' disfruté el espectáculo, pero el entorno no ayudó mucho, mucha gente que ni sabía dónde estaban, mucha gente hablando sin parar y jamás dejando que los demás nos compenetremos con lo que se nos ofrece ... una locación demasiado pequeña y con mesas muy mal distribuidas. En fin, seguiré gsutando del flamenco como buen admirador de éste arte!

GusPlanet dijo...

Bleid: amigo, gracias por compartir tú entusiasmo !

Anzaga: cuéntame qué te parece la Catedral de Toledo?
Porque he estado en varios templos (incluyendo la catedral de Santiago de Compostela, el Duomo de Firenze, el de Milano, la Basílica de San Pedro, Notre Dame de París, Notre Dame de Reims, Saint Patrick en New York, etc. etc.) y ninguno de los grandes templos cristianos me ha cautivado tanto como éste ... realmente me quedé asombrado y admirado con semejante alarde de arquitectura!

Maribel dijo...

Querido Gus,

me alegro que estés de vuelta y con las pilas tan cargadas después de tu viaje a Madrid.
Veo que te has dejado embrujar y has disfrutado a tope, como se suele decir aquí.
Yo también tengo ganas de ver la exposición de Monet y además, tengo família allí, así que a lo mejor mato dos pájaros de un tiro ...

Sobre Toledo me la han recomendado, no sólo la catedral, sinó toda la ciudad.

Un beso violeta y feliz vuelta
ah!!!!, que buenos los churros con chocolate, dicen que en Madrid es donde los hacen mejor ... aunque a mi me gustan más los bizcochos que hago yo ... jajajjajaja

el viajero impresionista dijo...

Hola Gus,
veo que disfrutaste d e<madrid. Buen repaso a la Milla de Oro con sus museos y a la gastronomía local. Seguro que cae un quinto viaje. Saludos

Vulcano Lover dijo...

Y un placer conocerte... he echado de menos alguna foto de ese lugar que ahora ya conoces...

Un abrazo, guapo.

Luis G. dijo...

GUS, has hilvanado una crónica maravillosa de Madrid, construida con un ritmo de detalles asombroso y muy elocuente, un vínculo de sensaciones viajeras que me ha tenido enganchado hasta ese final en la deslumbrante Toledo.

Enhorabuena.
UN abrazo.

GusPlanet dijo...

Maribel (mi Hada favorita), cuando vengas a por tú premio en París, obviamente tendrás que traerme una canasta entera de tus bizcochos, y yo te enseñaré a degustarlos al estilo 'criollo': con unos 'mates a la argentina'!

Sí, he dsifrutado mucho de Madrid, los amigos, lo que me iba ofreciendo la ciudad a medida que transitaba por sus calles, el asombro que me producía su imponente arquitectura ... las exposiciones 'callejeras' y las de las grandes salas ... en fin, creo que al fin he abierto mis ojos y mi corazón a Madrid ...

GusPlanet dijo...

Viajero impresionista: caerán un quinto y muchos viajes más, porque si bien no soy un gran amante de las grandes ciudades, me gustan verlas en su constante mutación ...

GusPlanet dijo...

Estimadísimo David: gracias, una vez más, por enseñarme esa librería tan particular ('La Buena Vida' de Fernando Trueba) y el café compartido. Paciencia que ya publicaré al respecto y te estaré enviando las fotos que nos tomamos.

¡Un abrazo grande desde una casi primaveral París!

GusPlanet dijo...

Luis G.: sabe Caballero? con lectores como Ud. es todo un desafío al describir los sitios que uno visita, porque Ud. me inspira para que corriga mi lenguaje y ordene mis ideas.
¡Simplemente Gracias!