"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

16 de julio de 2010

Cannes, finalmente!





"Un esnob (anglicismo de snob) es una persona que imita con afectación las maneras, opiniones, etc., de aquellos a quienes considera distinguidos o de clase social alta; para aparentar ser igual que ellos. Su plural es «esnobs». Deseosos de pertenecer a la élite, los snobs tienden a reproducir el comportamiento de una clase social o intelectual la cual consideran superior. Muchas veces, imitan las características de esta clase, ya sea de lenguaje, los gustos, modas y estilos de vida. Al mismo tiempo, tratan con desprecio a los que consideran inferiores."




Finalmente hemos arribado a Cannes! Me preguntaba, mientras pensaba éste texto, que la vida a veces nos depara sorpresas que no siempre coinciden con el sentido de nuestros sueños y éso precisamente me pasó cuando, finalmente, conocí Cannes. Me preguntaba ¿qué pasó en el medio?, para que el hijo de unos montañeses de la Patagonia argentina, criado entre cerros y cabras, terminara en Cannes, codeándose con la jet-set internacional! JAJAJAJAJA ¿qué nos ha ocurrido? ¿qué fué lo que salió mal? JAJAJAJAJA ...

Pero finalmente aquí estoy, paseando por La Croisette, una tarde de finales de junio, cuando el verano recién repuntaba y ... ¡paren las rotativas que me bajo!




En realidad tendría que comenzar éste reporte dándoles la bienvenida al reino de lo snob, un sitio que obviamente no me invitó a quedarme mucho tiempo, sólo lo largo de una tarde para descubrir cierta atmósfera que ... ¿cómo decirlo dulcemente? me parece que no es el sitio que yo eligiría para pasar mis vacaciones ...




Por comenzar, lo mejor de Cannes es arribar a ella. Partiendo desde Niza por la famosa y alguna vez muy bella 'Route du bord de Mer' o 'La Corniche', ésa carretera que bordea el Mediterráneo y que atraviesa algunos pueblos muy bonitos, como sin dudas lo son Cap-de-Antibes, AntibesJuan-les-Pins.




Sin muchos rastros de desarrollo urbano durante la Antiguedad, no será sino hasta la 'Edad Media' que éste pequeño puerto de pescadores, cobra cierta importancia debido a un par de islas que se sitúan a escasos centenares de metros de sus costas y que fueron la codicia de batallones durante las guerras franco-españolas y franco-inglesas. Esas islas, denominadas 'Iles de Lérins', son 'Ile Sainte-Marguerite' (donde supuestamente residió el misterioso 'Hombre de la Máscara de Hierro'), e 'Ile Saint-Honorat' (con su torre del siglo XI y cinco capillas donde sus monjes se escondieron del asedio de los sarracenos). Hoy constituyen dos 'barrios' más de Cannes y son un raro caso de distrito insular en Francia.


Luego, nada muy importante hasta el siglo XIX, cuando un aristócrata inglés, Lord Henry Brougham and Vaux, grand Chancelier d’Angleterre, se detiene aquí en 1834 al no poder llegar a Niza debido a un brote de cólera en la ciudad balnearia. Deslumbrado por la belleza y tranquilidad del lugar, decide construir una casa 'de veraneo' que deviene la primera de una serie de mansiones que pone de moda a Cannes, entre todos los aristócratas europeos.
Y no fué sino hasta mediados el siglo XX, cuando un pequeño festival de cine, en sus comienzos con pretensiones artísticas y sólo para un puñado de privilegiados, deviene gracias a una impresionante rubia francesa que a mediados de los años cincuenta irrumpe como un volcán en las pantallas de medio planeta, el festival más codiciado y famoso del cine en el mundo.
El 'Festival de Cannes' nunca volvió a ser el mismo desde las primeras apariciones de Brigitte Bardot en su alfombra roja y es, desde entonces, uno de los eventos más aclamados en el mundo y que reúne como todos sabemos, a la crema y nata de la industria del cine internacional.





Hoy Cannes es una ciudad absolutamente mediatizada y ultra publicitada, deviene una marca propia. Es como si la gente viniera aquí a consumir 'Cannes', es decir, el hecho de estar en 'Cannes'. Pero ésta ciudad que hoy nos recibe, se encuentra tan sobre explotada en cuanto a hotelería, restaurantes, salones de juegos, playas privatizadas, donde todo es dinero y mostrar ése dinero, que realmente resulta curioso de observar y nada agradable para restar. Al menos éso sentí allí.

Su famoso 'Boulevard de la Croisette' es atractivo, pero constituye nada más que una avenida que costea a los clubes de playa privados por un lado y hoteles y tiendas de lujo por el otro.


En uno de sus promontorios poseen una torre y museo 'de la Castre' del siglo XI, donde mientras arribamos atravesaremos algo del barrio 'antiguo' que, como todos, posee callecitas y bares muy pintorescos. Una vez allí, podremos tener una muy linda vista del puerto con sus eternos yates lujosos y toda una visión de la ciudad, sus alrededores y por supuesto 'La Croisette'.
Un atractivo 'caza turistas' de la ciudad, es que permanece todo el año la famosa alfombra roja en las escalinatas del 'Palacio de Festivales', donde por supuesto todos los turistas se sacan fotos, y en las paradas de buses del boulevard, han puesto gigantografías de estrellas de cine de todas las épocas. Con murales en numerosas fachadas que recrean escenas míticas del cine y con esculturas de algunas de éstas estrellas, sin dudas aquí el séptimo arte ha realizado un muy buen márketing.






Quelques Notes: lo mejor que he visto en Cannes, son las dos esculturas que he compartido aquí. Expuestas sobre el Bvd de la Croisette, pertenecen a la artista italiana Paola Epifani, comocida como 'Rabarama'. Su obra, esculturas humanas en poses de 'elongación' o 'yoga', han sido expuestas en varias ciudades alrededor del mundo y a mi entender, nos donan una sentido de la plástica y la belleza como no he visto otras. Quedé absolutamente asombrado al observar de cerca éstos seres tan 'etéreos', cuyos gestos me ofrecían una sensación de 'tranquilidad' y cierta paz, entre el inmenso bullicio de una ciudad como Cannes ... tal vez ésta ciudad no sea el mejor emplazamiento para éstas singulares obras, pero por lo menos aquí, constituyen un oasis! He aquí un enlace para conocer a ésta bellísima artista, tan bella como su obra:





13 comentarios:

Lola Mariné dijo...

Estoy de acuerdo contigo: yo tampoco elegiría Canes para unas vacaciones.
Para mi tiene el glamour de los festivales de cine y el mar, que es hermoso en todas partes, pero prefiero Terrasini, el pueblo pesquero de Sicilia donde estaba viviendo mi hijo.
Las estatuas son muy bellas.
Saludos.

Luis G. dijo...

Deslumbrante crónica, amigo Gus, sobre Cannes. Yo me perdería por sus rincones pintorescos, por el barrio antiguo, pero me alejaría de su bullicio, de su ostentosa modernidad..., de sus panoramas urbanísticos que me agobian en cualquier ciudad, aunque se enriquezcan de un sentido artístico.

Como siempre la colección de fotos es muy elocuente, con su diversidad de temas.

Un abrazo,
Luis.

M.Eugenia dijo...

El típico quiero y no puedo, eso es ser un snob, que pena.
Tenía la imagen de una ciudad llena de glamour y veo que todo es negocio, mas pena todavía.
Así que me quedo con las esculturas y con la torre, creo que es la único auténtico.
Saludos

Hevia dijo...

Me temía que Cannes fuese un tanto "pija" o snob, ¡pero no tanto como parece ser en realidad! Aunque tampoco es de extrañar habiendo tantos "aristócratas". No he estado en muchas ciudades, digamos, "esnob", pero en los pocos lugares que he estado que son parecidos la verdad es que, para un viajero o persona normal no es muy agradable; es como si fuese un bicho raro comparado con esa "elite"
Aun así todos los lugares tienen su encanto; aquí en en norte de España decimos que Oviedo sería muy bonita sin los ovetenses. Lo malo es que muchas veces el encanto de una ciudad está muy ligado a su gente, ¿no crees?
Un saludo!!!

Mª Angeles y Jose dijo...

Que derroche de belleza,gracias por toda la informacion que nos brindas,creo que este lugar me gustaria para perderme coon mi camara.

Besos

Ignacio Santana dijo...

Desde luego, Gus, hay que ver cómo sufres, eh???...ja,ja,jaaa!!!

No te voy a mentir, de momento me he quedado con las imágenes y me reservo el reportaje para leerlo con tranquilidad...como se merece!!!

Un gran abrazo!!! ;)

Ana dijo...

Y claro, la antítesis es Patagounia, la maravillosa y natural Patagounia. Donde compran miles de hectáreas porque no quieren a 2 millones de kilómetros cuadrados a nadie. Donde para otros está todo por hacer... todo por explotar. Cielos, que no hagan nada, que ya está todo magnificamente, divinamente, espectacularmente, hecho.
Prefiero la Francia del centro, la del verde y pueblos protegidos.
Me gusta como podés entrar y salir sin machucones de los avatares del turismo.
Abrazote.

ANZAGA dijo...

El verano pasado que dediqué a la Provenza no incluí en mi intinerario a Cannes. Demasiado Glamour para mi... (creo que no me habrían dejado entrar de todas formas...)

Abrazos.

MIGUEL NONAY dijo...

Que pena que una ciudad linda la oculten las ansias de negocio y explotación...

Como M Eugenia, me quedo con la torre y las dos esculturas, y con lo que un día fue esta ciudad marinera.


Un abrazo enorme, queridísimo amigo Gus¡¡¡


A Salto De Mata

GusPlanet dijo...

Gracias Lola por tú visita! Personalmente tanto 'glamour' me apabulla, será que tengo alma de burgués, pero coincido contigo una vez más: lo pequeños pueblos son los que salvaguardan el alma del mar.

Gracias Luis por señalar el lado positivo de las cosas. Las ciudades tienen éso de 'facilidad y alcance' de todo, pero han dejado de lejos el hecho de sentirse un ser Humano pleno, y no un 'ladrillo más en la pared' ...

Ma.Eugenia: supongo que cada uno tendrá su propio barómetro de medición del 'glamour', pero para mí ésto se encuentra asociada a la tranquilidad y paz que puede otorgar un refugio alejado de todo lo mundano. En fin, Cannes no será nuestro lugar de encuentro!

GusPlanet dijo...

Hevia: tienes razón amigo, pero tranquilo, que los 'bichos raros' son ésas élites y no las personas comunes que transcurren su vida fuera del 'foco' de las cámaras y las tapas de revistas ... (bueno, una foto con Naomi yo me sacaría! JE!)...

Ma.Angeles: creo que no has leído mi reportaje y por ello te perdono JAJAJAJAJA, pero sí, tienen algunos lugares bellos, no lo vamos a negar!

Ignacio: a no! ¿tú tampoco has leído mi reportaje? Entonces ¿para qué me molesto en escribir entonces? JAJAJAJA

GusPlanet dijo...

Aaaaaaaaaana! dos cosillas: tienes razón que prefiero que se 'amontonen' aquí y nos dejen la Patagonia tranquila, para la gente local y sus pobladores originales (hay, los nuevos conquistadores!)
... y segundo: 'entro y salgo de los avatares' del turismo sin machucones porque he aprendido a ser un verdadero camaleón. Te disfruto un choripán en cualquier esquina de la boca (... y la grasa crujiente chorreando!), como te bebo un 'cocktail' en el Ritz, JE!

Anzaga: ¿cómo es éso que no te hubieran dejado entrar?, mira que locos persiguiendo insectos se encuentran por todas partes JAJAJAJAJA (es una broma amigo!)

Ahhhhhhhh Migue: así es la vida moderna, los negocios primero y los sentimientos humanos detrás. Pero claro, por ello debemos convertirnos en militantes del turismo social no invasivo!

Ana dijo...

Eso, Gus, te mimetizas en cada rincón, pero no dejás de asomar el hocico o cosa fuere para compartir aquello que con tu nueva piel descubrís, sentís, te asombrás y disfrutás en cada rincón. Y por eso, gracias.