"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

5 de julio de 2010

Grasse, en el reino del perfume


"En el siglo XVIII vivió en Francia uno de los hombres más geniales y abominables de una época en que no escasearon los hombres abominables y geniales. Aquí relataremos su historia. Se llamaba Jean-Baptiste Grenouille y si su nombre, a diferencia del de otros monstruos geniales como De Sade, Sain-Just, Fouché, Napoleón, etcétera, ha caido en el olvido, no se debe en modo alguno a que Grenouille fuera a la zaga de estos hombres célebres y tenebrosos en altanería, desprecio por sus semejantes, inmoralidad, en una palabra, impiedad, sino a que su genio y su única ambición se limitaban a un terreno que no deja huellas en la historia: al efímero mundo de los olores." El Perfume, de Patric Suskind




Ubicada en el centro de la región conocida como los 'Alpes-Marítimos', 'Grasse' debe su reconocimiento internacional a la floreciente industria de la perfumería que, desde el siglo XVIII, desarrolla aquí su labor más disputada. Si bien 'Grasse' cuenta con un importante reconocimiento desde la Edad Media, cuando debió su reputación a la incipiente industria del cuero y sus derivados que se desarrollaban en forma intensiva.
Comerciar con toda la región fué uno de los puntos fuertes que siempre la caracterizaron y debido a su ubicación estratégica, logra el favor de los señores que se disputaban los diferentes reinos en la época. Fué uno de los comerciantes más afianzados en la zona, quien se le ocurriera regalar a Catalina de Médicis con unos guantes 'perfumados', logrando imponer prontamente ésta costumbre en las cortes europeas, produciendo un adelanto significativo en el pasaje de las industrias del cuero (competencia intensiva de Niza y otras ciudades y hasta entonces el fuerte de Grasse) y abocarse a la industria de la perfumería, lo que valiera tempranamente su reputación como la 'Capital Internacional del Perfume'.


 La Provenza cuenta con un micro-clima especial: soleada gran parte del año y bañada con frescas brisas del Mediterráneo. Esta particularidad climática y la dulzura de sus paisajes, la ubicación geográfica estratégica de cada uno de sus pueblos y su inmenso afincamiento en las artes, la arquitectura, la pintura, la escritura y todas las actividades placenteras, motivan que continúe siendo uno de los mejores sitios para visitar. 

En Grasse, que conserva gran parte de su encanto medieval, comenzó la industria de los perfumes tal como la conocemos en la actualidad, y gracias a la reputación de sus fabricantes que todavía hoy viven de ésta actividad centenaria. Pasear por sus calles sinuosas y empedradas, descubrir los aromas que destilan las diferentes factorías y los jardines que los acompañan, nos puede resultar de un placer enorme que se agradece. Si bien hoy la industria de la perfumería se ha dado la mano con la del turismo masivo y gran parte del encanto de la otrora urbe medieval ha dado paso a una concentración de tiendas de dudoso gusto, bien vale la pena descubrir ésos rincones especiales que hacen de su fama más allá de las fronteras locales.


Y entre esos rincones destaca el 'Museo Internacional de la Perfumería', que funciona en un antigua villa del siglo XVII y que nos recrea de forma muy amena y didáctica, la historia del perfume desde la Antiguedad y hasta el siglo XX. Nos puede resultar muy curioso presenciar objetos del tocador femenino utilizados en los tiempos de los egipcios, romanos, griegos o persas. Cómo ésos objetos han evolucionado a través de los siglos y cómo la moda del 'guante perfumado' iniciada aquí en el siglo XVIII determinó la evolución del trato de ésas esencias en el consumo masivo de nuestros días. 


 En Grasse han nacido grandes fragancias que han marcado gran parte de la cultura del ocio del siglo XX: Dior (ver 'ElJardín de Dior perfuma París') y Chanel (ver 'La historia del Chanel n°5 en Grasse') datan el nacimiento de sus perfumes más famosos aquí y sus escuelas de 'narices' (aquellos dotados que determinan las fragancias que se deben usar para la confección de un perfume) tienen renombre internacional. 


Una de éstas casas que más se ha destacado en los últimos siglos es 'Fragonard' (llamada así en homenaje a 'Jean-Honoré Fragonard', un famoso pintor 'rococó' del siglo XVIII nacido en Grasse) y seguramente una visita a su museo y tienda será uno de los puntos fuertes de todos aquellos viajeros que se acerquen a ésta zona. Plagado de turistas norteamericanos, dispuestos a llevarse a casa cofres de dudoso gusto y peor precio, lo mejor de la visita es conocer de primera mano el proceso de fabricación de ésas fragancias y descubrir los objetos de antaño (algunos de los cuales todavía funcionan) y que forman el epicentro de la visita guiada por ésta usina tan particular.

 En fin, completando la visita a sus edificios gubernamentales y religiosos, nos dará un panorama de la actividad intensa que aquí se lleva a cabo. Aunque como sucede en muchas partes de la Provenza-Costa Azul, lo esencial es invisible a los ojos y estará en cada uno de nosotros descubrir cuál será nuestro recuerdo más jubiloso en nuestro pasaje por Grasse y sus mágicos entornos. 


Imperdible e imprescindible nos resultará una visita, a escasos kilómetros de aquí, de los 'Jardines del Museo Internacional de la Perfumería': con el mismo billete del Museo, se pueden visitar éstos jardines que, recreados en pocas hectáreas, rodeados de fincas al mejor estilo toscano (mucho de aquí nos recordorá a la maravillosa región de la Toscana, como lo podemos apreciar en las dos primeras fotos de éste reportaje), nos ofrecen un panorama de los cultivos que se practican en la zona, donde plantas aromáticas y ornamentales se disputan las mejores parcelas y nuestra propia atención.
Hoy la actividad floral de Grasse no se limita solamente a la industria de los perfumes, gran parte de sus flores y plantas aromáticas se utilizan en la industria alimenticia y farmaceútica.
Para deleite de nuestros sentidos y para recrear nuestros mejores recuerdos en sus fragancias, Grasse cuenta con sendos festivales florales: la 'Expo Rose' que se desarrolla cada año en el mes de mayo,  la 'Fete du Jasmin' en agosto, y para el 2011 preparan el '1er festival international de la Parfumerie'

Después, no me digan que no les avisé!




Monumento a Jean-Honoré Fragonard en Grasse

18 comentarios:

Mª Angeles y Jose dijo...

Antes entre y me deje la entrada a medio leer y hace un ratito la reinicie y me encanta toda la informacion que nos regalas a diario...genial, muy buen trabajo.

Besos

Luis G. dijo...

Amigo Gus, me encantaría visitar Grasse, porque con tu crónica, admirablemente expuesta, y las excelentes fotos, a uno le tienta enormemente el deseo de viajar al ingrávido mundo de las esencias y sus "mágicos entornos".

Un abrazo.

Luis.

Maribel dijo...

Querido Gus,

que bonita la explicación del inicio de la moda de los perfumes, a través de unos guantes ... como no podía ser de otra manera, en la Provenza tenía que nacer, entre olores y colores violetas, y flores delicadas.
Un beso violeta desde un atardecer alilado de Barcelona.
Maribel

Lahoravioleta

Begoña dijo...

Interesante entrada, me ha encantado leer toda la información que nos traes sobre el inicio del perfume.

Grasse merece una visita

Besos

el viajero impresionista dijo...

El perfume, tal vez tan importante el continente como el contenido, que también se aprecia en las imágenes. Provenza tiene que ser muy interesante. Saludos y genial introducción.

bleid dijo...

A mi mujer le encantaria ir a este lugar, como buena amante de los perfumes...
asi que me lo apunto gratamente a ver si le puedo dar una sorpresa pronto
un abrazo

ANZAGA dijo...

Tengo que reconocer que me dejo embriagar por muchos aromas, no necesariamente perfumes, pero el olor no es el mejor de mis sentidos. Admiro a gentes que al cruzarse con otros por la calle saben el perfume que se ha puesto en ese día y guardan en la memoria el nombre de decenas de aromas...

Hablando de locos recordarás a Anibal Lecter cuando era capaz de obtener muchísima información sólo oliendo en la distancia...

¿Será que esto de las ensencias más íntimas de las cosas es un poco de locos Gus?... je

En cualquier caso, un proyecto de viaje.

Abrazos.

нαмℓєт dijo...

Es que si leíste El Perfume, no podías dejar de visitar Grasse. Sea o no, cierta la historia de Jean-Baptiste Grenouille, en la novela todos los lugares existen, y también la cultura de la época, eso de que Grasse era la Capital del Perfume, un buen perfumista DEBE pasar por la escuela de Grasse, recuerdo algunos pasajes de la novela. A modo personal, y por ser un amante de las buenas novelas, me hubiera gustado que relatases algo más acerca de la novela y su contexto histórico real, pero bueno, eso lo dejaré para uno de mis post jaja
Definitivamente otro lugar mágico Gus.
Felicitaciones! y gracias por compartirlo con nosotros.

Un abrazo

GusPlanet dijo...

Ma.Angeles: un millón de graaaaacias por ser una seguidora tan fiel!


Amigo Luis: no me caben dudas que Ud. encontraría fantásticos senderos donde poder dejar volar su inmensa imaginación ... y toda la zona de los Alpes-Marítimos presenta escenografías de ensueño.

GusPlanet dijo...

Ahhhhhh Maribel: sabía que ése detalla llamaría poderosamente tú atención! A propósito: has visto la película 'El Perfume'? si no lo has hecho, te la recomiendo enormemente.

Begoña: si, en Grasse nació la explotación de las esencias como las conocemos hoy y desde el siglo XVIII, pero según pude aprender en el Museo, desde la Antiguedad que los seres humanos, y más precisamente las mujeres, que conocen los beneficios de los aromas y han sabido utilizarlas de diferentes maneras a través de los siglos...

Amigo Viajero: Provenza es simplemente espectacular, pero está en cada uno encontrar su propio rincón especial. Grasse no es para nada mi ciudad favorita (demasiado industrializada), pero los pueblos y campos que le rodean son fantásticos.

Bleid: resulta muy interesante recorrer los museos de la Perfumería y de la casa Fragonard, sobre todo por la inmensa colección que nos presentan, de objetos que tienen que ver con ésta singular industria ... te recomiendo que la acompañes en el Museo Inter. de la Perfumería. Para el resto has como yo: una buena cerveza en una terraza a la sombra ... y ver pasar el mundo!

GusPlanet dijo...

Ahhhhhhhhh Ánzaga: tú lo has dicho, un asunto de locos! Según aprendí, la gente que estudia para ser 'narices expertas', asiste a institutos en Grasse, Versailles (considerado el mejor del mundo) o París, y lo hacen por ... diez años!
Luego que pasan severas pruebas de admisión pueden trabajar en las mejores companías de Francia o del mundo entero. Sólo trabajan tres horas por día, porque si no sus 'narices' se agotan y pueden entonces confundir los aromas ...

Personalmente no soy muy amante de los perfumes, quiero decir sí me atraen, pero me parece una barbaridad el precio de los que a mí me gustan. Me duele gastar dinero en algo así, pero como soy tan afortunado ... siempre alguien cae para mi cumpleaños con alguno!

GusPlanet dijo...

Amigo Francisco (el 'Trasandino!), lamento desolucionarte doblemente: no he leído la novela 'El Perfume', sólo he visto la película con Dustin Hoffman, y la Grasse actual me temo que debe ser muy lejana del ambiente que describían en el siglo XVIII. Demasiado industrialización y demasiado 'atrapa turistas' suelto ... pero, pero, como en el GusPlanet somos muy positivos, te diré que vale la pena acercarse hasta allí y visitar éstos museos que describo anteriormente y los jardines y huertas donde han se cultivan ésas flores, materias primas de los famosos perfumes.

Johnny dijo...

Hola Guss,
Interesante entrada, coincido con bleid, a mi mujer también le encantan, podriamos ir juntos los dos a sorprender a nuestara mujeres ,jejeje, solo está a 6 horas de Barcelona.
Magníficas fotos y gracias por la información
Un abrazo

Maribel dijo...

Sí Gus me ha encantado el detalle de los guantes, ya sabes como soy,
te envio este enlace, espero que te guste, aunque no se ve muy bien.
Besos violetas,
Maribel
http://www.youtube.com/user/horavioletasing#p/a/u/1/3qTXz-vCAgA

Aventurer@ dijo...

Hola Gus, que bien nos has llevado de la mano por ese museo que tan bien nos has descrito. Uno de los lugares que más aprecio de Francia es La Provence. Pero no conozco Grasse, espero hacerlo algún dia... maravilloso ese museo y el jardin, es que los franceses cuando se ponen a hacer las cosas, las hacen bien. Sabes que el film El Perfume se rodó en Barcelona? Un abrazo.

GusPlanet dijo...

Johnny: claro, tienen que coincidir en la cafetería de la esquina, porque te aseguro amigo que los hombres no tenemos nada que hacer en ésas tiendas/museos!
Imagínate que te hagan probar perfumes y tengas que comentar cada una de las fragancias: no es para mí! paso de largo! JAJAJAJA

Mira Maribel: a ti te perdono tooooooooodo! JAJAJAJA
(sabes que en un par de semanas estaré visitando a Tina en Zurich? ahhhhhhh, ésa no te la puedes perder!)

GusPlanet dijo...

Hola Mercedes: no sabía que 'El Perfume' se había rodado en Barcelona, porque tengo un amigo italiano (Lorenzo Manccianti) que trabajó en la producción y sé que lo tuvieron entre Rumania y Hungría, pero tú sabes como son las producciones, siempre eligen diferentes locaciones. Ultimamente también filman mucho en Alicante.

La Provenza abarca varios departamentos franceses, y hoy leí un artículo que decía que antaño la Provenza iba desde Cataluña a la Liguria, así que vaya si tenemos paisajes espectaculares por recorrer!

Ana dijo...

Hola!
Quería decirte que me encantó tu blog!
Honestamente entré de casualidad, buscando hoteles en Buenos Aires (de paso si saben como para recomendarme... esta todo copado por las vacaciones de invierno!), Bueno, y tuve la suerte de encontrarme con el sitio, que me encantó, y bueno quería comentarlo :)
Un saludo
Ani