"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

9 de julio de 2010

La 'Villa Ephrussi de Rotschild' en Saint-Jean-Cap-Ferrat


 En pleno recorrido entre Niza y Mónaco, en la Côte d'Azur, se encuentra una hermosísima bahía denominada 'Saint-Jean-Cap-Ferrat', donde localizaremos algunas de las villas y mansiones más espectaculares de ésta región francesa.
Destacándose entre todas, como si fuera la joya de una corona, nos encontraremos frente a la 'Villa y Jardines Ephrussi de Rothschild', legada por su propietaria al estado francés desde su fallecimiento en 1934 y punto de referencia de una visita inolvidable.
Pero qué es lo que nos ofrece de diferente éste lugar? en la 'Villa de Rothschild' encontraremos una construción fastuosa de arquitectura renacentista italiana, que recuerda la 'Belle Epoque' en la zona, ubicada en uno de los sitios más privilegiados de la región, pero sobre todo son sus jardines lo que llamará la atención de todo amante de la botánica y el paisajismo.
Según nos cuentan las crónicas, su antigua propietaria Béatrice de Rothschild, miembro de una de las familias de 'banqueros y mecenas más influyentes de su época' (¿?), mandó construir en 1905, una villa 'a la italiana' que compitiera con la de sus vecinos, entre los que se encontraba el nefasto rey Leopoldo II de Bélgica (propietario en su época de, entre otros 'bienes', lo que hoy conocemos como la República D. del Congo').

Así, y sobre siete hectáreas que miran hacia el Mediterráneo, mandó construir un palacio que recordara al Renacimiento italiano, rodeado de jardines de diferentes partes del mundo, rememorando sus viajes  alrededor del globo.






 Más allá de la historia de éste lugar, los que hoy podemos visitarlo y nos puede llamar la atención, son sus nueve tipos diferentes de jardines: comenzando por apreciar la magnífica vista sobre 'Saint-Jean-Cap-Ferrat' y la vecina 'Villefranche-sur-Mer', nos toparemos con un 'jardín español', que se compone de un sistema de canales, una gruta , pérgola y todo tipo de plantas acuáticas. Realmente espectacular!
Luego seguiremos un recorrido muy bien señalizado por un 'jardín florentino', donde abundan los cipreses que rodean una gruta, donde encontraremos una fuente que abraza un 'efebo' de mármol de Carrara.
Posteriormente aparece frente a nosotros un 'jardín lapidario', denominado así por las gárgolas y bajos relieves traídos de edificios religiosos de toda Europa. Aquí sobresalen las azaleas y las camelias japonesas, entre muchas otras.


A continuación nos toparemos con el 'jardín japonés', réplica de los jardines que abundan en Kioto, y concebido con un aire zen para que podamos apreciar la bahía y los veleros que la circulan.

Arribaremos entonces al 'jardín exótico', donde encontraremos una de las más grandes colecciones de cactáceas de toda Europa, un sitio para perderse durante horas, tan sólo para apreciar la variedad de éstas plantas tan particulares y sus formas sinuosas.
A un costado de allí se encuentra un magnífico'rosedal', uno de los atractivos más importantes de la Villa, compuesto de miles de ejemploras de rosas 'creadas' especialemente para éste jardín y que nos ofrece tal vez, la mejor de todas las vistas de la zona.
Sobre un camino opuesto al 'rosedal' encontraremos el 'jardín provenzal', compuesto de pinos y olivares, caminos rodeados de lavandas y plantas aromáticas, tal vez el jardín más adecuado a la región mediterránea.
Por último  y arribando al otro lado de ésta colina, nos toparemos con el 'jardín a la francesa': un canal que nos conduce directamente al salón principal del palacio y que se encuentra rodeado de flores y plantas ubicadas en forma simétrica, con algunos laberintos y pasadizos, a su vez rodeados de palmeras exóticas y flores que varían según la estación del año donde nos econtremos.


En una pequeña laguna, que dona a éste canal, se encuentra una magnífica fuente de aguas danzantes, donde cada día y cada veinte minutos, ofrecen un espectáculo de música clásica y las aguas que danzan al compás de sinfonías y óperas que varían diariamente. La tarde que lo visité, acompañaba el espectáculo, los acordes del 'Bolero' de Ravel, sinceramente inolvidable! (haciendo click aquí: 'Fuentes Musicales', podrán apreciar un video nocturno sobre éste espectáculo).

En cuanto al interior de la 'Villa de Rothschild', nos llamará la atención el poderío económico de sus antiguos propietarios y lo bien conservado y gestionado que se encuentra su patrimonio mobiliario, pictórico y decorativo, legado al 'Instituto Cultural de Francia' y a una asociación de amigos que velan por el mantenimiento del esplendor de éste singular palacio.






10 comentarios:

Begoña dijo...

Hola Gus

Hace un momento estaba escribiendo un comentario dónde decía lo mucho que me gustan los nenúfares y sobre todo su flor...que casualidad!

Una completísima entrada, siempre se aprende visitando tu blog.

Felicidades

Besos

Luis G. dijo...

Amigo Gus, quedo altamente fascinado ante tanta belleza. Me agrada mucho seguir tus visitas, porque ilustran mucho. En ésta hasta exhalan el aroma de los jardines de esas bellísimas mansiones. Que lujo, madre mía. Y cuanto arte.

¡Fantástica entrada!

Un abrazo,
Luis.

Susana dijo...

Gus tus posts me parecen tan elaborados que da gusto el contenido como el continente (me refiero a las fotos tan espectaculares). Si existe alguna asociación de bloggers merecés el 1°premio.
NOTA:te comento que mi nombre de usuario es Susanabart, te explico esto porque no sé que estoy haciendo mal pero no puedo ingresar

Susana dijo...

Bueno, mi comentario apareció con el nombre de Susana, es igual espero que me identifiques por este o por el de Susanabart cuando te escriba en otra oportunidad.

Aventurer@ dijo...

Hace unos veinte años o mas visite Niza y Montecarlo pero no estuve por Cap Ferrat, asi que tendré que volver, tenia conocimiento de esas mansiones de lujo, creo que vale la pena ir,los jardines son una maravilla. Además este post apetece ahora que estamos en verano. Por la costa que lo rodea hay calitas para perderse. Es así o son solo privadas?

el viajero impresionista dijo...

Menudo "chozo" como dicen por aquí. Espectacular (el patio no digamos) y lo mejor de todo es que se puede visitar. Un saludo.

GusPlanet dijo...

Hola Begoña: a mi también me gustan mucho los nenúfares, me parecen de una belleza sublime, siempre los encuentras en estanques, y aquí tuve la suerte que varias de sus flores se encontraban abiertas, así que tengo una colección de buenas fotografías!

Don Luis: muchas gracias a Ud amigo por 'seguirme' y estar atento a cada reportaje ... el próximo destino creo que le será más interesante aún!

GusPlanet dijo...

Hola Susana: Muchas gracias por tus amables palabras y Bienvenida al GusPlanet! Espero contar seguido con tú presencia por aquí y no defraudarte con mis próximos reportajes!

Mercedes: hace veinte años seguramente ésta zona era muy bella, tal vez mucho más que ahora, ya que son tantas las construcciones ... Algunas calas son públicas, pero son las menos, la mayoría pertenecen a éstas grandes mansiones, en las cuales sus propietarios arriban en yates, por supuesto!

Amigo Impresionista tú lo has dicho: 'Espectacular', los jardines y las vistas que obtienes desde ellos es algo de una belleza absolutamente indescriptible ...

Lola Mariné dijo...

Precioso, sería un buen sitio para escribir buenas historias.
Muy buenas fotos.
saludos.

Maribel dijo...

Qué preciosos jardines, encima tienes para escoger, que maravilla visitar esos rinconcitos.
Sobre el vídeo que te envié, lo que quería que me perdonaras es imitar a tu querida Tina, ya que sé que es imposible de imitar, sólo era un homenaje ;-)
Espero que te gustará. Aunque lo pasarás mejor en el concierto de Zurich.
Besos violetas,
Maribel

Lahoravioleta