"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

13 de agosto de 2010

Chateauneuf-en-Auxois, finalmente la Borgoña!



"(...) Et c'est, en effet, le sens méme de tout ce pays et de toute cette histoire de la Bourgogne! Elle fut grande de tout ce qu'elle reçut et transmit. Elle est essentiellement l'intermédiare entre le Nord et le Sud, entre les riants pays de la Méditerranée et les terres brumeuses du Nord." (Gaston Roupnel, La Bourgogne).





He aquí y finalmente la fabulosa Borgoña!
Permítanme decirles, estimados amigos, que aquí me siento en lo mío: una de las regiones más bellas de Francia, muy cerca de París, pero lo suficientemente lejos como para conservar su carácter de 'campiña', sin grandes modificaciones en los últimos siglos. Una historia tumultuosa, que se remonta a los tiempos de los celtas, luego los galos, los romanos, los galo-romanos, los germánicos, los duques de Borgoña y finalmente los francos ... todos éstos pueblos con algo en común: trabajar la tierra, las colinas, y crear desde hace siglos, algunos de los mejores vinos que se puedan saborear en ésta parte del mundo.

Gevrey-Chambertin, Vougeot, Vosne-Romanée, Nuits-Saint-Georges, Aloxe-Corton, Beaune, Pommard, Volnay, Puligny-Montrachet: he aquí el nombre de algunos pueblos y de los 'grans crus' que ellos invocan. Parcela por parcela, muro por muro, colina tras colina, todos éstos pueblos atravesados por colinas legendarias y viñedos hasta donde la vista nos alcance. Amigos, permítanme decirles una vez más, que las colinas de Borgoña resguardan una belleza sublime.

El justo paisaje que, acompañado por la labor de los hombres, ha sido modificado a través de los siglos, pero que aquí no ha perdido jamás su carácter y belleza. Algunos castillos por aquí, granjas por allá. Algunos canales navegables que se comunican entre sí y que permiten que los tres grandes ríos que atraviesan la región ( el Loire, el Saône y el Ródano) sigan transportando, como desde los albores del tiempo, el trabajo artesanal de los cientos de habitantes de los pueblos diseminados a través de toda ésta vasta región.


El primer pueblo que tuve el placer de descubrir en la región fué Vézelay (no dejen de leer y ver las fotografías del reporte 'Vézelay y el esplendor de la Borgoña!'), con su famosa basílica casi milenaria, alto trayecto del Camino de Santiago (como debía ser, claro!).
Cada vez que atravesaba la región, camino a la Provence y la Costa Azul, siempre me preguntaba: ¿cómo es posible que todavía no descubra ésta mágica comarca en toda su extensión?. Bueno, algo de éso comencé a realizar cuando, de regreso a París luego de mi estadía en Zürich (ver 'Zürich, la bella'), me detuve frente a uno de ésos numerosos castillos que desde la autovía nos permite soñar con otra época, otro mundo, y sabiendo que seguramente detrás de ésos muros se descubrirían historias fantásticas. Así fué como llegué a 'Chateauneuf-en-Auxois', ubicado en la cima de un promontorio.

El castillo de 'Chateauneuf' pertenece a ésa estirpe tan 'bourguignonne', de los castillos comenzados a levantar en los primeros siglos de nuestra era y que alcanzan su esplendor con el advenimiento de la Edad Media.



Ésta tierra ha visto tantas guerras de religión, de poder, tantos pueblos queriendo conquistarla ( muchas de las terribles guerras entre los hunos de Atila y los bárbaros pueblos germanos se han llevado a cabo por aquí!), y siempre salir adelante que nos resulta un milagro que aún conserven tantos encantos y sea valorado de tal forma su patrimonio histórico, cultural y de quehaceres artesanales.

 'Chateauneuf-en-Axois' debe su nacimiento a la dinastía de uno de los señores que dominaban en la región: Jean de Chaudenay, quien decide erigirlo en honor a su promogénito, como era la costumbre en la Edad Media. Varias generaciones de ésta familia se suceden aquí, pero la última sobreviviente, Caterine de Chateauneuf es condenada a morir en la horca en 1457, poniendo punto final a ésta casa centenaria. Luego se suceden varios propietarios, como Philippe Pot, consejero del rey 'Felipe, el Bueno' y futuro gran Canciller de la Borgoña. Clasificado como Monumento Histórico desde 1894, fué recién en 1936 cuando su último dueño, el Conde de Vogüe lo cede al estado francés.

 Alrededor del castillo y de la iglesia gótica que lo abraza, ha surgido un pueblo que ha sabido conservar su carácter y su patrimonio arquitectónico, lo que le ha valido ser clasificado entre 'Les Plus Beaux Village de France', ésa denominación que agrupa una serie de solamente 152 pueblos con menos de 2000 habitantes y que son protegidos entonces, como los pueblos más bellos de todo el país. Una clasificación difícil de obtener, pero que Chateauneuf-en-Auxois bien la merita.


20 comentarios:

Luis G. dijo...

Amigos Gus, cada nueva entrada tuya me maravilla más. Que placer descubrir las bellezas de la Borgoña, con su cautivante placidez, con su carisma atávico, con sus espléndidos colores, con su admirable patrimonio cultural e histórico.

Gracias por aportarnos tantas riquezas paisajísticas y culturales, y de sugerirnos sugestivos objetivos viajeros.

Un fuerte abrazo,

Luis.

MIGUEL NONAY dijo...

Que maravilla Gus¡¡ me encantan las praderas, es la naturaleza en plenitud, y, realmente parece que no exista nada en muchos kilómetros a la redonda.

Precioso el legado de tu padre, y más bonito aún el reconocimiento que le haces.

Me has emocionado, Gus.

Un abrazo muy muy fuerte¡¡


A Salto De Mata

Ana dijo...

Por fin, Gus! El verde, el cielo, la campiña francesa que disfruté tanto. Te sigo ahora mas entusiasmada. Qué fabulosos vinos estarás tomando!
A ver si nos subimos a la bici eh? O las sacaste a pasear? ja. Si ves algún castillo que necesite alguna reina avisáme. Con tiempo, para producirme.
Un abrazo.

Mª Angeles y Jose dijo...

Que bonitos paisajes...gracias por mostrarnoslo y dejarnos disfrutar un poco con tigo.

Besos

Begoña dijo...

Qué cielos, qué prados, qué castillos, qué rincones...Cuánta belleza, amigo Gus

Gracias por estas entradas que nos hace viajar de tu mano

Un fuerte abrazo

GusPlanet dijo...

Aaaaaaah don Luis! aquí me siento 'en lo mio', ésta es la Francia que me gusta y la que rescato y és a todos ésos prados donde pertenezco...

Migueeeeeee: gracias amigazo por compartir tú emoción y tus sinceras palabras. Tambien me llega lo tuyo!

GusPlanet dijo...

Ana del Sur, condesa de los vientos patagónicos: tú no necesitas ningún castillo foráneo, tú reino lo tienes en las manos y es a él al que te debes ... si no, ¿quién me pondrá al tanto de lo que sucede en ésas comarcas donde reina el viento?

(La bicicleta roja es la mía y con ella he recorrido media Europa!)

Ma.Angeles: no disfrutes 'un poco' amiga, tómalo todo que con enorme placer te lo ofrezco!

Begoña: sueño con ver ésos prados, esos caminos, ésos castillos a través del lente de tú objetivo. Estoy seguro que tú sí sabrás 'robar' el alma de ésas regiones!

Ignacio Santana dijo...

Cuánta historia y cuántas maravillas encierran estas tierras...y cuánto aprendemos viendo y leyendo tus fabulosos reportajes...aunque también, cuánta envidia que nos das a más de uno, ja,ja,jaaaa!!!

Un gran abrazo...siempre es un placer visitarte!!! ;)

Lola Mariné dijo...

Vaya, lo unico que sabia de la Borgoña es que tenian buen vino.
Gracias a ti he aprendido un poco mas y he comprobado que es muy bonito.
Saludos.

Ana dijo...

Eso de condesa me gustó. Me permite interactuar mucho más y mejor que con un pesado reinado en la cabeza.
Las gaviotas, loros, flamencos, delfines, guanacos, lagartijas y demás que habitan las costas y paisajes infinitos de vientos y distancias me mirarán con asombro cuando les cuente que me han nombrado condesa. ¿y quien te ha hecho creer eso? preguntarán (posiblemente recordando desconfiados a aquel príncipe de la patagonia que les vino con lo mismo) Y yo les diré que abdiqué mi corona de un reinado en un majestuoso castillo en Francia por la propuesta de un hombre del planeta que sólo pide le ponga palabras, le haga llegar un poquito de éste aire del sur que respiro.
En letra chiquita, quizás no lo advirtiste,Gus (já) amplié la jurisdicción a cualquier comarca que me encuentre, que siempre, más allá del sur, será mi lugar.
Un lindo trato. Me gusta.
Gracias.

Ana dijo...

Perdon... una preguntita,y ya me voy. ¿Esa amarilla que tenés encima, no será de alguna reina de rígida peluca empolvada que juega a ser Catalina de Médicis para catapultar de su reinado a Diane de Poitiers? No ¿no?

Abrujandra dijo...

Ey Floro (te juro que sé de la existencia de un hombre con ese apodo por el nombre...Floridor...sí, así se llama) ...Suiza me gustó mucho. Ya curada y en proceso de resurrección me animo a volver a los comentarios que tan innjustamente había dejado de hacer por estar falta de palabras.
Si no hay nada bueno para decir, mejor callarse.
Te mando un abrazote fuerte.

M.Eugenia dijo...

Paisajes preciosos, castillos impresionantes y buen vino..¿Que mas se puede pedir?

Saluods

Mª Mercè dijo...

¡Tan cerca que tengo Francia y qué poco la conozco!

Suerte que estás tú para que, de tu mano, pasee por esas preciosas calles llenas de Historia.

Un fuerte abrazo, querido amigo!

GusPlanet dijo...

Ahhhhhhhhh Ignacio: uds están muy cerca amigo, sólo busca un vuelo y vente con la flia. a recorrer la fabulosa Borgoña, estoy persuadido que no saldrán defraudados!

Estimadísima Lola: la Borgoña es una regi+on geográfica, pero también un sentimiento, con tantas historias pasadas, con tantos pueblos encantados. Absolutamente a descubrir!

GusPlanet dijo...

Aaaaaaaana! Mi 'condesa de los vientos', gracias por hacerme pasar un rato tan agradable leyendo tus palabras y me encanta que te hayas hecho 'cargo' del asunto! Te aseguro que condesas como tú ya no se consiguen! JAJAJAJA

Lamento desilusionarte con tus aires de revista 'HOLA', ésa bicicleta amarilla pertenece a un guerrero de hierro belga ( ... pero de Flanders!), los otros amigos que participaron del 'Iron Man' de Zürich tomaron otro camino de regreso a casa ...

GusPlanet dijo...

Abru, como siempre cha'miga, tienes toda la razón!

Ma.Eugenia, deseo pedir algo más: que estés tú presente para poder compartir éstas maravillas y las que seguramente tú tienes para mostrarnos!

Ma.Mercé: muchas gracias por tus cálidas palabras. Para mi es un honor que me visites, porque con el inmenso trabajo que tú realizas, mostrándonos tantas veces el sufrimiento de mucha gente, me siento como 'banal' con mis relatos ... pero claro, de éso se trata vivir, no? los dos extremos tal vez se compensen ...

bleid dijo...

Precioso Gus
la verdad es que desde que fui a Carcassonne, estoy muy interesado en visitar Francia, y con lo que nos enseñas, cada dia mas
cuando tenga unos dias libres, ya te pedire informacion para acabar de hilar la escapada
un fuerte abrazo, yespero las proximas

Abi E. dijo...

Hola Gus, mas de dos meses sin pasar a verte, (ni a ti ni a nadie), pero tu has estado ahí incluso felicitandome por el aniversario del Blog, cosa que incluso a mi se me habia pasado.

Veo que sigues en plena forma con tus reportajes tan fantásticos, con los que podemos disfrutar de lo lindo.

Un fuerte abrazo

El Guisante Verde Project dijo...

Gus!, voy como Pulgarcito, dejando comentarios por tus post!, no me da tiempo, jajaja. En fin, hemos dejado Suiza, con pesar, hay que decirlo, y llegamos a, como dices, una de las regiones mas bellas de Francia, con una historia interesantísima además.
Tengo muchas ganas de recorrerla, de ver Vézelay especialmente. Ahora un poco más cerca.

Un abrazo!