"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

3 de septiembre de 2010

Aigues-Mortes o cuando palpamos la historia

"Si alguien se atreve a hablar mal de la fe cristiana, tendremos que defenderla con la espada, y les debemos dar la espada en el estómago, hasta donde les pueda entrar" Saint-Louis, rey de Francia

Una vez más nos desplazamos hacia el profundo sur de Francia, ésta vez nos referiremos a un pueblo fabuloso, que entre sus murallas esconde los secretos de, entre otros, los legendarios Cruzados.

Situado en el departamento de Gard, en la región de 'Languedoc-Roussillon', en el sur de Francia, 'Aigues-Mortes' ha sido testigo de cómo los hombres, desde siglos ancestrales, ha ensayado dominar la naturaleza en el aprovecho de sus mejores recursos.
Zona de pantanos y maresmas, de salinas y profundas planicies, Aigues-Mortes (que en español signifca 'Aguas Muertas') no fué muy habitada hasta que el emperador Carlomagno construye (siglo VIII) en lo que hoy es éste bello pueblo, una Abadía para continuar fortaleciendo las fronteras del 'Sacro Imperio Romano Germánico', en detrimento del 'reino de Aragón', cuyas fronteras llegaban hasta la cercana Montpellier, y del 'reino de Inglaterra', que se extendía hasta la cercana Aveyron.

Sin embargo fué recién en 1240 que el rey Louis IX (hijo de Louis VIII de Francia y de Blanca de Castilla!) decide extender éstas fortificaciones y fundar un puerto, Aigues-Mortes: el primero que tendría el reino de Francia, pues en aquellos tiempos las aguas del Mediterráneo llegaban prácticamente hasta allí.
Lo curioso de todo fué que Louis IX deseaba 'abrir' ésta puerta al mar, para poder llevar a cabo dos de las más grandes Cruzadas contra los musulmanes que habían tomado posesión de Tierra Santa.
Efectivamente, desde Aigues-Mortes partieron la VII° (1248) y VIII° (1270) Cruzadas, ambas con destino al Norte de África, Egipto y Túnez respectivamente.
Louis IX mandó construir una muralla con sus respectivas torres, para protección del nuevo burgo y cuya perfecta simetría y construcción todavía nos deslumbran.

El comercio desde éste puerto floreció durante dos siglos, y pronto Aigues-Mortes conformó una parte importante del fortalecimiento del reino. Pero en 1481, fecha cuando se incorpora la Provence al reino de Francia y Marsella pasa a formar parte del mismo, es que Aigues-Mortes pierde ventajas en detrimento de la ya por entonces, gran metrópolis mediterránea.


 Hoy, no sólo podremos ser testigos privilegiados de aquella majestuosa fortificación, sino que también lo seremos de una de las actividades que desde entonces se desarrolla en la región: la salitre, el trabajo anual del recogimiento, limpieza y depuración de la 'sal de la Camargue', que continúa gozando de gran preferencia en la gastronomía francesa.
Con una clima excepcional todo el año, Aigues-Mortes me maravilló por sus bien preservadas murallas (consideradas unas de las mejores conservadas de toda Europa) y por su naturaleza tan particular que resguardan sus ancestrales canales y sus pantanos conocidos como 'Camargue', tierra de anide de millones de aves migratorias donde reina el 'flamenco rosado', de caballos blancos salvajes y de la crianza del 'toro de la Camargue', una raza que se utiliza principalmente para la competición y para las cercanas 'Arenas' de Nimes y Arlés.



En el centro de Aigues-Mortes, por supuesto se ha eriguido una estatua conmemorativa del rey devenido 'santo': Louis IX fué canonizado por sus cruzadas y su ferviente cristianismo (fué el que impuso ésta religión al reino francés) y que nos recuerda que hubo otros tiempos, cuando los reyes se vatían por sus dominios y cuando las guerras de religión formaban parte del común de los pueblos ... Siete siglos después, algunos países han separado sus poderes públicos del religioso, pero parecería que las guerras de 'civilizaciones' jamás han conocido tregua alguna ... y si miento: que me quemen por hereje!

16 comentarios:

Paco Nadal dijo...

Precioso pueblo. Pero me da pavor la frase inicial de "san" Luis. Glupps, cuanto intolerante ha habido a lo largo de la historia, en todos los bandos, en todas las religiones.
Un abrazo, compañero.

Mª Angeles y Jose dijo...

Bonito lugar!

gracias nuevamente por contarnos tanta historia,con tigo es facil aprender.

Besos

bleid dijo...

Me encnata esa zona de Francia, ademas es la unica que he visitado, pero me gusta mucho
la verdad que el tema de los castillos, fortaezas y ciudadelas hace de esa zona un lugar unico
me gusta la frase del rey de Francia
un abrazo

Luis G. dijo...

Con tu texto las imágenes adquieren una gran belleza, amigo Gus. Se descubre una ciudad con un sugestivo encanto medieval, con el abolengo de nobles monumentos y calles de impronta ancestral.

Excelentes notas de gran interés incorporas, que me hacen vibrar de emoción, deseando viajar a Aigues Mortes... ¡esas murallas! ¡sus canales!....

Gracias, por descubrirnos el tesoro de los pueblos franceses. Se aprende mucho contigo.

UN abrazo,

Luis.

El Guisante Verde Project dijo...

Hola Gus!! a ver si esta vez llego a tiempo, que en todos los post que te comentado a la vuelta de las vacaciones he llegado tarde!!, jajaja.

Cuando vengo por aquí se que me voy a sorprender, y que me gustará lo que lea, pero cuando los post son esta mezcla de imagenes e historia, simplemente me quedo enganchado, y me gustaría aplaudir...

No puedo evitar recordar la Sainte Chapelle, ayyyy!

Un abrazo!

fosi dijo...

Leyendo esta entrada y viendo las estupendas fotos uno se sumerge en parte de la historia.Un lujo.
Un saludo.

GusPlanet dijo...

Camarada Nadal! A mí me ofrece reflexionar acerca de la suerte que tengo de haber nacido en una época y un país donde existe el 'laicismo' y hemos podido separar el poder religioso del Estado (... aunque sea tan reciente!) ... hemos 'evolucionado' un poco en éso, comparado con otros países, la nuestra es una buena desición, aunque la 'herencia' todavía nos pese!

Qué bueno Ma.Angeles que te gusten mis reportajes, con 'discípulos' como Uds JAJAJAJA es fácil compartir el camino transitado ...

GusPlanet dijo...

Estimado Bleid, nada, creo que nos equivocamos de siglo! Ahora entiendo tus viajes a VietNam o Birmania: vas a expandir la santa fé cristiana! JAJAJAJA

Ahhhhhhh Luis: hace falta decirte amigo, cuán grande es tú influencia en mi manera de observar el mundo?

GusPlanet dijo...

Hey Roberto: pero ésta vez has llegado hasta aquí colega! Muchas gracias por tús amables palabras, ya verás que uno de éstos días nuestros caminos al fin se cruzarán.

Fosi: gracias también por tú visita y tus amables palabras. Un abrazo!

Johnny dijo...

Bonito pueblecito de la Catalunya Nord, conozco un poco la zona del Languedoc.El sur de Francia tiene mucho encanto. Quedastes muy bien en las murallas con tu sombrero¡¡¡
abrazos amigo

Lola Mariné dijo...

Habia leido "Aigues Tortes", jeje, que es un parque nacional que tenemos en Cataluña, no sé si lo conoces.
Fantastico tu reportaje, como siempre, tambien esta es una zona muy bonita.
Saludos.

ANZAGA dijo...

Aigues Mortes formaba parte de mi itinerario por Francia del año pasado, pero al final por esas cosas del destino no pude visitarlo... Otra vez será, de momento me quedo con el buen sabor de tu post...

Gus cuando sea mayor quiero tener el mismo presupuesto y tiempo anual que dedicas tú a viajar... ;) Lo tengo decidido...

Abrazos artista.

Aventurer@ dijo...

Hola Gus, que susto me diste con la espada pero esa violencia de antaño desgraciadamente a dia de hoy sigue existiendo...

Me encanta que nos cuentes sobre este precioso pueblo lleno de historia y belleza. Efectivamente Aigües Mortes en el Languedoc-Rousillon formaba parte en la edad media de la Corona de Aragón y en aquella época se hablaba el catalán.

Un petó (un beso, en castellano).

Aventurer@ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
GusPlanet dijo...

Hola Jhonny: gracias por tus comentarios, me gusta cada tanto 'mimetizarme' con las poblaciones locales, JE!

Estimada Lola, no conozco el parque catalán de 'Aigüestortes', pero claro que lo tendré pendiente para una próxima exploración de la región!

GusPlanet dijo...

Ahhhhhhh Ánzaga: me gustaron tus palabras. Pero mi 'historia' es fácil: tomé mucha sopa cuando era pequeño y desde entonces que sólo me he propuesto en ésta vida, seguir mis sueños ... y en éso estoy!

Hola Mercedes: efectivamente cuando visito lugares como éste y cuando 'descubro' los lazos que en siglos anteriores existían entre los pueblos, más me convenzo de lo muchas veces absurdo de las 'fronteras' de las naciones que conocemos actualemnte ...