"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

26 de septiembre de 2010

Nîmes, en el Languedoc-Rosellón





Posiblemente les hubiera contado otra historia acerca de la ciudad de Nîmes, pero como siempre me sucede, un viaje no sólo es lo que uno espera ver o aprender de un sitio que visita, sino que ésta visión también se puede ver influenciada por la mirada personal de las personas que nos reciben en nuestro destino.

Y así me sucedió en Nîmes, la ciudad donde residen mis anfitriones en la región, Michelle, Jacques y Maureen. Gracias a su simpatía, atenciones y sobre todo el tiempo que me donaron, ya nunca ésta ciudad podrá ser la misma para mí.

Ubicada en la región conocida como Languedoc-Rosellón, Departamento de Gard y vecina a la Provenza, Nîmes es una ciudad del sur de Francia, que conserva mucho de su enorme legado romano, resguardando un carácter muy especial, dentro del enorme mosaico de paisajes y pueblos de éste país.

Llamada la 'más hispana' de las ciudades francesas, Nîmes ha recibido gran influencia de todos los pueblos que en su suelo habitaron, y gracias al aporte de la comunidad española que desde hace mucho tiempo atrás reside en la ciudad. Básicamente con las actividades taurinas que año tras año atraen a cientos de miles de visitantes durante sus famosas 'Ferias'.

Languedoc-Rosellón son dos provincias francesas, que fueron unificadas a base de guerras y el derramamiento de sangre, en nombre del poder y la religión.
Languedoc era una provincia independiente con su propia lengua, la 'occitana', y su propia cultura y características. Rosellón era una provincia que hasta 1659 pertenecía a España,  y estuvo ligada desde siempre con su vecina Cataluña.

Por tanto las 'fronteras' de ésta región, comprenden toda la franja que se extiende desde los Pirineos hasta la desembocadura del río Ródano, siendo sus costas y playas las que atraen a millones de turistas cada verano, dejando las tierras interiores a una sucesión increible de pueblos, colinas y valles, donde se producen gran parte de los vinos de mesa franceses y donde las historias y leyendas de su riquísimo pasado, donan la sensación que nos encontremos frente a otra de las maravillas naturales y culturales de éste país.

Ciudades como Narbona, Montpellier, Perpiñán, Béziers, Séte, Carcassonne y Nîmes forman el arco amplio de realidades e idioscincracias no siempre paralelas. El interior de Languedoc-Rosellón es mucho más tranquilo que sus costas. Con hectáreas de viñedos en Corbiéres y Minervois, jornadas de montaña en el Haut Languedoc y Cerdeña. Una rica herencia cultural que data desde los tiempos romanos hasta el románico medieval, conviviendo con el ambiente moderno y dinámico de las capitales.
 





 En cuanto a la antigua Nemausus o Nîmes, la cual fuera, tal vez, fundada por tribus celtas, pero sobre la cual se tienen indicios de ocupación desde la Edad de Hierro, resguarda uno de los patrimonios arquitectónicos y culturales más importantes del mundo romano. Fué durante el apogeo del Imperio Romano, y bajo los auspicios del Emperador Augusto, que se levantaron sus más grandes monumentos, siendo sus famosas 'Arenas' y el cercano 'Pont de Gard' (acueducto que proveía de agua a toda la ciudad) los más emblemáticos y característicos.

No solamente podremos ser testigos del esplendor arquitectónico romano con éstos dos colosales monumentos, también podremos apreciar la belleza clásica de la 'Maison Carré', considerado el edificio mejor conservado de todo el espectro romano. Luego tendremos el 'Templo de Diana' en los famosos y bellos 'Jardins de la Fontaine', muy cerca la 'Tour Magne'. Más allá las 'Puertas y el Cinturón Romano' que celebran las epopeyas del Emperador Augusto. 'Le Castellum', el segundo vestigio romano, conservado en el mundo, de recepción y acumulación de aguas provenientes del 'Acueducto' o 'Pont de Gard' (uno similar se encuentra en Pompeya).






Todos éstos monumentos romanos conviven con museos, academias y edificios ultracontemporáneos que, para mi gusto conservador (en cuanto a la arquitectura y el arte), contrastan demasiado con la armoniosa estructura urbana.
Y claro, Nîmes no puede ser disociada a sus famosas 'Arenas' y las 'Ferias' (corridas y novilladas, grandes bailes populares, actuación de artistas, flamenco, tapas y sevillanas ...) que, como sucede en sitios como 'Sevilla' o 'Arlés', atraen cada temporada a cientos de miles de aficionados y turistas, deseosos de re-encontrarse con los ídolos de tan singular faena.

Nîmes es el clima, un sol abrasador que la envuelve gran parte del año, y que por ende produce una atmósfera muy placentera para los que tienen el privilegio de transitar sus calles. Por supuesto que la vid está presente en cada rincón de ésta ciudad y sus valles aledaños, siendo la denominación 'Costiéres de Nîmes', la apelación de origen controlado que la caracteriza. Un buen ejemplo de ello lo constituye el 'Château Sainte-Elisabeth' cosecha 2008, un vino rojo, noble y sencillo, que bien merita su fama y del cual me he proveído algunas botellas para recordar el sabor de Nîmes y las tardes pasadas en sus entornos.

Finalmente, como he comentado antes, lo mejor que me he guardado de Nîmes son los recuerdos de los momentos vividos y compartidos con mis anfitriones, quienes me demostraron una vez más que, generalizar a un pueblo y sus habitantes, es tarea de necios y que lo que valen son las experiencias que personalmente atesoremos, los momentos vividos, las risas cómplices y claro, el buen vino que siempre nos debe acompañar. Salud, entonces, por los viajes y la amistad!





 Quelques Notes: Como toda región que visito, algo que me fascina descubrir y que llama poderosamente mi atención, es sin dudas la gastronomía local. La cocina del Languedoc-Rosellón, como dijimos, una región fronteriza con España, al aparecer tiene un fuerte sabor catalán. Las especias y las almendras añaden un toque exótico a las frutas y verduras, que se producen en abundancia en las llanuras del Rosellón, y a las vacas y corderos que pastan en los Pirineos Mediterráneos. Nunca falta pescado, siendo Sète, el mayor puerto pesquero de la costa mediterránea francesa. En las lagunas saladas se cultivan ostras y mejillones, y el pequeño puerto de Collioure es famoso por sus anchoas. Entre los platos locales destaca la 'brandade de morue' (bacalao desalado y cocinado hervido, luego hecho puré con aceite de oliva y leche), siendo una especialidad de Nîmes los 'calamares rellenos de anchoas y los caracoles con ajo y limón'.
La mayoría de los quesos son de leche de cabra, el más común es el 'pélardon', redondo y con corteza naranja. Et Bon Appétit! 

14 comentarios:

Abi E. dijo...

Hola Gus, si es que a las personas se nos gana por el estomago, no tenemos remedio, jajajajaja.

Impresionante las imágenes en las que muestras todos los vestigios romanos en Nîmes.

Un abrazo
el lio de Abi

bleid dijo...

Hola Gus
muy buena entrada y la verdad es que no sabia que Nimes fuese tan bonito
otro de los destinos que me apunto y que seguro visito gracias a ti
un fuerte abrazo

Begoña dijo...

Hola Gus,
Ayer estuve paseando por Nimes a través de tu entrada y hoy he regresado con más tiempo para seguir recreándome con todas las imágenes que nos muestras.
No me importaría nada poder visitar este lugar ;))

Besos

Stanley Kowalski dijo...

Una belleza de ciudad! La influencia romana es innegable. Tus posts siempre al mismo nivel, una información minuciosa y las fotografías estupendas!

Muchas gracias por visitarme. Jamás osaría disentir con vos respecto a Borges. Lejos de estar entre mis preferidos, leí muy pocas cosas de él. Lo publiqué porque fue un regalo que me hicieron, c´est la vie!

BISOUS MON AMI!!!

fosi dijo...

Entre las fotos y la explicación,(todo de primer nivel),el dia que vayamos por alli me lo voy a descargar todo en un pincho,¡es mejor que una guia!.
Saludos.

Johnny dijo...

Una ciudad que no hay que perderse.
Si la foto del circo romano con el torero quier simbolizar la influencia de las cultras, se han equivocado, pues los no es una fiesta catalana, de hecho, a a partir de enero quedaran prohibido.
Siempre un placer recorrer tus viajes, amigo Gus.

Ignacio Santana dijo...

Desde luego, Gus, yo que tú empezaría a plantearme recopilar todos estos grandes reportajes que realizas y publicarlos en forma de libro o algo parecido...yo lo compraría y así los tendría siempre a mano...porque vienen muy bien!!!

Ah, se me ha olvidado decirte que me encanta la fotografía que has puesto como cabecera del blog...siempre que entro me encanta verla!!!

Un gran abrazo...y piénsate lo del libro, ja,ja,jaaa!!! ;)

Maribel dijo...

Me alegro muchísimo que disfrutaras tanto de tu viaje, y de la compañía, además, los gustos catalanes me suenan, será porque soy catalana ... jajajajjaa ..
Un beso violeta,
Maribel

GusPlanet dijo...

Abi, amigo, tú siempre allí presente y tan amable! Pues claro, la buena gastronomía, los buenos vinos, los paisajes de leyenda: he ahí mi entorno!

Bleid, amigo, sabes? sinceramente no encuentro a Nîmes precisamente 'bonito', por éso mi primer párrafo donde aclaro: "Posiblemente les hubiera contado otra historia acerca de la ciudad de Nîmes...".
La verdad que la ciudad me gustó porque tengo amigos allí que me han abierto la puerta de sus casas de par en par, pero más allá de los sitios arqueológicos romanos, y como siempre, alguna parte del barrio Viejo, el resto realmente no me ha agradado mucho. Es que después de conocer tantas ciudades bellas en éste país, te vuelves exigente!

GusPlanet dijo...

Ahhhhh Begoña, tú siempre tan amable! Pasea tranquila por aquí, que yo hago lo mismo recreándome con tus impresionantes imágenes ...

Staaaaan! Gracias amigo, aquí estás, siempre presente.
Mira, lo de Borges lo aclaré en tú blog, porque pobre don Jorge Luis, le atribuyen cada barbaridad. Simplemente por éso!

GusPlanet dijo...

Hola fosi: ojalá amigo, puedas conocer toda ésta fantástica zona. El Languedoc y la Provenza son dos de las regiones más bellas de Francia y tienen tantos sitios increibles para visitar!

Johnny, tienes razón, quizás yo no me expresé bien: quise decir que Languedoc-Rosellón es una región que durante siglos estuvo muy ligada a Catalunia y al reino de Aragón... pero el amigo torero, fué uin héroe local, pero solamente en Nimes, que tiene su propia idioscincracia ...

GusPlanet dijo...

Iganacio, Maestro: Graaaacias mil por tus palabras y por tú aliento. Entre nosotros, ya lo he pensado lo del libro, creo que lo que estoy viviendo en ésta etapa de mi vida, vale la pena ser compartido de otra manera ... en éso estamos!

Y la foto de entrada fué tomada hace un par de semanas en las playas de Honfleur, Normandie ... pero sobre ello te contaré en otro reporte!

GusPlanet dijo...

Gracias mi Hada Violeta! sé muy bien que eres catalana ... será por eso que me caes tan bien? JAJAJAJA

¡A trés bientôt mon amie!

Anónimo dijo...

me ha encantado tu reportaje .conozco algunas ciudades del sur de francia y espero volver.saludos