"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

6 de septiembre de 2010

Saintes-Maries-de-la-Mer y la veneración de los pueblos gitanos

'Cuando el Buen Dios duda del mundo, puede recordar por qué ha creado la Provenza' Federico Mistral


Desde siempre me fascinaron los 'mitos y leyendas', de cómo los pueblos a través de los siglos, perpetúan sus tradiciones, creencias y sobre todo, explicaciones a fenómenos de la naturaleza que, desde los albores de la Humanidad, han intrigado a lo hombres de todos los confines de la Tierra.
En Latinoamérica, y gracias a sus fructíferas comunidades de escritores, se he pergeñado una expresión que posee tanto de verdad y que 'explica' muy bien la forma que muchos pueblos tienen de vivenciar sus entornos. Me estoy refiriendo al 'realismo mágico' latinoamericano ...
Aquí, en el sur profundo de Francia, en aquellas tierras que hasta no hace mucho tiempo, delineaba fronteras entre reinos y condados, existe una tierra de pantanos y leyendas, donde las creencias populares se vivencian a diario, y donde han forjado un carácter y una forma de vida entre realista y legendaria, que dibuja muy bien el sentido arraigo de la gente local.

Estoy hablando de la 'Camargue', un parque natural de pantanos y acueríferos, de los más grandes que se pueden encontrar en ésta parte del mundo. La 'Camargue' se sitúa al oeste de la Provenza y al sur de la ciudad de Arlés, entre la desembocadura del río Ródano en el mar Mediterráneo.

Como toda sub-región, la 'Camargue' posee un pueblo capital que en éste caso se trata de 'Saintes-Maries-de-la-Mer', conocido por todos los pueblos gitanos de Europa, por poseer un templo cristiano, origen de la veneración de la 'Virgen Sarah, la kali', patrona de todos los gitanos.





Aquí es donde comienzan precisamente a gestarse las leyendas que han forjado 'Sanites-Maries-de-la-Mer' y de cómo devino un sitio de pelegrinaje tan caro a los pueblos nómades o 'gens des voyages' como políticamente 'correcto' se los llama en Francia.
Según éstas leyendas, una barcaza habría llegado a ésta tierras alrededor del año 44 de nuestra era, procedente de Tierra Santa, conteniendo como pasajeros, entre otros, a María Salomé y María Jacobé y con ellas, una joven esclava africana, Sarah, convertida a la naciente fé del 'cristianismo'.
Según nos relatan, éstas mujeres se habrían establecido aquí, divulgando la fé cristiana a todos los pueblos de la Provenza. El culto a éstas Santas se extiende desde sus fallecimientos y parece ser que habrían sido enterradas en la Iglesia de las 'Saintes-Maries-de-la-Mer', que hoy podemos visitar aquí.



El pelegrinaje al lugar de culto de las Santas se extiende durante siglos por toda la región,  pero fué sino hasta el año 1448 que el rey René, conde de Provenza, ordena excavaciones que ponen al descubierto varias cabezas dispuestas en cruz y el esqueleto de dos mujeres.  Gracias a éste rey que descubriera las 'reliquias' de las Santas, desde resguardadas en cofres tallados por artesanos locales, deviniéndose en siglos posteriores un culto a ésas reliquias y los milagros que ellas producen. Desde entonces su fé jamás ha cesado de crecer.
Pero fué sino hasta el año 1935 que Folco de Baroncelli, Marqués de Javo, descenciente de una antigua familia Noble de Florencia y gran renovador de las tradiciones de la Camargue, que obtiene del Arzobispado de Arlés, la bendición para que los pueblos gitanos pudieran venerar a su santa patrona, 'Sarah, la Kali'. Veneración que éstos pueblos ejercían sobre las reliquias de su santa desde hacía siglos, y oficialmente reconocido gracias a los auspicios del Marqués de Baroncelli.
Cada 24 y 25 de mayo se produce la 'fiesta mayor', cientos de miles de 'Roms, Manouches, Tsiganes y Gitans', llegados de toda Europa, se reúnen durante diez días de fiestas, conviavilidad familiar, y pelegrinajes con las reliquias y las esculturas de su Virgen Negra (Sarah) que son llevadas al mar en santa procesión. Siendo cada octubre que toca el turno de la misma veneración y el mismo pelegrinaje hacia el mar, pero ésta vez de las imágenes de las 'Saintes-Maries-de-la-Mer'.




 Otro personje muy ligado a las tradiciones de éstas tierras, es el escritor Frederic Mistral, premio Nobel de Literatura en 1904 y quien escribiera los mejores textos de la lengua 'occitana', la antigua lengua provenzal que se hablaba en toda la región de lo que hoy conocemos como 'Languedoc', es decir la 'Lengua de Oc'.
Frederic Mistral es venerado en todo el suroeste de Francia, su influencia en las letras, las artes y las tradiciones provenzales sigue siendo enormes, siendo recordado en 'Saintes-Maries-de-laMer' durante la 'Festo Vierginenco' o 'Fête de la Maintenance', cuando todo el pueblo se viste de fiesta para revivir sus tradiciones, sus vestuarios, su lengua y mantener vivos el legado del Marqués de Baroncelli y de Federico Mistral.
 

Con una actividad agrícola basada actualmente en el cultivo del arroz (gracias a la utilización de diques y pantanos naturales) y desde hace siglos, con la producción de la sal de la Camargue, la crianza de la raza de 'toros de la Camargue' utilizados para las fiestas tradicionales, la región cuenta con una rica variedad de fauna salvaje, siendo el 'caballo blanco de la Camargue' y cientos de miles de flamencos rozados que anidan en las inmediaciones, los grandes habitantes de éstas vastas y pantanosas estepas. Uno de los paisajes más originales y bellos que podamos encontrar, en las puertas mismas de la unión del Ródano con el Mediterráneo.



7 comentarios:

Abi E. dijo...

Hola Gus, bueno que decirte sin caer en el erro de repetir una vez mas lo mísmo con repcto a tus entradas que siempre me quedo maravillado con la amplia información que dispones y las estupendas fotos para ambientar el lugar.

Sin duda, curiosa historia la de la patrona de los gitanos que desconocia por completo.

Siempre aprendo cosas nuevas contigo.

Un fuerte abrazo
el lio de Abi

Luis G. dijo...

Me produce un enorme placer aprender contigo, amigo Gus. Tus viajes son tan interesantes por todos los testimonios que aportas, datos, referencias, etc.etc., que son para la mayoría desconocidos. Es que vives la cultura de los viajes. Y aunque "para viajar uno no necesita motivos", porque los encuentra y los cuenta, buscarlos a raíz de referencias siempre se consigue que el viaje sea perfecto.

Este es uno de ellos.

Un abrazo,

Luis.

bleid dijo...

Pienso igual que Abi, la informacion genial pero las fotos no se quedan atras.
Me gusta el blanco de las casas i sobretodo la iglesia, pienso que normalmente la plaza de la iglesia suele ser uno de los sitios mas bonitos de los pueblos
un fuerte abrazo

Lola Mariné dijo...

Los pueblos junto al mar tienen un encanto especial, al menos para mi.
Y es muy interesante todo lo que cuentas.
Mi hijo anda ahora por Francia. Me ha salido viajero...
saludos

GusPlanet dijo...

Abi: gracias amigo por tús palabras, es el mejor comentario que me puedas dejar! Creo que compartimos ésas ansias de aprender sobre los pueblos y sus leyendas y creo que ésta merecía la pena de ser narrada en español!

Luis: qué puedo agregar amigo ? que sus palabras, frases, comentarios, siempre me inspiran ... creo que 'viajar' no es sólo ver un sitio y partir, me gusta introducirme 'de lleno' en los sitios que visito, descubrir sus historias, sus mitos y leyendas ... creo que a partir de comprender a los otros, aprender a comprenderme a mi mismo ... y en ése camino estoy!

GusPlanet dijo...

Gracias Bleid por tú visita! Sí, las plazas y sus iglesias suelen ser los sitios más animados y donde se esconde el tesoro que durante tantos siglos han acuñado ...

Estimadísima Lola: los pueblos frente al mar suelen tener 'un no sé qué' que les aporta un sentido especial y vaya si el Mediterráneo tiene pueblos para develarnos!
... tú hijo en Francia? estoy seguro que podrá descubrir un gran pueblo, más allá del 'cliché' de los parisinos ... en saliendo de París y su entorno, que me gusta sumergirme en la Cultura de éste país ...

fosi dijo...

Si que habia oido hablar de este sitio y de la veneración de los gitanos,pero tu texto y las fotografias llenan el gran hueco que me habia dejado un simple comentario en una conversación.
Un saludo.