"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

21 de octubre de 2010

Un mundo contenido en Granada!







Se me ocurre que Granada no es una ciudad. Pienso que Granada es un mundo de sensaciones contenido en un espacio limitado geográficamente, pero que engloba tantas historias diversas que nos sería imposible numerarlas. Tal vez los fenicios, griegos y cartagineses fueron los primeros pueblos en establecerse allí. Luego los romanos la llamaron Llíberis, que entre los años 300 y 303 de nuestra era acogió el primer concilio cristiano. Claro, a la caída del Imperio Romano, fueron los visigodos quienes tomaron el control, cediéndolo definitivamente tras la invasión de la Península Ibérica por parte de los árabes en el siglo VIII.
Tras la batalla de las Navas de Tolosa, en 1212, el rey al-Hamar de Arjona entrega pacíficamente el castillo de Jaén y se declara súbdito del rey Fernando III, a condición que el monarca castellano le permita fundar en Granada un nuevo reino.
Es ahí donde comienza la historia de la Granada nazarí. Al-Hamar elige la colina de Sabika para edificar su nueva alcazaba, el cual los campecinos de la vega denominaron 'al-kalat al-Hamr': el castillo de al-Hamar construido en tierra roja.

La Alhambra fué palacio, ciudadela y fortaleza, residencia de los sultanes nazaríes y de altos funcionarios, servidores de la corte y soldados de élite entre los siglos XIII al XIV. Sucesores del rey al-Hamar se esmeraron aún más en la consolidación y ennoblecimiento artístico del Castillo Rojo, donde naturaleza y arquitectura convivieron dentro de una serena y sagrada armonía.
Sin embargo, la llegada de los reyes católicos Isabel y Fernando al último bastión árabe en la Península Ibérica supone un cambio radical en el modelo de la ciudad: donde antes hubo mezquitas, imponen iglesias ricamente ornamentadas por artesanos mudéjares. El ejemplo más claro y grandioso lo constituye la Catedral, erigida junto a otro fastuoso monumento: la Capilla Real (que alberga los mausoleos de Isabel de Castilla, Fernando de Aragón, su hija Juana la Loca y su yerno Felipe el Hermoso).
 
Durante los siglos XVI y XVII la ciudad se complementa con palacios, conventos y monasterios. El barrio del Albaicín seguirá conservando su impronta andalusí, y desde finales del siglo XVIII y casi todo el siglo XIX, Granada se convierte en la meca del imaginario romántico.
He aquí donde podremos, entonces, descubrir la Granada 'auténtica', aquella que aún persiste en el esplendor de sus años dorados: el barrio del Albaicín, declarado Patromonio de la Humanidad y hermoso ejemplo de la arquitectura y el urbanismo árabe que dominara en la región.




Con sus callejuelas empinadas, sus casas pintadas de un blanco furioso, sus perennes esencias de rosas y jasmines, sus patios y jardines escondidos tras las fachadas de las 'cármenes', ése tipo de casas granadinas tan características, el barrio del Albaicín nos ofrece las mejores vistas de la ciudad, de su entramado de casas e iglesias. Pero sobre todo, llegando a su cumbre, nos ofrecerá a toda hora del día, las mejores vistas de ése canto a la belleza que es la Alhambra, el monumento más visitado en toda España y uno de los tesoros mejor preservados de la Humanidad.

Perderse por las calles de la Granada actual, es encontrarnos en una atmósfera de ciudad sumamente viva, llena de ruidos caóticos que nos recuerdan ecos de su rápidad modernidad, con un crecimiento no siempre planificado, pero que sin embargo permite al viajero desprevenido situarse en el corazón de una ciudad y una cultura, que tiene mucho para ofrecer.
Existe la Granada monumental y la Granada antigua, aquella que nos recuerda el legado de tantas dinastías que jugaron sus destinos entre ésas eternas colinas que forman el macizo de la cercana Sierra Nevada: un espectacular Parque Natural que alberga las mejores pistas de esquí de toda España, pero también una completa y autóctona flora y fauna que nos retrotrae a la cercana presencia del Mediterráneo, conjugando una variedad de vida silvestre única en su especie.

Existe la Granada de los museos y las actividades al aire libre. Pero la que tal vez más sobresalga en el imaginario general, es la Granada popular, la de sus artistas y escritores, la que sigue inspirando a los viajeros llegados de todo el Planeta.
Músicos que se destacan el todo el mundo, luthiers que construyen sus instrumentos, como las guitarras, veneradas en todas partes. Escultores que nos recuerdan lo fecunda que siempre ha sido ésta tierra. Pero quizás sea en la literatura donde definitvamente alcanza el grado de 'universal'.




Es en Granada donde podremos encontrar la 'Ruta de Federico García Lorca', ése artista andalúz y mundano, que con su ideario y libertad, supo marcar para siempre generaciones de amantes de las artes y las letras en todo el Planeta. Así, podremos recorrer su 'Casa natal de Fuente Vaqueros', la 'Huerta de San Vicente' su casa de veraneo, la 'Casa de Valderrubio' donde habitó junto a su familia y el 'Parque Federico García Lorca de Alfacar', constituyéndose en el homenaje de su tierra.
Junto a la 'Ruta de Federico García Lorca', la Oficina de Turismo de Granada de la Junta de Andalucía (una mención aparte para felicitarlos por el enorme esfuerzo que realizan al ofrecer una atención esmerada, difundir tan bien los encantos y sabores de su provincia, ofrecer una folletería de primer nivel en varios idiomas y por posicionar a Granada en lo más alto del turismo internacional!), nos ofrece asimismo, la 'Ruta de los Jardines', las 'Rutas del Legado Andalusí', las 'Rutas del Vino de Andalucía' y las 'Rutas del Senderismo', entre otras.


Por supuesto que situándonos en Granada y en tierra andaluza, imposible no mencionar sus famosos 'tapeos', ése sistema autóctono de 'invitar' con pequeños platillos el acompañamiento de los excelentes vinos locales o las cañas de cerveza. Pero como bien nos indican en la Oficina de Turismo antes mencionada:
 
"La gastronomía granadina con mayúsculas es tan variada y apetitosa como las tapas. Es una cocina con gran herencia árabe, generosa en especias, rica en sopas y potajes y especialmente golosa. Los productos de la fértil vega que circunda la ciudad de Granada son la base de muchos de los platos típicos locales, como las tiernas habas fritas con jamón, las pencas de acelga rellenas, los cardos, el remojón, la pipirrana y el indispensable gazpacho. Todo ello acompañado con el excelente pan de Alfacar. Especialidad de renombre en la capital es la Tortilla del Sacromonte, un plato no apto para paladares remilgados que se elabora, entre otros ingredientes, con sesos, criadillas y huevos."
En cuanto a los vinos nos cuentan:
"Gracias al trabajo e ilusión de pequeños bodegueros, el panorama de los vinos granadinos ha cambiando radicalmente hacia una elaboración de vinos de calidad y de gran aceptación en el mercado.
El resultado están siendo caldos de gran personalidad elaborados con un mimo artesanal: vinos blancos frescos y fragantes, tintos sabrosos de gran complejidad y espumosos de burbuja fina y elegante acidez."
 


Como siempre sucede con las buenas cosas de la vida, ésta historia continuará... !

"Absorta en su labor de filigrana,
tras visillos, trabando los hilvanes
con hilos de agua, labra tafetanes
que envuelven sus hechizos de gitana." Granada Soberana, Camilo Valverde

"Granada, de quereres soberana,
por las verdes acequias de arrayanes,
desgrana los suspiros de galanes
en sus lunas moriscas de sultana."

11 comentarios:

Abi E. dijo...

Hola Gus, se ve que Granada también te ha inspirado a tí, tanto en las fotos como en el texto y que poco a poco me ha habierto el apetito a pesar de la hora que es, con las tortillas del Sacromonte.

El Santiago matamoros, también haciendo de las suyas.

Seguiré tus andanzas por la tierra de Lorca.

Un abrazo
el lio de Abi

Luis G. dijo...

Hermosísimas imágenes, amigo Gus, versos de lujo, textos que emergen luminosos y .... Granada!!!... para ¡VOLVEERRRRRRRRRRR!!!!

Un fuerte abrazo, admirado amigo.

Luis.

fosi dijo...

Granada es una maravilla,una de las cosas que más me gustaron fue pararte en mitad de la ciudad,mirar a los lados y ver las montañas,casi como si la ciudad formara parte de ellas.Como siempre,el reportaje es buenisimo.
Saludos.

Elia dijo...

Hola Gus!!
Granada, es un sueño, y cuando estas allí te das cuenta de que algunos sueños son reales, que son físicos, que se tocan, prácticamente te habla, te dice y cuenta historias al oído de cada uno. Creo que sales queriendo ser mejor, con aptitud de superación, buscando la belleza como forma de vida. Suena cursi, pero visitar la Alhambra, es transformador ¡!
Me he sentido identificada con cada palabra que dices.

Besos

Ignacio Santana dijo...

Hola Gus!!!...Granada tierra soñada...no me extraña que vengas tan motivado y que hayas tomado, además, tan buenas fotografías...es un lugar de ensueño!!!

Enhorabuena y gracias por compartir tan buen reportaje...un abrazo!!! ;)

GusPlanet dijo...

Hola Abi, la verdad que como expliqué en un par de notas anteriores, Andalucía y Granada me han sorprendido tanto! No soy nada original diciendo que ésa tierra tiene un 'embrujo' que atrapa!

Luuuuuuuis: cuando leí los textos de don Camilo Valverde me imaginé que perfectamente podrían ser versos suyos ... como Ud. bien sabe amigo, allí donde está la belleza, se encuentra la inspiración de la buena literatura!

GusPlanet dijo...

Hola Fosi: es que la 'ciudad' está contenida en ésas montañas. Todos me han dicho que debo volver en invierno, cuando observás los picos nevados, y el contrastre con la majestuosa Alhambra es infinito ... Un regalo para los sentidos!

Elia, amiga, así es: cuando encuentras tanta belleza sientes que te inspiras y tratas de 'capturar' algo de ella ... me he sentido así, varias veces!

Gracias Ignacio por tus palabras! Realmente ésa luz, ésos colores, ésa energía nos envuelve y abraza ... no sé si he elegido las 'mejores' imágenes que obtuve, pero creo que reflejan un pequeñísimo momento en la ciudad!

Maribel dijo...

Querido Gus,

no tengo el placer de conocer Granada, pero con tu entrada me entra la curiosidad, y siempre he oído eso del efecto renovador de la Alhambra.
Un beso violeta y felicidades por las preciosas fotos.
Maribel

iglesiasoviedo dijo...

He estado en Granada, he visto los monumentos principales pero después de ver tu Blog comprendo que me falta mucho que ver de esa maravillosa ciudad y mucho embrujo que sentir.
Te sigo.

bleid dijo...

Hola Gus,
muy buenas imagenes en esta entrega de Granada, la verdad que son preciosas.
No he tenido la suerte de ir, pero espero hacerlo pronto, pero desde luego ma has acercado un pco mas a este fantastico lugar
un abrazo

Johnny dijo...

Conozco bien esa tierra , alli nació mi madre y mis suegros. No hay placer comparable que ver la alhambra al atardecer desde le mirador del albaicín. Tu reportaje es mu completo y cultural pero un huequecito para el ocio no hubiera estado mal, y hecho a faltar alguna foto dela calle de la teterias.
Por cierto tu que tanta idea tienes de escribir, acepto ideas para isertar esas incidiosas frases que tu y yo sabemos jajaja
Saludos