"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

1 de octubre de 2010

Uzés, un ducado en Languedoc





Ubicado a escasos 20 kms de la ciudad de Nîmes y cercano al Pont du Gard, la pequeña ciudad de Uzés es el único ducado que existe en Francia y que conserva mucho de su encanto provenzal.
Uzés es un sitio muy bonito para visitar, pertenece como Nîmes, al departamento de Gard, donde la región de Languedoc-Rosellón  se encuentra con su vecina Provence.
Caminar por sus callejuelas medievales, tan bien conservadas, admirar sus edificios renacentistas y visitar sus monumentos históricos, lejos de la intensidad de sus vecinas Nîmes y Arlés, es un privilegio para los viajeros. Como un oasis de placer que surge en medio de los verdes valles del Languedoc




Para hablar de Uzès, deberíamos remontarnos a la época galo-romana, cuando las primeras colonias se fundaron alrededor del siglo V°ac., siendo recién en el año 50 de nuestra era, que el pequeño poblado conocido entonces como 'Ucetia' adquiere revelancia, al decidirse la construcción de un acueducto que uniera los manantiales naturales del río Eure, ya desde entonces utilizados, con la intención de proveer de agua a la colonia de 'Nemausus', actual Nîmes.

Ése famoso acueducto, que llegó a constar de 50kms de longitud, tiene su punto más visible en el espectacular 'Pont du Gard', sobre el cual nos referimos en el reporte anterior ('El Pont du Gard, a la gloria del Imperio Romano!'). Sin embargo, durante el siglo V°, pero de nuestra era, se funda en Uzès un Obispado, que adquiere gran revelancia hasta el siglo XVIII. Éste  Obispado de Uzès llegó a donar un 'santo' y un 'papa' para la posteridad, aunque su historia ha estado siempre marcada por su eterna rivalidad con los señores de Uzès, una familia que consta entre las más antiguas de la nobleza francesa.







Y he aquí que entra en escena el  Ducado de Uzès, cuyas primeras líneas se remontan al año 1088, cuando se establece el primer señorío de Uzès, siendo 1486 la fecha de unión entre las dos familias señoriales de la región: Jacques de Crussol y Simone d'Uzès ... y así hasta la actualidad, siendo Jacques de Crussol d'Uzès considerado el 17° Duque de Uzès y señor de la Maisson de Crussol.

Nos parecerá increíble y curioso, (al menos para mí lo es!), pero en Francia cierta gente implora por el retorno de la monarquía, y muchos resguardan sus tradiciones y títulos nobiliarios, esperando el día que vuelvan a tener su rey (una especie de mesías?) y sus privilegios de nobleza. Increíble ... y ridículo!

Pero estamos en Uzès y aquí el castillo de la familia de Crussol, sigue en pie como desde hace diez siglos, y lo más sorprendente es que no se trata de un castillo-museo como casi todos. Aquí vive la familia ducal y se visita a su vez. Es como si cualquiera de nosotros abriera su casa, sus habitaciones, para que quien pagara una entrada, pueda hurgar entre nuestras intimidades, (... bueno, por 15 euros cada uno, me lo pensaría!).

¡Curiosa forma de vida, la de éste monsieur duque y su duquesa! 
De todos modos, el castillo de la familia Crussol d'Uzès es muy bonito, testimonia los acontecimientos más revelantes en la pequeña localidad. Muy cerca de allí nos cruzaremos con otro de los grandes testimonios vivientes del tormentoso pasado local: nos encontramos frente a la Catedral de Saint-Theodorit y su Tour Fenestrelle, único ejemplo en Francia de arquitectura lombarda. En pie desde el siglo XII (aunque muy bien restaurada en el siglo XVII) y poseedora de una extraña belleza entre su contorno sinuoso y sus innumerables ventanales.

En la Place des Herbes, en el centro histórico de Uzès, se localiza un mercado comunitario semanal, y sus terrazas y tiendas nos hablan de un estilo de vida calmo y en armonía con las colinas y viñedos de sus alrededores. Ciudad tomada como residencia por numerosos artistas y ciudadanos ingleses, sin dudas, una de las más bellas de la región.



13 comentarios:

Luis G. dijo...

Amigo Gus, otra ciudad preciosa que conocemos gracias a tu pasión viajera. Tu información es muy completa, aportando testimonios y datos muy enriquecedores, ilustrada con selectas fotos donde aparecen los monumentos más emblemáticos de Uzés.

Un enorme placer seguirte.

Un fuerte abrazo,

Luis.

Maribel dijo...

Querido Gus,

qué entrada más estupenda, entre las preciosas fotos, a las que siempre nos tienes acostumbrados, y los toques irónicos, chapeau!!!!
Por 15 euros es para pensárselo, es verdad.
Un beso violeta,
Maribel

Begoña dijo...

Es un verdadero placer entrar en tu espacio, siempre nos recreas con unas completísimas entradas.

Las imágenes son perfectas y tu relato lleno de interesantes datos y testimonios.

Enhorabuena, Gus

Besos

fosi dijo...

Que calles más bonitas.Un repor estupendo.
Un saludo.

Stanley Kowalski dijo...

Cuánta ignorancia la mía! No tenía ni idea que había un ducado en Francia. La arquitectura es fantástica, y se ve que es muy tranquilo.
Por 15 euros por persona? No sólo les muestro mis intimidades, por unos euros más, hasta les ofrecería algún deshogo, jajajajaja!

Yo le pregunté a varios españoles amigos si no les molestaba mantener a la familia real. Y todos me respondieron lo mismo; es mucho más económico mantener a los reyes que el presupuesto sideral que cuesta un primer ministro más un presidente. Los franceses pensarán lo mismo? No lo sé.

Te agradezco tu visita, pero cuando estuvo Tina de visita en mi blog, no apareciste. No sé si la Turner te lo perdonará algún día, jajajajaja!

BESOTES GUAPETÓN!

bleid dijo...

Hola GUs
vaya ruta me voy a pegar por esa zona en cuanto tenga unos cuantos dias
el año pasado llegamos hasta Carcassonne pasando por Narbonne y Perpignan asi como por varios pueblos y volvi fascinado y viendo esta entrada no vi nada
un abrazo

Johnny dijo...

Hola amigo Gus,
No reparas en detalles para enseñarnos el sur de Francia. Este pueblo que supongo que tambien pertenció al Reino de Aragon en la época de los reyes católicos cuando se establece el primer señorio de Uzés.
Inpresionante¡¡
Un abrazo.

ps. Bueno respecto e mi post decirte que ahora he de redactarlos como dice mi jefa, la patrocinadora, y que he de integrar esas frases de publicidad , pero como dicen los catalanes "la pela es la pela".

el viajero impresionista dijo...

La Francia de antaño, visible hoy día. Denso es cualquier viaje por la Galia, épocas, gentes y lugares conviven sin esfuerzo alguno. Saludos.

El Guisante Verde Project dijo...

Hola Gus!, me encanta que te muevas por esta zona de Francia, ya que aun no la conozco, pero todo se andará. Yo veo lógico que te extrañes por el asunto de la nobleza, y la realeza, pero piensa que, al fin y al cabo, ha habido en toda Europa muchos más siglos de monarquía ejerciendo el poder, con el estamento nobiliario como aliado, que cualquier otra forma de gobierno; será que está en la memoria colectiva, para lo bueno y para lo malo.
Además de los motivos económicos, que son reales, que se citan por ahí arriba...

Buen finde!
Roberto

El Guisante Verde Project dijo...

Jajajaja, me ha salido "conde" en la palabra de verificación, que cosas!!

Abi E. dijo...

Hola Gus, bueno a mi no me sorprende lo de cobrar por enseñar la vivienda, y alo experimenté hace años en la "recóndita" zona de los Ancares (España, entre León y Lugo), donde me cobraron cien pesetas por enseñarme la típica palloza donde vivian junto a los animales y em querian cobrar otras cien por cada foto que hiciera.

Desde luego Uzés por lo que se ve en tus fotos es un lugar que guarda toda su belleza y sabor medieval y perfectamente documentado en tu reportaje.

Un abrazo
el lio de Abi

M.Eugenia dijo...

Precioso pueblo medieval... estoy pensando que por 15 euros yo tambien enseño mi casa.. eso si la mia no es un castillo.
Saludos

Ana dijo...

Fantaseo con una noche dentro de una ciudad medieval, en un castillo, podría ser cualquiera de los que refieres, sin gente, solita mi alma, caminando entre las sombras por esas calles estrechas y empedradas, subir a las torres, vivir el silencio de otro tiempo que se pega a mi tiempo.
(No quiero imaginar los euros que podría costarme el jueguito já)
Por el momento sigo asomada en tu mochila, siguiendo tu camino.Disfrutando. Un abrazote.