"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

26 de noviembre de 2010

Étretat y las puertas del océano!



 Una incuestionable opción que nos puede donar otra idea de lo extraordinario del paisaje en las costas normandas, es dirigirnos desde Honfleur hacia los acantilados de la 'Côte d'Albâtre' ('Costa de Alabastro'), clasificado como 'Gran Sitio Natural' y por ende zona de alta protección ecológica.
La rotunda belleza de éstos acantilados ha atraído la atención de grandes artistas del siglo XIX. Pintores como Claude Monet, Gustave Coubert o Eugène Boudin, escritores como Guy de Maupassant o Gustave Flaubert, músicos como Georges Bizet o Jacques Offenbach, todos ellos se han sentido inspirados por la belleza sublime de sus paisajes y no sólo han habitado en la región, sino que nos han legado obras que la recrean a la perfección.
Pero es sin dudas el pequeño pueblo (alguna vez de pescadores) llamado Étretat, el que realmente ha capturado la atención de todos éstos grandes artistas y compositores.
Se cree que como muchos otros pueblos de la 'Alta Normandía', el pequeño Étretat ha sido fundado por vikingos, aunque claro, los asentamientos humanos también nos remontan a la antigüedad. Tal vez por lo pequeño de la bahía donde se asienta y lo difícil que ha sido durante siglos arribar allí, es que Étretat no conoce un verdadero suceso sino hasta mediados del siglo XIX, época que comienza a desarrollarse un incipiente movimiento turístico.
Es a finales de ése siglo XIX cuando se crea una línea férrea que unía Étretat con la estación Saint-Lázare de París y el desarrollo de una industria turística masiva modifica para siempre el devenir de los habitantes originarios de Étretat, transformando su principal ingreso en el desarrollo del turismo.
De todos modos, por lo complejo del paisaje y la belleza del entorno, Étretat nunca ha sufrido un cambio masivo de densidad demográfica, y hoy podemos agradecer que continúe siendo una pequeña villa turística de no más de 1600 habitantes permanentes.
 



Como les comentaba en el primer párrafo, partiendo desde Honfleur en dirección a Le Havre (primer sitio europeo en ser clasificado 'Patrimonio de la Humanidad' por su arquitectura vanguardista y su planificación urbana del siglo XX), atravesaremos el famoso 'Pont de Normandie', colosal obra de ingeniería inaugurada en 1995, que consta entre los más largos y bellos puentes colgantes del mundo.
Dejando atrás Honfleur, debemos atravesar Le Havre por la autopista A29 y a pocos kilómetros de allí tomamos la salida Saint Romain de Colbosc (ruta departamental D39), luego salida Etainhus / Angerville l'Orcher, arribando inmediatamente a Étretat.
El paisaje que apreciaremos atravesando todas ésas comunas es magnífico: pequeñas granjas construidas al puro estilo 'normando', sumamente pintorescas, que se amoldan perfectamente con el bucólico paisaje campestre. Algunas vacas pastando por allí, algunos caballos corriendo con sus crines al viento, fardos de pastos dispuestos sobre las verdes colinas, como si esperaran el arribo de algún pintor impresionista que los retrate, inmediatamente arribando a Étretat y sus famosos acantilados.
La primera aproximación a los mismos, debemos hacerlo desde la colina del despeñadero denominado 'Amont'. En su cima se sitúa la capilla románica-normanda de 'Notre-Dame de la Garde', patrona de los marinos de la zona.
Desde allí, y luego de contener el aliento, observaremos uno de los paisajes más sublimes de nuestro recorrido. Son los acantilados de la 'Côte d'Albâtre' y sus tres 'puertas del océano', maravillas creadas por la erosión del viento incesante en su ardua tarea que podemos contar en millones de años.
Ahora sí, al detenernos allí y contemplar la majestuosidad del océano, la belleza serena de sus acantilados, la curiosidad original de sus 'puertas' y la serenidad de Étretat que desde allí se nos insinuaba más pequeña aún, realmente conformaron uno de los mejores regalos que nuestros sentidos pudieran apreciar. Uno de ésos regalos por los que vale la pena llegarse hasta allí, sintiéndonos humildes y agradecidos por la magnitud del escenario que se nos presentaba.


12 comentarios:

Mª Angeles y Jose dijo...

Belleza natural, impresiona ver esas maravillosas paredes.

Besos

bleid dijo...

Muy buenas las fotos Gus, no se si conoces un lugar llamado los Gigantes en Tenerife pero se parecen mucho a la foto de los acantilados
un abrazo

Begoña dijo...

Impresionante!!!

Un lugar para disfrutar y mientras tanto lo hago a través de tu esplendido reportaje
Gracias

Bs.

M.Eugenia dijo...

Que belleza, con este entorno no me extraña que se inspiraran tantos de los grandes.
Saludos

fosi dijo...

La foto con la capilla es de diez,por lo menos para mi.
Un abrazo.

Maribel dijo...

Maravillosos atardeceres violetas, cada día me gusta más este sitio, un sueño hecho realidad.
Un beso violeta,
Maribel

GusPlanet dijo...

Ma.Ángeles: belleza al natural, un sitio impresionante por la combinación perfecta de acantilados, mar y pueblos legendarios!

Bleid: no digas nada amigo, pero las fotos las tomé en un sitio llamado Los Gigantes, Tenerife, conoces?

GusPlanet dijo...

Begoña: vamos, te llevo cuando tú quieras!

Hola Ma.Eugenia: el entorno es fantástico, para escribir cien novelas y pintar cien cuadros. Si supieras la lista de gente talentosísima que ha pasado por Étretat!

GusPlanet dijo...

Fosi: sabes qué amigo? ésa foto también es mi favorita! Y no sabes lo que es sentarte en ése banco, presenciar tanta magnitud, la puesta de sol, las gaviotas, el anochecer sobre el pueblos ... ufffff! Me he quedado prendado de ésos paisajes!

Maribel: mi Hada Violeta, es necesario que te diga qué ése atardecer es para ti ????

Maribel dijo...

Merci beaucop mi querido amigo,
besazos violetas

Jose dijo...

Très beau! Ese arco en las rocas me recuerda la playa de las catedrales, en Galicia.
Un saludo!

El Guisante Verde Project dijo...

Verdaderamente es un lugar inspirador, Gus!, solo hay que ver las imagenes que has tomado, y el buen texto que las acompaña, claro.

Saludos!