"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

24 de noviembre de 2010

Honfleur y la magia de Normandie, continuación!






... y aquí proseguimos recorriendo Honfleur y las costas de la Normandie !

Más allá de los datos históricos que nos pueden aportar una referencia de dónde nos situamos y/o quiénes han transitado por ésta callejuelas medievales sumamente encantadoras, permítanme contarles amigos, del absoluto placer que significa pasear por aquí, sin plan en mente, solamente dejándonos seducir por el paisaje de éste entramado urbano varias veces centenario, con el sólo murmullo cercano del mar y las expresivas gaviotas.
Todo aquí huele marino, ése aroma fresco y suave (claro, dependiendo de la estación del año en que nos encontremos!), que nos trae ecos y murmullos de tierras lejanas, como si pudiéramos percibir todo lo que ocurre del otro lado de ése mar intenso y enorme que se nos presenta en toda su magnitud.
A cada paso Honfleur nos soprende no sólo por su magnífica arquitectura 'normanda', ésas casas originales, herederas de las primeras habitaciones vikingas, construidas para sobrevivir al paso de los siglos, los hombres y sus guerras. Casas nobles, fuertes, marinas, que sin embargo no esconden el encanto de sus habitantes actuales, que con sus flores y carteles en hierro, al puro estilo medieval, donan las paletas de tonos y colores necesarios para que el escenario sea 'perfecto'.
Claro, si luego de haber recorrido sus numerosos museos, de habernos deslumbrado por ejemplo, con su 'Museo de la Marina', muy bien emplazado en la antiquísima 'Iglesia Saint-Etienne' ( ... y alguna vez visitado por la mismísima reina Elizabeth II de Inglaterra, como lo testimonia una placa y su consabida fotografía). Éste pequeño y singular Museo nos recrea las epopeyas de grandes navegantes, aquellos primeros vikingos acentados en la zona, pero también la epopeya de los navegantes que partían en nombre del 'Duque de Normandía' que alguna vez osaron invadir y conquistar la mismísima Inglaterra  ... y ésto no es leyenda: por ello los ingleses se enorgullecen al aclamar que 'la última vez que fueron invadidos' fué en el año ... 1066! cuando 'Guillermo, el Conquistador, Duque de Normandía' y descendiente de los primeros reyes vikingos, tomó poseción del trono de Inglaterra y se hizo coronar en la 'Abadía de Westminster' como 'Guillermo I, rey de Inglaterra y Duque de Normandía'.
 
También de aquí partieron corsarios y filibusteros famosos en las crónicas de navegantes. Desde aquí partieron aquellos conquistadores que, ya en nombre de los reyes de Francia en el siglo XVI, llegaron hasta las costas de Terranova y lo que hoy conocemos como Canadá. Batallaron con los piratas ingleses y tomaron poseción de varias islas del Mar Caribe, comerciaron con las nuevas colonias del Nuevo Mundo y sentaron (éso si, junto a sus primos ingleses y holandeses) las bases y el florecimiento del nefasto comercio de esclavos ... en fin, un pequeño Museo que contiene los testimonios de varios siglos de epopeyas marinas.
 



 
Como les decía, luego de haber recorrido sus numerosos museos, nos podremos detener a admirar y por qué no? subyugar, con otro edificio testimonial de la historia del pueblo. Me refiero a la 'Iglesia de Saint-Catherine', construida totalmente en madera por artesanos locales a partir del siglo XV: ésta pequeña Iglesia, es una joya que contiene varias características que la hacen única en toda Francia. Construida luego de la partida de las tropas inglesas al final de la 'Guerra de los Cien Años', comprende un campanario situado fuera del espacio de la Iglesia, ya que se encuentra ubicado frente a la misma (a unos 20 metros) y no 'encima' o 'junto' como todos, y su otra gran característica de originalidad es que su 'nave central' recrea la forma de dos barcos vikingos, construida así en homenaje a sus ancestros y en homenaje a la actividad principal que ha dado fama y pujanza a Honfleur durante tantos siglos. En fin, una maravilla!




Luego de encender una vela en ésta hermosa y original Iglesia (como hago siempre cuando visito un templo de cualquier religión, para agradecer por los dones recibidos y para pedir por una buena continuación de mi viaje ...), me sitúo sobre las callecitas empedradas del 'Quartier Sainte-Catherine', el barrio más 'pintoresco' (si ésto es posible) y animado de Honfleur: unas galerías de arte por aquí, unas tiendas de productos artesanales por allá. Un mercado de frutos de mar que se codea con otro de antigüedades, y varios cafés, restaurantes y brasseries, que nos invitan a recrearnos el estómago y el 'alma' con sus increíbles variedad de especialidades locales. El placer de la buena y sencilla mesa, tan popular por aquí !

 Antes de elegir donde cenar, me dirigo hacia las playas cercanas: como aquella tarde no corría tanto viento puedo caminar a mis anchas durante un buen tiempo. El suficiente para recrearme con las vista de Honfleur desde la distancia, contemplar los grandes cargos que continuamente transportan sus mercancías hacia la vecina 'Le Havre', el gran puerto que ha tomado relevo en la importancia del mercado marítimo internacional.
Me recreo con los veleros y barcos de pescadores, con algunos vecinos pescando desde las orillas, con las eternas gaviotas persiguiendo su vianda y ahora sí: obtengo el regalo de una de las puestas de sol más bella que he tenido, recreando de ésa manera mi fin de jornada en el viejo Honfleur.
Una imagen de ése atardecer lo pueden ver en el encabezado de éste blog, cada vez que lo abro, recuerdo la sensación de libertad y celebración que sólo el mar puede otorgarnos.
 
 


Y ahora sí, una vez regresado al 'Quartier Saint-Catherine', puedo buscar aquella brasserie que he 'fichado' un par de horas antes; entonces, es el momento de recrearnos con ésas especialidades locales que nos estaban esperando (bueno, en realidad era yo el que las esperaba a ellas!), comprobando una vez más que el sentido de la hospitalidad es otro de ésos bienes escasos que muy bien salvaguardan los locales.



Finalmente café frente al mar y paseo nocturno frente al puerto viejo de Honfleur: qué más uno puede desear cuando emprende un viaje ?




Quelques Notes: amigos, como ven, podría estar horas relatando historias y lugares de Honfleur. No hemos hablado de todos los 'impresionistas', con el gran Claude Monet o Éugene Boudin (han visto sus pinturas 'marinas'? muchas de ellas han sido inspiradas en Honfleur), que han vivido, se han sentido inspirados y/o han recreado éste viejo puerto de la Normandía. Qué decir también que es lugar de nacimiento del compositor Érik Satie?, recordado en su 'Casa-Museo'. O que el gran poeta del siglo XIX Charles Baudelaire vivió muchos años en Honfleur? donde residía su madre y hoy es recordado en el Museo de la historia local y con una escultura y una calle que poseen su nombre. Honfleur ha sido escenario de numerosísimos film, como aquella versión original de 'Les Trois Mousquetaires' de 1953.
Claro, cuando se trate de alojarnos, tuve la suerte de dar con 'la chambre d'hôtes' tal vez más linda, simpática y con mejor ambiente de toda la región. Me refiero a 'La Petit Folie', una casa de huéspedes y apartamentos 'de charme' que data del siglo XIX. Todo allí es para recrearnos los sentidos, con las mejores referencias en revistas y guias especializadas del mundo entero, sin dudas un lugar que vale la pena descubrir (... y ésto es una publicidad 'sin fines de lucro', por el mero placer de compartir!).
Después, no me digan que no les avisé!

15 comentarios:

Maribel dijo...

Belleza a la máxima potencia querido Gus!!!!!
Esos atardeceres violetas soñados, que delicia.
Comparto contigo lo de enceder una vela en cada iglesia que visito, para dar las gracias sobretodo.

Me ha encantado el reportaje de Honfleur, y lo que más me gusta es como lo explicas, nunca dejas que pare de soñar.

Un beso violeta,
Maribel

Luis G. dijo...

Amigo Gus, nos hacer recrear nuevamente con vistas de Normandía, todas ellas maravillosas. ¡qué puestas de sol!, que arquitectura más sensacional!.

Tus textos de culto, tu delicioso retrato del paisaje urbano, nos animan a viajar, a hacernos viajeros aunque sea por nuestras tierras.

"Nunca dejas que pare de soñar", te dice Maribel, y es verdad.

Así que espero tus nuevas entregas viajeras para seguir soñando.

Un fuerte abrazo,

Luis.

Mª Angeles y Jose dijo...

Que belleza de reflejos,esas fotos te quedaron de maravilla.

Viajamos entre tus lineas y tus fotografias y eso es mucho de agradecer.

Gracias por tanta información que nos ofreces.

Besos

El Guisante Verde Project dijo...

Bueno, bueno, Gus!, si lo que querías era que pensara, tengo que ir, pues ya puedes estar contento, jajajaja.
Que razón tienes al señalar la libertad que nos da el mar. Yo creo que poder verlo todos los días, como cambia de color, salvaje o en calma, nos da fuerzas para seguir adelante. Para nosotros es un lujo al que no queremos renunciar.

Y, esa manera de meternos en la historia, de hacerla nuestra porque está escrita desde dentro..., y como remate, as usual, historia y cultura.

Chapeau!, Mon Ami.

Roberto

fosi dijo...

La iglesia es una maravilla y que decir del posado en el barco,jajaja.
Felicidades por el reportaje,como siempre,perfecto.
Un abrazo.

GusPlanet dijo...

Soñar, querida Maribel, mi Hada Violeta, de éso se trata!
¿Quién mi iba a decir, a mi que de niño pastoreaba cabras en la Patagonia, que algún día estaría recorriendo cada metro cuadrado de Francia? JAJAJAJA
¡Sin embargo en eso estamos!

Don Luis, estimado amigo, qué decir que tús relatos son la fuente de inspiración de los mios, que al fin he encontrado el motor detrás de mis textos. Simplemente gracias Maestro!

GusPlanet dijo...

Ma.Angeles-José: muchas gracias amigos, que a unos profesionales de la imagen como uds. lo son, les agrade mis imágenes ya es un gran aliciente!

Ahhhhh Roberto: el mar es fantástico, en cualquier estado, con cualquier marco detrás. Yo creo que desde que el hombre es hombre, siempre se ha sentido atraído por su poder y su misterio. Gracias amigo por tú entusiasmo y como os dije antes: Felicidades por el aniversario del blog!


Fosi, es que así voy siempre por la vida: nunca se sabe cuando tienes una cámara enfrente o un productor de cine puede ofrecerte algo JAJAJAJAJA Nada, gracias también por tú amabilidad!

el viajero impresionista dijo...

Hola Gus, Honfleur bien vale una visita. Lo anoto (uno más y van con este...) Saludos

Pamela dijo...

Maravilla de paseo, de tu mano se ha hecho encantador, la verdad, es de esos sitios donde uno quisiera quedarse, las fotografías están divinas, gracias, muchas gracias

Abi E. dijo...

Hola Gus, que maravilla de fotos con los reflejos y las puestas de sol con tu silueta compañera de la cabecera del blog, no me extraña que la eligieras.
He recorrido el mercado, el puerto y hasta me he montado en los caballitos (tiovivo). He visto las pinturas y he imaginado a los Tres Mosqueteros luchando con la guardia del Cardenal.
Otro de esos grandes reportajes a los que nos tienes acostumbrados.

Un abrazo
el lio de Abi .weebly
el lio de Abi

Pamela dijo...

Hola Gus! Volví para decirte que estuve mirando algunos de tus posts más antiguos y estoy admirada de la cantidad de información que has subido, ha sido un trabajo muy grande el que llevas hecho: Chapeau mon ami:)

Bellotita dijo...

Hola! que bonita entrada, me ha gustado todo el texto y las fotos, que son maravillosas, no he estado nunca en Normandia, y dan ganas! Un abrazo.






No olvidéis nuestro sorteo de una suscripción anual a la Revista Conde Nast Traveler...
http://www.senderismoyrutasenmallorca.com/

GusPlanet dijo...

Impresionista: (algún día sabremos cómo te llamas?), gracias por tú visita y saludos. Se retribuyen!

Pamela, amiga chilena, gracias a ti por tú visita y amabilidad. Me alegro mucho que éste espacio te agrade de ésa manera!

GusPlanet dijo...

Amigo Abi: gracias a ti por tu constante apoyo y palabras de aliento. Tú sabes que las aprecio enormemente!

JAJAJAJA Pamela, gracias, llevo algo más de tres años con el Gusplanet y la verdad que ha sido un trabajo de hormiga: paso a paso, renglón a renglón!

Gracias Bellotita por tús palabras y visita: aprovecho para darte la Bienvenida al Gusplanet! con sumo gusto apreciaré tús comentarios por aquí!

bleid dijo...

Impresionante Gus, me encantan las entradas sobre Normandie y he de confesarte una cosa, tus entradas son de las mejores que leo por la red por la informacion tan extensa y lo bien estructuradas
un abrazo