"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

29 de noviembre de 2010

Trouville-sur-Mer, pionera de las ciudades balnearios


Trouville-sur-Mer es una villa balnearia situada en la Baja Normandía, departamento de Calvados y es un sitio sumamente visitado durante los meses de verano, debido a la calidad de sus playas y la cercanía con París (sólo dos horas en automóvil).
Debido a ésta cercanía que varias familias parisinas, y desde mediados del siglo XIX, poseen fastuosas residencias secundarias.
Trouville-sur-Mer forma parte, junto a su vecina Deauville, de los pueblos que comprenden la 'Côte Fleurie' (Costa Florida), entre Villerville y Cabourg, Baja Normandía y que forman un racimo de elegantes balnearios frecuentados desde hace 150 años por la población francesa.
Por éste motivo, en Trouville-sur-Mer podremos encontrar algunos magníficos ejemplos de arquitectura normanda. Residencias u hoteles particulares donde han sabido residir algunos de los grandes escritores y pintores franceses. Por nombrar algunos podríamos decir que aquí tuvo su residencia de retiro Marguerite Duras, escritora famosa mundialmente por su novela 'El Amante' (1984).
Otro que tuvo su residencia de verano en Trouville-sur-Mer, fué el escritor Marcel Proust quien, como Marguerite Duras lo hiciera luego, residían en el 'Hôtel des Roches Noires' (sendas placas los recuerdan allí).
Otros grandes asociados con Trouville han sido los escritores Alejandro Dumas y Gustavo Flaubert. Pintores como Claude Monet o Eugene Boudin y más contemporáneos, personalidades como Gérard Depardieu o Ségolene Royal.
Hoy, pasear por Trouville-sur-Mer nos dona la posibilidad de admirar la actividad incesante de su viejo puerto, uno de los principales de la región, y asistir al arribo de las famosas 'ostras normandas' (populares en fiestas de fin de año), cultivadas en zonas cercanas a la ciudad y consideradas como uno de sus patrimonios más importantes.
Junto al puerto y su incesante ir y venir de barcos y veleros, podremos apreciar la vida tranquila de sus calles interiores, donde grandes terrazas hacen a la delicia de los amantes de la buena mesa.




Sin embargo, lo que más recuerdo y destaco de Trouville-sur-Mer, es la obra del 'afichista gráfico' Raymond Savignac, un famoso caricaturista francés, fallecido en Trouville en 2002, luego de residir más de 30 años en la ciudad. La obra de Savignac se encuentra íntimamente ligada a Trouville y su paseo marítimo, con sus veredas confeccionadas completamente en madera (recorriendo por un lado las fastuosas mansiones ribereñas y por otro las extensas playas de arena), podremos admirar muchos de ésos afiches que confeccionara a pedido de la Oficina de Turismo de Trouville, y que hoy son venerados como objetos de culto.
 
Savignac no sólo ha ayudado a crear la imagen pública de Trouville-sur-Mer, su trabajo es famoso en toda Francia desde los años '50, cuando creara campañas gráficas para empresas emblemáticas como Pirelli, Le Figaro, Air France, aguas Perrier o los famosos jabones Monsalvon, campaña que le otorgara una popularidad definitiva.
 
Finalmente, Trouville es un excelente ejemplo de ciudad creada a partir de la popularidad de los 'Bains du Mer', los baños de mar que a mediados del siglo XIX dieran el puntapié inicial de lo que es hoy el turismo de masas y el desarrollo de los centros de playa alrededor del planeta.

10 comentarios:

Luis G. dijo...

Cuanto aprendo con tus viajes, amigo Gus. Me encantan. Si pudiera seguir tus pasos lo haría, para enamorarme, como tu, de todos esos lugares, paisajes, ciudades y, en esta ocasión, de esa maravilla de ciudad-balneario, donde su arquitectura popular despunta regiamente.

Un enorme placer, con mis felicitaciones.

Un abrazo,

Luis.

el viajero impresionista dijo...

Densa es Normandía. POaisajes, gentes, hechos, fantasmas del pasado e imaginarios futuros...un saludo.

Mª Angeles y Jose dijo...

Parece un lugar sacado de entre las letras de un libro, un lugar maravilloso que nos atrae por su belleza....

Gracias por mostrarnos estos lugares.

Besos

Lola Mariné dijo...

Sigues descubriendonos maravillosos rincones de Francia, aunque creo que tus estupendas fotografias resaltan la belleza natural
Saludos

bleid dijo...

Vaya serie mas buena nos estas mostrando de Normandie, la verdad es que no tiene desperdicio.
seguire atento a proximas entradas
un abrazo

Elia dijo...

Hola Gus !!
Son maravillosas las fotografías y lo que nos has contado de estas zonas de Francia. Creo que te conoces mejor este país que muchos franceses!!
No he estado, pero me parece un lugar con un toque muy melancólico, elegante pero triste…eso sí , muy bien cuidado, impresionante.
Los balnearios tienen que ser una gozada, seguro que has estado en alguno, cuéntanos.
Besossss

GusPlanet dijo...

Gracias, Gracias Luis (... o a ésta altura debería decir: Merci Louis!?), por tus constantes amables palabras y los comentarios que siempre me dedicas. Un placer enorme compartir tantas aventuras con un 'amigo' como tú!

Ahhhhhh 'Imaginario'(algún día sabremos tú nombre y quién se oculta detrás de ésa máscara? JE!): densa y gris es en invierno, pero el resto del año creo que Normandie es un paraíso para los sentidos!

GusPlanet dijo...

Ma.Ángeles: es cierto, Trouville-sur-Mer tiene una arquitectura muy 'típica', pero creo en Normandie existen muchos otros pueblos bellísimos y realmente 'arrancados' de la páginas de los libros. Un saludo enorme para Uds.!

Gracias Lola por tú visita. Entre tantas presentaciones de 'Nunca fuimos a Katmandú' sé que estás muy ocupada y claro, como ya sabes, tus seguidores nos sentimos sumamente felices por la edición de tú libro!

GusPlanet dijo...

Gracias Bleid! Me alegro que te guste especialmente ésta serie, porque personalmente disfruto enormemente recreándome con las fotos que he tomado durante aquel viaje a la bellísima Normandie!

Hola Elia! Bienvenida una vez más al GusPlanet y claro, me alegra muchísimo también saber que te gusta ésta serie de reportajes.
Sinceramente creo que sí, conozco muchísimo más que muchos franceses (al menos a los que les he preguntado sobre su país) y creo que me pasaría la vida descubriendo cada pueblo, cada rincón, cada historia de éste país bendecido... y como siempre, me siento muy afortunado por ello!

Pamela dijo...

¿Dónde andaba yo, que me estaba perdiendo esta parte del paseo? Precioso, simplemente , no sé qué agregar, sólo darte las gracias por compartir estas fotos increíbles y tus relatos tan encantadores. Un besote