"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

6 de diciembre de 2010

París, cuando la magia es blanca !





Ya hemos comentado lo afortunado que me siento en vivir en una ciudad como París. Nunca cesa de sorprenderme y a lo largo de los años que llevo residiendo aquí (... ya son cuatro!), he aprendido a presenciar el paso de las estaciones del año y a apreciar lo que cada una de ellas nos ofrece.
Como sucede en casi toda Europa, éste comienzo del mes de diciembre, está resultando particularmente frío en la ciudad, y claro, hemos sido 'sorprendidos' por una 'temprana' nevada, lo cual ha transformado una vez más, toda nuestra perspectiva sobre cada rincón de ésta monumental ciudad.
Hace unos dias, durante la visita de unos amigos ingleses, comentábamos precisamente que cada ciudad tiene sus encantos y que el invierno y el frío pueden 'sentarles' muy bien a algunas de ellas. Éstos amigos me decían que para ellos 'París es el frío del otoño e invierno, sus parques silenciosos, sus árboles pelados, un viento que no conoce de fronteras, una lluvia fina y persistente y la posibilidad de refugiarnos todo el tiempo, en sus cafés, librerías, museos, galerías, mercados cubiertos, bistrós, o en la casa de algún amigo que nos ofrezca un chocolate caliente frente al destello del fuego cansino de una chimenea'.


Lástima que mis amigos se tuvieran que ir unos dias antes de la persistente nevada que insisto, tempranamente, engalanó las calles y los parques de París. Si no, hubieran sido testigos de la magia blanca que se apodera de la ciudad. No pude resistirme y desafiando un frío glacial, pero protegiéndome como corresponde, salí con mi cámara a capturar ése instante. La nieve caída no ha perdurado en todas partes, pero sí lo suficiente para recrear mis sentidos con su blanca palidez, ofreciéndome momentos y vistas sublimes, algunos ejemplos de ellos hoy les comparto aquí.
También pensaba que, pareciera como si en diciembre, todos los agentes encargados de programar actos culturales en la ciudad, pusieran toda su 'artillería fuerte' a la aprobación del público local o visitante. Es tan grande y abrumadora la posibilidad de elección, que nos podría resultar 'apabullante' el sólo hecho de conocer el listado completo de ése calendario cultural.
Tenemos éste mes algunos eventos de carácter mundial, sin dudas a la cabeza la mega-exposción sobre Monet en el Grand-Palais (la primera en París en casi treinta años!), cuyas entradas se encuentran agotadas desde hace varios meses, y por lo cual no he podido aún conseguir la mía. Claro, París no es solamente grandes exposiciones internacionales o grandes museos, existe todo un mundo a 'escala humana', aquellos que nos donan pequeños placeres cotidianos a los que vivimos por aquí.
 
 
 Una tradición fuertemente arraigada y que atrae a miles de visitantes, son las 'Iluminaciones de Noël' de algunas calles y de las grandes tiendas parisinas como 'Galleries Lafayette', 'Printemps', 'Le Bon Marché' o el 'Bazar Hôtel de Ville'. Pero también, otra tradición tal vez más cercana y agradable, son los 'Marché de Noël' , instalados en algunos barrios estratégicos. Claro, tenemos el más grande situado como no podría ser de otra manera, sobre los 'Champs-Elysées' o aquel sobre la 'Place de Trocadero' frente a la 'Tour Eiffel'. Aunque prefiero aquellos instalados sobre la 'Place Saint Germain-des-Prés', 'Place Saint-Sulpice' o 'Maison de l'Alsace', donde no sólo ofrecen productos navideños artesanales (... y crêpes y vino caliente a voluntad!), también han organizado todo tipo de eventos familiares como para que los chicos, verdaderos protagonistas de toda ésta movida, pueden explayarse a sus anchas.
 
Algunas calles de París se han visto engalanadas para la ocación, resguardando un cierto aire 'de antaño', y ofreciéndonos la posibilidad que la magia de ésta época reviva en nosotros. Dos de mis calles favoritas en la ciudad así lo demuestran: 'rue de Mouffetard' en el V° arrondissement (cerca del Quartier Latin), o la 'rue de Montorgueil', situada en el I° arrondissement de Paris, y uno de mis destinos predilectos por la constante animación de sus bares y bistrós, sus 'mercados callejeros a la antigua', sus tiendas tradicionales, su arquitectura parisina de los siglos VXII u XVIII, y por el aroma que ofrecen sus 'crêperies' y sus vendedores de castañas asadas, uno de aquellos 'eventos' que nos anuncian que, efectivamente, estamos en invierno!
 
En fin, todo un mundo de posibilidades, que sólo debemos buscar en algunos de los veinte barrios que contiene la ciudad. Sé que cada uno de nosotros encontrará 'su propio refugio' u espacio que le sea más agradable. Porque como he vuelto a comprender, gracias a la mirada de mis amigos, París y el invierno nos pueden donar una combinación que tiene su encanto, sólo depende del cristal de nuestra mirada y el anhelo que dispongamos en ello !



6 comentarios:

bleid dijo...

woowwww, Gus, que bonito, si dicen que Paris es la ciudad mas bonita de Europa , toda nevada debe ser alucinante no???
grandes fotos , disfruta de la ciudad en ese estado mientras dure el temporal
un abrazo

Ignacio Santana dijo...

Qué maravilla Gus!!!...no voy a engañarte, he leido el texto aprisa y corriendo...para poder contemplar y disfrutar de estas estupendas fotografías...me parecen geniales...muchas gracias por compartirlas...me han recordado mis últimas navidades en París ;)

Enhorabuena por el trabajo desarrollado y un gran abrazo!!! ;)

Mª Angeles y Jose dijo...

Paris siempre es bella y en estas fotos mucho mas.

Besos

M.Eugenia dijo...

Vaya regalo prenavideño... la foto de la torre ESCECTACULAR.
Un besazo

ANRAFERA dijo...

...estupendo reportaje con unas tomas muy buenas. Felicitaciones. Saludos.
Ramón

El Guisante Verde Project dijo...

La nieve ha barrido el continente; nosotros, por primera vez hemos disfrutado de Budapest en blanco. Pero como me gustaría estar en París.... Es una vista que nos falta, de momento nos queda el consuelo de tus fotos.

Disfruta!

Roberto