"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

15 de marzo de 2011

Albi, ciudad episcopal y Patrimonio de la Humanidad

-
Suele sucederme que, o por ignorancia o por distracción, muchas veces arribo a un destino sin tener la menor idea con lo que voy a encontrarme. Entonces, las gratas sorpresas suelen ser mayores y las recompensas de haber llegado hasta allí enormes! Ésto precisamente me pasó en septiembre del año pasado, cuando acepté una invitación de unos amigos franceses Michelle y Jacques (sobre quienes me he referido en alguna otra entrada), para visitar junto a ellos la ciudad de residencia de Jacques, la bellísima, encantadora, imponente Albi, ubicada en el departamento de Tarn (del cual es cabecera), comprendida en la región de los Midi-Pyrenées. Partimos una mañana desde Nimes (en la región del Languedoc-Roussillón, como me referí en la entrada 'Nimes') y luego de atravesar comarcas y pueblos que a ésta altura del camino se me hacía imposible donarles otros superlativos (cada comarca atravesada superaba a la anterior), arribamos finalmente al atardecer, listos para degustar un típico aperitivo local en casa de Jacques. Entonces, la mañana siguiente (bien temprano como me gusta descubrir un sitio nuevo), salimos a visitar una ciudad que hacía poco había sido honrada con la distinción de 'Patrimonio de la Humanidad' por la Unesco (julio del 2010). Ciudad que, gracias a la paciencia de éstos amigos por enseñarme sus rincones favoritos y gracias a las ganas que entre todos pusimos para compartir juntos ésas jornadas de visitas, pude apreciar en gran medida y especialmente 'ceder a sus encantos'. Pero qué es lo que posee Albi que la hace tan atractiva a los ojos de cualquier viajero? Pienso que en primer lugar, es el patrimonio artístico y arquitectónico y la atmósfera bien preservada de 'ciudad mediana o pequeña', con un rico pasado y un mejor presente, y con una actividad de típica ciudad del interior, que no se deja seducir por las luces y el estrés de las grandes urbes.

-
-

Como todo pueblo francés, Albi resguarda una historia de tumultos, guerras y riquezas comerciales y patrimoniales. Gracias al río Tarn que la atraviesa y que ha marcado su vida política y financiera, Albi ha sido habitada desde tiempos prehistóricos, aunque fueron los romanos quienes (durante la conquista de la Galia), establecieron el primer poblado que, a falta de vestigios arqueológicos, se supone nunca fué considerada una gran urbe. Sin embargo ése primer poblado romano ('Civitas Albigensium'), fué tempranamente declarado 'arzobispado' (siglo IV) cuando la conversión del Imperio pagano al cristianismo, y desde entonces la historia de Albi ha sido una sucesión de enfrentamientos religiosos y épocas de gran esplendor. Quienes tal vez marcaron una era en la región, fueron la 'secta cristiana' de los 'cátaros' o 'albigenses' quienes, como les comentara en el reportaje anterior ('Región Midi-Pirineos, una maravilla de pueblos y paisajes'), durante los siglos XIII y XIV en la 'Baja Edad Media' dominaron la vida política y religiosa de la región de los Midi-Pyrenées. Pues bien, fué Albi el centro de ésa nueva corriente religiosa y desde allí se expandió a todas las comarcas vecinas. Como sabemos, celosos por ésa pujanza política y financiera, el Papa Inocencio III y el rey de Francia Augusto-Felipe (en ésa época la región de Midi-Pyrenées se consideraba una región independiente dominada por los condes de Toulouse, aunque más cercana al reino de Aragón que al de Francia) emprenden 'cruzadas' contra los albigenses. Éstas guerras de religión (de carácter militar por las cruzadas y religiosas por la Inquisición) dejan como saldo decenas de miles de masacrados, pueblos enteros en estado de ruina completa, muchos más perecen en las hogueras. Éstas cruzadas contra los albigenses son consideradas por los historiadores como uno de los hechos sangrantes más crueles de la historia de la iglesia católica. Más tarde, cuando ésa iglesia católica aliada al rey de Francia logran imponer su poderío político y 'espiritual', emprenden grandes obras de urbanización, siendo Albi la ciudad que recibe construcciones de gran envergadura como la 'Catedral de Santa Cecilia', que tardaría dos siglos en lograr su altura final, y que desde entonces, con su brillante diseño, obra maestra de ingeniería y la utilización de ladrillo rojo como soporte de construcción, no cesa de maravillar a todos los que logramos arribar hasta su entorno.
-
-
La 'Catedral de Santa Cecilia' en Albi es sencillamente espectacular y sin dudas nos quita el aliento en su primera observación. Considerada como una obra maestra del medievo, su particularidad es que sigue siendo el edificio con la superficie más grande en ser construida totalmente de 'ladrillo rojo' y, aunque nos podría parecer, vista desde fuera, como una inmensa fortaleza, encaja perfecta y armoniosamente con la arquitectura que la rodea. Ciento trece metros de largo, setenta y ocho metros de altura, sus dimensiones abruman. Construida sobre la base de antiquísimos templos cristianos que datan del siglo IV, las obras de su construcción depararon dos siglos (de 1280 a 1482) y su obra se debe a arquitectos e ingenieros italianos. Si su exterior sorprende por su sobriedad y carácter de fortaleza inexpungable, su interior guarda una riqueza mayor. Compuesta de varias galerías y altares, en su interior podremos deslumbrarnos con algunos de los frescos más grandes jamás construidos en iglesia alguna: el fresco denominado 'El Juicio Final' abarca 300 m2 , por mencionar alguno. Al recorrer la 'Catedral de Santa Cecilia', visitar el tesoro, me sorprendió gratamente sentirme rodeado de una atmósfera muy acogedora, algo que raramente me sucede en edificios de semejante envergadura (los suelo sentir fríos, oscuros, asfixiantes...) y con la luz especial que penetra en las mañanas y que atraviesan los miles de vitrales de sus paredes, un suave aroma a incienso y las cientos de velas encendidas por devotos, debo confesar que me sentí sumamente atraído por una catedral que deslumbra a cada paso.
Como me sorpendió luego el edificio contiguo a la 'Catedral de Santa Cecilia': me refiero al antiguo 'Palacio episcopal de la Berbie', hoy sede del 'Museo Toulouse-Lautrec'. Ése aristócrata-pintor nacido en Albi en 1864 y que a fines del siglo XIX supo retratar el ambiente bohemio y decadente de los cabarés, cafés y teatros de una París que frecuentaba. Edificado entre los siglos XIII y XIV, el 'Palacio episcopal de la Berbie', simbolizaba (como la Catedral de Santa Cecilia) el poderío alcanzado por los arzobispos de Albi luego de las cruzadas contra los albigenses, siendo su arquitectura militar fundamentada en la defensa pasiva por la extraordinaria altura y espesor de sus muros. Como sabemos Toulouse-Lautrec fallece tempranamente a la edad de 36 años (debido a enfermedades congénitas y a la sífilis contagiada en sus visitas a los cabarés de Montmartre), en 1901 su madre lega todo su patrimonio artístico a la ciudad que lo vió nacer y de donde su familia era oriunda. Desde 1922 éstas obras son expuestas en el 'Palacio de la Berbie', para inmenso placer de todos los que apreciamos la obra de éste singular retratista. Recorrer las calles del Viejo Albi, es maravillarnos por un entorno paisajístico y arquitectónico muy bien preservado, donde podremos admirar la originalidad de sus casas y palacios concebidos en ladrillo y rematados con inmensos lingotes de madera. Casi todo el patrimonio urbano que podemos vislumbrar actualmente proceden del Renacimiento (siglo XV), cuando Albi adquiere un gran esplendor debido a la riqueza de un ingrediente que revolucionaría la época: el pastel, ése material que utilizaran desde entonces artistas del mundo entero y que junto al cultivo del azafrán, fueron el 'oro negro' de los albigenses.
-
-
Como toda ciudad que se precie, en Albi los mercados populares y las terrazas de los cafés nos pueden resultar el mejor entorno para apreciar la vida local desde un primer plano, una actividad que no cesa en ninguna época del año, gracias a los festivales y eventos que organizan desde la secretaría de cultura y organizaciones locales. Creo que la mejor ubicación para apreciar Albi es desde el cercano 'Puente Viejo', edificado en ... 1035! constituyendo uno de los puentes en actividad más antiguos de Francia. Realizado en piedra y con entramado de ocho arcos, desde su construcción, el Puente Viejo ha sido testigo de la actividad comercial febril que desde siempre se ha desarrollado en Albi: por el circulaban los transportes de vino de Gaillac, cáñamo de Canavière, la planta tintorea llamada pastel, azafrán, vidrio de Grésigne y cerámica de Montans, entre muchas otras mercancías. Numerosas curiosidades nos aguardaban en Albi: el bellísimo 'Mercado Cubierto' construido en 1901 por el señor André Jules Michelin, futuro inventor del neumático. El Museo Lapérouse, dedicado a Jean Francois de Galaup, conde de La Pérouse, gran navegante del siglo XVIII (nacido en Albi en 1741), quien diera la vuelta al mundo durante tres años, realizando un trabajo científico de envergadura que marcaría los conocimientos posteriores sobre plantas, animales y sitios visitados en sus viajes. Lapérouse también participó en la guerra de Independencia de los Estados Unidos y por ello fué elevado al rango de Capitán de buque por el rey Luis XVI. Luego que descubriera Albi, saboreara las delicias locales en casa de mis anfitriones y me sorprendiera gratamente por su entramado urbano y paisajístico, me sentía preparado para recorrer algunos otros pueblos de la región. Y hacia allí nos encaminaremos en nuestras próximas entradas: siempre y cuando, ustedes, así lo consideren!
-
-
Quelques Notes: una vez más debo agradecer enormemente la paciencia y la entrega de mis anfitriones locales, Michelle y Jacques, quienes me mostraron grandes comarcas y bellísimos pueblos de su región y quienes me enseñaron que cuando uno tiene un espíritu abierto y curioso, el camino siempre nos puede presentar personas como ellos. Partiendo desde Albi, podremos visitar grandes sitios del 'país cátaro' en los 'Midi-Pyrenées': Abadías como 'Saint-Papoul', 'Villelongue', 'Caunes-Minervos', 'Saint-Hilare', 'Lagrasse', 'Fontfroide' y 'Alet'. Castillos como 'Saissac', 'Lastours', 'Villerouge-Termenés', 'Termes', 'Arques', 'Usson', 'Puilaurens en Lapradelle', 'Peyrepertuse en Duilhac', ' Quéribus en Cucugnan', 'Aguilar', 'Castillo y Murallas de la Cité de Carcassonne' y es éste último, nuestro próximo destino!

16 comentarios:

Maribel dijo...

Una maravilla de reportaje, como los que siempre haces Gus, por fin hablas de una pequeña ciudad que tuve el gusto de conocer, aunque muy de paso, a mi me maravilló la vista desde el puente viejo, era al atardecer y sé que esa vista la llevaré conmigo mucho tiempo.
Un beso violeta,
Maribel

fosi dijo...

Que maravilla de sitio,la catedral se la ve inmensa,y hablando de ver,lo que habra visto ese puente....
Un abrazo.

Elisabet dijo...

Esta me falta...qué bonita, me la apunto!

Un saludo!

Abi E. dijo...

Hola Gus, toda esa zona está plagada de maravillas y leerlo de tus letras es un placer casi tanto como estar en persona, pero con mas información, así da gusto conocer los lugares.
Ya estoy deseando de viajar de tu mano a Carcassonne y visitarlo bajo tu punto de vista.

Un abrazo

LOURDES dijo...

Me encanta tu reportaje, Gus!
Me ha hecho recordar la profunda impresión que me causó contemplar la imponente Catedral de Albi, con ese aspecto de fortaleza inexpugnable y ese color rojizo de los ladrillos!! Recuerdo que pensé que jamás hubiera asociado ladrillos con catedrales. Pero me pareció una simbiosis casi perfecta.
Un abrazo

CRISTINA dijo...

Sí, me adelanté a tu post, con mi comentario anterior, qué bueno!!!
Muy bonitas las fotos, muy interesante todo lo que cuentas, como siempre. Y me has hecho recorrer de nuevo Albi y disfrutarla. Gracias, Gus.

GUSPLANET dijo...

Maribel! Será que debamos regresar juntos a Albi? así tendré una excusa para enseñarte ésta bellísima ciudad. Estpy persuadido que en ésos jardines te sentirás 'como en casa'.

Hey Fosi, también me pregunto lo mismo: las cosas que habrá visto ése puente! Aunque en alguna época diríamos en lugar de 'cuánta agua bajo en puente', 'cuánta sangre bajo el puente!', no te parece?

GUSPLANET dijo...

Hola Elisabet: tú que has recorrido mucho de la región, no te puede faltar Albi en tús próximas visitas!

Abi, gracias amigo por tú eterna amabilidad y gracias por la paciencia con que lees mis reportajes (pero ya sabes, yo disfruto enormemente de tús salidas y paseos!)... lo dicho: próxima parada 'Carcassonne!'.

GUSPLANET dijo...

Lourdes, una vez más muchas gracias por tú visita y amables comentarios. Qué sorpresa ver ésa inmensa Catedral por primera vez, no? Uno se siente realmente 'pequeño' ante semejante monumento y ése es el 'efecto' que la iglesia deseaba al construir éstas catedrales. Y cómo tú bien dices: yo tampoco hubiera asociado al ladrillo rojo con las catedrales, pero aquí han logrado una enorme simbiosis ... y todo ésto fué comenzado a construir hace unos ... 800 años!

Cristina, gracias por tú simpatía y por visitarme en éste espacio. Una vez más pienso que el día que nos encontremos tendremos mucho 'material' del cual hablar! JAJAJAJA

Hevia dijo...

Cuanto más leo tu blog más cuenta me doy de la cantidad de bellos lugares que hay repartidos por todo el mundo y que me son totalmente desconocidos. Y también es curioso el hecho de que estos lugares sean más bellos que aquellos que son más "típicos" o conocidos. Un reportaje magnifico.
Saludos!!

ANZAGA dijo...

... esta me falta Gus. Me la apunto... Por cierto cada vez que entro, me encuentro que has cambiado los muebles de sitio... ;) Esperando estoy a ver Gusplanet en primavera...

Abrazos.

M.C. dijo...

De Albi guardo gratos recuerdos. Fue además, fue el destino de mi primer viaje fuera de España.
Preciosa entrada, como siempre!
Saludos

José Carlos DS dijo...

Precioso lugar Albi, no me asombra para nada que sea Patrimonio de la Humanidad, me han encantado los jardines tan cuidados que tiene y como siempre la completa crónica :D

Saludos!!!!

GUSPLANET dijo...

Gracias Hevia por tus palabras! Pensar que Albi lo tienes relativamente cerca: ojalá pduiéramos recorrer mejor tantos sitios impresionantes de la bella y Vieja Europa ...

Hola Anzaga: fíjate que estoy en plena 'ebullición primaveral' y necesito sacudirme la 'modorra' del invierno. Así que sintoniza el mismo canal, volveremos con más novedades!

GUSPLANET dijo...

M.C: qué bueno que tengas bellos recuerdos de Albi, no sé en qué época del año la has descubierto, pero seguramente te ha encantado como ha muchos de nosotros.


Hola José Carlos: sabes? ésos jardines 'a la francesa' son una de las tantas maravillas que nos aguardan en Albi y sus alrededores ... ésos jardines, como todo el conjunto arquitectónico urbano en ladrillo rojo, son de una singularidad apabullante!

Japy dijo...

Normalmente cuando llegas a algún sitio sin saber lo que te vas a encontrar siempre te sorprendes porque la mayor parte de los sitios suelen tener al menos algo con gran encanto. En este caso por lo que cuentas además es una maravilla de lugar y las fotos así lo muestran. Saludos.