"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

2 de abril de 2011

'Cordes sur Ciel', en las puertas del cielo!

-
“Viajamos durante años sin saber lo que estábamos buscando, erramos en la resonancia, abrumados de deseos y arrepentimientos. Y llegamos súbitamente a alguno de esos dos o tres lugares que esperan a cada uno en éste mundo. ...El viajero que, desde las terrazas de Cordes, mira la noche del verano, sabe que no tiene que ir más lejos y, si lo desea, la hermosura de éste sitio, cada día lo protegerá de toda soledad.” Albert Camus
-
-
Otra de las maravillas que podremos descubrir en la región de Midi-Pirineos, es el legendario pueblo de 'Cordes-sur-Ciel', literalmente 'Cuerdas al cielo'. Ubicado en el departamento de Tarn, a 35kms de Albi y 50kms de Toulouse, 'Cordes-sur-Ciel' debe su fama a su prodigiosa arquitectura gótica que, emplazada en la cima de una colina, domina la región, entre viñedos y campos de labranza y pastura. Toda la región de Midi-Pirineos recoge leyendas e historias de guerras y religión, pero 'Cordes-sur-Ciel' atesora entre sus murallas, mucho más que leyendas del pasado. Así, cuando uno recorre sus callejuelas empedradas, percibe la textura de sus muros, se agita ante la belleza de sus fachadas y la armonía del conjunto, no puede más que sentirse subyugado por la sabiduría de aquellos que, alrededor del año 1222, la crearon. Precisamente su fundador fué el Conde de Toulouse, Raimundo VII, quien deseaba construir un pueblo-fortaleza que protegiera la población de los avances de las tropas francesas durante las cruzadas contra los cátaros. Rápidamente Cordes-sur-Ciel se tranformó en una ciudad próspera, debido al comercio de paños, sedas y pieles. Testimonio vivo de ése rico pasado, son las muy bien preservadas mansiones góticas que encontraremos en todo nuestro recorrido por las callejuelas de Cordes.
Sobre algunos pasajes históricos de 'Cordes sur Ciel' hemos hablado en el reportaje 'Un pueblo inscripto en el cielo' que publicara en diciembre de 2008.
Ésta vez simplemente me referiré a las actividades que podremos realizar en una visita a éste fabuloso rincón de Midi-Pirineos. Algunos amigos nos comentaban sus deseos de visitar Albi, Carcassonne y otras maravillas de la región. Personalmente pienso que si ésta zona se encuentra a tres horas y media de Barcelona y cuatro de San Sebastián, bien merece la pena acercanos allí en automóvil y organizarnos dependiendo de los sitios que eligamos frecuentar. A fuerza de visitar la región y conocer de primera mano algunas de sus maravillas, me he convertido al culto de la misma: desde la modernidad del 'Viaducto de Millau', una de las joyas arquitecturales de fines del siglo XX, concebido por el genio del arquietcto inglés Norman Foster, hasta las cuevas prehistóricas de los antepasados del hombre europeo, presentes y diseminadas en varias locaciones. Para los amantes de las aventuras deportivas, tendremos las 'Gargantas del rio Tarn' y las de 'Aveyron': ideales para descensos en kayaks, rafting, recorridos en bicicletas todo terreno, escaladas o senderismo, cabalgatas libres o con guías y simplemente para aquellos que sólo gusten contemprar desde las alturas, una de las áreas naturales mejor preservadas de Francia.
Con 26 000 kms de senderos demarcados, que atraviesan algunos sitios preservados como el 'Camino de Santiago' francés (Patrimonio de la Humanidad), hasta las alturas de los Pirineos, un paraíso en la tierra al alcance de todos!
Para los amantes de la historia y arquitectura: infinidad de pueblos y 'bastidas' que dan testimonio del rico y turbulento pasado medieval. Ciudades y pueblos como Toulouse, Albi, Saint-Cirq-Lapopie, Fegeac, Conques, Rocamadour o el mismo Cordes-sur-Ciel. En cuanto a la gastronomia regional, los viñedos AOC de Cahors, Gaillac, Fronton, Madiran, Pacherenc du Vic Bilh y Marcillac son algunos de los más reconocidos, siendo que casi todos poseen sitios donde podremos degustarlos in situ y/o realizar una visita a los establecimientos que se dedican a su cultivo y producción. En cuanto a los quesos, tendremos el famoso 'Roquefort' sobre el que hemos hablado en un reportaje anterior, o los cremosos de Rocamadour, el 'bleu' de Causses o de Laguiole, las nueces de Périgord, el cordero de Quercy, el ajo 'Rose de Lautrec', las carnes rojas de Aveyron y Ségala, trufas, azafrán, colza, por citar algunos productos 'protegidos' y 'certificados de origen'.
-
-
En Cordes-sur-Ciel, lo mejor que podremos hacer es dejarnos llevar por los caminos y senderos que la atraviesan y una vez que hemos descubierto sus famosas mansiones góticas, con extrañas y misteriosas inscripciones, o el Mercado techado de la plaza central, que contiene un 'pozo de agua' de 113 metros de profundidad y donde se cuenta, fueron arrojados tres inquisidores venidos a Cordes a hacer su 'limpieza' de toda herejía comunal ... pasando por el 'Museo del Azúcar' de Yves Thuries, uno de los mejores 'ouvrier de France', cuyas obras me hacían pensar en la libertad del artesano que se permite crear semejantes piezas con un material que, en su tratamiento, podríamos comparar al vidrio o ¿por qué no? el 'Museo de Arte Moderno' local, orgullo de Cordes y que preserva obras de artistas del siglo XX. Ciudad de arte y artesanos, son numerosos los artistas que abren sus puertas a lo largo de todo el año, para que podamos descubrir algunos de los secretos de la fabricación del vidrio, del entramado del cuero, de las esculturas, de la cerámica, del diseño de joyas y relojes ...
-
-
Contemplando el amanecer desde el monte rocoso que se encuentra frente a Cordes sur Ciel, es la mejor ubicación que podremos tener, como si de una 'puesta en escena' se tratara, cuando las nubes se elevan y dejan paso a éste pueblo que se me antoja inolvidable y bellísimo, sitio donde uno puede regresar tantas veces, deseando descubrir en cada visita, cada uno de los misterios que encuadra.
-
-
Quelques Notes: estimados amigos, una vez más he estado ausente de la red. El motivo de ése alejamiento fué un viaje que he realizado por tierras de la 'Costa Blanca' española, por supuesto! He visitado amigos en un pueblo costero llamado 'Santa Pola', en la provincia de Alicante, Comunidad Valenciana. He tenido el enorme placer de contar con nueve dias de muy buen clima, típicamente mediterráneo: sol y una brisa permanente. Gracias a lo cual he podido desarrollar mis visitas previstas, aunque se tratara de un viaje en carácter 'privado', por el sólo hecho de compartir tiempo con amigos tan amables y queridos. Gracias a ellos, una vez más disfruté de vuestra hospitalidad, vinos y gastronomía, por supuesto! y entre uno y otro, pude reconocer sitios como 'Alicante' (donde estuve en las Hogueras del 2007). Mi primera visita a la muy atrayente 'Valencia', y una jornada de sol y senderismo en una pequeña isla llamada 'Tabarca', declarada 'Reserva de Biosfera' del Mediterráneo ... Pero claro, mientras continuaremos recorriendo la región francesa de Midi-Pirineos, tendré tiempo de editar mis fotos y luego si, poder compartir con ustedes mis impresiones en el siempre atractivo sur de España. Éste fin de semana, de regreso en Paris, he asistido a la emoción y la adrenalina que conllevan participar de un prueba como la 'Maratón de París' ... no, no fuí yo el que ha participado: como en cada evento deportivo de ésta envargadura (¿recuerdan los triatlón 'Iron Man' de Niza y Zurich?), he asistido técnicamente y acompañado a un puñado de amigos belgas que sí han participado y vencido una de las carreras líderes del calendario deportivo internacional y que en ésta, su 35° edición, han formado parte de la misma nada menos que 40000 corredores llegados desde todas partes del planeta. Una fiesta absoluta! ¡Gracias entocnes por vuestra paciencia y compresión, no cambien de canal: ya volvemos!

10 comentarios:

fosi dijo...

Hola Gus.
Que bonitas las calles de este pueblo,hace más apetecible sentarse a tomar algo en una terraza y disfrutar de los antiguos edificios.
Un abrazo.

CARLOS dijo...

Muy buenas Gus, excelente tu reportaje sobre este precioso y hermoso pueblo, sensacionales las fotos y la visita virtual. Saludos y buena semana.

viajesdeprimera dijo...

Qué buen post Gus!

Saludos,

viajesdeprimera.com

Maribel dijo...

Querido Gus,

me encanta tu foto de portada, veo que has pasado muy buenos días, me alegro muchísimo.
Tu reportaje siempre perfecto.
Besos violetas,
Maribel

CRISTINA dijo...

Es tan precioso Cordes que hasta el mismísimo Camus es capaz de escribir algo casi optimista, positivo, incluso.

Muy bonito el post y geniales las fotos, como siempre.

Besos, Gus.

GUSPLANET dijo...

Hola Fosi! No sabes qué bella es la ruta de entrada a Cordes: una sucesión de colinas, campos labrados, bosques, alguna Iglesia medieval y finalmente, en la cima de una colina, una de las grandes maravillas de ésta de por si, bella región!

GUSPLANET dijo...

Hey Cralos: te he dicho camarada que eres muy amable con tús palabras? Simplemente GRACIAS! y me complace que te gusten éste tipo de entradas.

Hola Javier: Muchísimas gracias a ti también por tus palabras y Bienvenido al Gusplanet! Te esperamos siempre por aquí, como muy pronto retrebuiré tú amabilidad ...

GUSPLANET dijo...

Hola mi Hada Violeta: como sabes, he pasado nueve dias estupendos en la Costa Blanca, he regresado con montones de buenos recuerdos. Pero claro, siempre el mejor recuerdo será el re-encontrarme con mis buenos amigos españoles!

GUSPLANET dijo...

Cristiiiiiiiina! Tú lo has dicho, Cordes es muy bonito y como también dirían algunos de mis amigos: "de puta madre" JAJAJAJA Un saludo pa'ti y gracias siempre, por estar presente en el Gusplanet!

El Guisante Verde Project dijo...

Me has matado, Gus! con lo de las horas desde Donostia... Ya no tenemos excusa, jajaja. Siempre que te leo pienso lo cerca que tenemos Francia, y lo poco que conocemos de primera mano. Debe ser rivalidad histórica que la llevamos impresa en los genes, jajaja. Es broma. Creo que factores como el económico hacen que Francia sea casi un desconocido.
Mientras le ponemos remedio, es magnífico poder leerte.

Un abrazo


Roberto
El Guisante Verde Project