"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

5 de septiembre de 2011

En Luberon: maravillosa Provence!

-
Tenemos una tarjeta pegada en la heladera de casa que dice: 'Sabiduría es tener sueños bien grandes, para no perderlos de vista cuando los perseguimos', pertenece al genio de Oscar Wilde. Personalmente creo fervientemente en poder llevar al plano de la realidad los sueños que alguna vez nos permitimos recrear en nuestra imaginación. Y ésto es precisamente lo que me sucede cuando visito una región como la Provence francesa: permitirme anhelar bien alto para llevar a cabo los sueños de una vida diferente, algo alejados del tumulto, hipnosis y estrés de las grandes ciudades, regresando a las fuentes primarias, sabiendo que ésa vida, ciertamente bucólica, existe y está ahí nomás, esperando que la alcance aquellos que la meriten. Justamente leía una nota, que hablaba de un fenómeno que se produce en Francia desde hace algunos años: muchas familias emprenden el éxodo de dejar las grandes ciudades, para alcanzar una vida campestre. Algunos lo hacen motivados por una cuestión de espacios (una casa grande, jardin y huerta donde sembrar frutos incluidos), una vida más saludable, una crianza diferente para sus hijos, tener tiempo para una vida más contemplativa, etc. Todas éstas ideas conforman el centro de nuestra motivación para que decidamos, con la ayuda de la buena estrella, abandonar la vida citadina para reconvertirnos en ciudadanos de un espacio soñado y abalado desde tiempos remotos. Ésta introducción marca un poco el motivo e interés de mi último viaje al corazón de una región, la Provence, que he aprendido a amar como propia y a la que aspiro en un futuro muy cercano, poder acceder. Nuestro recorrido se centró básicamente en dos 'rutas' dentro del amplio abanico de subregiones y departamentos que comprenden lo que se denomina geográficamente como 'PACA': Provence, Alpes y Costa Azul. Hemos recorrido y explorado minuciosamente el Parque Natural de Luberón, al que muchos consideran como 'el corazón de la Provence'. He aquí precisamente, que uno puede descubrir, aquellos míticos paisajes que desde hace siglos atrae a una gran variedad de viajeros y que desde el siglo XIX comparte un sueño universal a través de la obra de los grandes pintores 'impresionistas' que perfectamente han sabido captar la luz y la esencia de la región.
-
-
El Parque Natural de Luberon se sitúa dentro del departamento de Vaucluse, una comarca que comprende otras zonas geográficas muy bien identificables como lo son Avignon (Avignon, Orange, Châteauneuf-du-Pape, Caumont-sur-Durance, etc.). Luego tendremos el 'Petit' y el 'Grand Luberon', bañados por el intenso caudal del rio La Durance (Cavaillon, Pertuis, Apt y algunos de los considerados 'Pueblos más Bellos de Francia': Ménerbes, Gordes, Ansouis, Loumarin y Roussillon, Lacoste, Bonnieux, Oppède-le-Vieux, etc.), un poco más al norte tendremos los pueblos de la 'Haut Vaucluse' (Vaison-la-Romaine, Bollène, Séguret, Mornas) y el 'Enclave des Papes', entre otros. Posteriormente nos encontraremos en la comarca del mítico 'Mont-Ventoux' (la 'cima de la Provence'), que comprende el 'Comtat Venaisin' y el 'Pays de Sault' (Carpentras, Sault, Venasque, Pernes-les-Fontaines, Mazan, Le-Beaucet, etc.) para finalizar con el 'Monts de Vaucluse' y 'Pays de Sorgue' (L'Isle-sur-la-Sorgue, Fontaine-de-Vaucluse, Velleron, Lagnes, Le-Thor', etc.). La segunda ruta que hemos explorado, es la que comprende la bellísima ciudad de 'Aix-en-Provence' (alguna vez capital de la región) y los pueblos aledaños al 'Monte Santa-Victoria', aquel mítico cordón montañoso que tanto atrajera la atención del maestro Paul Cézanne (tanto fué su 'encantamiento' con el monte y sus comarcas, que lo plasmó en 60 de sus cuadros más famosos) y en el que, entre enormes viñedos y sembradíos de labranzas, he descubierto y visitado el pueblo de Vauvenargues y su famoso castillo que alberga, nada menos, que las tumbas de un tal Pablo Picasso y su última esposa, Jacqueline...
-
-
Éste rincón de la Provence, resguarda aún abundante presencia del fascinante universo agrícola que le otorgara fama y fortuna: milenarios campos de olivares, aportados a la región por los romanos, colinas y terrazas de viñedos, en todas sus variedades, que en éste momento se encuentran en plena vendimia. Sembradíos de melones en Cavaillón (una variedad muy reconocida en todo el país), hectáreas de calabazas ('potiron') que engalanan los campos con su intenso color naranja. Girasoles tan soberbios como aparecen en los cuadros de Van Gogh, lavandas en todas sus variedades con ése color característico, simulando 'alfombras' que visten las colinas más altas y a veces de difícil acceso, pero que conforman la materia prima de la industria farmaceútica, de perfumes y cosméticos. Variedades de todo tipo de frutales (entre otros 'cerezos', que allí denominan 'el diamante rojo de la Provence') y claro, omnipresentes en cada huerta, en cada cocina, en cada restaurante, las 'hierbas de Provence', tan aromáticas que su simple esencia nos ayuda en la 'apertura' de nuestros sentidos. Todos éstos frutos del terruño se pueden apreciar con un simple recorrido por la región o a través de los numerosos 'mercados populares' que cada mañana alegran el centro de los pueblos, con ése murmullo ancestral de los hombres ofreciendo sus mercancías y nosotros, los clientes, algunas veces comprando y otras muchas simplemente deleitándolos con ése espectáculo casi 'teatral' y que me resulta tan ameno.
-
-
Otra característica de la Provence y que tanto me atrae, es la arquitectura típica de sus casas y edificios. Si bien un puñado de ciudades (como en todas latitudes) han perdido mucho de su encanto en cuanto a conjunto arquitéctonico y urbanístico, en detrimento de monstruosas modernidades, son numerosos los pueblos que resguardan celosamente el acervo de sus ancestros: casas macizas con paredes de piedra pintados en colores terracota que jamás desentonan con el paisaje, ventanas pequeñas para resguardarse de los inviernos y protegerse de los calores intensos, casi siempre pintadas en color 'lila provenzal' (al igual que las puertas), techos de tejas rojizas, costumbre heredada de la época romana. Jardines con inmensas variedades de flores y frutales según la estación, huertas donde siempre nos toparemos con ésas hierbas aromáticas de las que nos referíamos más arriba y algo que les brinda un encanto especial: fuentes de agua fresca, como en cada pueblo de la región, que brindan ése sonido característico del agua cayendo, sonido que acompaña, junto al de las famosas 'cigarras', el largo letargo de las tardes veraniegas. Éstas casas tan nobles y macizas (que los franceses llaman 'mas' o 'bastides'), son las más requeridas por las personas que desean instalarse en la región. Claro, en nuestro periplo y al contactarnos con algunas agencias inmobiliarias, aprendimos que muchos extranjeros son los que compran por allí, así como algunos políticos y celebridades locales (muchos adquieren propiedades como 'residencias secundarias' y otros se instalan todo el año). Por éso, el precio de las casas depende de la zona elegida, y la variación de la oferta dependerá de la alta demanda por una propiedad en, por ejemplo, zonas como el denominado 'triángulo de oro inmobiliario' del Luberon, comprendido entre los pueblos de Gordes-Roussillón, Ménerbes y Lourmarin.
-
-
Precisamente el pueblo de Lourmarin (situado en la lista de la organización 'Los Pueblos más Bellos de Francia') es el que ha cobrado fama en el mundo anglosajón, gracias a la serie de libros del escritor británico Peter Mayle. En el best-seller de 1989, 'Un año en Provence', como en el de 1991, 'Siempre en Provence', recrea sus años en la región: cómo descubre el pueblo donde decide instalarse, los periplos que vivió al tratar de adaptarse a la cultura local y restaurar una de ésas casas que comento en ésta nota y las maravillas del entorno y de la vida campestre. El éxito de éstas novelas, fué trasladado al cine por el director Ridley Scott ( 'Aliens', 'Thelma & Louise', 'Gradiator'), bajo el título de 'A Good Year' (2005), película protagonizada por Russel Crowe y Marion Cotillard. Éste film semi-autobiográfico fué un éxito internacional (para muchos que conozco figura en la lista de sus 'filmes favoritos'), catapultando a Luberon en el listado de las zonas más admiradas y soñadas del planeta... y haciendo que el número de turistas y personas que deseaban instalarse en la zona creciera en forma exponencial. Como consecuencia de ello, el precio de muchas de ésas bellísimas propiedades ha subido desde entonces en forma sideral, logrando que el famoso autor de todo ello, Peter Mayle, al parecer decidiera poner en venta su redisencia e intalarse en Nueva York. De todos modos, comparado con otras regiones del sur de Europa cercanas al mar o costeras, el turismo aquí no es 'de masas', ya que muchos de los pueblos que menciono son de difícil acceso, bastante honerosos en cuanto al precio de los alojamientos o se concentra en los meses de julio y agosto y en los pueblos más famosos, como los citados Gordes, Roussillón, Ménerbes, Lacoste, Bonnieux, Lourmarin u Oppede-le-Vieux.
-
...y como toda buena aventura y ya que hemos 'echado a andar' éste gran sueño, puedo anunciarles que ésta historia continuará!
-
Quelques Notes: Una mañana, desayunando en la cafetería de un pequeño hotel que tuvimos la suerte de encontrar (se llama 'Mas de la Tour', está ubicado en el pueblo de Gargas, muy cerca de Roussillón, nos resultó una auténtica maravilla y muy bien ubicado para poder descubrir la región. Su dueño es un músico de jazz 'retirado' que organiza tertulias musicales en el propio bar que ha instalado en medio de su hotel, al lado de la piscina, una auténtica 'bastida' del siglo XII), tomé un diario local 'Le Journal du Luberon' y leí una nota que me resultó sumamente interesante. Se trataba de un reportaje a Yves Rousset-Rouard, un productor de cine y publicidad muy conocido en Francia. En ésta nota, centrada en su vida en Ménerbes (uno de los pueblos más lindos del Luberon) y en las diferentes facetas laborales de éste señor, quien además de productor ha sido representante comercial, periodista, hombre político (fué alcalde de éste pueblo) y ahora propietario de viñedos, y donde comentaba que le gustaba la idea de 'vivir varias vidas' de '¿por qué debíamos concentrarnos en una sola?. Ésa frase me estuvo acompañando un largo rato, haciéndome reflexionar sobre cómo nuestra sociedad, nuestra historia familiar y cultural, a veces nos impone un camino a transcurrir, siendo que tal vez éso que llamamos 'una vida', puede ser empleado a lo largo de la existencia de una persona, en sus múltiples facetas. En ése mismo diario regional, leí otro reportaje a un humorista, Michel Leeb, que también posee una casa en la zona (en el pueblo de Oppède-le-Vieux) y además de contar cómo creó una asociación para salvaguardar la derruída iglesia local (de estilo románico, data del siglo XII), contaba qué le gustaba de su vida en la campaña, de sus viñedos, de sus árboles: "Es aquí donde deseo plantar mis raíces. Entre muchos otros, tenemos un tilo magnífico que es tres veces centenario y que protege a mi familia. Tengo una costumbre que les puede hacer sonreir, le hablo a mis árboles. Cada mañana, cuando regreso de mis caminatas, los voy a visitar. Me nutro de su energía, de su fortaleza. Ellos me regalan los medios de resistir al tiempo que pasa, de continuar a avanzar a pesar de las dificultades. He aprendido a disfrutar del presente. Me recargo. Tengo todo: el tiempo, la luz, la musicalidad de la naturaleza, la serenidad. Por la noche, no escuchamos ningún ruido de la 'civilización'. De tanto en tanto, el suspiro del viento. Me lleno de ésta naturaleza. En ése sentido, me siento profundamente sibarita."

17 comentarios:

el viajero impresionista dijo...

Que especial se siente uno cuando consigue sus sueños.

Valiosa entrada,como siempre, con información sobre otro nuevo lugar por descubrir. Saludos.

Luis G. dijo...

Amigo Gus, si volviera a nacer me gustaría ser como tu, viajero enamorado de las bellezas de nuestra Europa. Es admirable. Si tuviera que elegir un viaje o dos, no sabría donde ir, porque en cada post que pones me maravilla todo. Creas un mundo de ilusiones y de sueños viajeros con tu valiosa información y tus magníficas fotos.

Estamos en Segorbe en la semana grande, así lo significo en mi nueva entrada. Segorbe, en esta semana, es poliglota, es la reina del mundo con un espectáculo único.

Un fuerte abrazo,

Luis.

Maribel dijo...

Querido Gus,
que maravilla!!!!, el lila provenzal!!!!, como me ha gustado. El domingo volví a ver "Un buen año", y me acordé de ti, y no sólo eso, sinó que te imaginé con una vida así, disfrutando de los colores, olores y sabores de la Provenza, viviendo tu vida soñada, que ya se acerca. Un beso violeta, Maribel

El Guisante Verde Project dijo...

Hola Gus!
Me da que estás por ahí, itinerante... Cuando leo estas entradas sobre Francia, me doy cuenta de todo lo que nos falta por conocer de nuestro vecino.
Y ya no podíamos más! Así que agarré (no literlmente, claro) a Maribel y por su cumple fuimos a Carcassonne!! Y en nuestro camino de vuelta, nos desviamos un poquito para hacer un alto en Albi...
En fin, que decir. Han sido poquitos días, pero todo lo que hemos visto nos ha maravillado.
Y, como no podía ser de otro modo, has viajado con nosotros.

Un abrazo!
Roberto

kai51 dijo...

Preciosa entrada, se nota que disfrutas haciendo estos reportajes tan estupendos.
Un saludo

MTTJ dijo...

Hola Gus,
Ojalá pronto puedas ver cumplido tu sueño. Algo tiene la Provenza que enamora a todo aquel que la pisa. Sus colores, sus paisajes, sus aromas ...
¡Qué gran frase la de Oscar Wilde! No la conocía.
Un abrazo

GusPlanet dijo...

Hola Amigo Impresionista: persiguiendo un sueño es cuando uno siente ése 'cosquilleo' especial en el estómago, y os puedo asegurar que es así como me siento ahora!

Gracias, eternas gracias Luis, por tanta amabilidad y tanta inspiración. Ya quisiera yo tener el 10% del don de la escritura que tú posees!

GUSPLANET dijo...

Hola mi Hada Violeta: JAJAJAJA yo sé que cada vez que mires ésa película yo estaré presente, dando vueltas por allí... así es mi amiga, como tú sabes, estamos 'confabulando' para realizar ése gran sueño... tú nos acompañas?

Gracias Roberto! Me ilusiona saber que los he 'inspirado' un poco para animarlos a visitar algún rincón encantado de la bella Francia. Fueron muy amables al recordarme es ésta ocasión!

GUSPLANET dijo...

Manuel, disfruto enormemente, como un chico que le cuenta a sus amigos cuáles fueron sus últimas aventuras o qué fué lo que hizo en sus vacaciones! JAJAJAJA

Hola Ma.Teresa, sé que a uds les encantaría ése rincón tan especial llamado 'Parque Natural de Luberon' (Gordes, Roussillón, Lourmarin, Ménerbes, Puget, etc.), así que espero algún día cogan el auto, se animen y tomen rumbo hacia allí, realmente les queda muy cerca!

Mª Angeles y Jose dijo...

Que satisfaccion poder conseguir los sueños....yo cuando sea mayor quiero ser como tu...como dice Luis!!

Nos lo cuentas todo tan bien, que yo tampoco podria elegir un viaje.

besos

Lola Mariné dijo...

Viendo las fotos dan ganas de irse a vivir al campo pero ya.
Sin embargo, para los que somos de ciudad es un paso dificil, aunque lo deseemos.
Saludos

Paco Piniella dijo...

He puesto tu blog en mi lista de blogs viajeros.
Estamos en contacto,
saludos viajeros

Bleid dijo...

Muy buenas Gus
por aqui estoy de nuevo dando guerra y retomando la rutina que deje antes de vacaciones con cosas tan habituales como la vuelta al cole jjeje pero no me quejo
Veo que sigues en tu linea de mostrarnos lugares bellisimos y llenos de historia que uno no se cansa de ver , con fotografias que realmente expresan lo que nos cuentas

un fuerte abrazo

Japy dijo...

Que bonito!!! Me encanta la foto que has puesto de portada del blog. Saludos.

Juan C. Sánchez dijo...

Lugar bucólico el que nos muestra en esta ocasión con enamorados y angelitos por sus calles.
Un abrazo

fosi dijo...

Hola Gus.
Preciosa zona la que nos muestras,con esos pueblos tan bonitos,creo que te va a ser dificil elegir,pon fotos de las casas que te gusten y te damos nuestra opinion,jajaja.
Un abrazo.

Guía la Provenza dijo...

Muy buena la información sobre el Luberón. En verano, no se puede dejar de visitar los campos de lavanda, si puede ser, entre finales de junio y mediados de julio.