"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

27 de septiembre de 2011

'Villages perchés' en los Montes de Vaucluse

-
Desde que iniciamos juntos el recorrido por éste rincón tan especial de la Provence, que denominamos 'Parque Natural Regional de Luberon', nos hemos referido a la belleza agreste de sus paisajes, el intenso trabajo de los agricultores locales que aún hoy se baten para que sus productos sean reconocidos y mencionamos la belleza de sus pueblos, muchos de ellos listados como los 'Pueblos Más Bellos de Francia'. En ésta ocación les propongo que dejemos atrás las dos etapas anteriores de nuestro recorrido (el 'Petit' y el 'Grand Luberon'), para adentrarnos en los pagos de los 'Montes de Vaucluse' (recordemos que 'Vaucluse' es el nombre del departamento, palabra que en latín significa 'valle cerrado'), y el 'Pays d'Apt', tierra de algunos de los más agraciados 'villages perchés' de Francia. La denominación de 'villages perchés', que podríamos traducir como 'pueblos colgados', se refiere a la idiosincracia de éstas aldeas, construidas literalmente sobre las colinas que, observadas desde lejos, simulan estar 'suspendidas' desde ésas terrazas que le donan ésa naturaleza tan especial. Algunas personas los denominan 'nidos de águilas', por su posición estratégica sobre los valles circundantes. Indagando un poco más, sabremos que los 'villages perchés', tuvieron su apogeo en los preámbulos de lo que denominamos 'Edad Media'. Muchos de éstos pueblos en realidad, se desarrollaron alrededor de fortalezas e iglesias, como dominios de los alguna vez muy poderosos 'señores feudales'. A su vez numerosas de ésas fortalezas y castillos, fueron construidos sobre antiguos emplazamientos celtas-ligurios y luego romanos.
-
-
Así fué que, como una razonable forma de protección frente a los asaltos y saqueos tan abundantes en aquellos siglos, éstos caseríos contaban con murallas y torres de protección, siendo que sus habitantes desarrollaban sus actividades para la manutención de ésos castillos feudales y dominios religiosos. La mayoria de las casas fueron construidas con piedras locales, encaramadas sobre terrazas que se ofrecían al sol, omnipresente en la Provence. A finales del siglo XV, cuando una relativa paz por fin arribó a la zona, muchos de ésos pueblos comenzaron a expandirse hacia los valles, en búsqueda de los recursos hídricos tan necesarios para su desarrollo y conservación. Muchas de ésas viviendas fueron entonces reconstruidas, de acuedo a los preceptos arquitectónicos y urbanísticos de la época. Hoy, el corazón de muchas de éstas aldeas, favorecidas por las leyes de protección y reconstrucción que a fines de los años '60 comenzó a expandirse por toda Francia (Ley Malraux), sigue latiendo a la par de sus habitantes, amparados por la voluntad de los municipios que los apoyan, los numerosos artistas y artesanos que allí se han instalado, y los amantes de la historia, que emprenden la incesante tarea de recorrer sus 'torturadas callejuelas', en búsqueda de pormenores de anales locales.
-
-
Un recorrido por éste rincón provenzal que, como mencionamos anteriormente, denominamos 'Pays d'Apt' y 'Monts de Vaucluse', podríamos iniciarlo tomando la ruta departamental 900 desde Avignon en dirección a 'Cavaillon', 'Caumont' y 'Apt'. Ésta última es la ciudad más grande y la única 'industrializada' de la zona y aunque personalmente no me pareció 'estéticamente' atractiva, resguarda en su centro histórico algunos vestigios interesantes de cuando su fundación, como una 'avanzada militar' de las tropas romanas de Julio César (se dice que el Emperador se alojó algunas veces en la 'Apta' romana, de regreso de sus campañas españolas que lo conducían a Roma a través de la 'Via Domitienne'). A través de los siglos, 'Apt' ha sido testigo de numerosas guerras de religión que enfrentaban a los cristianos adeptos de los papas de Avignon y los 'contrafuertes' protestantes situados en algunos pueblos vecinos como 'Ménerbes', 'Sivergues' y 'Boeux'. Numerosas epidemias de peste también fueron algunos de los conflictos que tuvieron que soportar los pobladores locales, especialmente aquellas de 1348 y de 1720 que arrasaron literalmente con la población de la Provence. La Catedral de Santa Ana es el monumento más importante de la ciudad, con sus criptas merovingias, y el tesoro de la 'Capilla Real' construido por la reina Ana de Austria, devota de la virgen. Hoy 'Apt' es capital de departamento, una ciudad dedicada a la industria de los 'ocres', las 'cerámicas', la 'lavanda', los 'sombreros', la 'cera', 'frutas confitadas', el 'hierro' y el 'azufre'. Precisamente, se dice que 'Apt' es la capital de las 'mermeladas' o 'frutas confitadas', productos muy populares cuyo desarrollo local se remonta al siglo XIV. También desde 'Apt' es posible tomar las 'Rutas de la Lavanda' hacia la vecina 'Alpes de Alta Provenza' o la 'Ruta de Ocres', cuyos últimos vestigios de explotación los podremos descubrir en las 'Minas de Bruoux' en 'Gargas', los senderos de ocres cerca de 'La Bruyére' o en 'Roussillón' y en el sorprendente 'Colorado provenzal' en 'Rustrel'. Todas éstas rutas y senderos son posibles de recorrer en automóvil, a pie o en bicicleta. Aquí vale la pena mencionar que tanto la ciudad de 'Apt' como ésas 'rutas' y 'senderos' que la circundan, se encuentran clasificadas entre los 'Plus Beaux Détours de France', una asociación creada en 1998 que agrupa a todas ésas poblaciones que no poseen un gran desarrollo turístico como tantas otras de Francia pero que meritan, por sus patrimonios naturales y arquitectónicos, ser destacadas.
-
-
Ahora bien, una vez que tomamos conocimiento de 'Apt' y la 'Maison du Parc du Luberon' (una oficina local que reagrupa a todas las comunidades del 'Parque Natural Regional de Luberon'), podremos iniciar nuestro recorrido por algunos de ésos 'villages perchés' que mencionáramos más arriba. Particularmente nos dirigimos aún más hacia el este, para alcanzar en pocos minutos los 'villages perchés' de 'Viens', 'Rustrel', 'Saint-Saturnin-les-Apt' y 'Gargas', siendo que éste último fué la locación que elegimos para alojarnos ésos dias, acertando en la elección del hotel 'Le Mas de la Tour', una pequeña 'bastida' cuyos orígenes se remontan al siglo XII, hoy reconvertida en una posada muy agradable, con la neceseria piscina, imprescindible en nuestra estadía estival. Éstos pueblos tienen la característica de ser sumamente agrestes y rurales, lo mejor del recorrido es apreciar ésos campos de lavanda, girasoles, viñedos, que tantas veces hemos descripto en entradas anteriores. Alrededor de los pueblos podremos descubrir algunas granjas y muy bellas 'casas de veraneo', populares entre franceses como extranjeros que buscan ésa vida rural bucólica mencionada.
-
-
Sin embargo en 'Rustrel' nos toparemos con una maravilla natural local: se trata del 'Colorado Provençal', consistente en un espacio natural de 30has donde, desde hace siglos, los hombres han trabajado la tierra para extraer ése bien tan apreciado que llaman 'ocres'. Recordemos que el 'ocre' es una variedad de arcilla rica en 'hematites', que le otorga ése color tan característico, usado por el hombre desde la Prehistoria, pero que desde 1785 se produce en gran escala en ésta región de Vaucluse. Si bien alguna vez la producción de 'ocres' en Roussillón alcanzó las 40000 toneladas, actualmente ha cesado su producción de carácter industrial. El 'Colorado Provençal' es una parque temático que a través de senderos y muestras permanentes, nos permite vislumbrar la utilización de éste material que diera fama internacional a la zona. De todos modos, aún estamos cerca de otra grata sorpresa que nos aguarda en la región: se trata precisamente del pueblo de 'Roussillón', sin dudas clasificado entre los 'Pueblos más bellos de Francia' y tal vez me atrevo a decir que, junto con la vecina 'Gordes', una de las aldeas más fascinantes que he tenido la oportunidad de visitar. 'Roussillón' es un antiquísimo poblado, tal vez de origen galo-romano que durante siglos fué el campo de avanzada de los legionarios que se dirigían desde Roma hacia 'Hispania' y el centro de la 'Galia' y viceversa. Sin embargo durante la Edad Media se reconvirtió a la explotación intensiva de las canteras de ocre, cuya insdustrialización, desde 1785 y hasta 1930, diseñó el paisaje local.
-
-
En otra entrada nos referiremos específicamente a 'Roussillón', pero vale la pena destacar que ése material tan rico en la zona, el 'ocre', fué desde siempre utilizado en la fachadas de las casas locales, otorgándole ésos colores tan caraterísticos, magistralmente resaltados en cada amanecer y/o puesta de sol, como si cada día se perpetuara el ritual de la combinación perfecta entre la mano del hombre y el dios Febo. Muy cerca del centro de 'Roussillón' se encuentra el 'Sendero de Ocres', un recorrido a través de las antiguas canteras de explotación que, entre el labrado de los hombres y el trabajo de la erosión, forman ésas 'chimeneas' tan características de la zona. Claro, a escasos kilómetros de 'Roussillón' la ruta nos conducirá hacia 'Gordes', la denominada 'perla del Luberón', 'acrópolis de Francia', o simplemente la primera de las aldeas en ser listadas entre los 'Pueblos más bellos de Francia'. En noviembre del 2007 nos referimos en el 'Gusplanet' a éste poblado si excepcional, venerado desde siglos y fundado, como muchos en la región, por los 'galo-romanos'.
-
-
De 'Gordes' podríamos señar muchas cosas, pero sin dudas lo que lo hace tan especial, es su ubicación geográfica admirable y la salvaguarda que han sabido realizar de su patrimonio histórico y cultural. Aquí amigos les puedo asegurar que arribar a 'Gordes' es una de ésas aventuras que podríamos clasificar entre 'los sitios que debemos visitar antes de morir'. La denominan 'la acrópolis de Francia' porque su entramado urbano entre terrazas y el perfecto ensamble arquitectónico que conforman sus casas, hoteles, iglesias y edificios públicos han sido tomados como ejemplo de gestión para otras comunas. Pero 'Gordes' no sólo debe su fama internacional a sus características físicas, su bien ganado lugar entre los pueblos extraordinarios se debe a la cantidad de artistas que han vivido y/o encontrado su inspiración en 'Gordes', gente como André Lhote, Marc Chagall, Jean Deyrolle, Victor Vasarely y Pol Mara y la variedad y calidad de las manifestaciones artísticas que allí se ofrecen anualmente.
-
-
Muy cerca de 'Gordes' se encuentra el 'Village de Bories', un pequeño y sumamente curioso caserío edificado totalmente en piedra que reconstruye algunos trazos de 3000 años de vida rural en la Provence. Un poco más allá tendremos la 'Abadía de Notre-Dame de Senanque', ésa joya cistersence fundada nada menos que en 1148 y que aún hoy es habitada por un puñado de monjes. Por suerte para nosotros, la 'Abadía de Senanque' se encuentra abierta al público para la visita y hasta es posible, previa reservación, el alojamiento en sus claustros por una duración de hasta ocho dias y a un precio de 30 euros por noche, ideal para aquellos deseosos de realizar un verdadero 'retiro'.
-
-
Así, entre visitas temáticas y naturales, podremos considerar que en el 'Parque Natural Regional de Luberon' se desarrollan tres tipos de turismo: En primer lugar el turismo 'histórico y cultural' sobre la base de una rica herencia de pueblos encaramados en las colinas y sus numerosos festivales artísticos, culturales y gastronómicos. En segundo lugar el turismo de 'descanso o relajación', que resulta de la significativa expansión de la oferta hotelera, de las habitaciones para alquilar en granjas y/o 'chambres d'hôtes', los centros de spa y las piscinas comunales. Por último, el 'turismo ecológico' que se beneficia de los numerosos senderos pedestres, las vías de ciclismo intercomunales y las rutas departamentales que, junto al medio ambiente protegido del Luberon, conforman el espectro de posibilidades.
-

12 comentarios:

Mª Angeles y Jose dijo...

Me sorprende mucho ese molino!!!

Antes los pueblos siempre solian pegarse a los castillos buscando su protección....

Bonito recorrido el que nos muestras.

Besos

Luis G. dijo...

Otro interesantísimo articulo de esa Francia desconocida y que, gracias a ti, me atrapa más. Me gusta mucho lo que haces, esos viajes a esas bellezas que atesora ese territorio tan sugestivo.Son los viajes que me apetecen hacer, ya lo sabes. Tomo nota. Porque Roussillón me ha encantado.

Un abrazo,

Luis.

Juliet dijo...

UAU!
no me estraña que todo el mundo me diga que me falta por visitar una de las zonas más bonitas de francia! La provenza es increiblemnente bella!!
que casitas y que paisajes!:)
me recuerdan a esas peliculas romanticas tan bucólicas!jajaja

Muy buen post! unas fotos fantasticas!!
UN BESAZO!

Abilio dijo...

Hola Gus, Me he estado paseando de tu mano por el Parque Natural de Luberon, en las distintas entradas que has hecho sobre esta zona y la verdad es que el excelente trabajo que has desarrollado en el blog, hace que tenga las ganas de ir a conocerlo en persona.
Buenas fotos y mejores explicaciones.

Un abrazo
P.D. Esta misma mañana he cambiado la plantilla, me alegro de que te guste la nueva imagen.

CARLOS dijo...

Precioso post Gus, me encanta esta comarca francesa, la campiña y tiene que ser una gozada disfrutarla desde ese globo, los pueblos son muy bellos, me recuerdan un tanto a algunos de aquí. Como siempre tu relato y la fotografía son extraordinarios. Un gran trabajo querido amigo. Saludos.

fosi dijo...

Hola Gus.
Una entrada muy currada,aunque no se de que me asombro,nos tienes asi acostumbrados.
El hotel debía ser una maravilla,¿no?

GUSPLANET dijo...

Hola Ma. Ángeles: sí, no sé qué se ha originado primero ¿los castillos o los pueblos?, pero claro que unos han necesitado de otros para subsistir en ésos tiempos tan turbulentos!

Luis, amigo, te encantaría descubrir 'a la vuelta del camino' un pueblo tras otro, y uno más bello que otro. Como sabes, estoy fascinado por ésa luz, ésos colores, ésa idioscincracia local... así que me encuentro en plena tarea de cumplir mi sueño de mudarme por allí!

GUSPLANET dijo...

Hola Juliet!
Sabes? éste recorrido que estamos haciendo desde hace un par de semanas, muestra sólo una pequeñísima parte de la Provenza (... el Luberon), pero claro, la variedad de culturas y paisajes posee un denominador en común: la belleza!

Gracias Abi por tus palabras. El dia que me mude por allí te voy a porponer hacer como mucha gente actualmente: intercambiar casas. Usted visitan el Luberon y sus alrededores y nosotros Briviesca y toda la maravilla de paisajes que lo rodean !

GUSPLANET dijo...

Hola Carlos: muchas gracias, enormes, por tus tan amables palabras... seguro me quedan muchísimos pueblos por conocer de la España 'profunda', como a ti de ésta Francia tan rural. Lo bueno es que tenemos el resto de nuestras vidas para hacerlo, no?

Hey Fosi, sabes que éste hotel/hospedaje, resultó una maravilla pero por lo pequeño, bonito y muy funcional, sin ninguna 'aspiración extra' y éso lo reconozco porque me encantan éstos hoteles con personalidad!

M.C. dijo...

La verdad es que cualquier pueblecito que nos traes es siempre precioso! Por lo que resultará muy difícil hacer una selección el día que quiera recorrer la zona.
Ahora estoy mirando para ir a Burdeos. Voy a echar un vistazo por tu blog por si has hablado de esta ciudad y alrededores.
Saludos

Elia dijo...

Hola Gus!! Solo puedo decir que son impresionantes por su belleza y su sencillez, son lugares especiales y no me extraña que te vayas a trasladar o estés ya allí. Dan ganas de salir corriendo para verlo en persona. Los pongo en mi lista, creo que tengo demasiados sitios pendientes para ver y quisiera verlos todos, en fin…..tiempo al tiempo.
Besosss

Esteban Meditérraneo dijo...

Buenas tardes, gracias por dejarme disfrutar de tus viajes.

Esteban.