"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

Click aquí para unirte al GusPlanet!

6 de octubre de 2011

En el 'Mont Ventoux', la cumbre de la Provence!

-
"Puedes rodar por países lejanos / Y de Alemania hasta Italia correr; / Puedes rodar por países lejanos, / Lo que no has visto, por ansia de ver. / Pero país más alegre que el tuyo / No lo has de ver, labrador provenzal, / Porque país más alegre que el tuyo / Ni en montes ni en valles se ha visto jamás." (Federico Mistral, poeta provençal)
-
-
Por fin hemos arribado al 'Mont Ventoux' ('la cima del viento'), al cual muchos denominan como 'El Gigante de la Provenza' por sus 1912 metros de altitud, guardián absoluto de los grandes paisajes de la Vaucluse. Montaña mítica en la historia de la región, desde su cúspide es posible descubrir uno de los más vastos panoramas de Europa, con vistas al 'Valle del Ródano', los 'Baronnies', las 'Mesetas de Vaucluse', el 'Mar Mediterráneo' y... los 'Alpes del Sur', con los cordones montañosos que circunvalan el 'Mont Blanc' como horizonte perpetuo. En éstas últimas semanas hemos descubierto juntos, el variado panorama del departamento de 'Vaucluse' en la región que denominan 'P-A-C-A' (Provence+Alpes+Costa Azul). Hemos recorrido el 'Parque Natural Regional de Luberon' ('Petit y Grand'), visitamos algunos de los más bellos 'villages perchés' (pueblos colgados) de las 'Montañas de Vaucluse' y de los 'Alpes de Alta Provenza'. Finalmente, llegaremos al punto culminante de éste recorrido, con la ascención al mítico 'Mont Ventoux', sin dudas la cumbre de la Provence. Si lo que deseamos es continuar nuestro recorrido desde los pueblos encantados de Luberon, tal vez deberíamos tomar la Ruta Departamental D4 desde el municipio de 'Murs' hacia la aldea de 'Venasque'. Aquí nos adentraremos en paisajes rurales cautivadores, si se quiere, aún más salvajes que los anteriormente recorridos. A cada 'vuelta del camino' nos sorprenderemos con profundos valles, campos labrados y algunas granjas aisladas. A medida que avanzamos, el camino asciende y sin darnos cuenta, nos encontraremos que el paisaje también permuta. Campos de lavandas que asoman por doquier, algunos pastizales 'enrrollados' por los granjeros locales y aguardando, al sol, ser levantados por tractores. Un poco más adelante, sin embargo, nos toparemos con un vergel de frutales y entre ellos numerosos cerezos destacan por su tesoro color rubí. Son el 'diamante rojo de la Provence', nos anuncian que hemos llegado a 'Venasque', una preciosa aldea enclavada en las terrazas de una colina, considerada la 'capital regional de la cereza', 'Pueblo de Arte e Historia', 'Pueblo Florido' y uno de los 'Pueblos más bellos de Francia'. Convergeremos en los 'Montes de Venasque', una zona fértil y sumamente atractiva, como centinela protector, el Monte Ventoux, nos anuncia que no nos localizamos lejos de su cumbre. Pero para ello debemos aguardar un poco más. Una visita a 'Venasque' nos puede reservar unas cuantas sorpresas: primero se nos revelarán las antiguas murallas medievales que protegían el poblado. Desde aquellas murallas y terrazas podremos obtener unos magníficos panoramas de la región. Donde nuestra vista nos guíe, allí tendremos más y más campos labrados, hectáreas de sembradíos de frutales que aguardan su temporada, según el paso de las estaciones.
-
-
Adentrándonos en aquellas callejuelas rústicas, típicas de éste tipo de aldea medieval, nos topamos con los preparativos de una boda local. Parecería como si todo 'el mundo' luciera sus mejores galas para acompañar a los novios y nosotros, para no ser menos, decidimos 'unirnos' a nuestra manera al cortejo. Entre señoras muy elegantes y caballeros de riguroso traje, asomaban algunos niños y niñas vestidos 'como angelitos', con sus alas y coronas que brillaban bajo ése sol incesante. Todo luce mejor, sin dudas ayuda el clima de fiesta que se vive. Algunos músicos acompañan los cortejos y por fin todos arribamos a la Iglesia. Luego de 'curiosear' dentro del templo y tomar algunas fotos para inmortalizar en nuestro recorrido semejante acontecimiento, descubrimos que pegado a la Iglesia se encuentra otro monumento. Un cartel nos indica que se trata de un antiquísimo 'Baptisterio' (lugar donde se encuentra la 'piedra bautismal') y que nos encontramos en las puertas de uno de los 'monumentos religiosos más antiguos de Francia'. Sin dudarlo pagamos los 3 euros de la entrada y nos sumergimos en otro mundo: he aquí que éste sitio se trataría probablemente de los restos de un antiguo templo pagano 'celta-ligurio', luego aprenderemos que contiene a su vez restos de otro templo romano (edificado sobre el anterior), algunos objetos datados en el siglo V (los primeros cristianos de nuestra era instalados en la región), otros utensillios 'merovingios' y el 'altar de piedra bautismal' original del siglo II antes de Cristo, que aún hoy es utilizado para los bautismos cristianos locales... Claro que nos prometimos regresar en debut de la primavera: por nada del mundo me perdería contemplar ésas montañas y éstos campos con sus cerezos en flor, por las imágenes que he visto en la Oficina de Turismo local, ésta zona se transforma en algo parecido al 'paraíso en tierra'... pienso entonces que por algo tantos pueblos han dejado su huella por aquí!
-
-
Ahora si, luego de las primeras emociones, retomamos la Ruta Departamental D942 en dirección al pueblo de 'Sault': qué agradable fué descubrir que ésta ruta, que bordea el rio 'Nesque', atravesaría las 'Gorges de la Nesque', ('Gargantas del río Nesque'), un cañón grandioso y salvaje, uno de los caminos de montañas más sinuosos y de defícil acceso de la región. Las 'Gorges de la Nesque' conforman un recorrido de varios kilómetros a través de escarpadas montañas y frondosos bosques de cedros, robles y castañas. Algunos tramos de la ruta atraviesan, literalmente, túneles excavados en las entrañas de la montaña, otorgándole al camino una cierta semejanza a ésas 'montañas rusas' de los parques de diversiones urbanos. Para los que sufren de vértigo, debo contarles que cada tanto han construido algunos 'paradores naturales' donde es posible descansar de los vaivenes de la ruta, respirar profundo y tomar algunas buenas imágenes.
-
-
Una vez que atravesamos ésta sinuosa ruta, nos daremos cuenta que nos acercamos a otro poblado, lo sabremos gracias a lo campos de lavandas que una vez más nos acompañan. Pero he aquí que debemos estar atentos: en cualquier otro tramo del camino, se nos pueden aparecer así, como si más, algunas tropas de ovejas y sus laboriosos perros pastores. Nos detenemos algunos instantes, para tomar la consabida imagen, pero sobre todo para deleitarnos con el trabajo de ésos perros pastoriles, compañeros de los hombres de campo desde tiempos inmemoriales. Pienso entonces en lo que bien que luce todo el conjunto: ésa armonía que sólo descubrimos allí donde la naturaleza y la mano del hombre han encontrado su mejor semblanza. Así fué como arribamos a 'Sault-en-Provence', antigua capital del Condado que lleva su nombre, una 'Estación Verde de Vacaciones' (según su clasificación nacional), con una fuerte vocación de turismo rural. 'Sault' posee la característica de ser la puerta de entrada a las excursiones y circuitos de senderismo del 'Mont Ventoux', de las 'Gorges de la Nesque', el 'Valle de Toulourenc', el 'Plateau d'Albion', las 'Montañas de Lure', el 'Parque Natural de Luberon' y de otros sitios muy próximos a la región de 'Drôme' provenzal y de los 'Alpes de Alta Provenza'. 'Sault-en-Provence' es también conocido por sus productos 'de terroir' excepcionales: en la Oficina de Turismo local podremos obtener mapas y folletos que nos guíen por algunos establecimientos agrícolas abiertos al público. Allí podremos descubrir y saborear los 'aceites esenciales' de lavanda y pino y sus derivados, hierbas aromáticas, turrones en su variedad 'blanco' o 'negro', macarrones, variedades de quesos de cabras, miel de lavanda, vinos cuyos cepajes son clasificados AOC MONT VENTOUX (Apelación de Origen Controlado). Otro producto que le otorga fama a éste valle encantado: las famosas 'trufas de Provenza'. Claro, si coincidimos con el 'mercado callejero' de los miércoles, podremos observar, en primer plano, la 'puesta en escena' teatral de todos éstos pequeños productores ofreciendo sus mercancías... un mercado cuyos orígenes se remontan al siglo XV!
-
-
Y ahora sí, una vez que nos hemos provisto de ésas bolsas de nueces, piñones, almendras y 'pasas de huvas' que tanto me gustan degustar en la ruta, retomamos la Departamental D164 ascendiendo, ahora si, a nuestra montaña 'sagrada', cuya silueta se nos anhelaba muy cercana. Aquí el camino se nos antoja diferente, algo 'lunar' si les parece. Como si ésta cumbre de 1912 metros, que vela sobre todos los habitantes de la región, fuera despojada de toda su 'envestidura y manto verde' para ofrecerse 'desnuda' en toda su plenitud... pero no, la verdadera historia nunca es tan poética. Sucede simplemente que éstas montañas han sufrido desde simpre la deforestación provocada por siglos de explotación de los bosques autóctonos, para cubrir las necesidades de abrigo de los habitantes de los pueblos cercanos, pero sobre todo por la necesidad de los agricultores en ganar terrenos para sus cultivos y/o haciendas.
Allí se nos presentaba imponente la cumbre mítica del 'Mont Ventoux' que, en sus 1912 metros de altitud, constituye un verdadero centinela y cuya silueta tan característica es observable a decenas de kilómetros a la redonda.
El 'Mont Ventoux', cuya diversidad biológica ha sido reconocida por la Unesco como 'Reserva de la Biosfera', posee ésa historia ligada desde siempre a los pueblos que han crecido en sus laderas. De todos modos, el primer ascenso conocido no se le debe a un 'hijo de la región': fué el poeta italiano 'Petrarca' quien, el 26 de abril de 1336, hiciera cumbre en su cima. Cuando accedemos a ésa cúspide mítica, entendemos su magia descripta por los poetas. Toda la gran 'Provincia Romana' se extiende a sus pies, conformando sus límites naturales. La cresta del 'Mont Ventoux' es el centro de una vasta región que comprende desde el Mediterráneo, los Alpes o el Ródano, cuando observamos bien, podremos deslumbrarnos con ése tapiz de tonos sutiles que cambian según los antojos del sol y de las sombras proyectadas por los bosques, piedras, cadenas y crestas montañosas, pueblos y aldeas, rios y espejos de agua.
-
-
Aprenderemos entonces que el 'Mont Ventoux' constituye una etapa incontestable de la leyenda del 'Tour de France', cuya última etapa en atravesar ésta cumbre (en su edición del año 2009), fué ganada por el español Juan Manuel Garate. Tal vez por querer 'emular' a sus ídolos, el 'Mont Ventoux' es uno de los sitios más populares por los admiradores del 'Tour' y por todos los amantes del ciclismo. Luego de ésta larga y emocionante jornada se acercaba el atardecer y claro, no lo podíamos perder encontrándonos en la cumbre del 'Mont Ventoux': como si un legendario imán nos atrajera hacia la observación perpleja de ése paisaje, como si desearíamos perpetuar la tradición milenaria de aquellos hombres cautivados por la belleza del entorno... claro, en ése momento se nos atravesó otro rebaño de ovejas, con sus perros pastores, que regresaban a sus graneros luego de la transhumancia cotidiana, como si ellas también qusieran ser parte de aquel momento de intimidad que vivimos con la Naturaleza. Amén!

-
-
Quelques Notes: claro que en toda región montañosa que se precie, las actividades que podremos realizar allí son numerosas. Cabalgatas, senderismo, escaladas, espeleología, descenso en kayak, cannoping, parapente, vuelos en globos, paseos en carruajes de época, etc. Pero tal vez una de las actividades sorprendentes de la región es la práctica del esquí! Efectivamente, si bien el 'Mont Ventoux' se encuentra algo lejos de los Alpes, posee características climáticas que le permiten la práctica del esquí de fondo (unos 7 kms de pistas) y la práctica del esquí alpino ( alrededor de 12kms de pistas). Con un centro denominado 'Estación Serena', aquí brindan la posibilidad de esquiar tanto de dia como de noche, así como realizar todo tipo de deportes de alta montaña. Y todo muy cerca de los fabulosos pueblos provençales que hemos descubierto éstas últimas semanas...
Nuestra próxima etapa?
Nos trasladaremos hacia la tierra del maestro Paul Cezanne: 'Aix-en-Provence' y la fantástica 'Montagne-Sainte- Victoire', tantas veces pintada por Cezanne y donde descubrimos la última propiedad de un tal Picasso en 'Vauvenargues'... Pero ésa historia la descubriremos juntos en las próximas entradas!

11 comentarios:

CARLOS dijo...

Querido amigo, me he quedado gratamente impresionado con este recorrido que hoy nos muestras, evidentemente me atraen y mucho las montañas, pero también esos preciosos valles llenos de pastores de ovejas y esos perros. Un lugar hermoso, lleno de muchos atractivo para visitarlo. Un gran regalo. Un enorme saludo.

Luis G. dijo...

Amigo Gus, vaya montaña más elegante, donde la mirada se extasia con su belleza. Me quedo asombrado con tanta belleza reunida en los valles, en los pueblos, con tantos detalles rurales que son el espíritu de esa naturaleza privilegiada, donde uno viviría a gusto. Una EXPLICACIÓN FECUNDAMENTE DETALLADA, con unas fotos donde escoges lo mejor. Es la esencia de los viajes, y tus relatos viajeros nos apasionan siempre.

Un fuerte abrazo,

Luis.

Abilio dijo...

Hola Gus, uno de esos pequeños placeres que da la vida es hacer una charla tranquila y sosegada con un pastor de ovejas, que filosofía de la vida que tienen, al menos los de mi tierra.
Desde luego en esta ruta no te has privado de nada, hay que ver, jejeje y así nos los has descrito con todo lujo de detalle.
Otro mas de tus estupendos reportajes.

Un abrazo

Juanjo Mediavilla dijo...

Hola Gus. Pues nada que me ha picado la curiosidad al ver tu mensaje en mi blog y he venido a visitar tu casa.

De momento la 2ªfoto, la del rebaño, me parece extraordinaria. Bien captada la escena con el pastor y los perros delante y las ovejas siguiendole al paso a tronpicones sin parar de comer y el borde de la carretera al fondo. Sencillamente genial.

Un saludo

Mediterráneo dijo...

Un viaje precioso y contado con todo lujo de detalles. Ya veo que no te falto casi nada... hasta una boda!

He disfrutado con la ruta y las fotografías.

No me perderé la próxima, que veo vas a tener un "encuentro" con dos de mis pintores favoritos.

Gracias por tu visita y tus palabras en mi puerto.

Un abrazo!

Fran dijo...

Un recorrido precioso Gus. Me impresionan esos paisajes y las vistas desde esa montaña mítica. Sin duda una zona que me encantaría recorrer algún día.
Saludos

Ignacio Santana dijo...

Hola Gus!!!...ante todo disculparme, si, por llevar un tiempo sin poder acercarme hasta este increíble sitio tuyo...la verdad es que en cuanto volví de vacaciones no he parado y ya sabes aquello de que "lo urgente no deja tiempo para lo importante",ja,jajaaaa!!!

Hoy he podido...qué lujazo volver a disfrutar de tus estupendos reportajes y además con unas fotos buenísimas...en eso has subido el listón bastante y estoy gratamente sorprendido...ya sabes que siento debilidad por una buena foto y las tuyas lo son, bien encuadradas y muy atractivas...enhorabuena, amigo mío!!!

Un gran abrazo y cuídate mucho!!! ;)

GUSPLANET dijo...

Hey Carlos: muchísimas gracias por tú tan amable comentario, realmente me distingues con tus palabras... La Provence está allí nomás, esperando que uno la descubra!

Luis, Luis, Luis, tampoco tengo palabras para agardecerte tanta gentileza y tampoco jamás me cansaré de decirte que tú trabajo es una gran inspiración para el mio!

GUSPLANET dijo...

Abi, exactamentte como tú dices, es la sabiduría de la gente que desde hace generaciones vivencia y conoce muy bien su tierra... Yo también suelo buscar conversación con ellos, uno aprende tanto!

Hey Juanjo: muchas gracias por tú visita y Bienvenido al Gusplanet! Sabes? siempre comento que no soy fotógrafo, ni tengo un buen equipo, solamente mucho de intuición y algo de suerte!

GUSPLANET dijo...

Catarina, muchas gracias por tú visita y Bienvenida al Gusplanet! Me alegro que haya podido llamar tú atención con el reportaje y claro, esperaré no defraudarte en el próximo!

Hola Fran: gracias amigo por tús palabras, como siempre digo, la Provence queda allí nomás, a un paso de España y ése es otro de los motivos por los que deseo mudarme por la zona!

GUSPLANET dijo...

Hey Nacho! Pero qué honor semejante comentario de tú parte, te lo agradezco de todo corazón, pero ya sabes: no soy fotógrafo ni mucho menos y tampoco tengo una buena cámara... así que será que lo mio es cuestión de suerte!

Vamos que seguiré gozando con tus entradas sobre mi ciudad adoptiva, la que siempre llevaré en el corazón: NYC !