"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

4 de octubre de 2011

Roussillon, bienvenidos al reino de los ocres!

-
"Qué claro y sencillo se vuelve todo, cuando se abren los ojos hacia el interior, a condición desde luego de previamente haberlos asomado hacia afuera, para mejor gozar del constraste". Samuel Beckett
-
-
Descubrir el pueblo de 'Roussillon' fué otra de las gratas sorpresas que nos depararía ésta travesía 'encantada' por el 'Parque Natural Regional de Luberon', situado en el departamento de 'Vaucluse', Provence. En el reportaje precedente mencionábamos a los 'villages perchés', aquellos pueblos ubicados en colinas estratégicas, rodeando el antiguo castillo y/o fortaleza del señor feudal, quienes alguna vez ostentaron el poder absoluto en la región. Pero entre todos los bellos pueblos provenzales que hemos recorrido y que, como sabemos, cada uno resguardan sus peculiaridades, Roussillón destaca por el colorido de sus edificios públicos y privados y por situarse sobre una región rica en ése mineral que llamamos 'ocre'. Efectivamente, el 'ocre', es un mineral férrico, compuesto de arcilla pura teñida por el hidróxido de hierro emplazado en la roca. Conocido desde la 'Edad de Hierro' (las pinturas rupestres que se sitúan en cuevas y cavernas de toda Francia han sido realizadas con éste mineral), su explotación 'intensiva' se inicia a finales del siglo XVIII, cuando el industrial local Jean-Étienne Astier estudia (entre 1780 y 1785) sus propiedades, estableciendo las bases de dicha explotación. Es a partir de ése periodo que Roussillon y algunos pueblos vecinos (Gargas, Rustrel, Apt) realizan la enorme epopeya industrial de transformar el pasiaje explotando grandes canteras de ocres, tanto para su consumo local como internacional. Gracias a los estudios de Astier, fué posible establecer las propiedades como 'colorante natural' de éstos minerales, los cuales poseen la particularidad de ofrecer una variedad inmensa de tonalidades, entre el amarillo y el violeta. Fueron los artistas quienes primero dieron a conocer las facultades y beneficios de éstos minerales, logrando que la industria creciera, otorgando gran prosperidad a la región. Lamentablemente, como toda epopeya industrial, no todos pudieron beneficiarse del rendimieto de las explotaciones de las canteras de ocres. Si bien el proceso de extracción de los ocres en los minerales de roca se producían a cielo abierto y su explotación se realizaba en canteras subterráneas, originaban que la condición de vida de los obreros y sus familiares fuese totalmente degradante, dado el poder de polución y envenenamiento del 'polvillo' producido durante el proceso de extracción. La utilización industrial del ocre en la región, se produjo hasta mediados del siglo XX, cuando el impacto de las 'pinturas sintéticas' acabó con las otras, procedientes de canteras naturales.
-
-
Hoy es posible vislumbrar de primera mano todo el proceso de industrialización en la región. Roussillón ha sabido salvaguar ése patrimonio único en el mundo, logrando que luego del periodo de explotación y décadas de abandono, la industria del turismo sea la benefactora de dicha tradición. Roussillón es una aldea que sorprende por la preservación de su herencia urbanística e industrial, permitiendo que cualquier persona que lo visite, se deleite con ésa gama de colores que representan desde siglos el aporte humano a las bellezas naturales de la Provence. Como en toda aldea, tal vez lo mejor que podremos hacer es visitar pausadamente las tortuosas callejuelas de Roussillón. Seguramente admiraremos la paleta de colores que visten las fachadas de casas, edificios públicos, iglesias, y todo tipo de comercios, dedicados a atraer los miles de turistas que cada año nos acercamos a conocer en primer plano ésa mítica belleza. Sorprende, dada la ubicación geográfica de Roussillón, los puntos panorámicos que podremos apreciar: muy cerca, el 'Senderos de Ocres', un camino onírico que atraviesa las colinas y que nos permite transitar literalmente sobre el paisaje cuasi 'marciano' que ofrece la antigua explotación de los ocres. Si recorremos el pueblo en forma de circunferencia, podremos deslumbrarnos con la belleza inperenne del valle del Luberón y como 'centinela' de ése paisaje encantado, el 'Monte Ventoux', considerado como la 'cima de la Provence', guardián de la vida regional desde siempre.
-
-
El 'Sentier des Ocres' es un paseo que atraviesa las colinas de Roussillón, permitiendonos observar las maravillas que han forjado conjuntamente siglos de erosión natural acompañada por la explotación humana. Aquí es sumamente fascinante descubrir la paleta de tonalidades del suelo. Con unos excelentes paneles, estratégicamente situados, podremos conocer la historia de ésos suelos (rica en 110 millones de años...) y la hazaña realizada por los hombres durante siglos de explotación de dichas canteras. Como complemento de nuestra visita, muy cerca de allí se encuentra el 'Conservatoire des Ocres et de la Couleur', una antigua usina (denominada 'Mathieu') desafectada para la explotación, pero re-abiarta como 'museo' (exposiciones, muestrario de colores, talleres artesanales, librería, etc.) que nos permite vislumbrar todos los procesos de extracción, transformación y explotación industrial de los ocres. En otro pueblo vecino, Gargas, podremos recorrer parte de las antiguas 'Minas de Bruoux', una visita a través de túneles y galerías que alguna vez conformaron laberintos de 40kms de longitud!
-
-
Y si nuestra curiosidad por el tema de los ocres nos lo permite, no deberíamos descuidar la visita al 'Colorado de Rustrel', un paisaje cuasi semejante al de los 'Senderos de Ocres' de Roussillón, pero que poseen la particularidad de ofrecer una gama más amplia de tonalidades. Todos éstos recorridos conforman el 'Massif des ocres du Luberon', una de las grandes proezas humanas que han alterado el paisaje y la memoria de éste rincón mágico y cautivante de la Provence!
-
-
Quelques Notes: Estimados amigos, de los numerosos artistas que han vivido en Roussillon (ya nos hemos referido a la influencia que la Provence ha ejercido desde siempre a artistas de todas épocas!), tal vez ninguno se encuentra tan asociado con ésta pequeña aldea como el gran escritor irlandés Samuel Beckett (Premio Nobel de Literatura 1969). La mudanza de Beckett a Francia se produce de forma paulatina: según nos cuentan, luego de algunas visitas esporádicas (donde en una de ellas, en 1928, coincide junto a James Joyce), en 1937 Samuel Beckett decide instalarse definitavemente en Paris, para poder dedicarse en tiempo completo a su gran pasión, la escritura. Desde que la 'Segunda Guerra Mundial' estalla, en 1939, Beckett reside algunos meses en Irlanda, para decidir regresar a Paris. Cuando la ciudad cae bajo el dominio alemán (la famosa 'Ocupación'), Samuel Beckett prefiere quedarse a vivir en la 'Francia ocupada' antes que regresar a la 'Irlanda en paz'. Debido a su trabajo en la 'Resistencia', muy pronto el escritor es denunciado y es por ello cuando decide huir y refugiarse en Roussillon (donde unos amigos poseían una residencia) junto a su compañera Suzanne. Debido a la guerra, Beckett no puede recibir una hipoteca que le habían legado sus padres en Irlanda y es por ésa necesidad de subsistencia que decide emplearse como obrero agrícola por un par de años. Entonces, gracias a ésa experiencia en el medio rural de Roussillon, que Beckett toma inspiración para la obra que más tarde ultimaría en Paris y a la que denomina 'Esperando a Godot'... lo demás es historia conocida. Nada más deseo contarles que actualmente existe en Roussillon una asociación llamada 'La Maison Samuel Beckett' que preserva, en la casa donde residiera el poeta entre 1942 y 1946, el legado de Beckett en Provence. Realizando a partir del año 1999 un 'Festival de Verano' consagrado a la obra del genial irlandés quien, junto a Oscar Wilde y James Joyce, pertenece al grupo de escritores irlandeses exiliados en Paris y que son considerados entre los más grandes del siglo XX!

15 comentarios:

El Deme dijo...

Roussillon parece un lugar muy especial, la visita virtual ha sido muy interesante...

fosi dijo...

Hola Gus.
Sin duda,el pueblo tiene un aspecto fantastico,pero la ruta,¡habra que ver como se ponen las zapatillas!,jajaja.
Un abrazo.

Babyboom dijo...

Una ruta que tiene una pinta muy buena, por lo menos en las fotos y el vídeo. ;-)

Mª Angeles y Jose dijo...

Que colorido tiene este lugar , la luz aumenta su belleza.....

Roussillón es uno de esos lugares donde te pierdes por sus calles encontrando rincones geniales.....

Precioso

Abilio Estefanía dijo...

Hola Gus, estaba viendo las imágenes y me venia a la mente Las Médulas (León -España) unas antiguas minas romanas declaradas Patrimonio de la Humanidad.
Por su color y su formas paisajísticas.

Un abrazo

Karu dijo...

Increible lugar Gus, gracias por tus fotos hermosas que permiten conocerlo! Abrazoooo

CARLOS dijo...

Bueno me parece increíble que dos lugares se puedan parecer tanto pero al ver tus fotos a mi cabeza se han venido Las Medulas en el Bierzo leonés. Allí los romanos escavaron una minas a cielo abierto muy parecidas a esas montañas de ese bello lugar de Francia que nos muestras. Me encantan, como no, ese pueblo todo de color ocre. Tus post son auténticas guía visuales y descriptivas de los lugares que recorres, con tu permiso se lo he recomendando a muchos amigos para que lo disfruten tanto como hago yo. Que tengas un buen día y un enorme saludo querido amigo.

Bleid dijo...

Muy bello lugar Gus, tiene un colorido muy hermoso
muy interesente este lugar
un abrazo

fus dijo...

Roussillon un lugar desconocido por mi, gracias a ti acabo de conocerlo y que maravilla de paisaje, tomo nota para pròximos viajes.
Me ha gustado mucho tu blog, asi que me quedarè por aquì para seguir leyendote.

un fuerte saludo

fus

pd.Te invito a pasar por mi blog.

GUSPLANET dijo...

Hola 'El Deme': gracias por tú visita y claro que si te han interesado éstos paisajes, deberías vivenciarlos personalmente, porque permíteme decirte que todo ése ambiente provenzal, es de una auténtica belleza!

Hey Fosi! Es cierto tú comentario práctico en cuanto al 'polvo de ladrillo' de ése recorrido. Pero la verdad que cuando lo recorrí no pensé en ello... creo que no quedaron tan mal mis zapatillas, no recuerdo haberlo notado!

GUSPLANET dijo...

Hola 'Babyboom': pues como le comenté a nuestro amigo 'El Deme', si te han gustado éstas imágenes, personalmente es cien veces más interesante! Gracias por tú visita y 'Bienvenida al Gusplanet'!

Ma.Angeles: como siempre te comento, me imagino que Uds., con su arte fotográfico, sí que le sacarían 'provecho' a ésos paisajes y ésas aldeas tan estupendas!

GUSPLANET dijo...

Hola Abi: te cuento, estimadísimo amigo, que luego de leer tú comentario me fuí 'corriendo' a buscar información sobre 'Las Médulas' y quedé 'maravillado', no sólo por la semejanza de los paisajes, si no por toda la milenaria historia del sitio... Curioso, no? dos paisajes modificados por la mano del hombre desde hace tantos siglos y que hoy podemos vivenciar desde otra manera. Gracias, una vez más, por toda el dato!


Karu, gracias a tí, Guapa, por tú visita!

GUSPLANET dijo...

Hey Carlos: Nunca va a resultarme demasiado, las gracias que debo darte por tanta amabilidad. Es un placer que podamos compartir nuestros viajes y los paisajes que nos marcan... Como le comenté a nuestro amigo Abi, muchas gracias por la info sobre 'Las Médulas': dos sitios realmente espectaculares y una región de España que sueño con algún dia conocer!

GUSPLANET dijo...

Hola Bleid!
Gracias amigo por tú visita, ya sabes, el año que viene os espero en la Provence. Quien sabe si no podré ser vuestro guía en la región?

Hey Fus: muchísimas gracias por tú visita y comentarios y Bienvenid@ al Gusplanet! Con mucho gusto estaré visitando tú espacio, gracias por la invitación!

MTTJ dijo...

El contraste que hacen los ocres con el verde de los pinos es espectacular. Si lo es en foto, en vivo debe ser una pasada.
Un abrazo