"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

Click aquí para unirte al GusPlanet!

15 de febrero de 2012

En 'Dijon', espléndida capital de la Borgoña!

-
La ciudad de Dijon, situada al este de Francia, es la antigua capital administrativa del departamento de la 'Côte d'Or', que alberga una de las zonas vitivinícolas más prodigiosas del mundo y de la Borgoña que, como hemos visto en entradas anteriores, se trata de una de las regiones más bellas, en cuanto a geografía y patrimonio histórico y cultural de todo el país. Dijon ha sido otra de las grandes sorpresas que he obtenido al realizar un itinerario por ésta espléndida región, tan famosa en todo el mundo por la calidad de sus vinos y por su insignie gastronomía: recorrer las calles del centro histórico de Dijon, es dejarnos envolver por un patrimonio urbano y arquitectónico trazado a 'escala humana' y perfectamente conservado, que nos demuestran a simple vista la pujanza financiera, política y religiosa de los Duques de Borgoña, una casta que durante siglos han sido los verdaderos artífices de toda ésa larga tradición patrimonial. Plataforma de caminos durante el Imperio Romano (conquistadores a su vez de las primeras tribus celtas asentadas en sus inmediaciones), Dijon ha sido ocupada, a lo largo de su fructífera historia, por diferentes pueblos e invasores. Tal vez el desarrollo como ciudad comienza con su denominación como Ducado, alrededor del siglo VIII de nuestra era, y no fué hasta la centuria trazada entre los siglos XIV y XV (considerados como el 'Siglo de Oro' de la Borgoña) que, bajo el ducado de la familia 'Valois' (1363-1477), se desarrolla una magnífica obra urbana, arquitectónica, cultural y financiera que logran posicionar al Ducado de Borgoña, como uno de los estados más poderosos de la Europa medieval.
-
-
Así es como, mientras la dinastía de los Capetos, monarcas del reino de los Francos, combatía en la Guerra de los Cien Años, los Duques de Borgoña construían uno de los estados más poderosos de Europa: incluía Flandes y partes de Holanda, Alemania y Suiza. Siendo que desde tiempos de Felipe el Atrevido (1342-1404), la corte ducal se convirtió en una fuerza cultural que patrocinaba a artistas europeos, y sobre todo flamencos, como los pintores Rogier Van der Weyden, los hermanos Van Eyck y el escultor Claus Sluter. Resulta sumamente interesante descubrir, para los amantes de la historia, cómo ha sido posible que una ciudad como Dijon, haya gozado a lo largo de su historia de mandatarios que han sabido preservar y engrandecer el patrimonio heredado por sus antepasados, y éso se remonta hasta la actualidad, ya que Dijon es considerada,(desde 1977), como 'Primer Ciudad Ecológica' de Francia, un título luego revalidado por la Unión Europea.
-
-
Heredera de un patrimonio arquitectónico excepcional, Dijon cuenta con uno de los primeros cascos históricos protegidos de Francia, poseyendo 97 hectáreas de monumentos y edificios declarados de interés artístico y cultural. Tejados barnizados, casas con entramados de madera, palacetes del siglo XVII y XVIII, la Catedral Saint-Benigne, el Palacio de los Duques de Borgoña, la ciudad de Rameau y de Bossuet, alabada por Voltaire, y donde nació Gustave Eiffel, suponen un reclamo importante para el turismo urbano. Cabe destacar que Dijon se convirtió en un importante núcleo ferroviario en el siglo XIX, siendo que se encuentra conectada con las ciudades de París, en una hora por el TGV y Lyon, a dos horas con el TER, contando con un inmenso trazado de líneas ferroviarias y automotrices internacionales, que la comunican directamente con algunas ciudades de Suiza, Alemania y el norte de Italia. Como mencionábamos en un párrafo anterior, el patrimonio arquitectónico de Dijon es espectacular y se encuentra perfectamente preservado: el centro de Dijon es un laberinto de callejuelas que merece la pena recorrer. Comenzando por el 'Grand Palais' de los Duques y del Estado de Borgoña y su impresionante 'Place de la Liberation', podremos dirigirnos a pie hacia todos los monumentos que hacen a la riqueza de la ciudad.
-
Otros sitios a visitar son:

  • La calle de las Forges y sus palacetes particulares
  • La calle Verrerie y los anticuarios
  • La iglesia Notre-Dame, la calle de la Chouette y el palacete de Vogüé
  • La catedral de San Benigno y su cripta del siglo XI
  • Los museos de Dijon: el de 'Bellas Artes' (Palacio de los Duques), uno de los primeros de Francia, que alberga las tumbas de los 'Duques de Borgoña', el 'Museo Magnin' (bellísimo palacete del siglo XVII), el 'Museo Rude' (crucero de la iglesia Saint-Etienne), los museos de 'Historia Natural' y 'Arqueológico' (antigua abadía benedictina de Saint-Bénigne), los museos de la 'Vida Borgoñona' y de 'Arte Sacro', que forman un notable conjunto del siglo XVII (convento de las Bernardinas y capilla Sainte-Anne) y el 'Jardín Botánico'.
  • El antiguo 'Palacio de Justicia'.

-
-
Al hablar de Dijon, de la Côte d'Or y de la Borgoña, es imposible no mencionar su extraordinaria gastronomía, fruto de siglos de cruzamientos entre las distintas corrientes de pueblos que transitaron a través de sus fértiles planicies y viñedos. Así, la gastronomía de Borgoña destaca por la calidad de sus productos: sus vinos, sus carnes rojas (principalmente de res 'Charolais'), sus aves, su 'Mostaza de Dijon', el 'Pan de especias' y los quesos de la región como los de cabra, el Cîteaux y el Epoisses, por sólo mencionar algunos de los más conocidos. Entre sus platos típicos destacan los 'caracoles' (preparados con perejil y mantequilla al ajo), el 'coq au vin' (gallo flameado al brandy y luego guisado en vino acompañado de cebollas, legumbres y champiñones), el 'boeuf bourguignonne' (carne de vaca o cordero cocida en vino tinto y acompañado de beicon, cebolletas, champiñones y legumbres), los 'huevos meurette' (huevos escalfados con salsa al vino), el 'pochouse Bourguignonne' (pescado estofado en vino), además de otras carnes de caza cocinadas en vino. Otras exquisiteces que destacan son: el 'Poulet de Bresse a la créme' (única gallina que ostenta la insignia 'AOC': apelación de origen controlado, definiendo una zona muy precisa de raza y crianza, mencionada desde 1591 entre los documentos más importantes del pueblo de 'Bourg-en Bresse'), el 'Poulet Gaston Gérard' (que destaca a un insignie alcalde que a principios del siglo XX fué el gran difusor de la gastronomía regional y creador de la 'Feria Internacional de Gastronomía de Dijon' que se lleva a cabo cada dos años), la 'Poularde en coque d'arguile', el 'Jambon persillé', las 'Andouillette au Chablis', los 'Gaudes', los 'Corniottes', el 'Pain d'épices', las 'Poires au vin' (peras al vino), etc.
-
-
En casa gustamos agazajar a nuestros invitados (pero únicamente en otoño y/o invierno) con la 'Fondue Bourguignonne': se trata de una fondue a base de diferentes carnes que, aunque su origen sea suizo, se destaca por la utilización de carnes provenientes de la región de Borgoña, como lo son las mencionadas reses de Charolais o las gallinas de Bresse. Resulta una manera muy amena y comunicativa de compartir la mesa y donde todos participan a su 'puesta en escena', claro, la chimenea incluida!
-
-
Es notable destacar que la famosa 'mostaza de Dijon', cobra sus valores de 'excelencia' gracias a la instalacion en París y a partir de 1747, de Antoine Maille, un fabricante de aceites y vinagres que, en pocos años, revolucionará con sus recetas el gusto más refinado de su época. Devenido 'vinagrero-destilador' (sí, así como suena, aunque el original en francés se lee 'vinaigrier-distillateur') de las cortes del Imperio Austro-Húngaro en 1760, luego de los reyes de Francia en 1769, para posteriormente devenir el proveedor oficial de Catarina II de Rusia, en 1771. A su mayoría de edad, los hijos de Antoine Maille toman las riendas de la empresa, sucediéndose desde entonces toda una casta familiar que preservan los valores y el 'savoir-faire' de ésta prestigiosa marca, que en París es posible encontrarla en su preciosa tienda (Boutique Maille: 6, rue de la Madeleine), en el muy clásico 8éme arrondissement, frente a la Iglesia de la Madeleine.

-
-

Por supuesto que aquí deberíamos mencionar los famosos vinos de la Côte d'Or y de la Borgoña en particular... pero éso, lo destacaremos en la próxima entrada cuando recorramos parte de la sorprendente 'Route des Grands Crus'!

-
-
Quelques Notes: Estimados amigos, como pueden apreciar, verdaderamente Borgoña es una región que me apasiona! A través de los artículos que hemos compartido y de las entradas que nos restan por editar, he tratado y trataré de alguna manera, de hacerlos participar en la aventura de descubrir ésta fascinante región. Algo que me ha gratamente llamado la atención, en los sitios que he recorrido en éste y otros viajes a través de Borgoña, es la calidad de los servicios prestados por los diferentes agentes del sector y la calidad de la información que hemos obtenido en cada una de las etapas de éste periplo. Claro, muchas veces uno no obtiene todo lo que desearía en cuanto a material informativo, colaboración por parte de las oficinas de turismo regionales, etc. O a veces nos sucede que una vez en plaza, uno descubre que el sitio visitado no logra estar a la altura de lo publicitado. Nuna fué ése nuestro caso en Borgoña, y como mínima muestra, los invito a visitar dos páginas web donde podrán visualizar, desde la comodidad de allí donde se encuentren, sobre qué estoy hablando (ya saben que todas las palabras resaltadas en rojo, en las entradas del blog, nos remiten a una página indicativa):

Bueno, algo sí debo mencionar: una vez más el idioma español no es prioridad en éstos sitios, así que los amigos que no practiquen otras lenguas (francés, inglés, alemán, holandés...), espero que igual puedan disfrutar de las imágenes en movimiento y de las fotografías que allí se acompañan... y si todo ésto no os convence: para éso tienen al 'GusPlanet' como su humilde y apasionado experto en la región! JA! Para finalizar debo destacar la campaña publicitaria, llevada a cabo por la Oficina de Turismo de Borgoña, en las calles y en las estaciones del Metro de Paris: denominada 'En Borgoña no hay turistas', recuerdo muy bien cómo llamó mi atención los afiches con ésa frase y las magníficas imágenes que la acompañaban. Se trata de una página web, como lo menciono más arriba, donde resaltan las diferencias entre un 'turista de paso' y un 'viajero' que descubre y disfruta del momento que está viviendo. Me parece una campaña muy amena, simple, simpática y que realmente apunta al leit motiv del turismo que aspiran en Borgoña. No a la 'masa uniforme' al estilo parisino, y sí a los viajeros con tiempo que descubren y disfrutan las maravillas del patrimonio, de la gastronomía, de los productos del terruño, de las antiguas abadías, de los festivales callejeros, de los mercados populares, de ése rincón tan particular que es la Borgoña!
-

14 comentarios:

Mª Mercè dijo...

Estuve hace unos años en Dijon. Tus fotos y excelente explicación me han vuelto a hacer que paseara por sus calles y contemplar sus bellos edificios.

¡Y cómo no! Además de probar sus carnes, quesos y vinos, regresé a casa con un buen surtido de botes de mostaza. Me encanta!!

Un abrazo, Gus.

PS. La foto de la cabecera... SENSACIONAL!!

Japy dijo...

Ante todo agradecer tu apoyo a la iniciativa No al Vertedero de Valderredible. Como siempre, una pasada estos lugares que nos acercas. Una pena no tener apenas tiempo para acercarme a conocerlos en persona. Un abrazo.

Abilio dijo...

Menos mal que acabo de cenar, que si no...
Unas estupendas fotos (como siempre) acompañan tu reportaje con todo el lujo de detalles, como una buena guía de viajes, mejor diría yo.

Un abrazo

GUSPLANET dijo...

Hola Ma.Mercé!

Muchas gracias por tú visita y qué bueno que puedas revivir aquella estadía en Dijon. Permíteme comentarte que seguramente la próxima vez que visites la ciudad la encontrarás algo cambiada: cuando estuve por allí se realizaban inmensos trabajos para la puesta en marcha de modernísimos tranvías (medio de transporte que me encanta), como así también se ha realizado toda una nueva urbanización del centro (deviniendo más ameno para los peatones), y la instalación de bicicletas públicas como en tantas otras ciudades europeas. Realmente Dijon es una capital regional donde se nota éso que llamamos 'calidad de vida' de sus habitantes!

GUSPLANET dijo...

Hola Daniel!
Gracias también por tú visita y por supuesto que adhiero a ésa causa ambientalista tan noble. Invito a otros amigos a visitar tú excelente blog 'FOTOGRAFÍAS FELICES DE CANTABRIA' y conocer y adherir a ésa causa. Mucha suerte con la campaña!

Abi, amigazo de la bella Briviesca: el día que nos visitemos, tendremos que 'intercambiar' productos regionales JAJAJAJA como en la época que los monarcas enviaban 'emisarios' con productos típicos de sus territorios! Salud!

fosi dijo...

Hola Gus.
Que bien se tiene que estar sentado en alguna terraza de esa bella plaza despues de haber paseado por sus calles,¡como nos picas!.
Un abrazo.

alfonso dijo...

Vaya ciudad Bonita de verdad eh!, y limpia ...
¿Qué tal es de alojamientos?

Un saludo y gracias por compartir.
Alfonso - www.thewotme.com -

Mª Angeles y Jose dijo...

Las fotos con las fuentes son espectaculares.

los edificios maravillosos y como siempre tus explicaciones son de gran contenido....

Gracias.

besos

Silvia dijo...

¡Qué maravilla!

Paco Piniella dijo...

Francia siempre interesante y por descubrir.

Ignacio Santana dijo...

Hola, chaval!!!...como siempre sorprendiéndome con tus viajes y tus esmerados reportajes...geniales!!!

Un gran abrazo...ah, y te he dejado algunas fotos sobre el carnaval de Gran Canaria en mi blog!!! ;)

Luis G. dijo...

Amigo Gus, otra ciudad que es una maravilla. Vaya arquitectura. La catedral es preciosa. Y los apuntes sobre la gastronomía para degustarlos en el viaje. Tus reportajes son excepcionales, con tan buena documentación que nos aportas. Para andar y ver y... disfrutar de todo lo que nos cuentas.

Un fuerte abrazo,

Luis.

Vulcano Lover dijo...

No conozco Dijon, pero siempre he tenido ganas, ya te pediré consejo cuando organice algo ;)

gloriainfinita dijo...

Lecciones de historia, de arte, de gastronomía, de Cultura, si, con mayúsculas. Es lo que se encuentra una siempre en tus reportajes, aderezados con esas fotazas que consiguen que te sientas dentro hasta de la fuente.
Una maravilla de recorrido, Gus, a través de tus ojos la Borgoña nos atrapa.
Besos.