"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

10 de febrero de 2012

Los 'Hospicios de Beaune' y una de las subastas de vinos más famosa del mundo!

-
Continuando nuestro fascinante viaje hacia el corazón de la Borgoña y luego de maravillarnos con ésa obra magnífica del medievo que es la 'Abadía Cisterciense de Fontenay', ésta vez les propongo visitar otra de las grandes sorpresas que nos aguarda en ésta legendaria región vitivinícola del este de Francia. Se trata nada menos que de los 'Hospicios de Beaune', uno de los hospitales más antiguos de Europa, que continúa ofreciendo su obra de caridad, en el marco inconfundible de su señorial arquitectura. Perfectamente preservado desde la Edad Media, el 'Hôtel-Dieu' de los 'Hospicios de Beaune' fué construido en el año 1443 por Nicolás Rolin, Canciller del duque de Borgoña, Felipe el Bueno. Para entender un poco de qué se trata éste complejo hospitalario, debemos situarnos en el contexto histórico de la época: inmediatamente después de la Guerra de los Cien Años, en Beaune se padece miseria y hambre. Las tres cuartas partes de los habitantes de la ciudad carecen de recursos. Fué entonces cuando, para redimir su 'salvación', el Canciller Rolin y su esposa, Guigone de Salins, deciden crear un hospicio para los 'pobres': lo dotan con una renta anual (salinas) y con recursos propios (viñedos), recurriendo a numerosos artistas para decorarlo. La fundación de los 'Hospicios de Beaune' tuvo el mismo objetivo que el resto de instituciones de esta naturaleza que fueron constituidas a lo largo y ancho de Europa desde el siglo XIII: dar auxilio médico, servir de albergue de peregrinos y viajeros, y acoger enfermos. Los ingresos de los 'Hospicios de Beaune' (Hôtel-Dieu y Hospice de la Charité) provenían en buena parte de la venta de vinos, elaborados a partir de uvas de las fincas cedidas por creyentes.
-
-
En el transcurso de sus estancias en Flanders, de donde también era soberano el duque de Borgoña, Nicolás Rolin se inspiró en la arquitectura de los Hospitales del Norte para diseñar los 'Hospicios de Beaune', confiando a los artesanos locales la edificación del, desde entonces llamado, 'Palacio de los Pobres'. Con sus fachadas góticas, el 'Hôtel-Dieu' es considerado como una joya de la arquitectura medieval borgoñona. Lo que primero nos llama la atención cuando visitamos y recorremos sus instalaciones, son las 'tejas' de colores vivos y diseños geométricos que recubren gran parte de las instalaciones: se trata de un tipo de 'teja policroma' muy común en toda Borgoña que, parece ser, tienen su origen en Europa central. Sin embargo éste estilo de teja tuvo gran éxito y arraigo en Borgoña, hasta ser considerado típico y tradicional de ésta provincia.
-
-
Debemos recordar entonces que los 'Hospicios de Beaune' eran atendidos por un grupo de 'Hermanas de la Caridad', ya que los servicios religiosos eran parte de la atención que se le ofrecía a pobres y heridos de guerra. Desde su creación, el 'Hôtel-Dieu' adquirió rápidamente un gran renombre, no sólo entre los pobres, sino también entre los nobles y burgueses quienes, gracias a sus donativos, sostenían y ampliaban las instalaciones y ayudaban a embellecer el hospital con la creación de nuevas salas y la aportación de numerosas obras de arte. Sin interrupción desde su fundación y a pesar de los vaivenes políticos, financieros y sociales de todos los siglos transcurridos, los 'Hospicios de Beaune' constituyeron uno de los centros de atención médica más avanzados de su época. A partir de 1971 sus funciones médicas se transfirieron a un hospital moderno, exceptuando su asilo de ancianos, que continúa abierto en parte de las instalaciones.
-
-
Recorrer éstas instalaciones de los 'Hospicios de Beaune', nos permite hacernos una clara idea de lo avanzada que fué ésta institución desde la Edad Media: grandes salas perfectamente equipadas, con los adelantos técnicos (muchas veces surgidos en los propios hospicios) que cada época permitía. La primera parte del recorrido comienza por la 'Gran Sala de los Pobres': ésta inmensa cámara, construida en 1452, constituye 'el corazón' de los Hospicios. Con sus 50 metros de largo, 14 de ancho y 16 metros de altura, realmente sus dimensiones nos hablan del intenso trabajo que allí desarrollaban las 'Hermanas de la Caridad'. El centro de ésta sala de enfermos estaba ocupado por mesas y bancos instalados para las comidas diarias, que se servían en una vajilla de 'estaño' y no de 'madera', como era habitual en los hospicios medievales. Detrás de cada cama, un arcón permitía a las hermanas guardar la ropa de los enfermos, siendo que el mobiliario original fué reconstruido en el siglo XIX. Luego de sorprendernos con el suntuoso decorado de ésta sala de enfermos, pasamos a la Capilla continua que forma parte integrante de la sala de los enfermos, simbolizando la perfecta simbiosis entre el aspecto religioso y médico del 'Hôtel-Dieu', permitiendo que los internos asistieran a los oficios sin tener que desplazarse! Luego atravesaremos la 'Sala Santa Ana', destinada a los enfermos de la nobleza, para posteriormente atravesar el 'Patio de Honor' con sus maravillosos tejados policromos. En el medio del 'Patio', un pozo ofrece uno de los mejores ejemplos de la elegancia de la forja gótica en Francia: aseguraba el abastecimiento de agua a todo el hospital. Todas las otras salas del recorrido, denominadas a partir de santos, ofrecen una amplia visión de éste mundo tan particular, especialmente a destacar son la 'cocina' y 'farmacia' donde eran preparadas las medicinas que luego utilizaban en los pacientes.
-
-
Como toda institución medieval, los boticarios de la época debían recurrir a sus propias hierbas, que eran cultivadas en terrenos adyacentes a los Hospicios: en un rincón de ésta sala podremos observar una colección de 130 tarros de loza que datan en su mayoría de 1782 y en los que se conservaban los ungüentos, aceites, píldoras o jarabes. Algunos tarros de vidrio aún contienen etiquetas que muestran algunos ingredientes utilizados en la época: polvo de cochinillas, ojos de cangrejos, polvo de nueces 'vómicas', elixir de propiedad, etc...
-
-
A lo largo de la visita de éstas salas, observaremos magníficos cuadros y tapices: la mayoría son obra de los mejores artistas flamencos de la época, destacándose sobremanera, la que es considerada una de las mejores pinturas medievales: se trata de un 'políptico' de grandes dimensiones atribuido al artista flamenco Rogier Van der Weyden, representando el 'Juicio Final', el cual era solamente descubierto a los enfermos los domingos y dias feriados.
La subasta de vinos más famosa del mundo
Como comentáramos en un párrafo anterior, sabemos que los 'Hospicios de Beaune' han contado, desde su fundación, con el favor de varias familias benefactoras que han realizado, y realizan, una intensa tarea de preservación de éste singular y único patrimonio de Borgoña. Y como la ciudad de 'Beaune' es considerada 'la capital de los vinos de la Borgoña', es que ininterrupidamente desde 1859 (aunque la venta de vinos para el sostenimiento de los hospicios se ofrecen desde... 1471!) se viene realizando la 'Gran subasta intrnacional de vinos del Hospicio de Beaune', una obra de beneficiencia, mundialmente reconocida, que aporta el verdadero sostén a ésta noble institución.
Como leemos en la excelente nota de la página especializada 'SOBRE VINO': "...Como cada año desde 1859, el tercer domingo de noviembre y el sábado y lunes anterior y posterior a esta fecha se celebran las tres jornadas más esperadas (conocidas como “Les Trois Glorieuses”) en el mundo del vino borgoñón. Las actividades giran alrededor del que es el evento estrella de estas jornadas: la subasta de los Hospicios de Beaune... los cuales poseen un buen número de parcelas de 'premiers y grands crus'. En la subasta se puja por las barricas de vino “joven” de éstas fincas, que es comprado habitualmente por comerciantes (aunque también ocasionalmente por aficionados individuales o agrupados) que se encargan a partir de ese momento de la crianza del vino hasta su embotellado y comercialización. Esta es la razón por la cual en la etiqueta de los vinos del Hospicio figura siempre el escudo de la fundación pero también el bodeguero embotellador."
Una de las garantías que otorgan fama y reconocimiento a éstas subastas es la presencia de 'padrinos', por lo general celebridades de la vida cultural francesa que deben representar una institución que deseen apoyar con la subasta. Algunas de éstas 'celebridades' han sido Jean Réno, Catherine Deneuve, Charlotte Rampling, Inés de la Fressange, etc. Debemos destacar que actualmente las subastas de vinos del Hospicio de Beaune son realizadas a través de la famosa casa 'Christie´s' de Londres, y con el producto de la subasta se financia cada año la compra de equipos de atención de salud, el Instituto de formación de enfermeras, el ancianato de Beaune, la mejora de la infraestructua y la conservación de los monumentos históricos como el Hôtel-Dieu de Beaune (el edificio del Hospicio), y campañas u organizaciones que velan por los enfermos, siguiendo el legado de la Orden de las Hermanas de la Caridad que atendían a los desamparados. Asimismo el fin de semana de las subastas se conoce como “Los tres gloriosos” porque cada día tiene un evento cumbre. El sábado en la noche en el famoso 'Château de Clos de Vougeot', es la reunión y cena de la insigne 'Cofradía de los Caballeros de Tastevin', que desde 1934 defiende y promueve los vinos de la Borgoña en el mundo!
-
-
Quelques Notes:

13 comentarios:

Abilio dijo...

Hola Gus, vaya edificio que es, parece de cuentos de hadas.
Evidentemente desconocía esta historia del hospicio de Beaune y me parece fascinante, amén de tu reportaje y fotografías.

Un abrazo

Mª Angeles y Jose dijo...

El edificio de las primeras fotos es espectacular...una verdadera maravilla.

Bonito recorrido.

Besos

Ignacio Santana dijo...

Qué privilegio poder "viajar" contigo con cada una de tus entradas, Gus...gracias por ello, amigo!!!

La serie fotográfica anterior, las de la Abadía de Fontenay, me parece realmente preciosa!!!

Un gran abrazo!!! ;)

el viajero impresionista dijo...

Hola Gus. Verdaderamente el lugar transmite la sensación de avanzada y de hospital del cuerpo y alma. No se ve como una prisión sino como un verdadero centro sanador. Saludos.

gloriainfinita dijo...

No te puedes imaginar lo que he disfrutado este paseo por el hospital de pobres de Beaune, del que nada sabía hasta hoy de del que, como siempre, nos das todo tipo de detalles, históricos, arquitectónicos.
Es una de las cosas que más envidio a los franceses: que saben proteger su patrimonio, embellecerlo y engrandecerlo. Ya sabes que por aquí, el modelo es derribar y destruir.

No me importaría nada ser hermana de la caridad, boticaria, en ese hospital, o jardinera para dedicarme al cultivo de plantas medicinales.

Mañana volveré a ver la Abadía y disfrutar otro rato viajando a tu lado.
Besos.

NuriaNómada dijo...

Me encantó ese hospital medieval, con sus tejas coloridas. Y la cocina,con sus utensilios de cobre, es adorable.
En Barcelona tenemos el Hospital de Sant Pau, de estilo modernista, que supongo que conoces.

Lástima que hubiera esa diferenciación en la parte de pacientes ricos y pobres...lo he visto hasta en hospitales psiquiátricos.
Un abrazo y un brindis.

GUSPLANET dijo...

Gracias Abi por tus palabras y apoyo cotidiano. La verdad que me resulta fascinante descubrir y compartir sitios como éste!


Ma.Angeles y José: gracias por vuestra visita amigos, y sí, un edificio increible!

GUSPLANET dijo...

Hola Ignacio! Gracias amigazo por tú visita, y me alegro que te gusten ésa serie de fotos, la verdad que ésa palabras viniendo de ti, me sorprenden y halagan!

Amigo Impresionista: los Hospicios de Beaune siguen siendo un sitio totalmente únicos, y conociendo todo el trabajo de siglos que se ha realizado allí, sorprende aún más lo bien que se encuentran todas las instalaciones... como si hubiera sido ayer que fué ocupado como hospital!

GUSPLANET dijo...

Gloria! Gracias por tus amables y simpáticas palabras, sabes que me gustaría recorrer éstos sitios contigo, estoy seguro que coincidiríamos en nuestras apreciaciones... Ahhhhh qué palabra que no me agrada, éso de 'envidia': yo creo que cada pueblo tiene su idioscincracia, como tú bien sabes y bueno, cada uno elige cómo revelar, preservar, engrandecer, preservar, enseñar, mostrar, su patrimonio y la verdad que en éste país lo saben hacer muy bien!

GUSPLANET dijo...

Hola Nuria: sabes que no conozco el Hospital de Sant Pau, así que me lo anoto para mis próximas visitas a la bella Barcelona y con respecto a los Hospicios de Beaune: las salas de 'pobres' son inmensas y las camas que llegaron a tener superaban la centena, pero, pero como se mantenían gracias al 'apoyo' y 'financiamiento' de familias ricas de la zona, abrieron otro espacio, relativamente pequeño, para ésos financistas y/o sus familiares... viendo la obra que realizaban, la verdad que todos (según nos cuentan!) eran atendidos por igual!

CARLOS dijo...

Impresionante una vez más, me encantan esas vidrieras tan espectaculares, son una preciosidad. Y ese hospicio es algo increíble, que labor hacían en esa época, cuidado y atención de cuerpo y alma. Una vez más un precioso reportaje. Un enorme saludo querido amigo.

Bleid dijo...

otra excelente entrada GUs
da gusto pasarse por aqui, de hecho en semana sante voy a hacer una escapada por Francia en coche de 4-5 dias supongo que por el sur,asi que si me pudieras recomendar una ruta buena que creas imprescindible seria genial

un fuerte abrazo

Fran dijo...

Siempre es un placer leerr tus artículos y aprender de tus visitas Gus. En esta ocasión me he quedado perplejo con este precioso edificio y lo que en él se hacía en época medieval!!!
Da gusto viajar contigo. Un abrazo