"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

19 de abril de 2012

En la fortaleza medieval de Les Baux de Provence!




"Les Baux será mi capital, sobre la roca donde se extiende hoy en día, / reconstruiré nuestro viejo castillo,  ahora en ruinas: / añadiría una torrecita que, con los blancos del techo señalado / llegaría a las estrellas!" / Federico Mistral 'Mirreille'

-
Para visitar el castillo y las murallas medievales del pueblo de 'Les Baux de Provence' debemos, ante todo, ser creyentes. Debemos creer en la magia que poseen algunos emplazamientos, debemos creer en la magia de viajar en el tiempo y regresar a una época donde caballeros, princesas, ciudadanos, guerreros, se desenvolvían en un mundo y una época muy diferentes a la que nos toca vivir.
Situado sobre un promontorio rocoso que muchos, en un alarde supremo de imaginación, comparan con un 'nido de águilas', la fortaleza medieval y el pueblo de 'Les Baux de Provence' son el testimonio evidente y uno de los más importantes de la región, de ésa época que conocemos como Edad Media.

Su situación privilegiada, en el corazón de un pequeño macizo montañoso llamado  'Les Alpilles', la fortaleza de 'Les Baux de Provence' ha dominado desde tiempos inmemoriales el sorprendente paisaje de la Provenza, entre los Alpes y el Mediterráneo. Puntos geográficos que podremos observar desde las terrazas de éste fabuloso castillo cuyos vestigios poblacionales se remontan a la antigüedad.
Los señores feudales que reinaron por aquí a partir del siglo X, 'des Baux', conformaron una de las dinastías más poderosas de la región. La 'Maison des Baux' fué un señorío que llegó a poseer 79 fortificaciones y 'plazas fuertes' conocidos como 'Las tierras Bauxenques', ése nombre, compuesto de cifras pretendidamente sagradas, simbolizaba la totalidad de los dominios de los príncipes, su unidad y su intangibilidad exponiendo, de alguna manera, su poderío. Así, la dinastía de la 'Maison des Baux' a marcado la historia de la Provence por su influencia y personalidad de sus señores, rebeldes y guerreros.

-

-
Ésta antigua dinastía del señorío 'des Baux', participaron en todas las guerras y rebeliones que oponían a los 'Condes de Provenza' con los reyes de Francia, y no fué hasta 1483, cuando fallece la última descendiente de ésta casta, la princesa Alix, que comienza un lento declive tanto para la otrora poderosa fortaleza, como para sus habitantes. En 1631 y debido a la rebelión de unos insurgentes que buscaron refugio en Baux, finalmente el rey Luis XIII ordena su desmantelamiento.
Posteriormenete, el señorío des Baux fué otorgado, en 1642 y por el mismo rey Luis XIII, a Hércules Grimaldi en agradecimiento por sus políticas favorables a la corona de Francia. Así, fué transmitido a sus descendientes bajo el título de 'Marqueses des Baux', siendo el Príncipe Alberto de Mónaco el actual miembro de la familia que ostente ése título.
Luego de la Revolución francesa, el marquisado des Baux es adherido a Francia y el pueblo es poco a poco abandonado, contando con no más de 400 habitantes a finales del siglo XIX (siendo que, en su época de mayor apogeo en el siglo XIII, llegó a contar con más de 3000 habitantes permanentes). La historia des Baux, sin embargo, nuevamente toma otro rumbo cuando, en 1821, un geólogo descubre una roca rojiza y rica en aluminio, que decide denominar 'bauxita' en honor a su emplazamiento, dando un nuevo impulso a las actividades mineras en la región.
-

-
Fué luego de la Segunda Guerra Mundial que el pueblo de 'Les Baux de Provence' toma un otro impulso renovando su vocación turística y cultural. Netamente con la llegada de un famoso chef de la época, Raymond Thuillier, quien contribuye al renombre internacional des Baux con la apertura de la célebre hostería 'Oustau de Baumaniére', donde se suceden celebridades y personas importantes del mundo gastronómico francés. En 1966, el entonces ministro de la cultura André Malraux, inscribe por decreto la fortaleza de Baux y su aledaños bajo la protección del 'Ministerio de la Cultura y del Medio Ambiente'.
-



-
Luego de éste renacimiento, el sitio histórico y el pueblo de 'Les Baux de Provence' logran finalmente su popularidad internacional y su inscripción, en 1998,  en la prestigiosa organización de los 'Pueblos más bellos de Francia'. Clasificado también como uno de los monumentos más importantes de la Provenza, 'Les Baux de Provence' lejos de ser un museo al aire libre, constituye uno de los principales sitios donde vivenciar una época y un ritmo de vida que giraban en torno a los señores feudales y las guerras donde éstos participaban.
-

-
Tal vez la mejor forma de visitar el pueblo y la fortaleza de 'Les Baux de Provence', sea recorriendo, 'a nuestras anchas', las pequeñas callejuelas que, como perfecto refugio del pasado, nos guían entre casas, palacetes, iglesias y un puñado de otros importantes edificios históricos.
En cuanto al 'Castillo des Baux en Provenza', otorgado en licencia a una companía privada, realiza visitas a sus sitios emblemáticos como sus torrejas y terrazas, recorriendo sus pasadizos y murallas  nos permiten deslumbrarnos con el fabuloso y rocoso paisaje en éste rincón de la Provenza: campos de olivos, viñedos de la prestigiosa denominación de vinos des Baux, lavandas, granjas y residencias hoteleras perfectamente asimiladas al entorno, colinas en los 'Alpilles', el cercano 'Monte Ventoux' en el 'Parque Natural del Luberon' y unos kilómetros más allá, seguramente será el azul sorprendente del Mediterráneo el que llamará nuestra atención.

-





-
Quelques Notes: El 'Château des Baux de Provence' organiza cada año las 'Fiestas Medievales', una de las fiestas de éste tipo más importantes que se llevan a cabo en Francia. Si bien la temporada de actividades abarca desde principios de abril y hasta fines de septiembre, es durante el fin de semana del 22 y 23 de ése mes que llega a su apogeo: tiros a la catapulta, torneo de caballería, combates y técnicas de guerra medieval,  espectáculos de aves rapaces, banquetes y ferias medievales, desfiles de trajes de época por las callecitas de Baux, juglares y músicos callejeros y finalmente desfiles de tropas y armas por las calles de Baux, el programa es completo para todos aquellos amantes y curiosos de la vida medieval.
Llegar a 'Les Baux de Provence' es muy fácil, ya que se encuentra situado en el corazón de la Provence, a 4kms del pueblo de 'Saint-Rémy-de-Provence' (famoso por los 'Girasoles' de Van Gogh y otros maestros impresionistas y célebre porque allí se encuentra la casa natal de... 'Nostradamus'.), 15kms al noroeste de Arles y 30kms al sur de Aviñón. Las posibilidades de hotelería son numerosas, desde los pequeños hoteles provenzales, pasando por las encantadoras hosterías familiares o 'chambres d'hôtes' y los hoteles cuatro estrellas inscriptos en la prestigiosa organización de 'Relais&Châteaux'...Después, no me digan que no les avisé!

4 comentarios:

fosi dijo...

Hola Gus.
Desde luego esta en un sitio inmejorable y parece que sale de la misma piedra.
La fiesta esa tiene buena pinta;comer con las manos,beber a discreción,no preocuparse por los gases...vamos ,una gozada,jajaja.
Un abrazo.

Lola Mariné dijo...

Precioso!
La primera foto es impresionante.
Tendré que ir pensando en hacer un viaje a Francia...
Besos

Mediterráneo dijo...

Hola, Gus!

Como mi tiempo es limitado, cuando me paso por tu casa, me veo los últimas entradas de un tirón... el atracón es importante,jajajaja. Pero el resultado fantástico.

Que maravilla todo lo que cuentas de esta zona preciosa y tus fotos son geniales.

La Provenza! me encantaría conocerla... pero mientras llegue ese tiempo, si es que llega, me pasaré por aquí y disfrutaré de estas vistas a tu lado.

Gracias por el viaje!


Besos!

El Guisante Verde Project dijo...

Hola Gus!
!Son ya tantos los lugares increíbles que nos descubres de nuestro vecino que no sabríamos por donde empezar un recorrido!
Además, constato, que cadía más nos apetecen lugares como este, asequibles sin prisas, llenos de historia, cultura, gastronomía, en un paisaje magnífico.
Un lujo, amigo!