"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

24 de junio de 2012

Visitando el fastuoso Castillo de Vaux Le Vicomte


-
 "Cuanto más grande es el obstáculo, más grande es la gloria que podremos alcanzar al vencerlo" Molière

-


-
"Los envidiosos morirán, pero la envidia es inmortal" Molière
-

-
El 'Castillo de Vaux Le Vicomte', no solamente es la propiedad privada más grande de Francia, su historia y las intrigas palaciegas que le rodean, bien meritan la literatura y leyendas que a su alrededor circulan. 'Vaux Le Vicomte' continúa siendo considerado como 'la obra maestra' del siglo XVII, ningún otro había podido rivalizar, hasta entonces, con su envergadura. Construido por Nicolas Fouquet, por entonces 'Superintendente de finanzas' de Luis XIV, 'Vaux Le Vicomte' es una obra maestra de modernidad y elegancia y es el resultado de la ambición de su propietario y del genio de tres de los más grandes artistas de su época, que han creado aquí la unidad perfecta entre arquitectura moderna, decoraciones suntuosas y jardines 'a la francesa' espectaculares: el arquitecto Louis Le Vau, el pintor y diseñador de interiores Charles Le Brun y el paisajista André Le Nôtre, famoso por haber diseñado y construido algunos de los mejores jardines de Francia (Vaux Le Vicomte, Fontainebleau, Chantilly, Versailles, Les Tuileries...).
Situado a 55 de kms de París, y a seis de la ciudad de Melun, en el departamento de Seine y Marne, 'Vaux Le Vicomte' no solamente es considerado uno de lo más bellos castillos de Francia, su construcción le valió reconocimiento unánime en su época y, según cuenta una de las leyendas que circula, le valió el celo de Luis XIV, quien tiempo después se inspiraría de 'Vaux Le Vicomte' en la construcción de 'Versailles'.
-

-
Nos encontramos en el siglo XVII, conocido como el siglo 'de las Luces' ('des Lumiéres'), en la arquitectura y las artes de la época reina el estilo barroco y Nicolás Fouquet, quien proviene de una familia de comercientas de telas, amasa su fortuna entre la herencia familiar, casamientos de interés y excelentes dotes para las finanzas y el comercio marítimo.
Según nos cuentan, la enorme fortuna forjada por Fouquet gracias a sus contactos y sus negocios, logran hacer de él una de las personas más poderosas e influyentes de su época, llegando a dominar el Parlamento y asociándose con otros personajes poderosos, como Mazarin y el cardenal Richelieu. Gracias a éste círculo de amistades y socios, Nicolás Fouquet es nombrado superintendente de cuentas del rey y promovido al rango de marqués de Belle-Ile (su lugar de nacimiento) y vizconde de Melun y Vaux.
Pero así como crecía su fortuna y su influencia en la Corte, así se degradaban las finanzas reales, debido a las guerras y al fastuoso estilo de vida de Luis XIV, lo que le genera a Fouquet una cantidad de enemigos e intrigas.
Más allá de no tener en cuenta ésas circunstancias, Fouquet (gran amante de las artes, los jardines y propietario de varios otros dominios), decide llamar a tres de los más importantes artistas y levantar en las tierras heredadas de su padre, el castillo más suntuoso de su época.
-

-
Así, construido en tiempo récord de tres años (1658-1661), nace 'Vaux Le Vicomte': el arquitecto fué Louis Le Vau, el pintor y diseñador de interiores Charles Le Brun y el paisajista André Le Nôtre, reconocido por el diseño y construcción (como mencionamos) de algunos de los más suntuosos jardines reales: Versalles, Chantilly, Fontainebleau, Vaux Le Vicomte, Les Tuileries, entre otros.
En su inauguración, Nicolás Fouquet, no escatimó en gastos:
El 12 de julio de 1661 organiza una fiesta en honor de la reina madre de Inglaterra (Henriette de France) y, el 17 de agosto, celebra otra en honor de Luis XIV, comandada por el 'grand maitre d´Hôtel', François Vatel . Ésta fiesta, concretamente, tuvo un gran esplendor: se sirvieron una sucesión de platos para un total de 1000 comensales, se organizaron espectáculos en los que se utilizaron las últimas técnicas del momento, representaciones teatrales (se estrena 'La Preciosas ridículas', de Molière), se ofrecen fuegos artificiales… el programa de festejos fué tan llamativo que provoca la cólera de Luis XIV, azuzada por las insinuaciones de otro miembro poderoso de la corte (y gran rival de Nicolás Fouquet), Jean-Baptiste Colbert: 'tanto fasto debía provenir de la malversación de fondos públicos'.

-



-
Son éstos últimos, los jardines, lo que nos puede llamar la atención y al mismo tiempo maravillar: se trata de la creación del genio de Le Nôtre, con sus canales, fuentes, esculturas, parterres de plantas y flores, bosques, senderos, en total 400 hectáreas de puro placer para los sentidos!
 
Fué tanta la fastuosidad representada al rey quien, sintiéndose rivalizado en esplendor y sospechando el origen de la fortuna de su superintendente, decide destituir y encarcelar a Fouquet, el 5 de septiembre de ése mismo año.
Curioso destino del hombre que moriría encarcelado algunos años después: se terminaría una época y sus familiares, amigos cercanos y artistas que habían sido cobijados en sus dominios (los escritores Molière, Jean de la Fontaine, Madame de Sevigné, Mademoiselle de Scudéry, Charles Perrault, el filósofo La Mothe Le Vayer, el pintor Nicolas Poussin, los poetas Corneille, Scarron, Gombauld, el escultor François Anguier, etc.), caerían en desgracia a la vista del rey y la corte.

Hoy se sabe que Nicolas Fouquet abusó de su poder y sus influencias para lograr amasar su impresionante fortuna, pero también se sabe que gracias a los celos provocados en Luis XIV, éste último decide construir (con el mismo equipo que había levantado 'Vaux Le Vicomte'), el mayor palacio que ningún otro monarca europeo se había atrevido hasta el momento: Versalles, el sitio que sin embargo, un siglo después, provocaría la cólera y el levantamiento del pueblo y generaría uno de los mayores cambios sociales en la historia moderna, la Revolución francesa!

-

-
Más allá de la tormentosa historia de su propietario original, 'Vaux Le Vicomte' a podido atravesar los siglos casi intacto, lográndose salvar de las pasiones revolucionarias y monárquicas que, durante algunas décadas, dominaron la escena pública francesa.
El 'Castillo de Vaux Le Vicomte' que podemos visitar hoy, pertenece a los descendientes de Alfred Sommier, un rico industrial que adquiere y restaura el dominio en 1875. Se encuentra en perfecto estado (aunque en éstos momentos se restaura su espectacular cúpula) y tanto el castillo, como los dominios adyacentes, las caballerizas y los espléndidos jardines han sido recreados como en sus mejores momentos.
-

-
Información práctica:
Arribar a 'Vaux Le Vicomte' nos puede resultar muy fácil si tomamos el tren desde la 'Gare de Lyon' en París y en dirección Sens o Montereau. Debemos bajar en la primera parada, Melun, siendo el tiempo de recorrido de unos 25 minutos. Una vez arribados a Melun, se puede tomar un bus-navette entre la estación de trenes y el castillo, pero atención porque sólo circula los fines de semana y feriados. Si la idea es visitarlo entre semana, la única forma de llegar desde Melun es tomando un taxi.
Desde París, la empresa 'ParísVison' ofrece excursiones de una jornada, partiendo desde sus oficinas centrales en 24, rue de Rivoli. Éstas excursiones de un día se pueden combinar con la visita del castillo de Fontainebleau y el pueblo de Barbizon o la excursión 'de los tres castillos' que comprende Versalles, Fontainebleau y Vaux Le Vicomte.
-




-
Quelques Notes: el 'Castillo de Vaux Le Vicomte' ofrece varias actividades para los amantes de las artes, la arquitectura o...  la historia. Para nuestros amigos visitantes, tal vez lo más interesante pueden ser las 'Noches a la luz de las Velas'. Se trata nada menos que de la iluminación de los jardines y el Castillo de Vaux Le Vicomte con velas, éste evento se realiza cada sábado, pero atención porque los primeros y terceros sábados de cada mes, éstas iluminaciones son acompañadas de un espectáculo de fuegos artificiales.
-

-
También se organizan 'Journées Grand Siécle', que consiste en un gran pic-nic donde puede participar todos aquellos que paguen sus entradas con la condición de asistir vestidos como en el siglo XVII!
En noviembre se organiza el 'Salón del Chocolate en Palacio' (10 y 11) y en diciembre 'Vaux Le Vicomte festeja Noel': decoraciones, bosque encantado, encendido de chimeneas, iluminaciones en los jardines...como siempre y antes de la visita, lo mejor es consultar la página de 'Vaux Le Vicomte' para conocer la cartelera de eventos, precios, etc.

6 comentarios:

Ignacio Santana dijo...

Holaaaa, Gus!!!...como siempre poniéndonos los dientes largos, eh amigo...sigo en mi particular "pause" y debo decirte que aprovecho para disfrutar con tranquilidad de tus estupendos reportajes!!!

Hoy he podido dedicar el día a saludar y disfrutar de los trabajos de l@s amig@s que, como tú, me siguen y apoyan incondicionalmente...muchas gracias, de verdad!!!

Un enorme abrazo, amigo!!! ;)

Jan Puerta dijo...

Una excelente entrada para hacer volar la imaginación o activar los recuerdos vividos hace tiempo.
Un abrazo

JOSE MANUEL IGLESIAS RIVEIRO dijo...

Impresionante el monumento al igual que el reportaje que nos ofreces autentica guía.
Un abrazo.

NuriaNómada dijo...

Haciendo referencia a tu primera cita de Moliere parece que los obstáculos crecen en estos tiempos.
Esos castillos "fastuosos" de otros tiempos que describes me producen atracción y rechazo simultáneos. Aunque lo que es bello siempre atrae.
Está bien que se utilicen esos espacios para otro tipo de actos para el que esté dispuesto a pagar.
Y me encantaría ver los fuegos artificiales con ese fondo histórico de cuento...Un beso nocturno.

MTTJ dijo...

Desde luego que para los amantes de los castillos y palacios, Francia es su paraíso. A ver si algún día tengo la ocasión de verlo.

Por cierto, la semana que viene haremos de nuevo una rápida escapada a la Provenza para ver los campos de lavanda en plena floración... a la tercera va la vencida. A ver si estamos de suerte porqué me hace muchísima ilusión desde hace muchos años.

Un abrazo

Johnny Sánchez dijo...

Me alegro que la crisis no haga mella en tus entradas que siguen siendo Fastuosas. Impresionantes estos castillos y palacios. Un abrazo