"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

Click aquí para unirte al GusPlanet!

3 de julio de 2012

Uniendo Paris y Versalles en bicicleta!


-
"Ninguna raza de reyes ha presentado un hombre de sentido común en veinte generaciones." Thomas Jefferson
-

-
"No cabe duda que la gente tiene que estar loca o extrañamente obcecada para cifrar la principal esperanza de su fidelidad o seguridad común en una sola persona, la cual, en el caso de que sea buena, no puede hacer más que otro hombre, y si es mala tiene poder para hacer más daño que millones de otros hombres." John Milton
-

-
"La frivolidad es la gran virtud postmoderna. Consiste en no tomarse nada excesivamente en serio, en evitar la confrontación dialéctica, en optar por una cultura de la representación por contraposición a la autenticidad como actitud vital. La frivolidad se relaciona íntimamente con la actitud superficial y epidérmica, con la práctica generalizada de la broma y de la boutade, en definitiva, es la antítesis a la profundidad de espíritu y a la seriedad como actitudes vitales." '¿Es una virtud la frivolidad?' Francesc Torralba Roselló
-

-
El  pasado sábado decidí que era hora de realizar una pequeña hazaña personal: con la excusa de visitar el 'Palacio de Versalles', partiría desde casa (en el barrio de Le Marais, centro de Paris), con mi entrañable compañera: mi vieja bicicleta 'todo terreno'.
Como he escrito en varias oportunidades, la bicicleta es un medio de locomoción que utilizo a diario y que me acompaña cuando parto lejos en automóvil. Creo que es el mejor medio para trasladarnos en una ciudad preparada con cientos de kilómetros de ciclovías como lo es Paris y, aunque deambulando por una gran ciudad uno no se encuentra excento de peligros, tomando precauciones básicas y sobretodo respetando señales de tránsito y respetando a otros ciclistas, automovilistas y peatones, creo que podemos combinar realizar un buen ejercicio físico y disfrutar de todos los encantos que nos ofrece la ciudad.
Consultando con algunas guías y bajando de internet unos planos, pude tener una buena idea del camino a recorrer y de los sitios por dónde deambularía. Personalmente prioricé algunas vías verdes y atravesar bosques cercanos, como lo son los 'Bosques de Meudon' ('Forét Domaniale de Meudon') y los 'Bosques de Versalles' ('Forét Domaniale de Versailles').
Según las guías consultadas, éste viaje no podría tomarme más que dos o tres horas, dependiendo del punto de partida: a mi me tomó tres horas y media y ésto fué así por dos motivos. Por una parte solamente atravesar Paris, desde casa y hasta arribar al punto que dejaría atrás la capital y penetraría en los suburbios, me costó casi una hora; luego perdí casi otra hora entre descubrir los caminos a seguir entre las opciones de las rotondas que cruzaba en mi camino (no siempre bien señalizadas) y los senderos a tomar atravesando los 'Bosques de Meudon', los cuales tampoco se encuentran muy bien señalizados. Siendo que sus áreas son tan extensas, me resultó algo engorroso dar con el camino correcto.
-

-
De todos modos decidí que disfrutaría del paisaje sin apuros y que, con suma paciencia, podría dar con los senderos correctos: sin dudas es un deleite recorrer sólo ésos senderos, rodeado de bellísimos bosques, algunos estanques, muchos pájaros y la sensación de libertad que siento cuando me encuentro en un sitio así!
Luego de algunas paradas para reponer fuerzas con frutas, granos y agua fresca, fué enorme la alegría que tuve al dislumbrar las primeras señales que me anunciaban que estaría próximo a mi destino y, aunque en ésos momentos el color del cielo y las nubes me parecían amenazantes de próximas lluvias, sabía que me esperaban otras maravillas por delante y finalmente el fenómeno meteorológico quedó en éso, amenazas.
He estado en algunas ocasiones en el 'Palacio de Versalles', pero me he dado cuenta que nunca le había dedicado una 'entrada exclusiva' en éste blog. A pesar que suelo admirar la arquitectura de los palacios, que suelo sorprenderme por la riqueza de sus patrimonios artísticos, el sitio que sin dudas más me atrae, cuando visito uno, son sus jardines, muchas veces representantes de las mejores 'escuelas de jardinería' y del genio de los maestros creadores.
Uno de ellos, tal vez el más grande que ha conocido éste país, se llamaba André Le Nôtre, y es a él a quien le debemos maravillas como lo son los jardines, llamados 'a la francesa', de los palacios de (entre otros) Chantilly, Vaux Le Vicomte, Fontainebleau, Saint-Cloud, Versigny, los Jardines de les Tuileries en París y por supuesto, su mayor legado, los 'Jardines del Palacio de Versalles'.

-


-
Sabemos que el complejo real de Versalles (destacado como 'Patrimonio de la Humanidad' por la Unesco desde 1979) nació del deseo y los caprichos de un rey absolutista como lo fué Luis XIV y la magia y el talento reunidos de tres de los más grandes artistas de su tiempo: el arquitecto Louis Le Vau, el pintor y decorador de interiores Charles Le Braun y el paisajista André Le Notre. Los mismos que, un tiempo atrás, deslumbraran al rey con su proyecto del 'Castillo de Vaux Le Vicomte', que visitamos en una entrada anterior.
Situado en los antiguos terrenos, bosques y pantanos  donde Luis XIII había construido un primitivo dominio de caza, Versalles nace del proyecto de Luis XIV de diferenciarse de sus antecesores (que hasta entonces residían en varios complejos, principalmente en el 'Palacio del Louvre' en Paris), de reunir en un sólo lugar los poderes de la monarquía, el parlamento, la nobleza y el clero, y sobre todo por su gusto por los fastos y sus ansias de rivalidad con otras cortes europeas.
Luis XIV fué un monarca de una personalidad algo especial y hasta el día de hoy los historiadores no se ponen de acuerdo sobre su verdadera personalidad: fué un rey amante de las artes, él mismo actor y bailarín, que le encantaba rodearse de hombres jóvenes de confianza y que organizó alrededor de su figura, los más grandes fastos y ceremoniales que niguna otra monarquía había conocido hasta entonces: la vida cotidiana del rey, la reina, princesas y delfines se encontraba regida a la perfección. Fué tanto su 'apego' al brillo, que gustaba denominarse, (y así quedó grabado en la historia) como el 'Rey Sol'!

-

-
Los simples actos de 'levantarse', las 'comidas diarias', las 'partidas de caza', las fiestas cotidianas, los conciertos, la 'cena del rey', todo era seguido, observado y comentado por un ejército de cortesanos y cortesanas, como quien asiste a un acto teatral, y de hecho los actos cotidianos del rey y su familia, eran ejecutados en una perfecta 'puesta en escena' de propaganda.
Así, con el transcurrir de las décadas, el complejo de Versalles fué modificado, agrandado, ennoblecido, mejorado, hasta dar con el que es considerado uno de los más grandes dominios monárquicos. El sitio que sería tomado como ejemplo en la construcción de otros palacios y jardines reales alrededor del mundo, el sitio que marcaría la gloria y el 'final de acto' de más de un milenio de monarquía francesa.
-



-
Personalmente considero que es casi imposible recorrer en una jornada todos los recovecos y estancias del palacio y mucho menos las cientos de hectáreas de sus bosques, lagunas y jardines. Imposible la visita los fines de semana, a menos que nos juntemos de infinita paciencia y le dediquemos un día entero: sitios como Versalles, la Torre Eiffel, el Museo de Louvre, Montmartre (entre otros) pueden bien simbolizar el verdadero significado del 'turismo de masas moderno'.
Ése 'turismo de masas' donde interesa más 'contar que estuvimos en', que realmente dedicarle tiempo, un cierto conocimiento y hasta preguntarnos cuáles son nuestros intereses más íntimos al conocer un sitio de éstas características por primera vez. Muchas veces me parece asistir a una película (de terror) cuando veo ésas filas inmensas de personas que siguen un guía o que 'observan' y 'fotografían' donde otros lo hacen y donde todos llevan en sus manos sus teléfonos portátiles ultra-sofisticados.
-

-
Visitar el 'Palacio de Versalles' es recorrer las estancias reales, la capilla, el teatro, las salas donde se reunían los monarcas con sus consejeros, ministros, obispos y alcahuetes, quiénes los 'mantenían' en su mundo apartado. Pero claro que todo ése arte reunidoi, ésa arquitectura única, ése estilo de vida, ésa'Galería de los Espejos', bien valen la pena la paciencia que debemos observar en nuestra visita.

Considero que no deberíamos olvidar que la monarquía es un sistema de antaño que no debería cabida en naciones modernas y que aquellos fastos, perfectamente simbolizados en Versalles, fueron posibles gracias a las manos y la vida de decenas de miles de obreros. Creo que cada pueblo debería buscar 'su identidad' en otros símbolos y no en la monarquía, por otra parte, siempre cercanas a los militares y al clero.
Los 'Jardines de Versalles' son ordenados, clasisistas, racionalizados y tres siglos después de su creación, el dominio sigue siendo considerable pues cuenta con 800 hectáreas de jardines, 20 km de caminos, 200000 árboles, 35 km de canalizaciones... cada espacio se encuentra perfectamente recreado como en la época de Le Notre, sus fuentes, estatuas, parterres, recuerdan el gusto por el clasisismo y la mitología griega de otros siglos. Resulta un placer recorrer ésos dominios acompañados de música clásica que suena en todas partes: éste año, dedicado al genio barroco de Haendel!

-


-
Versalles no es solamente un gran museo y jardines estáticos: cada temporada se organizan eventos, que incluyen exposiciones de arte moderno y de época, festivales de teatro, danzas y conciertos. Durante la temporada que abarca desde marzo a octubre, se realizan 'Juegos de Aguas Danzantes' en sus cientos de fuentes y algunos sábados grandes festivales de 'Fuegos Artificiales', que valen la pena presenciar.
El día que lo visité por última vez (sábado 30 de junio) se realizó un 'Baile de Máscaras' con música electrónica: se trata de un evento multitudinario y sumamente costoso (alrededor de 130 euros la entrada), donde la consigna es asistir vestidos con trajes del siglo XVIII, portando máscaras de estilo 'veneciano' y bailando al aire libre (en el sector de los 'Jardins de l'Orangerie'), un evento que se lleva a cabo desde la medianoche y hasta el amanecer... sólo para apasionados de la música electrónica!
-

-
En fin, luego de una larga jornada de ejercicios intensos, donde tuve que trabajar mi 'instinto de ubicación' en los bosques, donde observé de cerca el 'turismo de masas' y los fastos de antaño. Donde disfruté como un niño con los juegos de aguas danzantes de las fuentes y la música que los acompañaban, donde observaba los gestos de las distintas nacionalidades de turistas (algo que me gusta mucho es observar a la gente!), pude retornar tranquilo a casa, sabiendo que en ésa ocasión sería el tren el medio de transporte ideal que me acercaría a mi otro mundo, el que cada uno construye con sus pasiones, vivencias y desiciones personales!
-





-

Quelques Notes: Estimados amigos, para conocer cómo desplazarnos hacia Versalles, toda la intensa programación anual y diferentes costos de la visita al 'Palacio de Versalles', lo mejor es conocer la excelente página oficial del sitio. Allí podremos descubrir, en español, detalles de horarios de apertura, costos de las entradas, sitios a visitar, eventos al aire libre, conferencias, conciertos, exposiciones y por si alguien cuenta con los medios y desea hacerlo, debe saber que el 'Palacio de Versalles' es posible de privatizar para un evento! Por otra parte no deberíamos olvidarnos que Versalles, además de éste complejo de palacios y jardines, es una moderna ciudad con un rico pasado y sorprendente patrimonio. Situado en las cercanías del Palacio se encuentra el 'Potager du Roi', la fantástica huerta creada por orden de Luis XIV que tuvo como función principal dotar al Palacio de todo lo necesario para las comidas reales y que hoy alberga la 'Escuela Nacional Supeior de Paisajes'. Sin olvidarnos de las antiguas mansiones de la nobleza que hoy albergan museos y oficinas públicas, las iglesias y catedrales, los teatros, el 'Centro de Música Barroca', así como los numerosos parques públicos y paseos que constituyen una verdadera delicia para los amantes de los bellos paisajes urbanos. Versalles, sin dudas mucho más que su mundialmente renombrado Palacio!

15 comentarios:

Bleid dijo...

Preciosas imagenes Gus
realmente debe ser un lujo vivir en una ciudad con la cantidad de atractivos que ofrece Paris
un abrazo

Abilio Estefanía dijo...

Hola Gus, hay que ver que completito es el reportaje, que por otra parte es tu firma personal.
Las fotos del atardecer y de la noche con los fuegos artificiales son espectaculares, no por ello son menos malas las de día.
Lo que no me cuadra es la música electrónica con trajes del siglo XVIII, es como si se mordieran, pero claro si va gente que puede pagar 130 € de entrada todo es posible.

Un abrazo

ANZAGA dijo...

Bueno Gus... si te sirve de consuelo, yo habría necesitado de varios días para hacer el mismo recorrido al que tu has dedicado solo unas horas...

Seguro que habría fotografiado todos los bichos, las plantas y lass aves que se me hubieran puesto delante... ¡Y es que no tengo remedio!

Mis visitas a Versalles siempre han sido en tren desde Paris. - Un ratito y supercómodo...

abrazos viajeros.

MTTJ dijo...

Debe ser todo un privilegio poder llegar a Versalles en bici, una gran experiencia.
He estado en Versalles un par de veces y en ambas he salido con la sensación de haberme quedado corta.
Respecto a la monarquía ...uff! tendríamos mucho que hablar pero yo tampoco concibo que en el Siglo XXI perduren estos sistemas absolutamente inútiles y encima que nos cuesten tanto dinero del presupuesto público.

Un abrazo

M.Teresa

Lola Mariné dijo...

Preciosas fotos,
y toda una hazaña ir en bici hasta Versalles.
Lo que no sé es como te quedaron ganas de pasearte, una vez allí.
Supongo que estás en forma, jeje.
Besos!

GUSPLANET dijo...

Hola Bleid! Más que un 'lujo', vivir en Paris es una 'bendición', realmente disfruto muchísimo de ésta etapa de mi vida...

Amigo Abi, viste como es todo? Una fiesta de disfraces con música electrónica y con el marco del Palacio de Versalles... personalmente no me atrae, pero los directivos de Versalles organizan todo tipo de eventos más allá de las visitas 'clásicas'!

GUSPLANET dijo...

Hola Anzaga! Seguro que me hubiera servido muy bien tú companía, porque cuando atraviesas bosques, estanques, colinas, reservas naturales, siempre te cruzas con todo tipo de vida silvestre que, lamentablemene, desconozco su denominación!

Ahhhhh Ma.Teresa! Es todo un tema, si los pueblos nos fijáramos todo lo que mantenemos con nuestros impuestos (monarquías, religiones, armadas, personal público, etc.) demasiados personjes y demasiados parásitos!

GUSPLANET dijo...

Hola Lola! Es que me encanta recorrer todo lo más pueda en bicicleta, me parece realmente un medio de transporte excelente y ésta ruta me fué sugerida por una nota de la revista 'GEO FRANCE' donde hablan de ¿dónde encontrar la Naturaleza en Paris y alrededores?

Saludos!

Elena dijo...

Preciosas las imágenes al anochecer pero me cuesta imaginar el palacio al ritmo de música electrónica. Una de las veces que yo fui, los jardines estaban ambientados con música clásica y, como tú dices, ninguna de las dos veces tuve el tiempo suficiente para poder visitarlo todo. Me dije que tenía que volver una tercera para dedicar todo el día a los jardines. Espero que eso se cumpla algún día.

Saludos

Johnny Sánchez dijo...

Como me hubiera gustado hacer esa excursión con mi cámara al cuello.!!! Me encantan esos cielos de las primeras fotos y también los contraluces del atardecer. Un abrazo

fosi dijo...

Hola Gus.
Buena ruta te has marcado,¿lo harian antes en carrozas?.
Preciosas fotos,como siempre.
Un abrazo.

Paco Nadal dijo...

Hola Gus. Que buena idea la de la bicicleta!!! No sabía que se podía hacer en tan poco tiempo. Una mañana bien aprovechada, sí señor. Ya sabes que yo adoro también la bicicleta como medio de transporte para los viajes. Y llegar con ella a Versalles debe ser toda una experiencia. Un abrazo!!!

Anónimo dijo...

Buenisimo, que lindo paseo! Y que estado fisico, tantas horas en bici! Me encanto toda esta serie que hiciste de palacios y que buen broche el palacio de Versalles.
Tome nota de todos los detalles para alguna visita futura que ojala pueda hacer.
Que sigas disfrutando mucho de Paris con tantas cosas que tiene para mostrar!

Saludos desde BA,
Juli

El Guisante Verde Project dijo...

Muchas visitas en París suenan a tópico, y Versalles no es menos. Sin embargo, esto no debe suponer un prejuicio, al contrario, son lugares de conocimiento obligado, y que además podemos visitar en varias ocasiones, y aun así, no dejarán de fascinarnos.

Un abrazo, Gus!

Maria dijo...

Yo a Versalles fui en tren así que no se, pero hay muchas cuestas? Qué tal es el recorrido para ir en bicicleta?
Es que igual me animo para la siguiente vez que vaya