"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

Click aquí para unirte al GusPlanet!

31 de agosto de 2012

Un verano en Provenza!




-
 Por muchas razones éste no es un verano como los otros y éso se debe a que a veces podemos conjugar nuestros deseos personales con la realización de aquellos sueños bien guardados. Mi ausencia de éste espacio se ha debido a que he me otorgado el enorme gusto de pasar seis semanas viviendo en mi anhelada Provenza, aquella región del sudeste de Francia sobre la que me he referido en varias ocaciones.
Desde que descubrí por primera vez aquellos paisajes, aquella tierra, supe que alguna vez tendría que regresar...en forma definitiva. Y aunque por ahora sólo voy cumpliendo sueños por etapas, sé que en algún momento podré dar el salto definitivo y mudarme hacia allí.
Es por ello que me he concentrado en una zona muy particular de ésta mítica región: se trata del Parque Natural de Luberon, aquella área protegida que se encuentra situada entre los Montes de Vaucluse y las Montañas de Luberon. En varias ocaciones nos hemos referido a ésta porción admirable (a mi entender) de montañas, colinas, viñedos, campos de girasoles y lavandas que alcanzan su máximo punto de floración entre los meses de junio y julio.Una diversidad de flora y fauna que podría deleitar a los fotógrafos y aficionados más afamados!
-

-
También alguna vez hemos hablado de los 'pueblos colgados de las colinas' que los locales llaman 'villages perchés', algunos de los cuales se encuentran inscriptos en la lista de los 'Pueblos más bellos de Francia', como lo son Gordes (mi pueblo favorito en la región!), Roussillon, Menérbes, Lourmarin, Ansouis, pero también Goult, Lacoste, Bonnieux, Saint-Saturnin-lés-Apt, Lauris, Oppéde-le-Vieux y tantos otros que conforman un mosaico de preciosos y sencillos pueblos que ostentan una belleza modesta pero no menos cargada de gran significación.
He podido de alguna manera dislumbrar la vida local acercándome cada mañana a algún mercado popular en las calles de algunos de éstos pueblos, y sobre todo he observado personalmente la magia que se produce a cada instante cuando el sol o las sombras juegan con ése espíritu vivaz y casi infantil a las escondidas, como si fuera una función teatral, operística, cuando las luces iluminan y por ende resaltan una porción de la escenografía y esconden otras.
Y ésa luz tan especial, tan intensa, fuente de vida y de energía, es la que me atrapó con sus calor, con su suavidad, con sus caricias.
-

-
Tuve la suerte de partir cada mañana en bicicleta todo terreno, buscando descubrir ésos pueblos anteriormente referidos, acercándome a ésos paisajes, ésos cultivos, que cada día formaban parte del 'telón de fondo' de mis andanzas.
He participado en fiestas locales, como aquella de los vinos de apelación controlada del 'Monte Ventoux', llamado por los locales 'la cima de la Provenza', con su soberbia cima de 1912mts, observable desde cada rincón del Luberon y que en sus laderas se encuentran emplazados, desde hace siglos, algunos de los mejores viñedos de la región. También he participado en una de las numerosas 'Fiestas de la Lavanda', que se llevan a cabo en varios pueblos locales. Ésta vez me he acercado hasta 'Sault' y he aprendido los mil y un usos que de ésta flor se obtiene.
He aprendido sobre todo a consumir más concientemente, a saber elegir aquellas frutas y verduras que formarían parte de mis comidas diarias. Siendo que allí uno realmente se dá cuenta de lo mal que nos alimentamos en las grandes ciudades, al no tener acceso a ésos verdaderos productos del terruño. Si alguna vez han probado un tomate recién arrancado de la tierra sabrán a qué me refiero: nunca sabrá lo mismo un tomate que ha crecido sin aditivos externos, que ha conocido los nutrientes de la tierra y el calor del intenso sol mediterráneo, con aquellos tomates de cámaras frigoríficas que nos venden en las grandes cadenas de supermercados.
-

-
He pasado un par de semanas de completa soledad, sin visitas, sin acceso a la televisión ni al servicio de internet (no he visto ninguno de los grandes eventos como lo han sido los Juegos Olimpícos de Londres), y dicen que si uno posee una vida interior intensa no necesita de la presencia de otros... no sé si ése será mi caso, pero vaya que he disfrutado enormemente del hecho de poder 'escuchar mis propios pensamientos', algo que invito a todos a realizarlo alguna vez en sus vidas.
Llevando una vida tranquila, sencilla, de largas jornadas de bicicleta, de descubrir cada rincón posible, de deslumbrarme con los colores y sentidos de la Provenza, de realizar platos con los elementos que ésa misma mañana había comprado en alguno de los mercados: cuál grande ha sido mi alegría al poder transformar 'por arte de magia y alquimia', todos ésos productos, frescos, bellos, coloridos, en un plato que siempre acompañaba con sabrosos quesos y vinos locales. Mi especialidad: el sencillo 'rattatouille', un plato bien provenzal que forma parte del patrimonio gastronómico local.
Y sobre todo recorriendo ésos senderos uno cree adivinar el por qué de la atracción que ejerce ésta región de la bella Francia: son sus colores, es el intenso sol que cada día nos ofrece su fuente de energía, son los pequeños pueblos colgados de las colinas que no desentonan con el paisaje, son las iglesias y monasterios románicos que nos hablan de la perennidad de las buenas construcciones, son sus gentes con ésos gestos cotidianos que perpetúan tradiciones legendarias...y son, sin dudas, los intensos aromas que cada rincón nos ofrece.
-


-
 Son las lavandas en los meses de junio y julio, son las hierbas aromáticas que aquí crecen salvajes, son el aroma a buena gastronomía que se siente cuando nos acercamos a los pequeños restaurantes locales y/o a las casas de los vecinos, son los aromas de la madera quemándose muy lentamente en las largas jornadas invernales.
Somos nososotros, simples viajeros, los que cada día perpetuamos el mismo gesto de encantamiento que ha deslumbrado a tantos escritores, artistas, músicos, que han encontrado aquí, el mejor refugio e inspiración para el reparo de sus almas... 
Y ésta historia claro que continuará! 
-



-
Quelques Notes: Estimados amigos, muchas gracias a aquellos que me han dejado mensajes tanto en éste espacio como en mi correo personal. Ya ven, he estado 'apartado' del mundo y claro que le he tomado un gusto enorme. En numerosas ocaciones hemos comentado que todas ésas tecnologías modernas nos ayudan a comunicarnos, pero a veces las situamos en nuestras vidas, en una plaza que no se merecen y que no deberían tener. No me jacto de no haber estado conectado, ni haber tenido televisión, pero vaya que ha sido una experiencia al menos 'liberadora'. Uno puede concentrarse en pequeños gestos cotidianos, en los sonidos del silencio, en nuestros propios latidos, en ser uno con el medio ambiente, con el sol y las montañas... Ésta región que tanto menciono, Luberon, en el departamento de Vaucluse, es donde se encuentran una parte de los sembradíos de lavandas. La otra parte se encuentra en el cercano departamento de los Alpes de Alta Provenza: permítenme decirles que el espectáculos de ésos campos color violetas, de ésas fantásticas líneas que no desentonan jamás con el paisaje, los aromas que se respiran, que se sienten en cada poro de nuestra piel, es otra de ésas experiencias que no deberíamos pasar por alto. Pero claro, en éste momento es cuando deseo invitarlos a visitar el excelente blog de nuestra amiga Ma.Teresa, 'Apuntes de Viajes', donde nos cuenta sus propias impresiones al cumplir su viejo anhelo de visitar los campos de lavandas en plena floración. La nota de Ma.Teresa se llama 'Con aromas de lavanda en Provenza' y es una formidable invitación a visitar y vivenciar en persona, la magia de ésos paisajes!

23 comentarios:

Luis G. dijo...

Que delicia amigo Gus, poder pasar un verano en el lugar soñado. Y no es para menos. Vaya paisajes. Qué maravilla.... Paz, tranqulidad, acordes bucólicos, belleza... Colorido y fragancias..!!!! Muy romántico, lírico y fascinante.

Has venido con las pilas cargadas... Me gusta.

Un abrazo,

Luis.

mil camins dijo...

He recorrido muy poco, poquísimo esta región, pero después de leer tu relato apasionado y ver los bellísimos paisajes, tengo más ganas de recorrerla entera.

Además, por esos parajes estuvo mi admirado Van Gogh!

Un fuerte abrazo, Gus.

M. Teresa dijo...

¡Qué preciosidad! y qué te voy a decir yo si soy una enamorada de la Provenza. Siguiendo tus consejos recorrimos muchos de los lugares que comentas y pasamos unos días magníficos que espero repetir una y otra vez.
Me alegro de que hayáis pasado unas buenas vacaciones y muchas gracias por hacer referencia a mi blog.

Un abrazo

Paco Piniella dijo...

El color de la lavanda es impresionante.
Muy bonito.
Saludos viajeros.

Antonio Ruiz dijo...

Parece un destino extraordinario, muy para tenerlo en cuenta en un destino donde quieras relajarte. Vaya fotos tan buenas. Felicidades y gracias por compartir este gran post.

Saludos.

fosi dijo...

Hola Gus.
Yo tambien estoy desconectado por motivos laborales pero veo que tu te lo pasas mucho mejor,menos mal,asi nos regalas estas entradas fantasticas.
Un abrazo.

Diario viaje Kiana dijo...

Bonita entrada!! El mes pasado estuve en Marsella pero sin tiempo para visitar estos pueblecitos con tan encanto que nos muestras. Tendrá que ser en otra ocasión... Y qué buena idea unos días de desconexión TOTAL de tv, internet y "el mundo entero". Tiene que ser muy reparador!!

Saludos!!

GUSPLANET dijo...

Muchas gracias a todos los amigos por sus mensajes tan fraternales y cargados de buenas intensiones: trataré, en los próximos días, ponerme 'al día' con vuestros respectivos espacios y devolver semejante gentileza !!!!!

GUSPLANET dijo...

Ahhhhhhh Luis! Te encantaría recorrer ésos paisajes, ésas montañas, ésos colores tan intensos... y vaya que seguí tus consejos y me dediqué a vivenciar todo lo que me rodeaba en el absoluto respeto de la naturaleza y sólo por el goce de la contemplación, con toda humildad y respeto...como debería ser siempre, no?

GUSPLANET dijo...

Hola Ma.Mercé! Muchas gracias por tú visita y sabes que región de la Provenza es muy grande y sus parajes varían 'a la vuelta de cada pequeña ruta departamental'. Nuestro admirado Vincent se ha concentrado en sitio como Saint-Rémy-de-Provence y Arles, en mi caso, me he concentrado en el Parque natural de Luberon, departamento de Vaucluse. Allí, donde los pequeños pueblos 'colgados de las colinas' invitan a sumergirnos en tiempos medievales...una auténtica maravilla!

GUSPLANET dijo...

Ma.Teresa: muchas gracias a ti por tus amables palabras y por tú enorme simpatía. Mis imágenes son de 'aficionado' comparadas con las imágenes que tú has tomado. Recomiendo a todos que visiten el blog de Ma.Teresa 'APUNTES DE VIAJES' y se deslumbren con sus relatos y fotografías, que hoy me resultan imprescindibles! Seguramente coincidiremos algún día por allí, todavía nos queda taaaaaanto sendero por recorrer!

GUSPLANET dijo...

Hola Paco: muchas gracias por tú visita y sabes que por la intensa luz del sol, por las colinas, los valles, el trabajo de la gente local... en Provenza uno piensa que los colores se ven absolutamente dimensionados, todo es de un color intenso, toda una 'paleta' de tonalidades muy especiales...

GUSPLANET dijo...

Antonio, una vez muchas gracias por tús amables palabras y como le comentaba anteriormente a nuestros amigos, la Provenza es una región muy grande y variada. Tienes desde los pueblos costeros del Mediterráneo, los pueblos con un enorme patrimonio romano (como Arles, Nimes, Aix, Marseille, Orange, Avignon), las Rutas de los Pintores Impresionistas, las Rutas de la Lavanda, los Alpes de Alta Provenza, el Parque del Luberon... todo un mundo para los amantes de la Naturaleza y los sitios históricos!

GUSPLANET dijo...

Hola Fosi, amigo, uno a veces tiene la suerte de combinar las dos cosas y ése parece que será mi destino en los próximos años... por ahora, compartiré mi vida entre la gran ciudad y las estadías en medio de éstos paisajes... y la verdad que todo me tiene muy entusiasmado!

GUSPLANET dijo...

Hola Kiana, cómo estás? Más que unos días de 'desconección total', fueron en total seis semanas... lo que me permitió realmente percibir el mundo que me rodeaba de otra manera. Vaya que uno aprende tanto, y sobre todo, creo que uno aprende a conocerse más, a reflexionar sobre la existencia... algo que cada tanto trato de realizar...aunque no siempre lo logro! JAJAJAJA
Marsella es una enoooooorme ciudad y la verdad que no me gusta mucho, y mucho menos los suburbios que hoy se extienden hasta Aix-en-Provence. Deberías tratar de visitar 'el interior' de la Provenza, los pueblos, los campos, las montañas, y verás cómo todo un universo de posibilidades se abrirán para ti!

M.Eugenia dijo...

Sin duda no hace falta nada estandando en este maravilloso lugar. Gracias por traernóslo.
Saludos

Abilio Estefanía dijo...

Hola Gus, como se enteren de esta entrada en La Provenza te nombran hijo predilecto y bien merecido.
Me alegro de tu vuelta para saber de ti.
Te entiendo perfectamente de la "liberación" de todos los agentes externos, de vez en cuando viene bien hacerlo, que desintoxica un montón.
La verdad que has pillado una época en que da gusto verlo todo florido.

Un fuerte abrazo

Abilio Estefanía dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
el viajero impresionista dijo...

Nunca había visto una plantación de lavandas, preciosa. Los sueños esperan en la cima de la montaña.

Maribel dijo...

Querido Gus,
qué maravilla!!!!, has cumplido tu sueño y lo compartes con nosotros, GRACIAS.
Las fotos son preciosas, vivir estos días entre el violeta, el verde, el rojo de los tomates, el amarillo del trigo y ese cielo azul, supongo que te ha hecho enormemente feliz, y como muchas veces dices tú, siempre en una buena compañía como la de Yves, ¿qué más se puede pedir?
Lo mejor que has escrito hoy?, que te has escuchado tus latidos estos días,intentaré hacerlo yo algún día también.
Me alegro mucho por ti querido amigo, te envio besos violetas y si puedes mira tu email que te envié una felicitación por tu cumpleaños, espero que te guste.
Tu amiga que te quiere, Maribel

El Guisante Verde Project dijo...

El olor, y el color de la Provenza en un post... buen cierre de verano, Gus.

Abrazos!

Bleid dijo...

muy buen lugar el escogido Gus
disfrutalo

Elia dijo...

Hola Gus!!! Qué suerte ,por Dios!!
Poder pasear por la provenza, disfrutando del sol, oliendo a lavanda , a libertad,.......me haces soñar.. muchas gracias, de corazón!!!
Besosssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss