"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

2 de enero de 2013

Navidad en Les Baux de Provence


-
Cuando, en el extranjero, algo nuevo me llama la atención: una calle, una puerta, un jardin, un anciano, una familia, no me resulta real y vivo sino posee algo, por poco que sea, que me recuerde a mi pueblo y mi infancia." Mario Benedetti
-


-
 Estimados amigos, como un puñado de ustedes lo saben, me encuentro inmerso en ésta aventura de vivir en la Provenza, en el centro del 'Parque Natural del Luberon', una región, un rincón en el mundo, que cada día conquista mi corazón y me devuelve con creces las expectativas puestas en éste cambio.
Siento que ésta es una tierra inmensamente bendecida, como lo he descripto en algunos reportajes que he publicado desde hace un tiempo.
Cada día se nos abre la posibilidad de vivir una aventura diferente y aquí encuentro todo lo que considero interesante para desarrollar una vida en contacto con la naturaleza y con valores esenciales que hacen que valga la pena vivir y ser el protagonista de ése sueño llamado Provenza...
Aquí, tal vez, no nos ofrecerán paisajes espectaculares, aunque para mi lo sean. Aqui no nos encontraremos con el brillo y las luces de los grandes centros urbanos, pero en cambio nos toparemos con la calma belleza de ése puñado de pueblos labrados en las colinas. Como así de labrados son los viñedos, los campos de lavanda, de olivares, los cerezos, las huertas, las hierbas aromáticas de Provenza y todos aquellos bellos y nobles productos que constituyen la esencia de éstos pueblos.
En Luberon, lejos de los centros urbanos y turísticos de otras zonas de la Provenza, nos encontramos con que el invierno es una de las mejores épocas del año para residir por aquí. Claro, todo parece reposar y como la naturaleza, que renace cada primavera, se encuentra en ése estado de letanía forzada por el clima, parecería que vivimos en otro tiempo, en otra dimensión.
Así se vive el invierno en Luberon y así transcurrieron las famosas fiestas de Navidad: ésta vez, mientras continuamos explorando la región y estudiando un poco el panorama que nos ofrecían en diferentes pueblos y habiendo visitado diferentes mercados navideños que pupulan en éstas épocas decidimos, el día 24 de diciembre pasado, que bien podríamos compartir ése día festivo con la gente de 'Les Baux de Provence', uno de los 'Pueblos más bellos de Francia', una verdadera gema del cercano departamento de 'Bouches-de-Rhone'.
-


-
'Les Baux de Provence' es un pueblo fundado alrededor de una impresionante fortaleza (hoy prácticamente desmantelada) que fuera fundada en el siglo X. Por mucho tiempo éste sitio fué hogar de la poderosa familia de Les Baux, aunque ya en siglo XV comienza a cambiar de manos, primero deviene una de las pertenencias de los Condes de Provenza y en 1486 deviene parte del reino de Francia. Aunque la última familia que fuera propietaria de Les Baux se tratara de los Grimaldi de Mónaco cuyo príncipe heredero, Alberto II, todavía detenta el título honorífico de 'Marquéz de Les Baux'.
Allí, en 'Les Baux de Provence', cada año en éstas fechas se celebran las tradiciones de la Provenza: agricultores, pastores, animales de granja, actividades y artesanías de los paisanos, las costumbres locales en general. Claro, la culminación de ésas actividades es la 'Natividad en Provenza', una serie de actividades y celebraciones en torno al mundo de los pastores y los animales de granja, con especial énfasis en las ovejas, omnipresentes en el ganado local.
Las actividades de ésa jornada (que no me atrevo a llamar 'fiestas' como se conocen en otras partes del mundo, porque aquí todo se desarrolla en forma pausada, calma y sin grandes ruidos), comienza con el desfile de peñas folklóricas locales, que hacen énfasis en la música y los vestuarios tradicionales.
El desfile por las callejuelas y pórticos de 'Les Baux de Provence', de músicos y danzantes conocidas como 'mireyas' (por el tradicional poema 'Mireya', del gran feligrés provenzal don Federico Mistral), se continúa con la entrada y procesión de pastores y sus rebaños de ovejas y burros, que realizan una alegoría de la 'transhumancia', una actividad pastoril que se continúa desarrollando en la región.
-

-
Luego de varias paradas que nos permiten apreciar las danzas tradicionales de éstas peñas folklóricas, el público presente se dispersa (a la caída del sol), preparándose para la cena en familia. Nosotros elegimos un lindo restaurante local, donde nos ofrecieron un menú tradicional, coronado con la costumbre provenzal de los 'Trece postres de Navidad'.
Se trata de una tradición provenzal de compartir 13 postres elaborados con productos de la región que se toman antes o después de la Misa de Gallo.
Algunos de ésos postres son 'Le gibacié': una especialidad marsellesa. Se trata de una galleta de harina con aceite de oliva y flor de naranja. Se suele comer en vísperas de Navidad y la Epifanía. Luego hallaremos 'les nougats blancs et noirs' (turrones blanco y negro): que consiste en dos tipos de turrón fabricados con miel, almendras y azúcar. Posteriormente podremos encontrarnos con 'Les quatre mendiants' (los cuatro mendigos): simbolizan las 4 grandes ordénes de mendigos, y hace referencia al color de los hábitos de los monjes (carmelitas, dominicos, franciscanos y agustinnos). Las almendras representan la orden de dominicos, las uvas la orden de los agustinos, los higos la orden de los franciscanos y las avellanas la orden de las carmelitas. Por último 'les fruits et les friandises' (frutas y golosinas): Manzanas, peras, naranjas, uvas, melón de invierno, dátiles, etc. Además, cada ciudad aporta también sus especialidades como por ejemplo las tartas de la zona de la alta Provenza o la tarta de la Santa Cecile (tarta de manzana) de la zona montañosa de Provenza.
Luego de ésta copiosa cena compartida sin estridencias, nos acercamos a la 'Iglesia de Saint-Vincent', una preciosa capilla de estilos romano y renacentista y que posee un conjunto de vitrales diseñados y elaborados por el artista Max Ingrand, donados por el príncipe Rainiero de Mónaco en los años 70': como recordáramos en otro párrafo, la familia Grimaldi continúan siendo, en los papeles, los 'señores de Les Baux', un título que les fué concedido por el rey Luis XIII en 1642. Es por ello que el actual príncipe de Mónaco, Alberto II, detenta el título honorífico de 'Marquéz de Les Baux...
-

-
En 'Capilla de San Vicente' y durante la 'Misa de Gallo', se desarrolla desde hace cuatrocientos años la ceremonia conocida como de 'Pastrage': durante toda la recepción, algunos habitantes locales ataviados con los trajes tradicionales y acompañdos de músicos, ofrecen al Niño Jesús el último cordero (generalmente nacido unas horas antes de la medianoche) y realizan una pequeña proseción de un carnero 'vestido' con cintas de colores tirando de un carro, 'ataviado' con velas, que porta ése cordero el cual será, posteriormente, ofrecido al Niño que acaba de nacer.
La ceremonia se desarrolla solemnemente y en gran parte en dialecto 'provenzal'. Como requiere la tradición, cada uno de los pastores presentes debe portar ése cordero recién nacido y debe 'ofrecerlo' a un Niño Jesús que es representado por un muñeco realizado también por artesanos locales.
La ceremonia es muy sencilla y rústica, sin ningún efecto especial: al comienzo de la misma, una persona nos informa a todos los presentes en qué consistirá la misma, invitándonos a guardar respeto y sobre todo a no filmar ni fotografiar durante el desarrollo del mismo. Según nos comenta, la idea es de preservar el carácter 'sagrado y popular' de ésta tradición, deseando que no se integre a ningún circuito turístico masivo.
Sinceramente nunca había asistido a una ceremonia de ése tipo, me pareció lo más cercano que se puede estar al significado que la tradición resguarda en éstas fechas y me pareció una hermosa manera de resguardar el legado de sus antepasados, rindiendo homenaje a los pastores locales. (Aunque debo confesar que me he quedado dormido un par de veces!)
Durante la jornada compartida con la gente de 'Les Baux de Provence' y un puñado de visitantes, hemos recorrido otra antigua capilla romana, llamada 'Chapelle des Pénitents', donde se presenta la exposición de un pesebre gigante, creado por el artista polaco Andrezj Wrzecionko. Éste magnífico pesebre, con figuras a talla real y elaborado enteramente con heno trenzado, es uno de los altos eventos que se presentan hasta el 6 de enero. Creado para la 'Capilla de los Penitentes', que a su vez fué enteramente pintada con frescos del artista francés Yves Brayer, permítanme comentarles que  apreciar en persona semejante obra y en ése bello lugar ha sido una de las mejores 'instalaciones alegóricas' que he visto en mi vida.
Enfrente de la 'Capilla de los Penitentes' habían colocado un corral con ovejas reales donde pudimos apreciar el pequeño corderito que, habiando nacido unas horas antes, sería utilizado en la ceremonia que posteriormente vivenciamos en la Misa de Gallo.
Tratándose de exposiciones, otras dos llamaron nuestra atención: una fué la ofrecida por el artista francés Jean-Marc Rossi, quien diseña libros de relatos sobre la vida de la gente de la Provenza. Titulada 'Yo he escuchado narrar a los santones', la exposición consiste en la presentación de 72 obras de estilo 'naïf' creadas para ésta especial ocasión por éste gran artista local.
-

-
La otra exposición interesante se desarrolla, también hasta el 6 de enero, en el 'Museo de los Santones': recordemos que 'santones' denominan a los personajes elaborados en arcilla que ilustran la vida rural y pueblerina en los distintos paisajes de la Provenza. La tradición de los pesebres y sus 'santones' es legendaria en la región y no existe capilla, oratorio o simples casas de los pobladores locales, que no contenga su pesebre y sus personajes que ilustren la 'Sagrada Familia', entremezclados con éstos personajes. Una tradición antiquísima y muy simpática!
Más allá de las celebraciones tradicionales de 'Les Baux de Provence' que aquí les comento, en toda la Provenza se desarrollan eventos alegóricas a la 'Natividad' ('Réveillon de Nöel') y el 'Fin de Año', una fiesta que en Francia denominan como 'Réveillon de Saint-Sylvestre'. Estuve averiguando en varios sitios y parece ser que no existe una conección clara entre el festejo de la Nochevieja y las 'Vísperas de San Silvestre'. Lo que sí he leído por ahí es que la ceremonia de festejos del pasaje de un año a otro ha nacido en la antigua Babilonia, estamos hablando de festejos 'paganos' que remontan a unos 2000 años antes del nacimiento de Jesucristo!
-


-
Así como en muchos otros países, la tradición en Francia quiere que los festejos de Navidad se desarrollen en familia y los festejos de las 'Vísperas de la San Silvestre' se realize entre amigos (ésto lo comento para los amigos que viven en otros continentes!). Algo que todos los franceses parecen ponerse de acuerdo, es en la elección del menú: casi no existe casa donde en éstas fechas no ofrezcan un menú a base de foie-gras y de champagne. En Provenza tenemos el componente de las trufas, abundantes en ésta época del año y participante lógico de las cenas de fin de año locales.
Y en algo que seguramente nos pondremos todos de acuerdo, es en el carácter simbólico de éstas fechas, cuando muchos de nosotros realizamos un raconto del año transcurrido y ofrecemos nuestros deseos para el año que comienza. Algo que parecerá 'anticuado' u 'demagógico', pero que sin embargo creo que no debería perder vigencia. Por ello me uno, desde éste humilde espacio, a todos aquellos que predican por un mundo de paz, bienestar, algo menos de injusticias sociales, salud, gratitud, trabajo y unión familiar!
-


13 comentarios:

Mordi dijo...

Felicidades, Gus!!!

Qué lindos lugares que sigo conociendo gracias a vos. Espero que podamos vernos pronto, en París o en Tours.

Abrazos,
Mordi

M. Teresa dijo...

Hola Gus,

Les Baux, otro pueblo precioso para perderse por sus callejuelas. Lo he visitado tres veces, dos en invierno y la última el verano pasado y, me quedo con la imagen tranquila aunque un poco gris del invierno. En verano, demasiada gente para mi gusto.
Por cierto, ¿sabías que el nombre proviene de la bauxita, el mineral del cual se extrae el óxido de aluminio?

Feliz año 2013 y continúa saboreando la vida.
Un abrazo

Bleid dijo...

feliz año Gus
ya veo que disfrutas de la Navidad con tu camara siempre a mano y mostrandonos lugares increibles
te deseo un 2013 lleno de salud y viajes

Luis G. dijo...

Feliz año, amigo Gus. Has sabido encontrar el paraíso... El mundo del viajero es infinito, y allá por donde se mueve, siempre le sale la belleza... Pero ahí, en la Provnza, brilla como ningún sitio.Lo captas y nos lo transmites con pasión... Me alegro. Y enhorabuena por vivir tan feliz en ese admirable cosmos donde brillan los detalles infinitos del placer y del gozo.

Un abrazo.

Luis.

Abilio Estefanía dijo...

Hola Gus, de nuevo de vuelta en casa (he estado en Barcelona con la familia) estoy visitando los blogs amigos para ver y leer las novedades.
Feliz año.

Un abrazo

Paco Piniella dijo...

Que lugar mas bonito.
Saludos viajeros y feliz 2013

El LoBo BoBo

GUSPLANET dijo...

Hola Mordi, muchas gracias por tus saludos y deseos de buenos augurios para ustedes! Actualmente me encuentro residiendo en Luberon, pero claro, te haré saber cuando pase por Paris o Tours...

GUSPLANET dijo...

Ma.Teresa, muchas gracias también por tus saludos y claro que me imaginaba que tú conoces Les Baux, el cual prefiero, como tú, en baja temporada.
Sabes? he leído por ahí que en realidad éste pueblo le dió el nombre al mineral 'bauxita', porque Les Baux fueron una antigua familia de señores feudales afincados en la zona desde el siglo X. Pero claro, puede ser que me equivoque!

GUSPLANET dijo...

Bleid, amigo, gracias por tus saludos, los cuales comparto con todos. No sé si los sitios que visito son increibles (por ejemplo comparados con el sudeste asiático que tú tan bien describes), pero al menos conservan mucho de sus tradiciones y costumbres, y éso lo aprecio en ésta época de tanta velocidad!

GUSPLANET dijo...

Ah Luis, tús palabras siempre me inspiran y claro, felicidades para ti y los tuyos! Sabes que cuando visito lugares como éste o asisto a fiestas populares, recuerdo muy bien todos los sitios que tú descreibes, las fiestas de tus pagos, porque creo que tienen mucho en común. Me remontan a siglos cuando las fronteras era diferentes y los reinos alcanzaban paisajes no tan distintos a los actuales.

GUSPLANET dijo...

Hola Abi: Feliz Año para ti y los tuyos y claro, una año más que continuaré deleitándome con tus historias y andanzas en los pagos de Briviesca!

GUSPLANET dijo...

Paco, saludos viajeros para ti y los tuyos! Pleno de buenas intensiones, viajes y encuentros...

Anónimo dijo...

Hola! Acabo de descubrir tu blog buscando el significado de "Baux" y lo encontré !!! Un gran merci !!!Hace un par de años pasamos las fiestas en Provence y tu relato me trajo hermosos recuerdos.
Sabías que los "13 desserts" se relacionan con Jesús y sus doce apóstoles?
Saludos.
Adriana. (Rosario, Argentina)