"Ser cosmopolita no significa ser indiferente a un país y ser sensible a otros. Significa la generosa ambición de ser sensibles a todos los países y todas las épocas. El deseo de eternidad, el deseo de ser muchos" JORGE LUIS BORGES

7 de marzo de 2013

Rutas de la Lavanda en Provenza






-
Se trata de uno de los paisajes más reconocidos y venerados en el mundo y claro, cuando uno lo descubre por primera vez nos puede ocurrir, como a tantos viajeros, que nos quite el aliento y nos maraville con ésa armonización loable entre el paisaje natural y el trabajo de los campesinos.
Porque de éso se trata cuando recorremos las extensas planicies y preciosas colinas de Provenza teñidas de ése púrpura intenso que nos ofrecen los campos de lavanda en floración.
Uno de los mayores espectáculos que podremos observar, una 'puesta en escena' perfecta, soberbia. Nos recuerda que, a veces, la mano del hombre también puede modelar paisajes respetando las características naturales del entorno.
Situados entre los departamentos de Vaucluse, Alpes de Alta Provenza y la Drôme provenzal, los campos de lavanda de Provence constituyen el mayor acontecimiento que cada verano reúne a cientos de viajeros que, como peregrinos en su ritual anual, arriban a observar éste singular acontecimiento.
Os he comentado en numerosas ocasiones cómo éstos paisajes han conquistado mi espíritu, en cuerpo y alma, de tal manera me han hipnotizado que ya no pude marcharme de aqui. He regresado para quedarme!


Como lo hemos comentado en numerosas ocasiones, el Parque Natural de Luberon forma parte de ésa región conocida como P-A-C-A: Provenza, Alpes, Costa Azul y claro, incertos en Provenza hallaremos varios departamentos donde contemplar el cultivo intenso de ésa planta tan típica de éste rincón del Mediterráneo: Vaucluse, Alpes de Alta Provenza y la Drôme provenzal, como lo mencionamos anteriormente.

Primero contaremos que la lavanda es una planta ancestral utilizada con propósitos medicinales (por sus reconocidos valores antisépticos, cicatrizantes, desinfectantes, antiespasmódicos, calmantes) y cosméticos desde la Antigüedad: muy apreciada con fines tanto medicinales como aromáticos por los egipcios, el legado de su cultivo en la cuenca del Mediterráneo se la debemos a los romanos. Fueron ellos quienes introdujeron el cultivo de la lavanda, como el de los olivares y tantos otros productos que hoy consideramos locales.
-



-
Sin embargo, a través de centurias, el cultivo de lavanda en Provenza ha estado relacionado con la situación político social de cada época. Cultivada en forma intensiva desde la Edad Media (especialmente en los alrededores de Grasse, en los Alpes-Marítimos, como podemos conocer a través de la excelente novela y luego película 'El Perfume'), sin dudas fué a comienzos del siglo XX cuando es re-introducido el cultivo intenso de ésta planta para fines de la industria de cosméticos y con el advenimiento del turismo de masas sus paisajes fueron revalorizados.
De las variedades de lavanda que se cultivan en Provenza, dos adquieren particularidades diferentes. Así, encontraremos la lavanda 'fina' o 'verdadera', que crece más allá de los 800 metros de altitud y posee la cualidad que su rendimiento es muy bajo: una hectárea de lavanda fina puede donar entre 15 y 20kgs de aceites esenciales. Luego nos toparemos con el 'lavandín' o 'lavanda grasa', cuyo cultivo es mucho más extendido que la anterior, debido principalmente a su gran rendimiento y a la posibilidad de cultivarla en planicies bajas y hasta los 600 metros de altitud, aproximadamente.
Aunque el lavandín es menos resistente al frio y a la sequía, su rendimiento es aproximadamente de 60 a 150kgs de aceites esenciales por hectárea!
En la actualidad los productos derivados de ése aceite esencial de lavanda son numerosos y claro, cada pueblo de Provenza posee sus ferias y negocios donde se ofrecen ésta amplia gama de productos. Pero atención, lamentablemente y seguramente para cubrir la gran demanda del turismo de masas, en la mayoría de tiendas comunes de souvenirs, ofrecen productos de dudosa procedencia y menor calidad: es muy importante comprender éste punto, porque como en toda economía basada en el turismo rural, deberíamos apoyar con nuestras compras a las empresas o pequeños productores locales. Aquellos que realizan productos de gran calidad, consignados como bio y/o artesanales.
Es muy importante sostener a los productores locales, tanto aquí en Provenza como en cualquier lugar del mundo donde nos encontremos. Son ellos los que permiten mantener las tradiciones, el artesanado, familias, todo aquello que conforma la dinámica de una comunidad y hace vivir el entorno local.
-

-

La mejor forma de acercarnos al mundo de los pequeños productores de lavanda es acercándonos a los numerosos mercados provenzales que cada mañana ofrecen vida a éstos pueblos o si no la otra forma es dirigiéndonos hacias las granjas donde se cultiva éste producto (solicitar listado en Oficinas de turismo locales). Muchas veces ésas granjas se encuentran abiertas en temporada de cosechas, para observar, aprender, degustar y adquirir si lo creemos conveniente, sus productos derivados a base de los aceites esenciales de lavanda.
También, cada verano, en un puñado de pueblos se realizan las 'Fiestas de la Lavanda', generalmente organizadas a lo largo de una semana o de un sólo fin de semana. Ésas fiestas reúnen a pequeños productores locales quiénes, basados en el tema de la lavanda, ofrecen sus mercancías, ofrecen muestras de cosecha de la lavanda, exhiben sus maquinarias, sus costumbres, sus músicas folklóricas y claro, como sucede desde hace siglos, es la conjunción de naturaleza, trabajo del campo y arte lo que conquista de ésta noble labor que es el cultivo de la lavanda.
En cuanto a fechas, es importante saber que, aunque puede variar dependiendo de las condiciones climáticas, la 'explosión' de colores que es el florecimiento de la lavanda se produce entre primera quincena de junio y primera quincena de agosto, con su mayor apogeo en las últimas semanas de junio.
Pero claro, es tan grande el trabajo que conlleva la cosecha de la lavanda (muchas veces realizada en forma artesanal y no mecánica) que las fiestas locales que se le dedican se realizan a mediados de agosto.
-

-

-

-
Ése fué el caso de la fiesta a la que asistí, el fin de semana del 15 de agosto pasado, en el pueblo de Sault el cual, junto a su vecino Aurel, constituyen dos de las localidades provenzales más bellas donde podremos observar ésos campos de lavanda al pie del Mont Ventoux que, con sus 1912 metros de altitud, es considerado el guía, el vigilante, la cumbre de la Provenza.
Algunos de los mejores sitios donde apreciar los campos de lavanda son: el Parque Natural de Luberon, en los alrededores de los pueblos de Roussillón-en-Provence, Gordes, Joucas, Saint-Saturnin-lès-Apt (que es la zona donde vivo) y las pequeñas rutas departamentales que, desde allí, nos conducen en un ascenso vertiginoso hacia los mencionados Sault y Aurel, en las cercanías del Mont Ventoux.
Aquí podremos deslumbrarnos con éstos campos que se tiñen de púrpura con el marco placentero de las colinas, viñedos y los pueblos 'colgados' literalmente de ésos cerros, muchos de ellos se encuetran listados en la prestigiosa organización de 'Los Pueblos más bellos de Francia'.
Sin embargo es en el vecino departamento de los Alpes de Alta Provenza donde podremos apreciar la mayor extensión de campos cultivados: se trata de la planisie de Valensole que, en unos 800 km2, nos ofrece el mejor panorama de sus campos donde reina la agricultura de cereales y de la lavanda. Con el marco excepcional de los Alpes y de un puñado de pueblos bellísimos como lo es Moustiers-Sainte-Marie, a las puertas del gran Cañón de Verdón, he aquí uno de los rincones naturales, me atrevo a decir, más bellos con los que ha sido bendecida ésta tierra!
-




-
Y claro, más allá de recorrer pueblos, mercados, fiestas provenzales, nada se compara con una mañana de sol recorriendo en silencio ésos paisajes: abejas, mariposas y cigarras pululan por aquí, el aroma de la lavanda junto al dulce y evocador aroma de las hierbas de Provenza nos envuelven por allí. El ambiente es tan embriagador que uno siente que es allí donde se encuentran todas las condiciones dadas para el goce y la contemplación, para recordar que existen otras formas de vida, otras costumbres, otros paisajes, pero que sin embargo, la antigua búsqueda de re-encuentro de los hombres con las cosas esenciales de la vida son posibles y se sitúan en ésta región del mundo que llamamos Provenza!

Por último podremos indicar que, a través de la 'Asociación de Grandes Rutas de los Alpes', nos proponen seis circuitos o 'Rutas de la Lavanda' perfectamente señalizados y realizables en automóvil, bicicleta o a pie. Éstas 'Rutas de la Lavanda' son:
  •  Vercors - Diois, 220 kilómetros de pura fantasía entre los departamentos de Ardeche y Drôme. 
  • Drôme Provençal - Haute Vaucluse, una sinfonía de colores en un marco inigualable en 130 kilómetros de recorridos. 
  • Mont Ventoux - Luberon, otros 200 kilómetros de ensueño, entre viñedos, colinas, aquellos pueblos medievales y un sinfín de actividades a realizar. 
  • Luberon - Lure, éste circuito de 115 kilómetros nos acerca a los bellos pueblos de Luberon y los Alpes de Alta Provenza. 
  • Pre-Alpes Provençales, 180 kilómetros en altura, desde aquí podremos apreciar gran parte de ésta magnífica región y si miramos bien, inclusive los grandes macizos de los Alpes hacen su aparición. 
  • Haute Provence - Verdon, qué decir entonces de éstos 170 kilómetros de recorridos que algunos consideran como el mejor sitio para observar el espectáculo de la lavanda en floración? He aquí la planicie de Valensole, la superficie cultivada más grande del Mediterráneo, entre los Montes de Luberon, las montañas de Vaucluse, los Alpes de Alta Provenza, en las puertas de las Gargantas de Verdon, uno de los paisajes salvajes más espectaculares de éste rincón de Francia...
-

-

Pero como no sólo de lavanda se vive por aquí, es interesante agregar que a través de los circuitos de la lavanda, también podremos apreciar los famosos viñedos que dan renombre a la región, los campos de girasoles y otros cereales, los olivares y sus destilerías, los mercados provenzales, las plantas aromáticas, las tierras ocres de Roussillón, los festivales artísticos anuales, especialmente el Festival de Teatro de Avignón o el Festival de Jazz de Luberon. La colorida y sabrosa gastronomía local, las artesanías, las tiendas y talleres de cerámicas, las frutas de estación, los deportes de montaña, el ciclismo de ruta, los vuelos en globos, las cabalgatas, las visitas guiadas temáticas, las visitas y alojamiento en establecimientos rurales... en fin, la vida misma!
-







-

Quelques Notes:
Estimados amigos, ante todo debo pedir disculpas por la mala calidad de mis imágenes. Como he comentado alguna vez, todavía no posee un buen equipo, por ahora 'trabajo' con dos cámaras digitales y claro, no tienen buena resolución. Además, como todos los fotógrafos lo saben, depende de la luz y del momento del día para captar o no la imagen deseada.
Por otro lado aquí me gustaría destacar la inmensa labor que, tal vez sin buscarlo, realizan los campesinos de Provenza: gracias al desarrollo del cultivo de la lavanda, se permite que variedades de colonias de abejas puedan desarrollar en toda su magnitud. Éste concepto de salvaguarda del Medio Ambiente es sumamente importante porque, como sabemos, en todo el Planeta disminuye la cantidad de abejas y con ello nuestros cultivos y su riquísma diversidad. Por éso es tan necesario mantener el cultivo de lavanda, como así de todos los otros cultivos de agricultura bio en la región. Ésta toma de conciencia de los campesinos locales, se plasma en la cantidad de asociaciones y organizaciones de salvaguarda del Medio Ambiente que trabajan en Provenza junto a los actores principales como lo son los agricultores.
Aquí se trata de decirle NO a los pesticidas, no a la explotación intensiva y abusiva de los suelos y sí a la legendaria amalgama entre el trabajo de los hombres y mujeres del campo con el mantenimiento de ése 'savoir faire' de sus ancestros.
Una vez más, cuando visitemos sitios como la Provenza (y por supuesto en todas partes en el mundo) apoyemos a los agricultores locales, no compremos productos 'masificados', averiguemos de dónde provienen ésos productos, tratemos de inteactuar con los pequeños productores. Visitemos sus granjas, apoyemos sus iniciativas y sobre todo visitemos los maravillosos 'pequeños mercados provenzales', donde se perpetúa ésas tradiciones ancestrales. Que así sea! 
En éste momento, desearía también, compartir con ustedes el reportaje que nuestra amiga Maria Teresa, del excelente blog 'Apuntes de Viaje', ha realizado sobre éste mismo tema: 'Con aroma de lavanda en Provenza'. Una nota que nos refleja la particular mirada que Ma. Teresa posa sobre éste universo, y donde nos comparte fotografías, como siempre, espectaculares!
Y como siempre, para aquellos que lo deseen pueden encontrar todas mis fotografías, archivos, notas, reportajes, noticias, videos y mucho más, en el sitio Facebook del 'Gus Planet'!



11 comentarios:

Adalberto Macondo dijo...

Hermoso, sencillamente hermoso. Una obra de arte de los campesinos de esta región francesa. Muchos datos curiosos en tu post.
Saludos.

M. Teresa dijo...

Me ha encantado leer el post! Estas imágenes me saben a gloria en esos días grises y lluviosos que estamos teniendo.

Un abrazo

Luis G. dijo...

Que preciosidad, amigo Gus. Vaya fotos más bonitas... Que lugar con tanta belleza y con tantos aromas.Debe ser un paraiso. Y te aplaudo, porque nos deleitas siempre con tus reportajes, tan completos en todo, en información, vídeos y fotos.

Enhorabuena por disfrutar de tantas bellezas...

Un abrazo.

Luis.

Abilio Estefanía dijo...

Hola Gus, así que tienen tanta fama las fragancias francesas, si es que la lavanda (por mi tierra lo llamamos espliego) la siembran como si fuera un cultivo mas.
La feria es una chulada, me gustan este tipo de actos y tradiciones.

Un abrazo

Paco Piniella dijo...

Qué bonita la lavanda
Saludos viajeros
El LoBo BoBo

Fran dijo...

que maravilla de colores, casi se pueden oler desde aquí!!! ;-)

Lola Mariné dijo...

Precioso! Tiene que dar gusto contemplar esos colores y olerlos al mismo tiempo.
Un saludo!

Kenny dijo...

Precioso, Gus!
Una pregunta, mi novia y yo nos planteamos ir en unos días a la provenza y quisiéramos ver la lavanda en flor. Sabemos que es a partir de mediados de junio cuando esta en su máximo esplendor, pero nuestra duda es si a finales de mayo ya ha florecido o no vamos a encontrar nada. Ya estuvimos en septiembre de hace un par de años y, lógicamente, no vimos nada.
Un saludo!

Victor del Pozo dijo...

Pues espero ver la lavanda en plenitud a finales de este mes. Intentaré estar por allí sobre el 19.. a ver si hay suerte!

Yo adoro viajar. I love travelling! dijo...

Que ganas tengo yo de hacer ese viaje... recorrer esos paisajes plagados de lavanda. Que bonitos!!!

Un saludo,

Trini
http://yoadoroviajar.blogspot.com

Jaume dijo...

Felicidades por la página Gus, sencillamente expectación, te escribo desde Barcelona soy entre otras cosas fotógrafo, a mediados mediados de mes quiero visitar la zona, busco grandes extensiones de cultivo de la banda y si hay girasoles aun mejor.
Seguramente la planicie es el mejor lugar según lo que he podido leer, serias tan amable de concretar un recorrido entre poblaciones para encontrar lo que busco.
Muchas Gracias